Más sobre la mainstreamification de la criptozoología: Críptidos antiguos y Críptidos hipotéticos

Más sobre la mainstreamification de la criptozoología: Críptidos antiguos y Críptidos hipotéticos

16 de octubre de 2007

Por Darren Naish

OLYMPUS DIGITAL CAMERA         He tratado desesperadamente de no distraerme con los misteriosos roedores, los nuevos dinosaurios gigantes y los linces ibéricos en los que he estado pensando últimamente, además de que están sucediendo muchas cosas con la conferencia “Dinosaurios: una perspectiva histórica” que coorganizo con Dick Moody, Eric Buffetaut y Dave Martill (se llevará a cabo en mayo de 2008: más noticias más adelante). Antes de todo el asunto de la ardilla blanca, estaba hablando de criptozoología (aquí), en particular sobre las ideas de que (1) un críptido es cualquier animal reportado a partir de datos anecdóticos (es decir, no tiene que ser un “monstruo”), y que (2) dado que la criptozoología es la investigación de los críptidos, cualquier trabajador que investigue un críptido está haciendo una investigación criptozoológica.

Mis afirmaciones parecen haber generado una cantidad bastante igual de acuerdos y desacuerdos, y gracias a todos los que han ofrecido una opinión. Algunas de las opiniones han llegado en correos electrónicos; disculpas si aún no he respondido, me estoy volviendo cada vez más ineficaz en el tratamiento de correos electrónicos debido al gran volumen. De todos modos: aquí, continuamos (la parte I es lectura obligatoria antes de continuar. Nuevamente, recuerde que este texto fue escrito para ser entregado como una charla, por lo que parte de esto no tiene sentido cuando se ve como texto escrito) …

Si estamos estudiando relatos de testigos oculares de antiguos críptidos como gorilas de montaña, dragones de Okapis y Komodo, y esos relatos son anteriores al descubrimiento oficial de estas especies, ¿significa esto que esta investigación es criptozoológica? La respuesta obvia es sí, pero al admitir esto, estamos diciendo que una cantidad sustancial de investigación sobre la historia de la exploración y el descubrimiento zoológico fue y es de alcance criptozoológico. Pero aquí llegamos a un problema: no todos los científicos que investigan la historia del descubrimiento de cosas como el okapi, el gorila de montaña, el dragón de Komodo, etc., se llaman criptozoólogos … en cambio, se considerarían a sí mismos como zoólogos estándar portadores de tarjetas. Entonces, ¿deberíamos decir que esas personas en realidad son criptozoólogos? ¿Debería aplicarse el término “criptozoología” mucho más ampliamente de lo que es actualmente? Mi opinión personal es que sí, debería, pero no creo que esto suceda debido al estigma negativo asociado al nombre.

was Sir Harry Johnston a cryptozoologistPero al perseguir críptidos, animales misteriosos, conocidos solo por datos anecdóticos, los zoólogos que han descubierto animales como el Okapi, el Kipunji, el Odedi, etc., están empleando los métodos de investigación de la criptozoología y, por lo tanto, son criptozoólogos a tiempo parcial. Les guste o no. Por lo tanto, las personas generalmente consideradas como zoólogos convencionales a veces o a menudo se dedican a la investigación criptozoológica. El resultado de esto es que es muy difícil, si no imposible, definir un límite entre la criptozoología y la zoología “convencional”.

Quizás hay dos soluciones a este problema. Una es que deberíamos abolir el término criptozoología por completo, y argumentar que cualquiera que esté investigando un críptido simplemente está haciendo un trabajo de campo zoológico. La otra es que hacemos que más zoólogos se den cuenta de lo que realmente es la criptozoología y, por lo tanto, intentemos deshacernos de la etiqueta de “caza de monstruos” y el estigma negativo tan a menudo asociado al tema (hay un tema que voy a evitar deliberadamente aquí, y ese es el papel de los aficionados en criptozoología. El hecho de que muchos entusiastas aficionados se autodenominen criptozoólogos también impide una aplicación más amplia del término; sin embargo, no estoy menospreciando ni desalentando el valioso papel de los aficionados en este campo).

zoology vs folklore. Zoology is way coolerSin embargo, debemos recordar que la criptozoología no se trata solo de la investigación de animales … si estamos investigando criaturas que a veces existen solo en leyendas y anécdotas, siempre existe la posibilidad de que tales criaturas realmente no existan en absoluto en el mundo real, sino en su lugar son completamente productos del folklore, la superstición, etc. De hecho, está bien establecido que la criptozoología tiene otra superposición: con el estudio del folklore.

Entonces, diría que un zoólogo puede dedicarse al trabajo criptozoológico, un folklorista puede dedicarse al trabajo criptozoológico, pero un criptozoólogo dedicado combina el trabajo en zoología y folklore. El término “criptozoólogo” se usa realmente, por lo tanto, para tres tipos muy distintos de investigadores: esto es algo que realmente no ha sido reconocido y creo que explica por qué diferentes áreas de la criptozoología tienen diferentes niveles de credibilidad. El criptozoólogo basado en la zoología observa a los animales misteriosos que investiga el criptozoólogo basado en el folklore, y cree que es muy poco probable que existan como animales reales. El criptozoólogo basado en el folklore observa a los animales a menudo bastante mundanos que están siendo investigados por el criptozoólogo basado en la zoología y piensa que las criaturas involucradas son tan comunes que probablemente no tengan nada que ver con lo criptozoológico. Un criptozoólogo dedicado, que combina la investigación de ambos campos, está interesado en ambas áreas y encuentra animales reales y entidades que existen solo en el folklore, de igual interés para la investigación.

Críptidos hipotéticos

imageAnteriormente vimos el odedi, un pequeño paserito marrón opaco descrito en 2006 (LeCroy & Barker 2006) pero conocido mucho antes de esto como críptido (para más información, vea el artículo 1 ver aquí). El descubrimiento del Odedi nos lleva a otro tema que nuevamente difumina el límite entre la criptozoología y la zoología convencional. Este es el hecho de que, cuando tratamos de llegar a un modelo que explique la distribución de los Odedi y sus parientes en las islas del Pacífico sudoccidental, tenemos que concluir que es casi seguro que haya miembros adicionales de este grupo de currucas arbustivas que aún no se han descubierto en varias de estas islas del Pacífico Sur. Así que estamos hablando de animales que probablemente existan, pero que aún no se han documentado por el descubrimiento de especímenes reales, y que siguen siendo desconocidos como críptidos [el mapa adyacente es una versión modificada de una figura de LeCroy y Barker (2006)].

Si queremos probar la posibilidad de que estas aves hipotéticas existan, hay dos formas de hacerlo: una es buscando especímenes, ya sean aves vivas, rastros de aves vivas, muestras arqueológicas o fósiles. La otra es ver si las personas de la región relevante tienen algún conocimiento de tales aves. Si ahora estamos buscando evidencia anecdótica para animales hipotéticos, ¿esto también es criptozoología? Creo que es … He estado tratando de encontrar un título atractivo para este tipo de animales: no puedo, lo mejor que puedo hacer es etiquetarlos como “críptidos hipotéticos”.

mekosuchus inexpectatus with strangely inflexible limbsOtro ejemplo de este tipo de cosas involucra a los cocodrilos inusuales, pequeños, predominantemente terrestres que ahora se sabe que habitaron varias islas del Océano Pacífico. El primero de estos que se descubrió fue Mekosuchus inexpectatus, de Nueva Caledonia. Probablemente todavía estaba vivo hace unos 1700 años, y el descubrimiento de sus huesos asociados con los desechos humanos de la cocina sugiere que fue cazado y comido por personas. Vivió junto a varias otras endémicas de Nueva Caledonia que ahora están extintas, incluidas grandes lagartijas, tortugas terrestres, megapodos gigantes (es decir, pájaros que anidan en montículos) y pájaros no voladores. En 2002, una segunda especie de Mekosuchus, M. kalpokasi, fue reportada desde la isla Efate frente a Vanuatu: sus restos han sido datados con carbono hasta hace unos 3000 años y, nuevamente, su asociación con fragmentos de cerámica y otros pedazos de desechos humanos indican que fue cazado por personas y cazado hasta la extinción. Fiji fue el hogar de otro de estos pequeños cocodrilos terrestres: se llama Volia atholandersoni. El único espécimen conocido probablemente tenga entre 20,000 y 10,000 años, mientras que los humanos solo han estado en Fiji durante los últimos 3000 años, por lo que aún no podemos demostrar si los humanos causaron su extinción (para más información sobre las mekosuchinas que habitan en las islas, vea el artículo 1 aquí).

Paul's cute little mekosuchus reconstructionAl reconstruir la historia evolutiva de estos animales, tenemos razones para pensar que estos pequeños cocodrilos que habitan en islas estaban presentes en varias de las islas del Pacífico sudoccidental: en otras palabras, existían muchas otras especies, y aún permanecen sin descubrir Independientemente del modelo que se prefiera para explicar la distribución de estos cocodrilos en Nueva Caledonia, Vanuatu y Fiji, debemos concluir que es probable que hayan estado presentes en las islas alrededor de Nueva Caledonia, en varias de las islas Fiji, en las islas Salomón. y tal vez tan al este como Tonga y Samoa (Mead et al. 2002, Molnar et al. 2002). Es casi seguro que estos animales están extintos (no estoy insinuando que podrían estar ocultándose, esperando ser descubiertos en la actualidad), sino que no solo carecemos actualmente de evidencia arqueológica o paleontológica de su presencia, hasta la fecha, nadie ha informado tradiciones étnicas, historias o avistamientos que parecen describir a estos cocodrilos. Sin embargo, deberíamos esperar que exista tal evidencia, y deberíamos buscar a través de evidencia étnica (historias, leyendas, etc.) con estos hipotéticos críptidos en mente.

Y, nuevamente, ese no es el final, pero tengo que parar allí. La parte final se publicará a continuación.

Refs – –

LeCroy, M. & Barker, F. K. 2006. A new species of bush-warbler from Bougainville Island and a monophyletic origin for southwest Pacific Cettia. American Museum Novitates 3511, 1-20.

Mead, J. I., Steadman, D. W., Bedford, S. H., Bell. C. J. & Spriggs, M. 2002. New extinct mekosuchine crocodile from Vanuatu, South Pacific. Copeia 2002, 632-641.

Molnar, R. E., Worthy, T. & Willis, P. M. A. 2002. An extinct Pleistocene endemic mekosuchine crocodilian from Fiji. Journal of Vertebrate Paleontology 22, 612-628.

https://web.archive.org/web/20090814043549/http://scienceblogs.com/tetrapodzoology/2007/10/mainstreamification_of_cryptozoology.php

Caza de monstruos? Bueno no. No.

Caza de monstruos? Bueno no. No.

10 de octubre de 2007

Por Darren Naish

mokele-mbembe attack!!Al evitar traviesamente la larga lista de cosas que se supone que debo hacer en mi tiempo libre, finalmente lo hice: adapté mi monumental discurso de la conferencia de criptozoología en un artículo(s) para su publicación aquí en Tet Zoo. Ok, entonces no fue tan “monumental” o “Keynote”, pero pensé que bien podría reciclarlo de todos modos (para más información sobre la conferencia en cuestión, vea el artículo aquí). El mensaje general aquí podría, a estas alturas, ser familiar para los clientes habituales de Tet Zoo, ya que he estado promoviendo la misma opinión durante un tiempo …

La charla incluyó varios cientos de palabras sobre los descubrimientos realizados por Marc van Roosmalen (que cubrí anteriormente en Tet Zoo aquí: más sobre Marc y su trabajo en el futuro cercano[1]), y los hechos por Peter Hocking (nuevamente, cubierto anteriormente aquí) , y también incluyó algunas cosas largas sobre el descubrimiento tanto del kipunji como del odedi. Debido a que todo esto se ha hecho hasta la muerte en Tet Zoo antes, lo corté todo de la versión que estás viendo aquí. Recuerda que el siguiente texto fue escrito para ser entregado como una charla: lo he modificado para que sea más legible (y he agregado las referencias relevantes), pero todavía hay algunos lugares donde no funciona del todo. Dedos cruzados.

La criptozoología es el estudio de animales misteriosos (o críptidos), y a menudo se presenta como un tema marginal, más parecido a la ufología y la parapsicología que a la zoología o biología convencional. De hecho, la “definición de trabajo” más común que encontramos para la criptozoología es que el sujeto se preocupa principalmente por la búsqueda de bestias o monstruos fantásticos (por ejemplo, Dendle 2006). Pero, contrariamente a la forma en que se retrata o describe a menudo, la criptozoología no es “caza de monstruos”, ni el sujeto se ocupa solo de animales inusuales o notables, o de animales que podrían ser miembros de grupos que sobrevivieron tarde, conocidos también como fósiles. El área principal que quiero cubrir aquí es la superposición que existe entre la criptozoología y la zoología convencional. De hecho, esta área de superposición es tan extensa que incluso podríamos preguntarnos si existe algo como la criptozoología.

Heuvelmans and friends 11-10-2007Diferentes personas han tenido varias interpretaciones diferentes de lo que es la criptozoología y de lo que abarca. Un buen lugar para comenzar es con Bernard Heuvelmans (1916-2001), el zoólogo belga que esencialmente fue pionero en el tema de la criptozoología durante la década de 1950. Heuvelmans escribió ampliamente sobre críptidos de todo el mundo, y en 1986 produjo una lista de esos críptidos que él consideraba más propensos a ser descubiertos (Heuvelmans 1986). Sin embargo, desafortunadamente, Heuvelmans no se apegó a la misma definición de criptozoología a lo largo de los años: en un artículo de 1983, escribió que, para convertirse en críptido, una criatura debe ser “verdaderamente singular, inesperada, paradójica, llamativa o emocionalmente perturbadora”, y argumentó que fueron estas cualidades las que permitieron que criaturas misteriosas se incorporaran a mitos y tradiciones y, por lo tanto, se convirtieran en críptidos (Heuvelmans 1983, p. 5). Richard Greenwell (1942-2005), ex cofundador y secretario de la Sociedad Internacional de Criptozoología, favoreció una versión de esta definición (la idea de que los animales deben ser notables o visualmente impactantes para convertirse en críptidos). en consecuencia, esta definición ha tenido una aceptación bastante amplia [la imagen adyacente, que muestra a Heuvelmans y una variedad de cripto-primates, es de Alika Lindbergh].

crypto definition slide 11-10-2007Sin embargo, este tipo de definición es totalmente subjetivo: ¿quién puede decir qué hace que una criatura sea “verdaderamente singular, inesperada, paradójica, sorprendente o emocionalmente perturbadora”? Esta subjetividad hace que esta definición sea completamente insatisfactoria. Además, Heuvelmans y otros han considerado como críptidos muchas criaturas que no se ajustan a esta definición. En la lista de 1986 de Heuvelmans, por ejemplo, encontramos críptidos como un pequeño mamífero del tamaño de una marmota de Etiopía, un pequeño gato montés del Mediterráneo y un pequeño pájaro no volador del Pacífico sur (Heuvelmans 1986) [ver imagen adjunta: una diapositiva de la charla]. Ninguna de esas criaturas puede describirse como “verdaderamente singular, inesperada, paradójica, impactante o emocionalmente perturbadora”: lo que las hace críptidas es el hecho de que se conocen a partir de datos anecdóticos, pero aún no se han autenticado sobre la base de la adquisición especímenes.

Teóricamente, un pequeño lagarto marrón o gris, un pequeño roedor, un insecto, un pez pequeño o un pájaro pequeño y opaco, reportado por testigos oculares pero que no coincide con ninguna especie formalmente nombrada, es un críptido, aunque es completamente aburrido, poco notable y es poco probable que se incorpore al mito. Por lo tanto, la criptozoología debe definirse como el estudio de animales que se conocen solo por testigos oculares u otra evidencia anecdótica, a partir de avistamientos, fotos, historias o relatos. A este respecto, son diferentes de los animales para los que tenemos especímenes tipo: es decir, especímenes que se han obtenido y luego depositado en museos u otras colecciones.

Por lo tanto, no hay ningún requisito para que los críptidos sean inusualmente grandes, o morfológicamente notables, o anacrónicos, o de hecho especiales de alguna manera. Tan pronto como apreciemos que los críptidos a menudo pueden ser criaturas perfectamente normales (no tienen que ser monstruos o de ninguna manera fantásticos), podemos apreciar que la criptozoología no es de ninguna manera un tema marginal. De hecho, dado que un número significativo de zoólogos “ordinarios” que portan tarjetas persiguen criaturas que solo se conocen por testigos oculares u otra evidencia anecdótica, la búsqueda de críptidos es un área perfectamente normal y cotidiana de investigación zoológica.

kouprey 11-10-2007Una verificación adicional de esto proviene del hecho de que un número considerable de animales conocidos y oficialmente aceptados eran críptidos antes de su reconocimiento “oficial”: podemos llamar a estos animales “críptidos antiguos”. El gorila de las tierras bajas es un buen ejemplo de un antiguo críptido: era conocido por los europeos, a través de las leyendas, en el siglo XVII y casi seguramente mucho antes también. Pero no fue hasta la década de 1840 que los científicos supieron que se trataba de un animal real, y no simplemente mítico. Del mismo modo, el gorila de montaña, oficialmente reconocido como un nuevo animal en 1901, había sido reportado a los exploradores europeos durante la década de 1860, pero, al igual que el gorila de las tierras bajas, había sido despedido como legendario. El Okapi, finalmente descubierto en 1900, también había sido reportado por personas locales antes de 1900. La cigüeña Shoebill, una gran ave acuática africana (estrechamente relacionada con los pelícanos y no con las cigüeñas) fue oficialmente nombrada y descrita como una nueva especie en 1851, pero se había publicado un avistamiento de 1840 en 1849, y nuevamente la gente local lo conocía mucho, mucho antes. El dragón de Komodo se describió oficialmente en 1912, pero sabemos por informes reunidos en 1840 y 1910 que las personas en Komodo estaban familiarizadas con este animal y lo conocían como el boeaja darat, el “cocodrilo terrestre”. El kouprey [que se muestra en la foto adyacente] – un gran buey del bosque, nativo de Camboya – no fue oficialmente reconocido y nombrado hasta 1937, pero un relato de 1860 menciona específicamente un “buey salvaje negro o gris negruzco” de Camboya, por lo que el kouprey fue de hecho, conocido por datos anecdóticos, era un críptido, mucho antes de 1937 (Shuker 1991, 2002, Heuvelmans 1995, Galbreath et al. 2007).

kipunji 11-10-2007De hecho, muchos de los mamíferos y aves más grandes que han sido descubiertos por los occidentales desde la década de 1700 fueron antiguos críptidos, y una gran cantidad de animales menos impresionantes, incluidos varios pájaros, lagartos, marsupiales y mamíferos con pezuñas, muchos de ellos descritos en los últimos años y meses también son críptidos antiguos. Los científicos todavía están descubriendo y describiendo tales animales: dos ejemplos modernos particularmente buenos son el Kipunji (un mono tanzano recientemente descrito en 2005: se muestra en la imagen adyacente) y el Odedi (una curruca de la isla Bougainville en el SW Pacific, descrita en 2006) [ver 1 artículos sobre estos dos críptidos anteriores se pueden ver aquí y aquí].

Y ese es el final de la parte I: luego publicaré la parte II.

Refs – –

Dendle, P. 2006. Cryptozoology in the medieval and modern worlds. Folklore 117, 190-206.

Galbreath, G. J., Mordacq, J. C. & Weiler, F. H. 2007. An evolutionary conundrum involving kouprey and banteng: a response from Galbreath, Mordacq and Weiler. Journal of Zoology 271, 253-254.

Heuvelmans, B. 1983. How many animal species remain to be discovered? Cryptozoology 2, 1-24.

– . 1995. On the Track of Unknown Animals. Kegan Paul International, London.

– . 1986. Annotated checklist of apparently unknown animals with which cryptozoology is concerned. Cryptozoology 5, 1-26.

Shuker, K. P. N. 1991. Extraordinary Animals Worldwide. Robert Hale, London.

– . 2002. The New Zoo. House of Stratus, Thirsk, North Yorkshire.

https://web.archive.org/web/20071218105236/http://scienceblogs.com/tetrapodzoology/2007/10/monster_hunting_well_no_no.php


[1] Por cierto él tiene un nuevo website. La nueva especie de manatí enano se nombró allí si está interesado (se llama Trichechus bernhardi, lo escuchó aquí primero).

Fotografiaron al legendario “Nahuelito”

Fotografiaron al legendario “Nahuelito”

24/05/2020

Ellitoral.com.ar/Especiales

La versión argentina del famoso monstruo del Lago Ness en Escocia es una extraña criatura acuática que habitaría en las heladas aguas del lago Nahuel Huapí, en el sur argentino y fue visto antes ya en reiteradas ocasiones. Pero esta vez fue fotografiado por una periodista de Villa La Angostura.

Por Francisco Villagrán

Especial para El Litoral

1590293962767El increíble hecho sucedió en los primeros días del mes de febrero, reflotando el tema luego de un prolongado período de silencio por falta de apariciones de este extraño animal. En esta ocasión fue testimoniado gráficamente por la periodista Melisa Reinhold, quien trabaja en Villa La Angostura, quien aseguró haber visto y fotografiado a Nahuelito, cuando se encontraba circunstancialmente en las orillas del lago Nahuel Huapí, de allí el nombre de “Nahuelito” con que es conocido este supuesto animal. La periodista aseguró que la fotografía es original y no tiene ningún tipo de retoque. En una de las imágenes se puede ver una especie de lomo saliendo del agua, del supuesto monstruo emergiendo de la superficie.

Luego la manera en que logró tomar la foto. “Dicen que es grande, acotó, gigante, un monstruo milenario que habita en las aguas profundas y heladas producto del deshielo. Nadie sabe bien qué come, qué es o por qué a veces, y solo a veces se deja ver, por lo general cuando hay poca gente en las cercanías del lago. Y aunque durante mucho tiempo fui escéptica, hoy doy fe realmente que Nahuelito existe”, relató la periodista en su cuenta de Facebook.

Su testimonio

Luego contó la historia de cómo logró la fotografía a la vera del lago Nahuel Huapí: “Me fui a una playa con mi novio, para ver el hermoso paisaje, todo era silencio, estábamos solos y alejados de todo. Ya comenzaba a caer la tarde y estábamos en la costa del lago, él leía y yo tomaba fotos del hermoso lugar. De repente, se sintió un fuerte ruido en el agua, como si hubiera caído algo, sonó muy fuerte y el agua se movió. Instintivamente miramos hacia el lugar. El lago que estaba como planchado, comenzó a tener un oleaje extraño. Una sola ola entre tanta calma comenzó a alzarse a toda velocidad, con una sombra negra coronando el recorrido. Me emocioné mucho y como tenía la cámara en mano, logré rápido fotografiar el momento, antes de que el animal se asuste y vuelva a sumergirse. Con mi lente de gran alcance logré fotografiarlo antes de que vuelva a sumergirse en el lago. Fueron escasos segundos, acaso diez, pero quedaron inmortalizados en la foto de un ser casi invisible”.

El avistaje de improviso, que se produjo en la zona de Puerto Elma, Villa La Angostura, Neuquén, generó dudas entre muchos de los usuarios de las redes sociales, quienes le adjudicaron un dejo de duda a la foto, que no era muy clara, decían. Sin embargo, Reinhold aseguró que la foto era auténtica y no sufrió ningún tipo de retoque. Cabe recordar que en el mes de enero pasado, dos hombres que se encontraban pescando a las orillas del lago Nahuel Huapí grabaron el momento en que supuestamente apareció la legendaria criatura, que según la creencia popular, vive en las profundidades del lago, y luego subieron el video a las redes sociales.

“Estábamos con un amigo, relataron, a la tarde y hacía mucho calor, cuando de pronto vimos algo grande que se iba moviendo sobre el agua. También advertimos que una lancha de Prefectura se acercó a la zona, como si estuviera buscando algo”, relató uno de los pescadores, asombrado por lo que acababa de ver.

La leyenda de Nahuelito se origina en 1910 y describe a una supuesta criatura acuática desconocida, que según la creencia popular, habita en las profundas aguas del lago Nahuel Huapí. Desde esa época, no pocos fueron los testigos que aseguraron verlo. El mito a su vez, es una referencia en libros y artículos clásicos sobre criptozoología.

También en Escocia

imageEl viejo mundo no es ajeno a este tipo de mitos y leyendas, es lo que ocurre con el famoso monstruo del Lago Ness, en Escocia. Allí todo comenzó en el mes de abril de 1933, cuando el matrimonio Mac Kay vio a un extraño animal “entre elefante y ballena” que asomaba en la superficie de las oscuras aguas del lago, luego, en enero de 1934, un estudiante de medicina llamado Arthur Grant se dirigía en su moto por la carretera que circunda el lago, cuando vio salir del agua a una criatura de cabeza pequeña, ojos ovalados, cuello muy largo y un cuerpo enorme que se iba estrechando hacia la cola, que era larga y redondeada. Tenía también cuatro aletas que le servían como patas. Medía entre cinco y seis metros y su piel era oscura. En ese mismo año, Richard Wilson tomó la foto que haría famoso a Nessie en todo el mundo y a partir de este hecho se desencadenaron una serie de avistajes e investigaciones protagonizadas por muchas personas. El extraño animal fue visto en innumerables ocasiones por grupos de personas, entre la que podemos destacar el hecho que un numeroso grupo de turistas que se encontraba visitando el castillo Urquart, que está a orillas del lago, pudo ver de cerca la fugaz aparición de Nessie, que los dejó asombrados.

Además de los testimonios orales, se tomaron muchas fotos del animal, que fueron analizadas por expertos, pero no eran muy nítidas, por lo cual muchos no las consideraron verídicas y auténticas. En 1970 se organizó una expedición al lago Ness de un grupo de expertos de la Academia de Ciencias de Boston, y de la corona Británica de Investigaciones del lago Ness, a raíz de las numerosas observaciones de los últimos tiempos. Utilizaron un sonar de alta frecuencia capaz de registrar las ondas de sonido de objetos subacuáticos, mediante el sistema de reflejo de las mismas. Localizaron varios objetos móviles de distintos tamaños, pero no pudieron dar un veredicto definitivo sobre el fenómeno Nessie. En 1972 y 1975 fueron enviadas expediciones similares, con aparatos de tecnología más sofisticada, pero cada misión falló en determinar con veracidad la existencia del monstruo. En 1992 se realizó la última misión que tuvo el costo de un millón de dólares y en la que participaron empresas serias dedicadas a la investigación científica, tanto inglesas como norteamericanas, pero tampoco esta vez se encontró algo. Algunos científicos y habitantes de la zona esgrimen la teoría de que podría tratarse de un plesiosaurio, animal que habría sobrevivido tras millones de años en las profundidades del lago. Algunos también afirman que podría tratarse de una familia de estos animales u otros desconocidos que habitan allí desde hace miles de años. No falta quien afirma que todo se trata de un fraude orquestado con fines turísticos. En fin, todo es posible, pero la polémica en torno a Nessie sigue y está abierta.

https://www.ellitoral.com.ar/corrientes/2020-5-24-1-17-0-fotografiaron-al-legendario-nahuelito

En el paseo marítimo: la legendaria serpiente marina del lago Ontario

En el paseo marítimo: la legendaria serpiente marina del lago Ontario

Por Richard Palmer

16 de mayo de 2020

imageEn la imagen de arriba, una representación artística de lo que pudo haber sido el animal presenciado por John Maupin y James Sigler. Ilustraciones de Roger Beck

OSWEGO – ¿Hay un monstruo prehistórico en el lago Ontario?

Probablemente no, según los expertos, pero eso no ha detenido las leyendas. Durante siglos, los marineros informaron haber visto criaturas extrañas emerger de las aguas frías y profundas del lago.

Algunos describen una criatura que reside en las aguas alrededor de los condados de Jefferson y Oswego, así como cerca de la desembocadura del río San Lorenzo, siempre que un yate con una “gran lengua de aspecto rojo y venenoso”, mientras que otros informan de criatura con forma de serpiente de10 pies. Un capitán de barco dijo que parecía “el mástil de un barco” con “dimensiones monstruosas”. El apodo de “serpiente de mar” parece haber sido utilizado desde al menos 1821 para describir a la supuesta criatura. Un despacho de 1867 incluso afirma que un residente de Blind Sodus Bay había domesticado a la bestia, manteniéndolo “bajo confinamiento”.

La historiadora icónica de Oswego, Rosemary Nesbitt, escribió el libro su propio libro para niños para volver a contar las historias de la “serpiente”, como “The Monster of Lake Ontario”. El libro continúa siendo un elemento querido del Museo Marítimo H. Lee White.

El viernes, funcionarios del Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York (DEC) dijeron que no podían confirmar la existencia de una serpiente marina, o serpientes marinas, en el lago Ontario.

“El personal pesquero actual de DEC Lake Ontario no tiene conocimiento de ningún relato de ‘monstruos marinos’ del lago Ontario o del río St. Lawrence”, dijo un funcionario de DEC a The Palladium-Times. “Cualquier informe de organismos acuáticos anormalmente grandes que se asemejen a ‘monstruos marinos’ probablemente sean relatos adornados de esturiones de grandes lagos”.

A continuación se encuentran los relatos “de primera mano”, tal como se compila en la prensa local. Como The Palladium-Times no puede verificar independientemente las afirmaciones de 1800, recomendamos el grano de sal más grande disponible cuando se toma lo siguiente:

Paladio Oswego

14 de septiembre de 1821

“La serpiente marina navegando por los lagos del oeste”.

En las siguientes declaraciones se verá que los lagos occidentales engendran serpientes tan grandes como el Atlántico, aunque los habitantes de su margen hasta ahora han sido prolíficos en la fabricación de grandes historias para corresponder, una ventaja que nuestro Yankee Atlantic ha disfrutado durante mucho tiempo de hermanos de religión.

Las siguientes declaraciones juradas de John Maupin de Montreal y James Sigler de Jefferson Co. NY describen un animal muy grande y singular que ha hecho su aparición en el lago Ontario, que se asemeja a ese famoso pez marino o serpiente, que ha abarrotado las columnas de los periódicos orientales durante los últimos dos o tres veranos. Esto, hay pocas dudas, es una de las mismas especies, y lo que fue visto ascendiendo el San Lorenzo la primavera pasada por algunos barqueros.

En la mañana del 25 de julio de 1821, a unos cien kilómetros de Niagara y unos 20 de tierra, a bordo de la canoa Lightfoot, en nuestro paso de Montreal a Mackinac, en compañía de ocho viajeros, descubrimos a la distancia de cinco o seis cien yardas un gran cuerpo flotando en la superficie del agua, muy parecido a un tronco quemado de 20 a 25 pies de largo; pero al acercarse trescientos o cuatrocientos metros más cerca, resultó ser un animal inmóvil y aparentemente dormido.

Continuamos avanzando hacia él hasta 30 yardas, cuando el animal levantó la cabeza unos 10 pies fuera del agua, mirando a su alrededor de la manera más horrible y feroz, y lanzándose hacia adelante con gran velocidad, haciendo que el agua volara en todas direcciones y arrojando columnas a una altura vertical de 7 a 8 pies con su cola.

Después de haber ido en dirección Oeste aproximadamente una o dos millas, pareció reanudar su estado anterior, luego decidimos atacarlo y, en consecuencia, cargamos nuestras armas para este propósito y avanzamos lentamente hacia él con un disparo. Aquí tuvimos una buena vista del animal, tiene al menos 37 pies de largo, 2.5 pies de diámetro, (si se mide a través de la parte más gruesa del cuerpo) está cubierto de escamas negras que parecían crear consternación solamente, desapareció como antes – tiene una cabeza tremenda y similar a la de una serpiente común – frecuentemente sacando de su boca una gran lengua de aspecto rojo y venenoso. Después de que el animal desapareció, continuamos nuestro curso con un remo animado como se puede imaginar. Su figura cuando está en movimiento es serpentina.

Paladio Oswego

1 de julio de 1833

“La serpiente marina americana en el lago Ontario”.

Nuestra oficina ha sido visitada por el Capitán Abijah Kellogg de la goleta Polythermus, de Sacket, que llegó esta mañana desde Rochester.

Este caballero nos ha contado una historia tan maravillosa, una historia tan increíble, que escrutamos algunas, como dicen los Yankees, presentando su narración ante nuestros lectores, para que no lo piensen sino la creación de su imaginación.

El Capitán Kellogg dice que ayer por la noche (15 de junio) alrededor de las 7 en punto, mientras se dirigía hacia el puerto de Kingston, los “Patos” al Noroeste distante dos millas, vio algo que yacía en la proa del tiempo que parecía el mástil de un barco. Al observarlo con más atención, se sorprendió y alarmó al verlo en movimiento, y se dirigió hacia la goleta. Cantando en sus manos para cuidarse, puso la goleta al viento, azotó el timón y corrió por el aparejo principal, esperando que el monstruo se acercara. La serpiente se acercó rápidamente a la embarcación y pasó inmediatamente debajo de su popa, sin prestar atención a la goleta ni a los que estaban a bordo, pero brindando a todos una amplia oportunidad de observar y ver sus monstruosas dimensiones.

De longitud medía unos 175 pies, de color azul oscuro, manchado de marrón; hacia ambos extremos se redujo gradualmente, pero alrededor del centro su cuerpo era de la circunferencia de un barril de harina, su cabeza era peculiarmente pequeña y no podía distinguirse sino de la dirección en la que se movía. Nadó con un movimiento ondulante, manteniendo la mejor parte de su cuerpo bajo el agua, pero ocasionalmente mostrando toda su longitud. Estuvo a la vista quince minutos completos y, cuando lo vieron por última vez, estaba haciendo lo mejor que pudo por el San Lorenzo. A bordo de la goleta había dos hombres jóvenes, la tripulación del barco, junto con tres pasajeros, que están dispuestos a estar calificados para la verdad de lo que se ha dicho aquí.

British Whig

26 de septiembre de 1849

“Una serpiente marina en miniatura”.

Hemos sido informados, no por un testigo ocular real, sino por alguien en cuya palabra podemos confiar, que un día la semana pasada, cuando la goleta Enterprise estaba llegando a Big Bay, una serpiente descrita como de unos 12 pies de largo, y teniendo una cabeza grande, que se elevó un par de pies sobre el agua, fue descubierta por el Capitán siguiendo a la estela del barco, a un ritmo rápido, y finalmente la pasó a la vista de la tripulación a bordo, y también de dos individuos que residen en la ciudad, que estaban en un pequeño bote a remolque de la goleta. Con frecuencia hemos oído hablar de serpientes en la Bahía, pero nunca antes del tamaño aquí descrito. Si alguno piensa que la historia es “sospechosa”, se refieren a los testigos oculares, que observaron al “monstruo marino” hasta que estuvo fuera de la vista; su aparición en barcos de serpientes en estas aguas, y su aparente rapidez, han dado lugar a varias conjeturas, entre otras, que a medida que se va a introducir la navegación libre, estaba en un recorrido de inspección para informar la viabilidad de cortar un canal, para unir las aguas de la Bahía y el Lago.

Pultneyville Commercial Press

Septiembre de 1867

“La serpiente de mar”

A medida que la historia ha salido a la luz de la prensa, que las partes han visto una serpiente de mar en nuestro lago en diferentes momentos, tal vez sería bueno declarar en beneficio del público, los hechos en el caso tal como nos lo contaron.

El Sr. Henry Stowell, de Oswego, dice que es el dueño del animal del que tanto se dice que lo importó a expensas de las Islas Humbug. Lo mantiene en Blind Sodus, en qué lugar lo tiene durante el clima cálido, y tan pronto como el clima se enfríe, tiene la intención de echarle un vistazo y rellenarlo, por lo cual los hombres vienen de New Bedford para ese propósito. Le da dos canales de caballos viejos de Oswego a la semana, de los cuales le cuesta un poco, y son remolcados detrás de los American Steamers, son cortados y puestos a la deriva en el lago cuando se encuentran frente a ese lugar, cuando luego son remolcados en botes para su uso. El Sr. Stowell tuvo la intención de mantenerlo bajo confinamiento, y para este propósito solo Blind Sodus fue seleccionado para su hogar. Ocasionalmente ha escapado y visitado diferentes localidades sobre el lago, y cuando lo han visto, ha hecho ruidos horribles a imitación de las partes presentes. El Sr. S. ahora ha enviado un domador de caballos para someterlo.

https://www.oswegocountynewsnow.com/columnists/on-the-waterfront-the-legendary-lake-ontario-sea-serpent/article_6d14c2c2-977a-11ea-9315-db5e3e26e8d8.html

La foto del cirujano y cuellos largos

La foto del cirujano y cuellos largos

27 de abril de 2020

Monster postcard postmarked 110134 zoomUn artículo reciente en eBay me interesó nuevamente en la historia de los avistamientos de cuello largo. Era una postal antigua que se muestra arriba con la representación de un artista del monstruo fotografiado en el contexto familiar del Castillo de Urquhart. Ahora, las postales de monstruos son parte integrante del aspecto comercial y cultural del fenómeno. Tengo muchas en mi colección de postales, pero esta puede tener la distinción de ser la primera postal de monstruos o, sin duda, una de las primeras.

El reverso muestra que fue utilizada y publicada el 12 de enero de 1934, aunque parece haber sido publicada en otra parte de Escocia en Edimburgo. Muchas de estas postales no están mataselladas, por lo que la fecha de su invención puede ser incierta, pero ciertamente esta es la más antigua que recuerdo y puede estar fechada al menos a fines de 1933, a solo unos meses de la nueva sensación mediática del Monstruo del Lago Ness .

Monster postcard postmarked 110134 (2)Aquí hay un acercamiento a cómo el artista percibió cómo se vería la cabeza, aunque uno debe tener cuidado de que tales artistas puedan introducir algunos de sus propios efectos de dibujos animados exagerados en lugar de ser un intento sincero de reproducir lo que los testigos presenciales estaban viendo. Los ojos son sin duda un invento ya que tales cosas rara vez se describen y uno se pregunta si el artista tenía en mente al plesiosaurio mientras lo dibujaba.

Monster postcard postmarked 110134 zoom 2Ahora, si lees la literatura escéptica, puedes tener la impresión de que la Fotografía del Cirujano fue la pose arquetípica y original del monstruo de cuello largo que otros usaron como algún tipo de plantilla. Esto puede presentarse como una especie de discurso lógico, pero ciertamente también se usa psicológicamente. La razón de esto es que si puede vincular la percepción del monstruo como una criatura de cuello largo a una fotografía ahora desacreditada, ha infundido la semilla de la duda en las mentes de aquellos que busca reclutar a su lado.

Surgeon's Photo - Whyte VersionPero esta fotografía se publicó al menos tres meses después de la postal, por lo que no hay necesidad de que sea la base de que la criatura recién informada tenía un cuello largo y es bastante excedente para los requisitos. Una mirada a los informes de los periódicos contemporáneos confirma los hechos ya establecidos. Daré cinco ejemplos para probar esto.

El primero y más famoso es el encuentro terrestre de George Spicer con la bestia que fue informado por el Inverness Courier el 4 de agosto de 1933, en el que describe un cuello largo. Podría incluir el boceto normalmente asociado con los Spicers publicado por Gould, pero este boceto solo enturbiaría las aguas, ya que no se publicó hasta junio de 1934, meses después de esta postal.

El Courier luego relató la experiencia del Comandante Meiklem el 8 de agosto en la que describe al monstruo como un caballo negro.

Luego tenemos el relato del Inverness Courier con fecha del 3 de octubre de 1933, que relata otro avistamiento de tierras de 20 años antes por William MacGruer y otros niños que describe un camello como cuello largo y cabeza pequeña.

Evidentemente, la idea de un cuello largo estaba ganando importancia a medida que el periódico nacional, The Scotsman, ahora se unía a la refriega y el 16 de octubre de 1933 publicó un artículo general que teorizaba que la criatura “se parecía en forma al plesiosauro prehistórico”.

Finalmente, the Scotsman envió a un reportero al norte para hablar con testigos presenciales y les hizo producir o guiar bocetos de lo que habían visto. Esos bocetos se muestran a continuación tal como aparecieron en el periódico el 15 de noviembre de 1933. Claramente, el concepto de la criatura que posee un cuello largo estaba bien establecido a fines de 1933 y no fue una sorpresa que nuestro artista recurriera a estos relatos para dibujar cómo él o ella vio monstruo.

Other Sightings - Scotsman 151133 sketchesEntonces, no fue el caso que la Fotografía del Cirujano marcó la tendencia. Era de la otra manera. La tendencia ya estaba establecida y fue esto lo que influyó en los futuros falsificadores de esta infame imagen. Y si se está preguntando cómo se ofertó la tarjeta postal en eBay, fue por la suma de 57 libras, muy por encima del par habitual de la mayoría de las tarjetas postales de monstruos.

https://lochnessmystery.blogspot.com/2020/04/the-surgeons-photo-and-long-necks.html?fbclid=IwAR3LgOxoFMH2Ove7kaxXOEedIa1A5NbHdOVLpBL3Gbw_Qhpdcr8hLh8vtTI