Bola de Corrientes

En el título no me refiero a los ufólogos (¿o sí?); en realidad me ocupo de la esfera que cayó en la ciudad argentina de Corrientes.

El martes 20 de enero del 2004, como a las 10 de la mañana, los residentes de la Colonia Pando, en el departamento de San Roque, 150 kilómetros al sur de la ciudad de Corrientes, Argentina, escucharon una explosión. Estaba lloviendo por lo que muchos pensaron que se trataba de algún trueno. Al parecer sólo Miguel Benítez, un niño de entre 11 y 12 años, fue testigo de la caída.

“Yo estaba en mi casa cuando escuché una explosión que me asustó. El ruido era parecido al mal tiempo. Entonces salí a mirar. Divisé algo que no se veía bien porque estaba nublado. Primero era chiquitito, pero después se hizo grande. Vi cómo venía cayendo esa cosa redonda y que largaba mucho humo. Me asusté porque pensé que a lo mejor caía sobre mi casa y me escondí”.

“No pudimos salir a mirar rápido porque estaba lloviendo, pero cuando al rato vino mi papá de trabajar le contamos y se fue a avisarle a los vecinos para que vengan a ver, y después nos fuimos todos a mirar”.

José Abel Alegre, periodista de Radio Sudamericana de Corrientes, estuvo en el lugar, 3 kilómetros campo adentro del camino más cercano, y habló con la familia Benítez, y cuenta de esta manera su entrevista:

Felisa, la mujer, contó que esto pasó el martes a las 10 de la mañana. Escucharon dos estruendos que movieron la tierra (por eso seguían buscando un segundo elemento) y vieron un objeto que venía largando fuego. Pasó por arriba de la casa y fue a parar a 400 metros de ahí”.

La mujer y sus cuatro chicos se asustaron y se encerraron en la casa.

“Al rato largo, unas tres horas después, llegó Roberto Benítez, que había ido a buscar los animales, y encontró el objeto”.

– ¿Quién dejó eso ahí? -preguntó Benítez a su familia.

– No, papá -contestó Darío, uno de los chicos-. Eso cayó del cielo.

El objeto fue a caer en la estancia de Ramón Tomás “Tito” Bolo, ubicada zona conocida como “El Rosado”, de la Segunda Sección de Gustavino, a unos 20 kilómetros de la Colonia Pando. La esfera impactó a unos 300 metros de la casa de la familia Benítez, y a unos 800 metros del río Santa Lucía, en un lugar de difícil acceso.

Los integrantes de la familia Benítez, caseros del campo, fueron algunos de los testigos de la llegada del objeto. José Benítez, cuidador de la estancia de “Tito”, dijo haber escuchado el ruido, parecido a un trueno primero y luego emitiendo un sonido metálico similar al que produce un golpe en un tambor vacío. La tierra tembló bajo sus pies.

Los periodistas de El Clarín entrevistaron a Melina Álvarez, 27 años, “coloniera”, contó:

“Esa mañana estaba soleado como para llover. Sentimos como un trueno. Pero también pensamos que pudo haber sido una explosión lejana. Recién ayer a la mañana nos enteramos de lo que pasó”.

En toda la colonia viven unas 2.000 personas. En el área urbana, de unas pocas manzanas, ni siquiera la policía tiene teléfono: el único servicio disponible es un semipúblico. Como continuaba la fuerte lluvia, Roberto Benítez tuvo que esperar hasta las 18 horas para salir a la ruta y avisarle a las autoridades y a los bomberos voluntarios de San Roque. La Policía correntina se enteró a las 10 de la noche.

Los primeros bomberos llegaron al lugar la madrugada del día siguiente, dirigidos por el jefe de bomberos de la zona, Adolfo Soler, tras lo cual pusieron en conocimiento de las autoridades provinciales sobre el hecho.

A primera hora de la mañana del 22 de enero el grupo de bomberos de la Brigada de Riesgos Químicos –a cargo del subcomisario Félix Cemborain– llegaron al lugar para tomar contacto con el objeto, pero además para buscar muestras para su posterior análisis.

En el lugar los expertos levantaron muestras tanto de la pieza como del suelo donde había caído donde quedó -como toda señal- una especie de círculo de pasto quemado. Los efectivos de la Brigada de Riesgos Químicos decidieron trasladar el objeto hasta la subcomisaría de Colonia Pando para que permaneciera custodiada.

“Se tomó esta decisión porque el objeto no tenía a simple vistas marcas, señas ni sellos que indicaran que estaba compuesto por algún tipo de elemento radiactivo como tampoco sería tóxico, además consideramos que estaría mejor resguardado en la subcomisaría”.

Los vecinos “Peto” Benítez, los Ríos, Juana Monzón, Dominga Ibarra y Claudia, Karina y Rocío Maidana contaron tanto a los periodistas como a los bomberos, policías y demás que llegaban hasta el campo de “Tito” Bolo para saber lo que había pasado.

UNA ESFERA METÁLICA

Luego, en una improvisada rueda de prensa realizada en la comisaría departamental, Cemborain daría los primeros resultados de su investigación:

“Es una especie de esfera que tiene 3,90 metros de diámetros, 1,40 de alto, una sola boca que mide 70 centímetros y adentro tiene unas válvulas; no dejó un cráter porque es liviano, es un cilindro que pesa 40 kilos y posee signos claros de combustión”.

Desde un primer momento, los vecinos se habían acercado y -por lógica curiosidad- comenzaron a revisar y a tocar el objeto, más allá de que al parecer no revestía peligrosidad para sus vidas.

“Incluso –dijo Cemborain- nos enteramos que los chicos se habían metido adentro del cilindro y lo hacían rodar de un lado para otro, por lo que tal vez lo mejor fue llevarlo a un lugar donde estuviese a resguardo”.

Según el Ministro de Gobierno de la provincia, Jorge Barrionuevo, el aparato dejó en el lugar un hueco de algunos centímetros y el pasto quemado alrededor. El Ministro dijo que el objeto fue removido del lugar donde cayó y colocado bajo custodia de fuerzas de seguridad hasta tanto sea identificado por especialistas del ministerio de Seguridad de la Nación o de la Fuerza Aérea Argentina.

“Tenía un fuerte olor a combustible, en sus laterales posee la inscripción “Made in Italia” y un número: 06037-501 (F). Es de chapa muy liviana, ya que no alcanza a pesar unos 30 kilos”.

Otras versiones indican que el número grabado era “060 – 370 – 501- F”, “060370-501(F)” o “A 41-8 1060370501-S”. En cuanto a los otros códigos las versiones son mas vagas y confusas ya que la -S se leería como -F o -7. También se dijo que se podían leer las letras “ITI” o “IN I”.

El Subsecretario de Seguridad de Corrientes, Manuel Aguirre, manifestó que el objeto tiene una inscripción en letras y números “A 41-8 1060370501-S”. Y concluyó que:

“Si tiene esa identificación, alguien lo estaba usando, y no es algo extraño a los terrestres”.

El Subsecretario indicó que se tomó conocimiento de la caída del objeto el mismo 21 a las 21:55.

“En ese momento nos llegó una información del jefe de la Regional de la zona, manifestándonos que había caído un objeto no identificado”.

Añadió que de inmediato se tomaron las medidas del caso, disponiendo que fuera hasta el lugar un equipo especializado en productos químicos, ya que “aparentemente se había desprendido un producto químico del envase o del objeto que había caído”.

A partir de ese momento se desató la vorágine de conjeturas e hipótesis sobre qué era en realidad ese objeto no identificado. Desde que era un pedazo de avión, un OVNI, hasta que despedía algún tipo de líquido, todo era posible.

Los ufólogos también hicieron su aparición. Las señoras Silvia y Andrea Pérez Simondini, del grupo Visión OVNI, apoyaron la hipótesis de que el objeto era de procedencia italiana:

“Sres. directores Corrientes Noticias: De nuestra mayor consideración Tenemos el agrado de dirigirnos a ustedes para poner a disposición de ustedes los conocimientos que nuestra organización (visión Ovni) ha adquirido a lo largo de los años en virtud del estudio de los sucesos de Victoria Entre Ríos. Allí hemos investigado un objeto caído en la localidad de Montoya, del cual poseemos una parte y tenemos la posibilidad de comentarles que el objeto caído en La región es de procedencia efectivamente Italiana, de una empresa Lazio media, cuyo director es el reconocido científico Arnaldo Valenzuela (argentino radicado hace años en Italia y consultor de la nasa en proyectos espaciales). Creemos que en la zona se desarrollan investigaciones vinculadas con las corrientes electromagnéticas con prácticas de bombardeo de bario en la alta atmósfera. Tenemos un equipo en victoria en este momento, a cargo de Silvia Pérez Simondini, que pueden contactarla únicamente por esta vía y en Buenos Aires, con quien escribe Andrea Pérez Simondini al teléfono xyz Quedamos a vuestra disposición Atte. Andrea Pérez Simondini webs.sinectis.com.ar/rdva”

El coordinador de prensa del Gobierno de Corrientes, Óscar Nicliz, indicó a un grupo de periodistas que el lugar donde se detectó el objeto se encuentra acordonado.

“En el lugar donde cayeron los restos el césped estaba quemado y había una especie de aceite”.

CONFUSIÓN Y CONJETURAS

Pero parece que muchas de estas noticias eran simples conjeturas. Incluso no se llega a un acuerdo en cuanto a las dimensiones y características del objeto. Se dijo que medía 3.60 metros de diámetro por 1.60 de altura; otros mencionaron 3.30 por 1.60. Que tenía una abertura de 70 centímetros o de 60. Que pesaba 30 kilos o 40. Que el lugar del impacto presentaba quemaduras en el pasto (un círculo de un metro y otros manchones varios metros de distancia). Y que el aparato despedía un líquido amarillento.

Sobre este último punto el que escribe sugirió que pudiera tratarse de algún combustible, mismo que hubiera quemado el lugar del impacto. Pero como bien señaló el investigador catalán Manuel Borraz, un objeto de este tipo, cruzando la atmósfera hasta llegar a tierra difícilmente podría contener restos de combustible.

“Así que una posibilidad alternativa sería la de que el líquido que escapaba del objeto, según algunas versiones, fuera quizás agua “teñida” al entrar en contacto con el mismo. Lo apunto como una mera posibilidad”.

Considero que esta es la respuesta más apropiada. El agua de la lluvia, al entrar en contacto con la esfera que se encontraba a alta temperatura, contribuyó a enfriarla, tiñéndose de algún subproducto generado por las altas temperaturas.

Coincidentemente sobre el asunto del líquido amarillento, el director ejecutivo de la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales (CONAE), Conrado Varotto, precisó que, “por la temperatura que tuvo que soportar ese artefacto”, se descarta que “aún tenga restos de combustible, por lo que llama aún más la atención como llegó hasta el suelo”.

Manuel continuaba:

“Por asociación de ideas, un “depósito” agujereado algo debía perder. Y “una bola que venía por el cielo largando fuego”, “un bulto oscuro y humeante” que se precipitaba a tierra, algo debía quemar”.

Tampoco existe consenso en cuanto al grabado que aparece en la esfera. Esto es debido a que sobre su superficie quemada puede leerse con dificultad una marca o un número. La primera versión indicaba que se leía “Made in Italy” o “ITI” o “IN I”. Esto llevó a las autoridades argentinas a comunicarse con la Embajada italiana, pero ahí desconocían del asunto. Luego, el comodoro Jorge Retta, jefe de prensa de la Fuerza Aérea Argentina, informó que se trató de una información incorrecta.

Retta explicó que “hubo una apreciación equivocada” de las fuerzas policiales y los bomberos que llegaron primero al lugar.

“Nuestra gente que viajó al lugar donde cayó el satélite no ha encontrado ninguna identificación, pues la parte donde podría haber algún código, algún indicio sobre el origen, está chamuscada y no se lee nada con claridad”.

“Adjudicar el origen a Italia ha sido una equivocación de la Policía, que llegó primero”.

La versión de una fuente italiana para esta esfera quedó enterrada al identificar su verdadero origen: la tercera etapa de un cohete Delta II. Ningún contratista italiano participo en el programa Delta-II.

El objeto fue trasladado hacia la Capital provincial y luego a Buenos Aires para ser estudiado.

SE IDENTIFICA EL OBJETO

Pero ya el mismo 21 se había identificado el objeto. La CONAE emitió un comunicado que decía:

COMISION NACIONAL DE ACTIVIDADES ESPACIALES

Comunicado de prensa

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales comunica que acorde a la información recabada, el objeto que cayo en el municipio de San Roque, Provincia de Corrientes, seria parte de la tercera etapa de propulsión de un cohete lanzador Delta 2, utilizado para colocar en orbita el satélite GPS Navstar 35, lanzado desde Cabo Cañaveral, Estado de Florida, el 26 de octubre de 1993.

Si bien la trayectoria final de reentrada a la atmósfera de la etapa de propulsión mencionada pasaba por la zona del litoral argentino (información provista por el Orbital Information Group de NASA), ha sido necesario conocer con mayor precisión la hora de caída, a fin de determinar con certeza que el objeto podría ser el indicado.

Independientemente de ello, los técnicos de la CONAE y de otros entes del Sistema Federal de Emergencias están trabajando en el sitio, a fin de efectuar los análisis técnicos correspondientes.

Buenos aires, 21 de enero de 2004, 20,30 hs

Efectivamente, se trataba de la tercera etapa de propulsión de un cohete lanzador Delta II, modelo 7925, utilizado para colocar en orbita al satélite GPS Navstar 35, lanzado desde Cabo Cañaveral, estado de Florida, el 26 de octubre de 1993. La caída coincide aproximadamente en el lugar, en la fecha y hora predicha para la reentrada (12 horas UT del 20/01/04), y en el tamaño (2.3*1.2 m) y forma de la etapa 3 (PAM-D).

APÉNDICE

El investigador Luis Augusto Reggiardo, proporciona los siguientes datos que corroboran lo dicho:

OBJETO RECUPERADO:

[Población: 18.000

Coordenadas aprox. de impacto: 28° 36′ 37″ S – 58° 34′ 49″ O

Hora de impacto: 20.01.2004 11:40UTC / 12:40 UTC / 13:30 UTC [Difieren versiones]

El objeto que se encontró es solamente la carcaza del motor de la 3era fase de un cohete Delta-II 7925 (pero sin el). Esta carcaza que es muy dura pero liviana (hecha de Titanio) se encontraba originalmente dentro de un modulo llamado PAM-D que es la 3er fase del Cohete Delta II, cuya misión fue poner en orbita un satélite del sistema GPS en 1993.

Finalizo su misión (quemando todo su combustible) y quedo orbitando alrededor de la Tierra desde 1993, durante 11 años sin ningún uso práctico, formando parte de la “chatarra espacial”. La madrugada del 20 de enero reingresó ferozmente a la Tierra

COHETE AL QUE PERTENECE EL OBJETO RECUPERADO:

Tipo: DELTA-II MLV (Medium Launch Vehicle) de 3 etapas e inyector largo.

Numero: 7925

Código NORAD: 22877

Fabricante: McDonnell Douglas Astronautics Corp. en Huntington Beach, CA. y Boeing Corp. en Canoga Park, CO

Numero de serie: 223

Fairing: 9.5 pies

Masa: 1882 T

Carga máx.: 1869T

Peso bruto de despegue: 230,88T

Peso bruto de combustible: 194,73T

Largo total: 39,38mt

Máx. diámetro: 4,60mt

Sobre el modelo:

Operacional del 26.11.1990 al 10.06.2003

50 Vuelos orbitales.

MISION DEL COHETE: Poner en orbita el satélite NAVSTAR-34 (GPS)

Lanzamiento: 26.10.1993 – 17:04 UTC; Estación LC 17B de Base de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, Florida, USA

Puesta en orbita del satélite: 28.10.1993

SATELITE NAVSTAR-34:

Satélite: GPS Navstar 34 – Block IIA-23, PRN-04

Fabricante: Rockwell Space Systems

Cliente: Departamento de Defensa de USA (DOD)

Nombre NORAD: NAVSTAR 35 R/B (PAM-D)

Código NORAD: 22879

Designación Internacional: 1993 068C

Entrada en operaciones: 22.11.1993

Masa: 1665kg

Tiempo de vida: +7.5 años

Orbita de la misión: MEO / 20.200 km (10, 900 nmi)

Slot orbital: D4

Reloj atómico en uso: 2 de Rubidio (Rb)

Capacidad: SA (Selective Availabity) y A-S (Anti-spoof), sensor de detonaciones nucleares.

Señales de navegación: 2 en banda L (1575.42 MHz (L1) y 1227.60 MHz (L2))

Estado: ACTIVO [Fuera de uso entre el 21.01.2004 19:00 UTC al 22.01.2004 07:00 UTC por mantenimiento de relocación.]

Etapa 3 – PAM-D (Payload Assist Module – Delta Model / Modulo de Asistencia de la Carga Útil – Modelo Delta)

Modelo: Star 48B

Fabricante: Thiokol

Largo: 2,03mt

diámetro: 2,44mt

Masa: 2144kg

Masa vacío: 114kg

Motor (dentro del PAM-D):

Modelo: TE-M-711-18 [Código] – Star 48B

Fabricante: Thiokol

diámetro: 1,245mt

Largo: 2,032mt

Masa: 2.140,5 Kg.

Cámaras: 1

Tiempo de quemado: 84,5s

Peso combustible: 2011kg

Cobertura (carcaza, tanque combustible): Aleación de Titanio Ti-6Al-4V (Titanio-6Aluminio-4Vanadio)

Combustible: Sólido TP-H-3340

Composición Combustible:

Perclorato de Amonio (AP) – 71%

Aluminio (AL) – 18%

HTPB Binder (HTPB)- 11%

Tobera: Semi-sumergida con cono de carbono-fenólico (es lo que le falta al objeto recuperado, se encontraría en la abertura, pero se perdió en el reingreso)

Sobre el modelo:

Primer vuelo: 1982

Ultimo vuelo: 1999

Numero de vuelos: 97

Usado también en: Black Colt, Conestoga, Delta 6925, Delta IV Small

FABRICANTE DEL MODULO PAM-D Y MOTOR STAR 48B:

ATK Thiokol propulsión (Contratista del sector aeroespacial y de defensa de USA)

Tel: 435-863-3511, 952-351-3000. Fax: 952-351-3009

Brigham City, UT 84302-0707

Una investigación final del caso de los ovnis boludos podría comprender: un análisis de los reportes ovni archivados en las asociaciones ufológicas, ocurridos en las fechas de reentrada de chatarra espacial. Un buen punto de partida son las fechas señaladas en esta serie de artículos. ¿Querría alguien acompañarme y ayudarme a hacer este análisis comparativo?

Originalmente no se podía ver claramente las cifras grabadas sobre la esfera. Luego de tratamiento con ácidos se encontró que una de las cifras era 1060370-501 (F)

REFERENCIAS

Anónimo, Aguardan a expertos de CONAE para analizar los restos del satélite, Corrientes, página en Internet, http://www.eltribuno.com.ar/2004/portada/20040122_111257.php

Anónimo, Argentina: 70 kilos de chatarra espacial caen en la provincia de Corrientes, página en Internet, http://www.plus.es/codigo/noticias/ficha_noticia.asp?id=334975

Anónimo, Aseguran que la NASA sabía que el objeto iba a caer en la Argentina, 22 de enero, página en Internet, http://www.corrientesnoticias.com.ar/article.php?sid=8211

Anónimo, Cae fragmento de un satélite en la Argentina,
Buenos Aires, 21 de enero del 2004, ANSA, página en Internet, http://www.abc.com.py/articulos.php?fec=2004-01-22&pid=90468&sec=12

Anónimo, Cayó un meteorito en Corrientes, Agencia DYN, página en Internet, http://www.losandes.com.ar/2004/0121/UM/nota167910_1.htm

Anónimo, Cayó un trozo incendiado de satélite sobre un campo correntino. El ataque de la chatarra espacial, página en Internet, http://www.pagina12web.com.ar/diario/sociedad/3-30635.html

Anónimo, Chatarra espacial y meteoritos perturban los cielos, 22 de enero del 2004, página en Internet, http://cultura.terra.es/cac/articulo/html/cac2612.htm

Anónimo, Chatarra espacial: Sería parte de un cohete lanzado desde los Estados Unidos en 1993, Corrientes, 22 de enero de 2004, página en Internet, http://www.derf.com.ar/despachos.asp?cod_des=4196

Anónimo, Científicos estudian pieza caída en campo correntino, página en Internet, http://www.elindependiente.com.ar/noticias_v.asp?9475

Anónimo, Conmoción causa caída de chatarra espacial en Argentina, página en Internet, http://noticias.123.cl/entel123/html/Centro_de_Noticias/Noticias/Latinoamerica/153247.html

Anónimo, Conmociona en Corrientes la caída de un objeto del cielo, página en Internet, http://www.lagaceta.com.ar/vernota.asp?id_seccion=8&seccion=&id_nota=64379

Anónimo, Defensa Civil recorrió el lugar donde cayó parte de un satélite, San Roque, página en Internet, http://www.planetacorrientes.com.ar/noticias/noticia.php?idnoti=805&tema=3

Anónimo, El objeto cilíndrico caído desde el cielo en Corrientes era parte de un satélite Italiano, página en Internet, http://www.laautenticadefensa.com.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=11524

Anónimo, El objeto que cayó en Corrientes sería parte de un cohete, página en Internet, http://old.clarin.com/diario/2004/01/21/um/m-695336.htm

Anónimo, El objeto que cayó en Corrientes, Argentina, sería parte de un satélite, 23 de enero del 2004, página en Internet, http://axxon.com.ar/not/134/c-1340083.htm

Anónimo, Elemento que cayó sobre suelo argentino era parte de un cohete, página en Internet, http://www.terra.cl/noticias/noticias.cfm?id_reg=343656&id_cat=1167

Anónimo, Incidente espacial: serían los restos de un satélite italiano, 22 de enero del 2004, página en Internet, http://www.corrientesnoticias.com.ar/article.php?sid=8208

Anónimo, Incidente espacial: serían los restos de un satélite italiano, 22 de enero del 2004, página en Internet, http://www.corrientesnoticias.com.ar/comments.php?op=Reply&pid=0&sid=8208

Anónimo, La chatarra espacial caída en Corrientes no tiene radiación, página en Internet, http://www.cadena3.com.ar/noticias_ampliada.asp?mas=40645

Anónimo, La Fuerza Aérea investiga la caída de un objeto no identificado al norte de Argentina, Buenos Aires, 21 de enero del 2004, Europa Press, página en Internet, http://www.europapress.es/europa2003/noticia.aspx?cod=20040121194410&tabID=1&ch=102

Anónimo, La hipótesis del cohete, avalada por especialistas, página en Internet, http://old.clarin.com/diario/2004/01/21/um/m-695531.htm

Anónimo, Parte de cohete lanzado en 1993 cayó en Argentina, página en Internet, http://www.24horas.cl/detalle.asp?IDCont=116070&IDSec=0

Anónimo, Rumores sobre OVNIS en la localidad de Colonia Pando, página en Internet, http://www.surenio.com.ar/index.php?s=ARligwdw%7C%7Cdiarios/veo%7CWWW24xqq7ufy3lgre

Anónimo, Sorpresa en Corrientes, página en Internet, http://www.diariohoy.net/v5/verNoticia.phtml/html/85496/

Anónimo, Tratan de identificar el OVNI que cayó a pocos kilómetros de San Roque, 21 de enero del 2004, http://www.corrientesnoticias.com.ar/article.php?sid=8206

Baig José, Argentina: el “OVNI” era un satélite, BBC Mundo, Argentina, página en Internet, http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_3421000/3421709.stm

Comunicado de la CONAE, página en Internet, http://www.eccentrix.com/members/argreentry3/prensa.htm

Corrientes

Duarte Andrés, Objeto caído en Argentina estaría identificado, CIFAE Chile, página en Internet, http://www.ovniaventura.com/objearg.htm

Nota en Internet, http://www.diariohoy.net/v5/verNoticia.phtml/html/85583/

Nota en La Prensa, Año 4 – Número 1247, 23 de Enero de 2004, página en Internet, http://www.laprensa.com.ar/secciones/nota.asp?ed=1252&tp=11&no=41395

Página en Internet, http://www.skyrocket.de/space/index_frame.htm?http://www.skyrocket.de/space/doc_stage/pam-d.htm

Reggiardo Luis Augusto, Caso “San Roque” – Reingreso de carcaza de motor Star 48B de PAM-D de Delta II 7925, página en Internet, http://www.reentry.tk/

El Yeti en Disney World

Disney World exhibe una fotografía de un hombre de la localidad que se supone es la mano del yeti

Por Tavia Green

The Eagle-Gazette

LANCASTER – El criptozoólogo Marc E.W. Miller y cuatro de sus colegas salieron de Ohio rumbo a Nepal y la frontera del Tíbet en febrero de 1986 para buscar evidencia del yeti -comúnmente conocido como el abominable hombre de las nieves o el Bigfoot.

Cuando Miller, nativo de Lancaster, partió a su gran aventura hace 22 años, nunca se imaginó que tendría en sus manos lo que se cree es el cuero cabelludo de un yeti, recibió probables muestras del pelo de un yeti y tomó una foto de lo qué se cree es una mano del yeti.

“Encontrar algo es inexplicable”, dijo Miller. “Es como se siente cuando ganas. … Es esa aventura y excitación”.

Un criptozoólogo es un investigador que estudia las criaturas que no se han demostrado que existan.

La foto de Miller que maneja el caso de la mano del yeti se exhibe ahora para la gente de todo el mundo para que la vean mientras gozan de las emociones de la “Expedición Everest” en el Walt Disney World’s Animal Kingdom.

La montaña rusa de la Everest Expedtion para en el museo brevemente durante el paseo.

El paseo se abrió hace dos meses en Buena Vista, Fla., el parque temático de Disney ofrece una descripción real y emocionante de cómo son las montañas del Himalaya -incluyendo un encuentro realista con el yeti.

Pero encontrar la posible evidencia del yeti es sólo el resultado de una de las expediciones de Miller.

Miller, quien ha practicado como neuropsicólogo en Lancaster por más de 20 años, ha viajado por todo el mundo. Él ha explorado las sociedades primitivas en África, buscado animales raros en China y Egipto, soportado varios tipos de climas y de situaciones peligrosas y escribió dos libros acerca de sus aventuras.

Uno de sus hallazgos más estimados es una especie rara de elefante asiático en China.

“Estaba paralizado cuando lo vi”, dijo.

Las fotos y los trofeos de todas sus aventuras cuelgan en las paredes de su oficina de neuropsicología.

Tener un artefacto de una de sus expediciones exhibido en público es algo absolutamente único, piensa Miller. Él planea ir un día a la Florida a ver la atracción del Yeti.

“Soy feliz que he vivido y que visto sociedades más primitiva”, dijo Miller. “He tenido bastantes aventuras”.

http://www.lancastereaglegazette.com/apps/pbcs.dll/article?AID=/20060625/NEWS01/606250302

Esta columna es de otro mundo

Por Len LaCara

Si me hubiera pedido que la semana pasada sugiriera un tema para la columna, los platillos voladores no hubieran estado en la lista.

Con todo aquí estoy, intentando determinar si estamos viviendo al Este de Roswell en lugar de Zanesville.

(Roswell, por supuesto, es la ciudad de New México en donde supuestamente los extraterrestres se estrellaron hace medio siglo).

El Internet es el hogar de toda clase de historias locas, incluyendo alguna sobre nuestra área.

Un grupo que investiga avistamientos de ovnis tiene una descripción de algo que supuestamente sucedió en la presa Dillon en mayo de 1999.

Según la narrativa, que apareció en Internet la semana pasada, dos hermanos y su padre pescaban en la presa cerca de las 10 P.M.

“Repentinamente, justo enfrente de nosotros, sonó como si algo ‘enorme’ saliera del agua”, escribió uno de los testigos presenciales. “Más tarde cuando hablábamos de ello, mi hermano mencionó algo tan grande como una casa, pero más grande ya que era la cosa más grande que él podía pensar. Sonaba como si un portaaviones emergiera del agua. Podías detectarla como se levantaba del agua, pero no podíamos verla. También podías oír el agua caer detrás del objeto, de regreso al lago”.

¿Es esto del conocimiento popular, o soy el último de la fiesta en enterarme? ¿O se está realizando un proyecto de investigación muy importante?

Los que son bastante viejos pueden recordar una famosa investigación de ovnis. El 13 Nov de 1966, el peluquero y astrónomo aficionado Ralph Ditter de Zanesville tomó dos fotografías que muestran claramente un ovni volando en el cielo. La gente se sorprendió y maravilló; la Rand Corp. no. Los investigadores de la Rand probaron que las fotos eran falsas.

Inicialmente el Sr. Ditter no intentaba engañar a ninguna persona; él sólo intentaba cumplir una promesa a su hija de tomar una foto de una nave espacial extraterrestre.

Coshocton tiene sus propios cuentos de ovnis. Según un blog llamado “Coshocton Then, Coshocton Now”, los residentes juran que vieron un plato volador sobre la ciudad durante varias horas en junio de 1954.

En octubre de 1973, la United Press International dijo que pobladores y oficiales de policía reportaron docenas de ovnis de color naranja en Ohio central, “incluyendo una mujer que dijo que tres ovnis la obligaron a sacar su coche fuera del camino”.

Personalmente, nunca he visto un ovni. Creo que no estamos solos en el universo, aunque, siempre me he preguntado cómo reaccionaría a un encuentro extraterrestre auténtico. ¿Serían lógicos, como el Vulcano de “Star Trek”, todo poderosos como Superman o asesinos como los extraterrestres del “Día de la independencia”?

¿O ya hay extraterrestres en nuestro medio? Supongo que están fuera de la sección de tabloides del supermercado.

http://www.zanesvilletimesrecorder.com/apps/pbcs.dll/article?AID=/20060625/OPINION02/606250346

Los ovnis boludos (final)

CONCLUSIONES

Ya en nuestro artículo original de 1996 apuntábamos a que se trataba de restos de naves espaciales fabricadas en la tierra por la Unión Soviética y por los Estados Unidos. Varios de los nuevos casos que hemos reseñado apuntan a esa solución. Incluso recientemente se ha desclasificado un estudio que demuestra esta hipótesis. En mayo de 1972 la Oficina de Impresión del Gobierno de los Estados Unidos, publicó una lista de reentradas de objetos que habían sido estudiados por el Senate Committee on Aeronautical and Space Sciences. Llevaba por título “Convention on International Liability for Damage Caused by Space Objects: Analysis and Background Data”.

Esta lista ha sido actualizada y se encuentra como Summary of Recovered Reentry Debris. El lector la puede encontrar en el Apéndice 1.

Este resumen comprende 54 casos que incluyen tanto esferas como otros restos de satélites y cohetes que han caído a la Tierra. Nosotros apuntábamos en 1996, 27 casos, hoy hemos subido la lista a 154.

En el resumen se puede observar que varios de los casos que reseñamos ya tienen una explicación:

Los autores del resumen advierten que únicamente proporcionan los casos por ellos conocidos. A su lista tendrían que sumar, por lo menos, otros 79 casos que menciono en este artículo. ¡Seguro que existen muchos más!

En julio del 2000 se publicó el número 97 de la revista Contacto OVNI en el que varios ufólogos (entre los que se encontraban Antonio Díaz Altamirano, Rafael Lara Palmeros, Luis Ramírez Reyes y Mario Torres Lujan), retomaba la hipótesis de este autor, misma que había sido objeto de burla cuando se expuso por primera vez en 1996. La razón es que algunos de ellos habían viajado al Centro Espacial Johnson, en Texas, a hacer un reportaje y, mientras tomaban fotografías de las naves espaciales, pudieron observar que muchas de ellas contenían las famosas esferas. ¡Después de todo tenía razón el maldito escéptico de Noguez!

Se calcula que hay de 100 a 200 reentradas de grandes objetos por año. En casi 40 años han caído a la Tierra unas 14,000 toneladas métricas de desechos, esto es entre el 20 y el 30% de la masa de todos los satélites y cohetes que han sido lanzados al espacio. El mayor de ellos fue la estación MIR, de 120 toneladas.

La probabilidad de ser herido por chatarra espacial es de menos de 1 en un billón. La probabilidad de ser alcanzado por un rayo es de 1 en 1.4 millones. La de ser alcanzado por una esfera debe ser todavía menor a 1 en un billón. Sólo se conoce un caso de una vaca, en Cuba, que fue impactada por chatarra espacial en 1960.

En el Apéndice 2 se incluyen varias tablas que resumen los casos aquí presentados. Analizar esos datos puede dar información adicional. Pero hay que aclarar que no se pueden sacar conclusiones, a menos que se esté consciente de que estarán sesgadas. El sesgo proviene de múltiples fuentes. La primera, obvia, es que este autor escogió únicamente los casos de “chatarra espacial” en los que estaban involucradas las esferas y los cilindros. Sólo consideró los restos que no presentaban una forma bien definida, sí estaban relacionados a las caídas de esferas o cilindros.

Una segunda fuente de sesgo es que el autor no lee lenguas como el ruso, suahili, cantonés, etcétera. Quiero decir con lo anterior que sólo la literatura en español e inglés que estuvo a mi disposición, es la fuente de este trabajo. Seguramente deben existir muchísimos otros informes en otras lenguas. Por ejemplo, resulta más que curioso que Rusia (la antigua Unión Soviética), siendo una de las principales fuentes de “chatarra espacial”, y teniendo la mayor extensión territorial, no presente ningún caso en esta lista. Los Estados Unidos aportan 27 casos (el 17.53%). También este dato me sorprende. Supongo que el porcentaje debería ser mayor, por razones similares a las de Rusia. Avanzo dos hipótesis explicativas:

– Los americanos saben de antemano en dónde van a caer estos objetos y tienen algún programa de pronta recuperación, como el que se puso en acción durante el desastre del Columbia, (lo que explicaría varias de las leyendas de OVNIs estrellados en los que se menciona a gente de la NASA o del Ejército).

– Los americanos hacen lo posible por controlar que estos objetos no caigan sobre su territorio. Si lo hace en otros países, es lo de menos.

En cuanto a las fechas de caída tenemos que el 2.04% lo hizo en la década del 50; el 47.62% en los 60; 22.45% en los 70; 4.08% en los 80; 13.61% en los 90; y 10.20% en lo que va de este siglo.

El único dato que me sorprende es el de la década de los ochenta. Es lógico que la cantidad reportada en los 50 sea baja: comenzaba la carrera espacial en 1957. Luego, la inexperiencia hizo que en los 60 se dispararan los fallos. Un refinamiento en la tecnología disminuyó los casos en los 70. Los 90 presentan una cantidad razonable; lo mismo que el despunte de este siglo. Los 80 tienen un valor bajo.

Una posible explicación viene del lado de la ufología. Recordemos que la principal fuente de estos casos es la literatura ufológica. Se relaciona con OVNIs la caída de estas esferas. La década de los 80 fue llamada “la década perdida”, por el escaso interés en los OVNIs. ¿Será esta la razón del bajón en los 80?

En cuanto a la predilección por un lugar de caída, las palmas se lo lleva Argentina con 30 casos (19.48%) y los Estados Unidos con 27 casos (17.53%). Le sigue México con 19 casos (poco más del 12%), lo que no es raro ya que el autor puede verificar la casuística nacional por la cercanía. En seguida está Brasil con 12. Nueva Zelanda y Australia tienen 8 y 7 casos, respectivamente. España aporta 6 o el 4.08%. Suecia tiene 5 casos. Colombia, Sudáfrica y Nepal cuentan 4 cada uno. Chile, Guatemala y Bolivia, 3. Arabia Saudita, Perú, Venezuela y Canadá van con 2. Finalmente, con 1 caso cada uno: Chad, Irlanda, Italia, Sudan, Uganda, Martinica, Yugoslavia, Francia, Filipinas y Angola. Por cierto, serían los mares y océanos los que tendrían la mayor colección de restos de OVNIs. Obviamente su destino serían las profundidades. Esta es la razón por la que sólo se menciona 1 objeto caído en el Atlántico y otro en el Pacífico, ambos sobre embarcaciones (alemana y japonesa).

Un último dato sin sitio de caída conocido, completa el total de 154 casos.

Hay 93 esferas de diversos tamaños y pesos. Ocho de ellas vienen en una presentación con antenas (58.5% y 5.44% respectivamente). En 23 casos no se describe la forma del objeto, probablemente sean placas sin forma definida. Los casos que se indican como placas son 4. Si reunimos esos 19 con estos 4 tenemos un 15.65%. Los cilindros comprenden 21 casos. Las formas ovales son 4, pero supongo que en realidad se refieren a esferas. Hay 2 discos (nuevamente tal vez se trate de placas). Finalmente hay 1 casos de cada uno de los siguientes tipos: tetraedro, bolitas, clavos, cono, conector, cubo, válvula y varillas.

Los tamaños de las esferas van de 4 a 48 pulgadas (para las de origen americano), y de 9 centímetros a 140 (para las de origen soviético). Esta es una de las principales razones para apuntar un origen terrestre: las esferas están fabricadas usando el sistema métrico decimal o el sistema inglés.

Entre esferas y cilindros hay 30 con medidas desconocidas. Tenemos 13 esferas de 15 pulgadas, la medida más común (15.12%). Hay 9 de 24; 7 de 16; 5 de 32 y 36 pulgadas, cada una. Las esferas de 6, 20, 22 y 48 pulgadas son 3 (cada una). Se cuentan 2 de 4, 8 y 18 pulgadas, cada una. Y por último, con un solo ejemplar: 14, 23, 28, 33, 39 y 40 pulgadas.

En medidas decentes tenemos: la medida más común es de 40 centímetros (5 casos). Dos casos de 38 centímetros. Un por cabeza: 9, 15, 36, 37 y 140 centímetros, siendo este el mayor tamaño.

En las esferas los pesos se reparten de la siguiente forma:

hasta 25 Kg

2

2.33%

hasta 35 Kg

2

2.33%

hasta 3 Kg

3

3.49%

hasta 30 Kg

3

3.49%

hasta 5 Kg

4

4.65%

hasta 20 Kg

4

4.65%

más de 100 Kg

4

4.65%

hasta 10 Kg

7

8.14%

hasta 15 Kg

16

18.60%

sin datos

41

47.67%

Los cilindros muestran esta distribución:

hasta 50 Kg

1

4.76%

hasta 100 Kg

1

4.76%

hasta 5 Kg

2

9.52%

hasta 10 Kg

2

9.52%

más de 100 Kg

4

19.05%

desconocido

11

52.38%

Pero los datos no son significativos y no nos dan mayor información puesto que no sabemos cuanto de su materia se perdió al reingresar a la atmósfera.

La composición es más interesante. Eliminando el caso extraterrestre del Remio, hay 25 casos de restos construidos con aleaciones de titanio (17%); 4 con aleaciones de aluminio, 2 con plomo, y 1 caso con Acero y otro con una aleación de Cobre Estaño. Pero en la gran mayoría, 72 casos, se desconoce de qué están hechas.

En general los componentes hechos de aluminio o materiales con puntos de fusión similares no sobreviven las reentradas, mientras que las piezas hechas con materiales con altos puntos de fusión, como el acero inoxidable, titanio y vidrio, sí lo hacen.

Algunas de las esferas fabricadas con aluminio están relacionadas con cierto tipo de refrigeradores. Parte de la carcasa de los cohetes también se fabrica con este tipo de aleaciones, debido a su bajo peso.

Varias de las esferas y restos espaciales tienen grabados marcas, letras y números que denotan, indudablemente, un origen terrestre. Son total 20 este tipo de casos. Probablemente todas tengan, originalmente, este tipo de identificación, el cual se pudo haber perdido gracias a los efectos de la reentrada en la atmósfera.

Se han identificado sin lugar a dudas 98 casos (62 americanos y 36 soviéticos). El resto seguramente se identificará en el futuro.

Los tanques a presión del Agena D (construido por Lockheed) fueron usados con varios fines: a) para almacenar nitrógeno o freon (CFC) utilizado para orientar y posicionar los satélites, b) para almacenar helio para presurizar los tanques de combustible an su etapa Estas esferas tienen diferentes usos, desde cambiar o mover de orbita los satélites, hasta impulsar o ayudar a bombear el combustible de los cohetes. En su interior hay diversos gases (hidrógeno, helio, tetróxido de nitrógeno, etcétera), pero es el helio el más común. El helio a alta presión impulsa los propelentes hipergólicos desde los tanques hasta el inyector del motor. El proceso esta controlado por válvulas. Se almacena en tanques esféricos de doble pared: un tanque metálico y una chaqueta exterior. Entre estos dos se coloca un aislante aluminizado de mylar, y se genera un vacío para minimizar la transferencia de calor. El helio debe estar en condiciones supercríticas (una densidad de 8 veces la del helio a condiciones ambientales), a temperaturas criogénicas (-269 °C, 4 grados por arriba del cero absoluto), y a una presión de 14.7 psia. El recipiente tiene conductos de llenado y de vaciado, un disco de expulsión, y un intercambiador de calor interno helio/helio. Al cerrar la válvula de llenado e introducir gas helio, en esas condiciones, se alcanza el nivel supercrítico y el helio se vuelve líquido, aumentando su densidad (de vapor a líquido). Al final de la presurización la densidad del helio supercrítico es de aproximadamente 8.7 libras por pie cúbico y la presión final es de aproximadamente 178 psi.

El disco de expulsión evita una sobrepresurización en la esfera. Consiste de dos discos de expulsión en serie, con una válvula entre ambos, que abre a baja presión (150 psia) y se cierra cuando se excede esa presión. Los discos de expulsión son idénticos; se activan a presiones entre 1,881 y 1967 psia.

La forma en que se usaron en el programa Saturno Apolo la describe John Ducan en Internet.

Tenemos pues la solución al “enigma de los mini-OVNIs esféricos”. Se trata de objetos manufacturados por el hombre. No obstante, dudo mucho que los ufólogos acepten este veredicto. Para ellos estas esferas seguirán siendo los “OVNIs boludos”, porque ellos, los ufólogos, nunca dejarán de ser unos pelotudos.

¿Continuará?

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Allison Wes, Adair Bill & Pittman Craig, Shuttle Disaster. Ice under insulation could have hit shuttle, St. Petersburg Times, February 5, 2003.

Anganuzzi Héctor, Historia de los Platos Voladores en Argentina, Plus Ultra, Buenos Aires, 1976, Pág. 68.

Anónimo, ¡Cayó del cielo una bola de boliche!, en Duda, No. 494, México, 17 de septiembre de 1981, pág. 1.

Anónimo, Cae un meteorito en Juchitepec, Novedades, lunes 29 de enero de 1996.

Anonimo, Caida del cielo, Journal do Brasil, 14 de julio del 2002, Rio de Janeiro, Brasil.

Anónimo, Cayeron partes de un meteorito en zonas serranas de Querétaro, Excélsior, México, lunes 29 de enero de 1996.

Anónimo, Esferas metálicas, Contacto OVNI, No. 82, México, junio 1998.

Anónimo, Evidencias de una cultura prehistórica en Sudáfrica, en Contactos Extraterrestres, No. 75, México, 14 de noviembre de 1979, pág. 8.

Anónimo, Extraño objeto, La Prensa, México, 23 de febrero de 1984.

Anónimo, Fugaz y colorido fenómeno luminoso cruzó el cielo de México, del Golfo al Pacífico, Uno más uno, México, lunes 29 de enero de 1996.

Anónimo, Glödande metall föll från himlen, cable de la agencia AFP, 2 de mayo del 2000.

Anónimo, Gran expectación por la caída de un aerolito, El Heraldo de México, México, lunes 29 de enero de 1996.

Anónimo, Mystery Balls, Fortean Times, September 2002.

Anónimo, Objetos espaciales siguen alarmando, La Hora, artículo en Internet, 3 de abril del 2003.

Anónimo, Trasladan a la capital fragmento de aerolito que cayó en Chiapas, La Prensa, México, lunes 29 de enero de 1996.

Anónimo, Un gros cigare ”explose”, La Tribune de Sherbrooke, 12 de Julio de 1967, p.1.

Anónimo, Un misterio: Fragmentos extraterrestres, Cuarta Dimensión, Nº 95, Buenos Aires, diciembre de 1981.

Anónimo, Un OVNI explose, La Presse, 9 de agosto de 1977, p. A6.

Anónimo, Villagers flee as ‘UFO falls with thunder’, 22 de agosto del 2002, Luanda, Angola.

Anonym, ‘Space Junk’ falls in South Africa, cable de Associated Press, may 3, 2000.

Anonym, UFOs Are Space Garbage – Nasa, South African Press Association, 2 de mayo del 2000

Anonyme, L’OVNI était une fuste russe, France Soir, 7 de avril de 1993.

Anonymous, Gemini Helium Tanks Remain, página en Internet,

Balderas Roberto y Alvarado Noel, Gran espectáculo ofreció la caída de un meteorito en cerros de Juchitepec, La Prensa, México, lunes 29 de abril de 1996.

Benítez Juan José, Materia Reservada, Editorial Planeta, Barcelona, 1993.

Bergier Jacques, Los Extraterrestres en la Historia, Plaza y Janés, Barcelona, 1977, Pág. 51.

Clark Greg, Fallen Soviet Satellite Debris Could Earn $100 K, artículo en internet, SPACE.com, 15 February 2000.

Del Castillo y Gama Gustavo, Acta científica Potosina. Primer semestre de 1957, vol 1, No. 1. Ed. Universitaria Potosina.

Díaz Altamirano Antonio, y Torres Luján Mario, ”Las esferas que caen del cielo”, ¿un enigma resuelto?, Contacto OVNI, No. 94, México, julio del 2000, Págs. 16-17.

Doreste Tomás, ¿Y si los OVNIs fuesen un mito?, Laser Press, México, 1982.

Doreste Tomás, El mundo de los enigmas, los misterios y lo oculto, Ediciones Océano S.A., Barcelona, Págs. 660, 680.

Doreste Tomás, Grandes enigmas. El fascinante mundo de lo oculto, Tomo II, Ediciones Océano S.A., Barcelona, 1991, Págs. 274-275.

Doreste Tomás, Grandes Temas de lo oculto y lo insólito, Tomo IV, Ediciones Océano S.A., Barcelona, 1982, Págs. 680-682.

Dutta Rex. Flying saucer message. Pelham Books 1972.

Edwards Frank, Platillos volantes aquí y ahora, Plaza & Janes, Barcelona, España, 1976.

Escobar Sotomayor Héctor, 500 años de OVNIs en México (1521 – 1977), Corporativo Mina, México, 1995.

Escobar Sotomayor Héctor, Los fraudes OVNI en México, Perspectivas ufológicas, No. 2, México, abril 1994, págs. 21-26.

Esquivel Morgado Silvia y Juárez Juárez Pedro, Cayó un meteorito en los volcanes de Amecameca, La Tribuna, México, lunes 29 de enero de 1996.

Flores Cavazos Jerónimo El enigma de las esferas voladoras, Enigma OVNI, Edición especial de Contacto OVNI, No. 19, México, noviembre de 1999, Págs. 17-19

González Rubén, Fragmento de un OVNI caído en Finlandia, Cuarta Dimensión, Nº 77, Buenos Aires, junio de 1980, Págs. 20-21.

Granchi Irene, Fragmentos y trazos físicos de OVNIs, Cuarta Dimensión, Nº 162, Buenos Aires, junio de 1986.

Grupo Z-28, Investigación sobre el objeto que cayó en Entre Ríos, Cuarta Dimensión, Nº 66, Buenos Aires, julio de 1979, Págs. 33-35.

Gutiérrez Oscar, Bolas de fuego sobre la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Diario de Chiapas, martes 30 de enero de 1996.

Herskovitz Jon, ‘Debris belt’ being scoured for astronauts’ remains, Deccan Herald, Tuesday, February 4, 2003.

Horwood Alison, New light on mysterious space balls, The New Zealand Herald, 27 de agosto del 2002, Nueva Zelanda.

Jaspersen Luis Andrés, “OVNIs esfera” caen por todo el mundo, Reporte OVNI, No. 24, México, abril de 1994, págs. 20-23.

Jaspersen Luis Andrés, El misterio de las esferas metálicas, Reporte OVNI, No. 58, México, octubre de 1995, págs. 30-31.

Jaspersen Luis Andrés, Los fascinantes mini-OVNIs, Insólito, No, 7, México, diciembre de 1981, págs. 20-25.

Jaspersen Luis Andrés, Yo tengo un fragmento de OVNI, Contacto OVNI, No. 20, México, septiembre de 1996, págs. 18-19.

Kevin Randle, A history of UFO crashes, Avon Books, 1995.

Kiwanuka Frederick, Mubende hit by rocket fragment, says police, New Vision, 10 de abril del 2002, Kampala.

Lara Palmeros Augusto, ¿OVNI o chatarra especial?, Contacto OVNI, No. 94, México, julio del 2000, Págs. 14-15.

Larsson Gilbert, Undersökning av fragment från rymdfarkoster. FOA 1 Report A 1433-40(12), April 1968.

Las Heras Antonio, El misterio de las esferas de Ayacucho, La Semana, Buenos Aires, 8 de marzo de 1984, pág. 72.

Lujan Nereo, Experts to study unidentified fallen object, Philippine Daily Inquirer, 7 de octubre de 1996, Filipinas.

Manrique Rubén El misterio de las esferas que caen del cielo, Enigma OVNI, Edición especial de Contacto OVNI, No. 19, México, noviembre de 1999, Págs. 14-16

Michell John & Rickard J. M. Robert, Phénoméma: A book of wonders, Thames & Hudson Ltd., Londres, 1977.

Möller Erwin, El misterio de las esferas que cayeron del cielo, Duda, No. 586, México, 22 de septiembre de 1982, págs. 5-26.

Moreno Norberto e Ibáñez Alfredo, Resultaron ser meteoritos las bolas de fuego, La Prensa, México, lunes 29 de enero de 1996.

Motta Mary, Sky May Fall on Iridium, artículo en Internet, 8 marzo 2000.

Muñoz Rubén, La fiesta del ternero y la bola del Sputnik, La Semana, Buenos Aires, 8 de marzo de 1984, págs. 68-74.

Murguía Mora Pedro, Cementerio extraterrestre, Anuario 1983 Akasha, Santa Fe, Argentina, 1983, págs. 18-21.

Nicholas Redfern, “Cosmic Crashes”, Simon & Schuster, 1999

Ramírez Reyes Luis, No todo lo que viene de arriba es extraterrestre, Contacto OVNI, No. 94, México, julio del 2000, Págs. 18.

Ruiz Noguez Luis, ¿Qué son esas extrañas esferas?, Contacto OVNI, No. 20, México, septiembre 1996, págs. 13-20.

Ruiz Noguez Luis, Los OVNIs boludos, conferencia en Congreso OVNI, México julio 2003.

Ruiz Noguez Luis, OVNIs estrellados en México, Corporativo Mina S.A. de C.V., México, 1996.

Taggart Stewart, Aussies, kiwis take MIR deorbit in stride, Space.com, 20 de febrero de 2001, Sydney, Australia.

Trainor Joseph, Metallic sphere UFOs spotted in Argentina, UFO Roundup, Volume 5, Number 46, November 16, 2000

Trainor Joseph, Small metal sphere falls from the sky in Brazil, UFO Roundup, Volume 7, Number 29, July 16, 2002.

Twist Peter, Re-entry of Space Vehicle Fragments, Journal of Spacecraft, Vol. 2, No. 5, Sep Oct 1965, pags. 660-63.

Zapién Jimeno Oscar, Una gran explosión atemoriza a la población, Contacto OVNI, No. 16, México, julio 1996, págs. 14-20.

PÁGINAS EN INTERNET

Anonym, Debris from a Delta II Second Stage Rocket Falls in South Africa, artículo en Internet.

Anónimo, Mystery orb from sea dubbed ‘unidentified floating object’, artículo en Internet, 14 de junio del 2002, http://www2b.abc.net.au/science/k2/stn/archives/archive8/newposts/68/topic68562.shtm

Anónimo, Nota en Boletin Semanal de Astrored, 1 de abril del 2001, Argentina. Artículo en internet, http://www.astrored.org/actualidad/boletin/index.php/20010401

Arrick Roger, Strange Metal Orb Found in Texas, artículo en Internet, http://www.robotics.com/orb/

Charla con Jaime Maussán, en OvniPage, http://www.geocities.com/Area51/Dimension/3532/ovnipage.html

Diamond S. Christine, Environmental concerns expressed over NASA’s handling of debris, Lufkin Daily News, feb 8, 2003. Versión en Internet: http://www.lufkindailynews.com/news/newsfd/auto/feed/news/2003/02/08/1044681936.16698.2981.0785.html

Diamond S. Christine, Environmental concerns raised, Daily Sentinel, feb 7, 2003. Versión en Internet: http://www.dailysentinel.com/news/newsfd/auto/feed/news/2003/02/08/1044681936.16698.6494.0790.html

Duncan John, página en Internet, http://www.apollosaturn.com/Lmnr/mp.htm, enero 1 de 1999.

Flury W., Space Debris, pagina en Internet, http://esapub.esrin.esa.it/pff/pffv4n4/ppfflunr4.htm

France Soir du 2 Avril 1993.

Garay Adriana, Mostrará pruebas de “otros mundos”, en OvniPage, 25 de Noviembre de 1998.

http://100cia.com/article.php/sid.735

http://allafrica.com/stories/200204100271.html

http://orbitaldebris.jsc.nasa.gov/reentry/recovered.html

http://sigma.8m.com/Observatorio.htm

http://www.afu.info/newsl46.htm

http://www.astrored.org

http://www.flatoday.com/space/explore/stories/2000a/050300a.htm

http://www.geocities.com/Area51/Dimension/3532/news_mexico.html

http://www.geocities.com/hatumpampa/Boletin.html

http://www.geocities.com/hatumpampa/Boletin.html?953301576360

http://www.geocities.com/radioastronomia/cosa.html

http://www.lahora.com.gt/03/04/30/paginas/nac_2.htm#n2

http://www.nzherald.co.nz/storydisplay.cfm?storyID=2351068&thesection=news&thes\

http://www.observatorioaea.com/observatorio.htm

http://www.observatorioaea.com/salyut.htm

http://www.space.com/missionlaunches/missions/mir_australia_010220.html

http://www.space.com:80/sciencefiction/phenomena/south_african_spheres_000502.html

http://www2.satellite.eu.org/sat/seesat/Feb-1997/

http://www2.satellite.eu.org/sat/seesat/Jan-1997/

http://www2.satellite.eu.org/sat/seesat/May-2000/0005.html

http://www2.satellite.eu.org/sat/seesat/May-2000/0031.html

http://wwwvms.utexas.edu/~ecannon/meteorlinks.html

Leigh Jason, “The Glowing Orb–UFO” , página en Internet

Leigh Jason, The fallen, Kingsbury, Texas, Sphere–was it a high-tech weapon?, página en Internet, February 28, 1997. http://jasonleigh.org/van.htm

Liljegren Anders & Svahn Clas, Metallic Spheres, página en internet, http://www.afu.info/newsl46.htm

Maley Paul, Space debris, página en Internet, http://www.eclipsetours.com/sat/debris.html

The aerospace corporatiom http://www.reentrynews.com/recovered.html

Walker Ken, Civil Support Teams clear shuttle HAZMAT, página en Internet, http://www.agd.state.tx.us/pao/archives/2003/hazmat/hazmat.htm

APÉNDICE 1

Summary of Recovered Reentry Debris

1. An unknown number of pieces of debris from a space object were reported to have fallen in South Africa in September 1960. May have resulted from unsuccessful attempt to launch an Atlas/Able.

2. An unknown number of rocket motor and propellant tank pieces were reported to have fallen in Cuba in November 1960. Believed to be sub-orbital debris from failure of a Thor booster used to launch the Transit-IIIA satellite on 30 November 1960.

3. In March and June 1962 eleven pieces of stainless steel skin (average mass 2.7 kg) and one sustainer rocket engine spherical pressure bottle (0.56 m diameter, mass 21.7 kg) were found in Brazil and South Africa. Identified as pieces from Atlas booster for Mercury MA-6 mission, launched 20 February 1962.

4. In July 1962 a spherical pressure vessel about 0.4 m in diameter was found near Porto Allegre, Brazil. Part of a U.S. Air Force test satellite.

5. In September 1962 a cylindrical metal piece (diameter 0.15 m, mass 9.5 kg) fell on a street intersection in Manitowoc, Wisconsin. Identified as part of Soviet Sputnik IV, launched 15 May 1960.

6. In October 1962 three pieces of stainless steel skin (average size 0.9 x 1.2 m) and one piece of aluminum with steel nut, bolt, and washer attached (about 5 x 5 cm, mass 0.22 kg) were found in the Ivory Coast and Upper Volta. Identified as pieces from Atlas booster for Mercury MA-8 mission, launched 3 October 1962.

7. In April and June 1963 two spherical pressure vessels were found near Broken Hill, New South Wales, Australia. Believed to be from U.S. Agena rocket stage used to launch U.S. Air Force test satellites on 14 December 1962 and 7 January 1963. Both rocket stages reentered from orbit in January 1963.

8. In May 1963 a piece of stainless steel skin (0.42 m², mass 2.7 kg) was found near Concordia, Argentina. Identified as part of the Atlas booster for Mercury MA-9 mission, launched 15 May 1963.

9. In May 1963 a piece 0.3 x 0.38 m was found about 200 km north of Pretoria, South Africa. Believed to be part of a Soviet spacecraft.

10. In March 1964 a metal spherical pressure vessel (mass 11 kg) fell near Belem, Brazil. Believed to be part of a DoD Agena rocket stage.

11. In March 1964 an undetermined number of fragments fell in British Columbia, Canada. Believed to be of Soviet origin.

12. In May 1964 a charred piece of electronic equipment (mass 79 kg) was found near La Fria, Venezuela. Identified as part of a DoD satellite launched 27 April 1964, which reentered 26 May 1964.

13. In December 1964 and January 1965 a metal sphere (diameter 0.84 m), an aluminum cylinder (4 x 1.5 m) and four fragments of a rocket nozzle were found in northern Argentina. Identified as pieces from a DoD Titan III booster stage, possibly from a Trans-stage launched 10 December 1964, which reentered 13 December 1964.

14. In January 1965 a piece of woven asbestos sheet was found in Malawi. Identity not confirmed.

15. In early 1965 an object having the appearance of a space fragment was reported washed ashore on Abaco Island in the Bahamas. Possibly from the Atlas-Mariner I booster which was destroyed by the range safety officer shortly after launch on 22 July 1962, and landed in the designated ocean impact area.

16. In June 1965 three pieces believed to be space fragments were found in the Madiya Pradesh and Kota districts of India. Believed to be pieces from a DoD Titan IIIC development test launched 18 June 1965.

17. In September 1965 a titanium sphere (diameter 0.5 m), called the Merkanooka ball, and was found in Australia. Identified as a tank used for drinking water in Gemini V spacecraft launched 21 August 1965, components of which reentered in late August 1965.

18. In December 1965 three metal spheres fell near Seville, Spain. Believed to have been parts from Soviet Luna 8 rocket stage, launched 3 December 1965, parts of which reentered on 5 and 6 December 1965.

19. In March 1966 a piece of plastic shroud (about 1.2 x 1.5 m) was found in Australia. Identified as part from Echo II, launched 25 January 1964, one part of which reentered 23 February 1966.

20. In April 1966 a helium pressure sphere (diameter 1 m, mass 113.3 kg) was found by crew of Brazilian fishing boat at sea off coast of Brazil. Identified as part of S-IVB stage of Saturn booster sub-orbital test that was launched 26 February 1966, and landed in the designated ocean impact area.

21. In May 1966 a piece of lightweight metal (0.5 x 0.3 m), an oval-shaped metal piece (0.4 x 0.2 m), a black beehive-shaped piece (10 x 12 cm), and four pieces of fragile wire were found in the Rio Negro District of Brazil. Identified as parts of S-IVB stage of Saturn development test (SA-5) launched 29 January 1964, which reentered 30 April 1966.

22. In June 1966 a fragment believed to have returned from space was found in Colombia. Identified as part of Atlas booster used to launch Agena target vehicle either for Gemini 8 or Gemini 9A (launched 16 March and 1 June 1966). Probably from Gemini 9A target vehicle booster.

23. In July 1966 a piece of lightweight metal (4.7 x 2.6 m) and a piece of aluminum (3.3 x 5.1 m) were found in Peru and Zambia, respectively. In August and November 1966 a truncated cone metal piece (5.4 kg) and a smaller piece were found in Swaziland. Identified as pieces from S-IVB stage of Apollo-Saturn development test (AS-203) launched 5 July 1966.

24. In October 1966 a titanium spherical pressure vessel (diameter 0.37 m, mass 13.6 kg) was found near Tomahawk, Wisconsin. Identified as Soviet in origin.

25. In January 1967 a metal sphere (diameter 0.58 m, mass 15.8 kg) was found in Peru. Identified as part of Delta booster used to launch Biosatellite-1 on 14 December 1966.

26. In February 1967 two spherical pressure vessels were found in Mexico. One sphere was titanium with a diameter of 0.6 m and a mass of 30 kg; the other sphere had a diameter of 0.36 m. Believed to be Parts from the upper stage or experiments associated with a U.S. Air Force Titan IIIC.

27. In July 1967 a titanium sphere (diameter 0.6 m), a flat metal piece with bolts, and a titanium sphere (circumference 0.98 m) were found in Mexico. Identified as parts from Agena target vehicle launched 11 November 1966, in connection with Gemini XII mission.

28. In September 1967 a spherical pressure vessel (diameter 0.6 m) was found in Saudi Arabia. Identified as part of Delta booster used to launch Explorer 35 on 19 July 1967.

29. In December 1967 a metal piece (1 x 1.8 m, mass 10 kg) was found in Finland. Believed to be part of a Soviet vehicle.

30. In February 1968 a metal fragment (1 x 3 m, mass 57.5 kg) and in June 1970 a metal sphere (diameter 0.9 m) were found in Colombia. Identified as parts of lunar module descent stage used in Apollo V test mission, launched 22 January 1968.

31. In March 1968 a triangular cone-shaped piece (0.3 x 1.2 m, mass 10-15 kg) a metal disc (10-12 cm in diameter), and a small oval-shaped metal piece fell in the Gandaki Zone of Nepal. Believed to be of Soviet origin.

32. In April 1968 a metal sphere (diameter 0.6 m, mass 29 kg) was found near Mudgee, Australia. Identified as pressure vessel from Delta booster used to launch Biosatellite-II on 7 September 1967.

33. In April 1968 several pieces of plastic material in panel sections (0.23 x 0.23 m) were found in Angola. Identified as pieces of insulation from 3rd stage of Apollo VI booster, launched 4 April 1968.

34. In August 1968 a metal sphere (diameter 0.71 m, mass 20 kg) was found in eastern Colombia. Believed to be of U.S. origin.

35. In September 1968 a spherical pressure vessel (diameter 0.37 m, mass 14.5 kg) was found near Nome, Alaska. Identified as Soviet in origin.

36. In June 1969 numerous fragments (about 10 kg each) fell on a Japanese freighter off De Kastri Fort U.S.S.R. Pieces believed to be of Soviet origin.

37. In July 1969 a small fragment (about 30 cm long) fell on the deck of a German ship in the Atlantic Ocean. Other pieces fell in the water near the ship. Identified as debris from the first stage of the Saturn booster used to launch Apollo 11 on 16 July 1969.

38. In September 1969 a metal pressure sphere (diameter 0.38 m, mass 13.8 kg) was found near Ostersound, Sweden. Believed to be of Soviet origin.

39. In December 1969 a cylindrical piece (about 1 m in diameter) washed ashore hear Marie Galante, Martinique. Believed to be from the shroud of an Atlas booster that had been jettisoned in the designated ocean impact area.

40. In April 1970 a metal fragment was found in the West Cape area of South Africa. Believed to be part of Soviet spacecraft.

41. In July 1970 a spherical pressure vessel was found near Lai, Chad. Probably part of a Soviet vehicle.

42. In August 1970 five oblong pieces of steel (0.6-0.8 m long, mass about 70 kg each) and one flat steel plate (1.2 x 1.2 m, mass 290 kg) fell in Kansas, Texas, and Oklahoma. Identified as parts from Soviet Cosmos 316, launched 23 December 1969, which reentered 28 August 1970.

43. In March and April 1971 three spherical pressure vessels were found in North Dakota. Determined to be of U.S. origin.

44. In April 1972 four titanium pressure spheres (diameter 0.38 m, mass 13.6 kg each) were found in an area near Ashburton, New Zealand. A fifth sphere was found six years later near Eiffelton, New Zealand. Probably from Soviet Cosmos 482, launched 31 March 1972, part of which reentered 2 April 1972.

45. In January 1978 numerous fragments fell in the Northwest Territories of Canada. The debris consisted largely of rods (2 x 10 cm, average mass 55 g), and cylinders (10 x 40 cm, mass 3.6 kg) constructed mostly from beryllium. Identified as debris from Soviet Cosmos 954, launched 18 September 1977, which reentered 24 January 1978.

46. In June 1988 a titanium pressure sphere (diameter 0.37 m) was found in region of Marble Bar, Australia. Probably from Soviet Foton 4, launched 14 April 1988, reentered 28 April 1988.

47. In February 1991 numerous fragments fell on and around the town of Capitan Bermudez, Argentina. Identified as debris from Soviet Salyut 7/Cosmos 1686, launched 19 April 1982, which reentered 7 February 1991.

48. In December 1994 a metal plate (2.4 x 2.4 m, mass 20 kg) was found in Cosala, Mexico. Probably from Russian Cosmos 2267, launched 5 November 1993, which reentered 10 December 1994.

49. In January 1997 a steel propellant tank (1.7 x 2.7 m, mass 270 kg) landed near Georgetown, Texas. A titanium pressure sphere (diameter 0.58 m, mass 32 kg), and a composite combustion chamber (0.76 m long, average width 0.25 m) landed near Seguin, Texas. A lightweight fragment of charred woven material (10 x 13 cm) struck a woman in Turley, Oklahoma. She was not injured. Identified as debris from 2nd stage of Delta II booster, used to launch Midcourse Space Experiment on 24 April 1996. Stage reentered 22 January 1997.

50. In April 2000 a steel propellant tank (1.7 x 2.7 m, mass 270 kg), a titanium pressure sphere (diameter 0.58 m, mass 32 kg), and a composite combustion chamber (0.76 m long, average width 0.25 m) landed near Capetown, South Africa. Identified as debris from 2nd stage of Delta II booster, used to launch GPS IIA-25 on 28 March 1996. Stage reentered 27 April 2000.

51. In October 2000 a metal fragment (10 x 18 cm) was found near Wichita, Kansas. Probably part of 4th-stage casing from Russian Proton booster, used to launch three Glonass navigation satellites on 13 October 2000. The casing reentered on 14 October 2000.

52. In January 2001 a titanium rocket-motor casing (diameter 1.2 m, length 2 m, mass 70 kg) was found in Saudi Arabia, 240 km west of Riyadh. Identified as debris from 3rd stage of Delta II booster used to launch GPS IIA-20 on 13 May 1993. Stage reentered 14 January 2001.

53. In March 2002 a titanium pressure sphere struck a home in Kasambya, Uganda. No injuries were reported. Identified as debris from 3rd stage of Ariane 3 booster used to launch GStar 1 and Telecom 1B on 8 May 1985. Stage reentered 27 March 2002.

54. In August 2002 a large sphere (diameter ~0.5 m, mass ~10 kg) landed near the village of Manzau, Angola. Probably debris from 3rd stage of Ariane 4 booster used to launch Atlantic Bird 2 satellite on 25 Sep 2001. Stage reentered 11 August 2002.

Esfera en exhibición en el museo del Centro Espacial Johnson, en Texas.

Muchas naves espaciales soviéticas fueron diseñadas para que sus tripulantes pudieran regresar a la Tierra. La cápsula Vostok es un ejemplo. Esta se exhibe en un museo de Moscú.

Aviones espías de EU son confundidos con ovnis en Inglaterra

¿Es un pájaro? ¿Es una nave espacial? No, es un avión espía secreto de los EU

Los avistamientos de objetos voladores sobre Gran Bretaña preocupan al MoD

Las preguntas filtradas amenazan las relaciones con los EU

Por James Randerson

The Guardian

Es el sueño de los teóricos de la conspiración de Internet. Un avión secreto, hipersónico, espía de la guerra fría que supuestamente fue volado por los americanos en espacio aéreo británico sin el permiso del gobierno.

El gobierno británico derrumbó los artículos periodísticos sobre gente que reporta ver ovnis. Pero los documentos liberados bajo el Freedom of Information Act sugieren que el Ministerio de la Defensa tomó los rumores mucho más seriamente. Sus investigaciones incluso amenazaron filtrar la relación especial. “Muestran que estaban preocupados de que existieran estas cosas y los americanos estuvieran volándolas sobre el Reino Unido”, dijo David Clarke, científico social de la universidad de Sheffield Hallam, quien obtuvo los documentos. “Ciertamente sugieren que el gobierno británico sospechaba que se les mantenía en la oscuridad”.

Los Estados Unidos nunca han confirmado la existencia del avión misterioso, llamado Aurora, que supuestamente fue diseñado para volar furtivamente a muy alta velocidad sobre la Unión Soviética y para tomar fotos secretas para saber lo que estaba haciendo el enemigo. Se rumoreaba que era capaz de volar en hasta mach 8 y así podía alcanzar cualquier punto del planeta en menos de tres horas. Al principio de los años 90 hubo una cadena de supuestos avistamientos y extraños sonidos sobre Escocia los cuales fueron atribuidos a ovnis por los lugareños. Los rumores en la prensa de que el Aurora estaba operando secretamente fuera de la Royal Air Force Machrihanish en la punta de Kintyre incitaron a los MPs escoceses ha hacer preguntas en el parlamento.

Las pequeñas notas dadas al entonces Secretario de la defensa Tom King el 4 de marzo de 1992 muestran que los funcionarios daban crédito a la idea. “No hay conocimiento en el MoD de un programa “negro” de esta naturaleza, aunque no sorprendería a los principales oficiales en el personal del aire (Defence Intelligence Staff) si existió”.

La respuesta sugerida por la pregunta de un P.M. era algo menos reveladora: “La existencia de cualquier proyecto (u operación) sería un asunto de las autoridades de los EU” Los americanos negaron todo, pero los informes siguieron llegando.

El testigo más creíble fue Chris Gibson, que tenía una experiencia de 12 años en el Royal Observer Corps y era un experto en el reconocimiento de aviones. Él vio un avión triangular flanqueado por dos cazas de los EU que era reaprovisionado de combustible en vuelo por un avión cisterna, mientras él trabajaba en el Galveston Key oilrig en 1989. El avión era diferente a cualquier cosa que hubiera visto antes. “No había precedente para esto”, dijo. “Estoy completamente seguro de que era algo que yo nunca había visto”. Él reportó el avistamiento al Jane’s Defence Weekly en 1992.

El 22 de diciembre de 1992, el agregado del aire de la embajada británica en Washington escribió al jefe auxiliar del Air Staff en Londres explicando la reacción de los EU a las preguntas del MoD incitadas por el avistamiento del Sr. Gibson. El Secretario de la Fuerza Aérea, el honorable Donald B Rice, dijo al menos que se había renovado la speculación, y sugería implícitamente que él había mentido al congreso indicando que no existió el Aurora.

“Como habrás visto, todo el asunto está causando considerable irritación dentro del HQ (US Air Force), y cualquier comentario que podamos hacer para desactivar la situación sería apreciado”.

“La reacción espinosa de la gente que no cree sus negativas es bastante inusual”, dijo Bill Sweetman, un experto en proyectos negros de los EU de la Jane’s Defence Review. “Generalmente no niegan las cosas realmente porque por lo regular no les lastima demasiado si alguien piensa que tienen cierto secreto”.

Otra oleada de avistamientos sobre Devon, Cornwall, South Wales y Shropshire, el 31 de marzo de 1993, incitó otra investigación del MoD. Más tarde esto resultó ser un cohete ruso que re-entraba a la atmósfera, pero en ese entonces los investigadores del MoD sospecharon del Aurora. “Parecería haber cierta evidencia en esta ocasión de que un objeto no identificado (u objetos) de origen desconocido volaba sobre Gran Bretaña… si hubo cierta actividad de origen americano que era conocida por un círculo limitado en el MoD y no se está reconociendo es difícil ir más lejos”. El Sr. Sweetman sospecha que al final de la década el MoD sabía sobre Aurora. Otro documento del 2000 sobre las investigaciones del MoD de los avistamientos ovni -o los Fenómenos Aéreos No Identificados como prefieren llamarlos- establece que “algunos FANI se pueden atribuir a programas de aviones secretos”.

La sección, que discute otros aviones secretos de los EU como el SR-71 Blackbird, contiene dos párrafos y dos ilustraciones que fueron censuradas antes de que fueran liberados el mes pasado. Los códigos al lado del material removido indican que fue suprimido en interés de las relaciones internacionales. “Ciertos ángulos de visión de estos vehículos pueden ser descritos como de forma de platillo”, dice el documento.

http://www.guardian.co.uk/science/story/0,,1804926,00.html