Corrigiendo a Stephen Hawking

Corrigiendo a Stephen Hawking[1]

Mario Méndez Acosta

Prácticamente todos los grandes científicos, en especial en el área de la física y la astronomía, han tenido detractores gratuitos e improvisados.

Newton y sus teorías se tuvieron que enfrentar con Roger Babson, quien, ya en el siglo XX y para descalificar a Sir Isaac, trató de crear un escudo antigravedad. Einstein tuvo detractores como Charles L. Poor, profesor de mecánica celeste en la Universidad de Columbia[2].

Hoy en día, es de lamentar que sea en México donde están surgiendo personas que, contando con algunos conocimientos científicos no relacionados finalmente con la física moderna, se dedican a divulgar teorías insólitas emitidas desde fuera del ámbito de la astrofísica contemporánea.

Recientemente, una matemática y especialista en mecánica de materiales, la mexicana Leticia Corral, señaló – o permitió que los medios afirmaran – que ella es nada menos que la astrofísica que corrigió a Stephen Hawking.

La eventualidad de que alguna persona que trabaja en un área ajena a la astrofísica esté en posibilidad de aportar algo novedoso o de refutar algún concepto dentro de esta disciplina tan especializada y que tanta capacidad académica requiere para figurar como parte de una comunidad científica muy cerrada es en verdad muy improbable. Los miembros de esta comunidad de investigadores tienen que trabajar en el área durante largos años bajo la supervisión de equipos tutoriales y de pares académicos, publicando constantemente en revistas muy especializadas de astrofísica y sujetas estas publicaciones a una revisión muy severa.

La posibilidad de que el llamado lobo solitario en la ciencia logre en estos días realizar descubrimientos excepcionales, en especial en el ámbito de la física actual, es insignificante, sobre todo si el individuo no cuenta con acceso a la información actualizada de los grades equipos de experimentación en física de partículas o de los grandes observatorios astronómicos, terrestres o en órbita, que escudriñan el cosmos en las diversas frecuencias de la radiación electromagnética (luz, rayos X, ultravioleta, rayos gamma, etc.).

Señala el divulgador de la ciencia Martín Bonfil Olivera: “El pasado 3 de noviembre, el portal periodístico Deconstrucción.org publicó una nota, firmada por Misael Zúñiga Gallegos, con un impactante titular: Corrige astrofísica chihuahuense Leticia Corral hipótesis de Stephen Hawking. En ella se afirmaba que la académica, del Instituto Tecnológico de Cuauhtémoc (Chihuahua), había recibido un reconocimiento de la Organización Mundial de Ingenieros por un trabajo donde desarrollaba un modelo matemático para medir la entropía del big bang, el cual contradice una hipótesis de Hawking llamada caja de espacio de Hawking, pero apoya otro modelo de la curvatura del universo, propuesto por Roger Penrose, con base en un concepto desarrollado por el matemático alemán Hermann Weil”[3]. En el big bang, cuando todo estaba en un punto, la entropía debería ser infinitamente baja, según Hawking: no había desorden. Pero hay propuestas alternas, como las de la explorada por Corral, que cuestionan esta idea… Y el tema tiene que ver con el desarrollo posterior del universo: su dinámica, crecimiento, forma y destino final.

Lo anterior no corrige nada. Simplemente se adhiere a otra interpretación sobre esos hechos, planteada por el colega de Hawking, Roger Penrose y ha estado en la mesa de las discusiones desde hace muchos años. No obstante, según el diario Excélsior[4], Corral recibió un reconocimiento por la Organización Mundial de Ingenieros – que no existe – y que poco tendría que hacer fuera del ámbito de su esfera de conocimiento y práctica.

Concluye Bonfil que “En mi opinión, más allá de la personalidad, logros o calidad del trabajo de la protagonista, el caso es una muestra más de lo urgente que resulta formar más y mejores periodistas científicos, preparados para manejar las complejidades y ocasionales enredos de la fuente de ciencia, de modo que no colaboren a desinformar, difundiendo información exagerada o inexacta. Y su amplísima difusión triunfalista en las redes es una expresión más de la muy mexicana tendencia a creer nuestras ilusiones de ser los mejores”[5]. Esto nulifica la labor de grandes investigadores mexicanos en el ámbito de la propia astrofísica y la cosmología, como Carlos Frenk, que no se presta a mascaradas y revela la necesidad de contar con mejores periodistas científicos en los principales medios de nuestro país.

La desacreditación de esta noticia no puede señalarse como un caso de antifeminismo o malinchismo. Por otro lado, y como es de esperarse, el anuncio de Corral, dada su insignificancia en el ámbito científico, no ha propiciado ninguna respuesta de parte del aludido Hawking o de la comunidad científica, sólo ha servido para despertar expectativas sin base en nuestro país.

Los hallazgos teóricos de Hawking sobre el origen del universo y los hoyos negros son de tal trascendencia que con dificultad podrán ser superados a corto plazo, y han sido corroborados por observaciones con instrumentos de detección hechos con tecnología de punta. No debe temer su desacreditación por algún aficionado.


[1] Publicado originalmente como: Méndez Acosta Mario, Corrigiendo a Stephen Hawking, Ciencia y Desarrollo, Vol. 42, No. 282, México, marzo-abril 2016, págs.. 54-55.

[2] Martin Gardner (1957). Fads and Fallacies in the Name of Science. Dover Books, 1957.

[3] Astrofísica mexicana corrige las hipótesis de Hawking. www.excelsior.com.mx/nacional/2016/01/…/1067243

[4] Astrofísica mexicana corrige las hipótesis de Hawking. www.excelsior.com.mx/nacional/2016/01/…/1067243

[5] Martín Bonfil Olivera (2016). La correctora de Hawking. http://lacienciaporgusto.blogspot.mx/2016/01/la-correctora-de-hawking.html

La fotografía Fayetteville

La fotografía Fayetteville

NorthwestArkansasTimes-Fayetteville-Arkansas-7-7-1947aOtra fotografía de estudio, para ilustrar un artículo sobre platos voladores fue la que apareció en la portada del Northwest Arkansas Times, de Fayetteville, Arkansas, del 7 de julio de 1947

En una de las columnas podemos leer

NorthwestArkansasTimes-Fayetteville-Arkansas-7-7-1947c“Platillos Voladores” avistados cerca de la ciudad, aparecen en toda la nación[1]

Disco reportado sobre granja de Henry Seay

El único hombre en la vecindad de Fayetteville que ha informado haber visto un “platillo volador” – Henry Seay, un granjero – no está impresionado por los informes de todas partes en la nación de que los “platillos” son invasores del espacio exterior o aeronaves dirigidas a control remoto.

“Tal vez las cosas que la gente ha visto en Texas son máquinas hechas por el hombre”, dijo hoy Seay, “pero lo que yo vi era enteramente natural. Creo que fue causado por los remolinos de viento a grandes alturas”.

De acuerdo con la teoría de Seay, los cuerpos brillantes de forma oval que volaron sobre su granja dos millas al Norte de Fayetteville sobre la Autopista 71 las noches del viernes y el sábado fueron producto del viento y la erosión del terreno.

“Hay arenas brillando en muchas partes del país”, dijo. “Creo que los platillos que vi eran simplemente arena succionada al aire por los fuertes vientos”.

Él recuerda haber visto “platillos” similares hace años en Carolina del Norte. Las cosas son muy comunes ahí, dijo, donde muchos de los nativos creen que son espíritus de los muertos. Las arenas brillantes, los fox fire y el fuego de San Elmo también son comunes en esa región, dijo.

Seay avistó el primer “platillo” poco después de oscurecer la noche del viernes, y primero creyó que era alguna forma de fuegos artificiales. Él los describió como alrededor del tamaño de un plato de comida y dijo que volaba erráticamente. Arena, cayendo del objeto, lo golpeó y asustó a un hato de ganado en su granja. El objeto estaba volando hacia el Noreste alrededor de unos 300 pies, dijo. Otros dos también fueron avistados, pero estaban considerablemente más altos.

La noche del sábado, otros tres “platillos” cruzaron la granja de Seay, pero estaban mucho más alto que en la noche previa. Todos se movían en la misma dirección, viajando con el viento a una velocidad baja.

Un segundo artículo dice:

NorthwestArkansasTimes-Fayetteville-Arkansas-7-7-1947fExplicación del misterio aún por encontrar[2]

San Francisco, Julio 7, (UP) – De un extremo al otro del país, hoy se añadieron al misterio que ha asombrado a la nación desde el 25 de junio, nuevos informes de los “latillos voladores” en forma de disco volando a través de los cielos.

No hay una explicación satisfactoria para el fenómeno. Los platillos fueron informados vistos por primera vez en el estado de Washington el 25 de junio. Entonces personas en otros estados el Oeste dijeron que ellos los habían visto. El pico llegó en las fiestas del 4 de julio, cuando por primera vez fueron informados vistos al Este del Mississippi.

La última tabulación mostraba que los objetos misteriosos habían sido informados vistos en 38 estados, el Distrito de Columbia y en Canadá. Ayer fueron informados haber sido vistos en más de una docena de estados y en el Suroeste de Ontario.

Una patrulla aérea de la Guardia Nacional de Oregón informó que había fallado en avistar uno de los objetos. La Guardia planeó enviar un avión hoy para observar cerca de St. Maries, Idaho, donde una mujer dijo que 10 personas vieron ocho de los discos desaparecer en el bosque el 3 de julio.

La mayoría de los observadores usualmente concuerdan que los objetos eran redondos u ovales. Las estimaciones de su tamaño han ido de una casa de cinco habitaciones o más grande que un aeroplano a una descripción de “una bola plateada de seis pulgadas de diámetro”.

NorthwestArkansasTimes-Fayetteville-Arkansas-7-7-1947dEl Ejército, la Marina y la Comisión de Energía Atómica todos negaron cualquier conexión con el misterio. El vocero de las Fuerzas Aéreas del Ejército en Washington dijo que las AAF habían estado revisando los informes, pero que “todavía no tenemos la más ligera idea de lo que puedan ser”.

Algunos científicos sugirieron que los reflejos de luz, tales como los de las aeronaves, pueden dar cuenta de los objetos brillantes que han sido informados. En algunos casos, los observadores han insistido que los “platillos” han estado acompañados de sonido.

El General Carl Spaatz, comandante de las Fuerzas Aéreas del Ejército, en el Pacífico Noroeste, en un viaje de pesca dijo que él no sabía nada sobre los objetos misteriosos o de ningún plan de usar aviones de la AAF para buscarlos.

En Bozeman, Mont., Casey Baird, piloto de un P-38, un avión de seguimiento trabajando para la United States Geodetic Survey, informó que él había sido forzado a evadir un grupo de discos voladores y que su fotógrafo trató de obtener una fotografía.

Cita leyes de la vista

En Nueva York, Howard W. Blakeslee, editor de ciencia de Associated Press, dijo “mucho de lo que ha sido descrito sobre los platillos voladores puede ser explicado por ciertas leyes de la vista.

“Todos los objetos aparecen redondos o casi redondos a cualquier distancia que esté cercana al límite de qué tan lejos pueda ver una persona. Si los objetos son vistos por luz reflejada, como lo informan la mayor parte de los casos, ellos ciertamente deben ser redondos y si los reflejos son de la luz solar entonces los tamaños informados son los que podría esperarse de reflejos de luz distantes.

“Las descripciones de virtualmente todos los platillos como redondo y planos concuerdan exactamente con los trucos que juegan los ojos. Estos trucos varían con las diferencias en el clima y luminosidad.

“Yo he visto platillos voladores sobre Long Island Sound cerca de mi casa no solo este año sino en años anteriores”.

Finalmente el pie de foto en medio de estos dos artículos dice:

Realmente nadie ha visto el avistamiento de arriba. Pero el fotógrafo sobrepuso algunos platillos con alas en una fotografía aérea del centro de Fayetteville para mostrar cómo se podrían ver los “platillos voladores” sobre la ciudad.

NorthwestArkansasTimes-Fayetteville-Arkansas-7-7-1947eEn la página 6 de esa misma edición del Northwest Arkansas Times encontramos la fotografía de Frank Ryman.


[1] Anonimo, “Flying Saucers” Sighted Near City, Appear All Over Nation, Northwest Arkansas Times, Fayetteville, Arkansas, July 7, 1947.

[2] Anonimo, Explanation of Mystery Yet To Be Found, Northwest Arkansas Times, Fayetteville, Arkansas, July 7, 1947.

Oliendo un misterio

OLIENDO UN MISTERIO

13.2.17

Peter Rogerson

TheBrimstoneDeceitJoshua Cutchin. The Brimstone Deceit: An In-Depth Examination of Supernatural Scents, Otherworldly Odors and Monstrous Miasmas. Anomalist Books, 2016.

Este libro podría haber sido titulado o subtitulado “Por su nariz usted los conocerá” y, si bien ha habido numerosos libros sobre lugares sobrenaturales y sonidos este es casi seguro el primero en olores sobrenaturales. Cutchin observa que extraños olores están asociados con una variedad de experiencias anómalas, y aquí se concentra en cuentos de ovnis, fantasmas y Bigfoot. Mientras que documenta una gran variedad de apestosos, pueden caer en dos categorías, escenas agradables como perfume o flores o quizás incluso el olor del pescado y las virutas, y los olores fundamentalmente desagradables, que a menudo ofrecen azufre y sus productos, sulfuro de hidrógeno y dióxido de azufre.

Los fantasmas pueden oler a muerte y a decadencia, los ovnis pueden estar asociados con olores de azufre, ozono y varios químicos y Bigfoot tiene una tendencia a apestar el lugar.

Cutchin dedica mucho espacio a la química detrás de tales olores y qué procesos inorgánicos y orgánicos pueden producirlos. No me siento seguro de discutir mucho de eso. Estoy más interesado en lo que estos olores simbolizan, que parecen ser una especie de taquigrafía que le dice algo acerca de la naturaleza de lo que se supone que se trata. Los santos o sus cuerpos pueden exudar olores dulces como símbolos de su santidad, los ovnis pueden exudar olores químicos como símbolos de su tecnología y los hedores de Bigfoot son símbolos de su animalidad.

Tal vez el tema unificador es el del azufre, que Cutchin señala es a la vez un veneno, especialmente en su forma compuesta, y es esencial para la vida y se puede utilizar en la curación. No saca algo que creo que es crucial aquí, el azufre es un producto del vulcanismo, incluso hoy en día hay mineros de azufre que arriesgan sus vidas obteniendo la materia de los cráteres volcánicos humeantes.

Los volcanes son ejemplos de la naturaleza en su estado más salvaje y más indomable. Son masivamente destructivos y, sin embargo, después de la erupción, dejan un terreno extremadamente fértil, por lo que los humanos se han instalado a su alrededor a pesar del peligro. Los seres humanos deben haber notado esto desde tiempos muy tempranos y los volcanes bien podrían haber sido los primeros objetos de adoración como fuerzas primas de creación y destrucción. Las montañas volcánicas se elevan hasta los cielos y descienden hasta las profundidades y por lo tanto son lugares donde el inframundo, la tierra media y el mundo superior de los dioses se encuentran y hay pasajes entre ellos.

En la mitología cristiana los volcanes adquirieron un carácter más demoníaco, son sus lagunas hirvientes de lava lo que da lugar a la idea de que el infierno es un lugar de intenso e incesante calor. El azufre, asociado con los volcanes, se convierte en el símbolo de las profundidades crónicas y de la transformación incesante.

El ozono se asocia con el rayo, otro ejemplo de la naturaleza en su estado más salvaje, un portador de fuegos salvajes que son de nuevo agentes de muerte y fertilidad y por lo tanto de transformación.

El mal olor de Bigfoot marca su animalidad y su antítesis a la sociedad humana educada. Es una criatura del desierto y naturaleza salvaje. El olor a la decadencia asociado con algunos fantasmas se remonta a tiempos en los que los fantasmas eran considerados no como los fantasmas etéreos de hoy, sino como cadáveres deshuesados, muy físicos y podridos. La corrupción y la decadencia son medios por los cuales un cuerpo humano abandona el mundo del hábitat y la cultura y entra en el desierto de la naturaleza cruda. Es otro ejemplo de transformación.

Por lo tanto, los olores sobrenaturales documentados aquí podrían ser asignados a dos categorías, los olores fantasmales de perfume, de la cocina (otro ejemplo de transformación), etc. son símbolos de recuerdos persistentes de un hábitat “hogareño” anterior. Los malos olores son simbólicos de algo que viene de fuera del hábitat humano.

Estos intrusos pueden parecer superficialmente algo del hábitat, bigfoot camina como y vagamente se parece a un ser humano, pero su hirsutismo y los olores animales dicen que no es nada de eso, los ovnis pueden parecerse a los productos de la tecnología y la cultura extraterrestre), pero los olores extraños como su comportamiento evasivo sugieren que son algo completamente distinto. Sospecho que esto podría ser lo que Cutchin está sugiriendo con sus alusiones alquímicas en el capítulo final, pero ese es un tema en el que no tengo experiencia suficiente para discutir.

Si es posible que no quiera inspirarse en este tipo de reflexiones filosóficas de este libro, puede leerse igualmente como una fuente de experiencias humanas extraordinarias o del folclore moderno. Ciertamente, representa un enorme esfuerzo en la recopilación de material y sin duda será referido por personas con puntos de vista muy diferentes.

http://pelicanist.blogspot.mx/2017/02/sniffing-out-mystery.html

Una explicación científica de la ignorancia ufológica

Una explicación científica de la ignorancia ufológica

23 de febrero de 2017

Rich Reynolds

NewYorker2-22-17El New Yorker actual [2/27/2017], representado aquí, tiene un artículo de Elizabeth Kolbert, That’s What You Think, Page 66 ff.

La pieza aclara “por qué la razón y la evidencia no cambiarán nuestras mentes”.

La reportera Kolbert proporciona una serie de experimentos (psicológicos y de otro tipo) que demuestran (confirman) por qué las personas razonables parecen a menudo totalmente irracionales.

Se cita el “sesgo de confirmación”: “la tendencia de las personas a aceptar información que apoya sus creencias y rechaza la información que las contradice”. [Página 68]

Kolbert escribe: “Si la razón está diseñada para generar juicios sólidos, entonces es difícil concebir un defecto de diseño más serio que un sesgo de confirmación”. [Ibid]

El principal argumento expresado por la Sra. Kolbert, con los libros referenciados para apoyar el argumento, es que los seres humanos han evolucionado a desechar la razón en deferencia a esto:

“La razón se desarrolló no para permitirnos resolver problemas abstractos, lógicos o incluso para ayudarnos a sacar conclusiones de datos desconocidos; Sino que se desarrolló para resolver los problemas planteados por vivir en grupos colaborativos”. [Ibid]

“La gente cree que ellos saben mucho más de lo que realmente saben. Lo que nos permite persistir en [una] creencia es la otra gente”. [Página 70]

“Por regla general, los sentimientos fuertes sobre los temas no surgen de la comprensión profunda”. [Ibid]

Un libro escrito por Jack y Sara Gorman ofrece este escrito de Kolbert:

“[Los Gormans] citan la investigación que sugiere que la gente experimenta placer genuino – una oleada de dopamina – al procesar información que apoya sus creencias. ‘Se siente bien aferrarse a nuestras armas, incluso si estamos equivocados’” [Página 71]

“Proveer a la gente con información precisa no parece ayudar; simplemente la descartan”. [Ibid]

Proporciono este relato diluido para apoyar mi punto de vista, y el de algunos de ustedes, que ofrece una comprensión de por qué y cómo algunos proponentes de UFO ETH operan y piensan (o no, según sea el caso).

Usted puede encontrar el artículo en línea creo.

Extraje la inclinación política y los ejemplos detallados sobre varios aspectos de la sociedad que hacen el punto. La Sra. Kolbert sugiere para llegar a mi punto:

Que los aficionados a los ovnis y los ufólogos de núcleo duro son rejuvenecidos por sus compañeros iguales y ha sido perjudicial para la investigación de ovnis.

También va al corazón de la discusión aquí sobre la difícil situación de Kevin Randle con los no pensadores y los habitués de Roswell.

El tema ovni está lleno de ignorancia y no pensar; todos sabemos eso.

La astuta pieza del New Yorker de la Sra. Kolbert explica por qué eso es así,

http://ufocon.blogspot.mx/2017/02/a-scientific-explanation-for-ufological.html