Escépticos y verdaderos creyentes

La navaja de Occam

En la introducción a mi libro Skeptics and True Believers, definí dos marcos de mente:

Los escépticos son niños de la Revolución Científica y de la Ilustración. Siempre están un poco perdidos en la vastedad del cosmos, pero confían en la capacidad de la mente humana de darle sentido al mundo. Aceptan el desarrollo natural de la verdad, y están dispuestos a vivir con una medida de incertidumbre. Su mundo se colorea en tonos de gris. Tienden a ser socialmente optimistas, creativos y confían en el progreso. Ya que comulgan con lo que predican, los escépticos son tolerantes de la diversidad cultural y religiosa. Están más interesadas en refinar sus propias opiniones que en ganar otros prosélitos. Si son teístas, luchan con su dios en una lucha continua de la fe. Frecuentemente están plagados de dudas personales y son propensos a la depresión.

Los verdaderos creyentes confían menos en que los seres humanos puedan clasificar cosas por sí mismos. Buscan ayuda del exterior -de dios, de los espíritus o de extraterrestres. Su mundo es blanco y negro. Buscan verdades simples y ciertas, proporcionadas por una fuente que sea más confiable que la mente humana. Los verdaderos creyentes prefieren un universo proporcionado a la escala humana. La diversidad los repele, se confortan con los dogmas y respetan a la autoridad. Los verdaderos creyentes se distinguen por su manera de ofrecer (a veces administrar fuertemente) sus verdades a otras, convencidos de lo correcto de su causa. Probablemente son “renacidos”, redimidos por la fe, apocalíptica. Aunque generalmente son pesimistas del estado de este mundo, confían en que hay algo mejor más allá del sepulcro.

Fui cuidadoso de precisar que incluso Jesús pudo ser llamado un escéptico (“¿Dios míos, dios mío, por qué me has abandonado?”), y que los científicos que están invenciblemente seguros de la autoridad de su ciencia pueden ser contados como verdaderos creyentes.

Aunque los científicos individuales puedan ser creyentes verdaderos, la ciencia puede prosperar solamente en una atmósfera de escepticismo. La ciencia es ampliable; cada verdad se lleva a cabo tentativamente, sujeta a cambios. Como Einstein dijo una vez, la herramienta más importante del científico es el cesto de basura.

Así que -Escépticos y verdaderos creyentes: Una generalización, por supuesto, pero (pienso como escribí en el libro) útil.

Mientras estemos generalizando, puede ser que también nos dividamos en Occamistas o Anti-Occamistas.

Déjeme explicar.

Guillermo de Occam (c. 1285-1347) fue un fraile y filósofo franciscano ingles, de la aldea de Occam en Surrey, educado en Londres y Oxford, que predicó y enseño por toda Europa. Él es mejor conocido actualmente como el autor de la Navaja de Occam, el principio de parsimonia filosófico: Nunca suponer una explicación compleja cuando es suficiente una explicación más simple.

Occam seguro no fue el primero en enunciar este principio, pero a él se le ha asignado el crédito, y él utilizó ciertamente el principio con gran ventaja, eliminando algunos aditamentos superfluos de la filosofía y de la teología de su tiempo -un ejercicio que le ganó la excomunión de la iglesia a la que sirvió.

La navaja de Occam es un principio básico de la ciencia moderna. Newton la puso esta manera: “No debemos admitir más causas de las cosas naturales que las que son tanto ciertas y suficientes para explicar su apariencia”. Y Einstein dijo: “La gran meta de la ciencia… es cubrir el mayor número posible de hechos empíricos por deducciones lógicas del menor número posible de hipótesis o de axiomas”. Simplicidad. Parsimonia.

Alguien alguna vez citó a Shakespeare al filósofo W.V.O. Quine: “Hay más cosas en cielo y la tierra que las que has soñado en tu filosofía”. La observación significaba en términos burdos, una clase de “Sí, ¿ y qué sabes tú?” A lo qué Quine se dice que respondió: “Tal vez, pero lo único que me preocupa es que no haya más cosas en mi filosofía de las que existen en cielo y en la tierra”. Quine era un Occamista.

Por otra parte, he oído que en un episodio de los X-Files, Fox Mulder desecha la navaja de Occam retitulándola el Principio de Occam del Pensamiento No Imaginativo. Dejemos que florezcan las miles de flores paranormales y pseudoscientíficas. Mulder es un Anti-Occamista.

El Occamista no busca milagros o lo paranormal cuando es suficiente una explicación natural. Y cuándo ninguna explicación natural se presenta (como, por ejemplo, “¿Cuál es la fuente de la singularidad que se convirtió en el Big bang?”) el Occamista está preparado para decir “no sé”. Admitir nuestra ignorancia de la prodigalidad de la creación no es la misma cosa que llenar nuestra ignorancia con una plétora de dioses, espíritus, extraterrestres, auras, milagros, resonancias mórficas, influencias astrales, etc. de nuestra propia invención.

Y así aprendemos del pobre fraile de Occam vestido con hábitos cafés y sandalias, que era un campeón de la humildad intelectual.

La navaja de Occam, aplicada sabiamente, ha probado ser un camino real al conocimiento práctico, confiable del mundo. Desde la época de Galileo, y especialmente desde la Ilustración, ha sido la base para nuestra salud, crecimiento y felicidad general. La navaja de Occam es nuestra más poderosa herramienta en la batalla contra los demonios más oscuros de la distensión sectaria, del triunfalismo religioso y de la superstición pseudoscientifica.

http://www.sciencemusings.com/2006/07/occams-razor.html

2 pensamientos en “Escépticos y verdaderos creyentes”

  1. Tal y como mandan los canones científicos y, sobre todo, los escépticos, me he molestado en comprobar los datos aportados por el autor de éste artículo.
    Lo que me he encontrado son varias cosas.
    No entro a valorar el contenido de fondo del artículo Creyentes y escépticos, pues lo considero de opinión y es muy respetable.
    No así los datos sobre Occam o Ockham: No fué excomulgado por sus creencias filosóficas, que estaban en discusión por expertos de la Iglesia. En la Iglesia de ese tiempo se discutía de esto y de más, siempre que se respetasen el dogma y las formas. Algunos enemigos de Occam pidieron una sanción ejemplar para Occam por sus ideas, pero el papa se negó y le castigó muy levemente, lo que hizo que sus enemigos se enemistasen también con el papa. Lo que llevaba a Occam a la «guerra» con el Papa era el concepto de bien material y su derecho en la Iglesia a disfrutarlo o poseerlo. La idea franciscana se encontraba en discusión y la corriente de Occam y su abad y superior en la orden era que los bienes de la Iglesia no eran propiedad suya sino que solo los disfrutaban para su uso.
    El Papa discutia esto y el superior de Occam, el propio Occam y otros dos franciscanos huyeron con el sello de la orden y se declararon en rebeldía. Fueron excomulgados. Años después Occam pidió su perdón y el Papa le retiró la sanción, no se sabe donde murió Occam ni cuando, pero se cree que lo hizo enseñando y dentro de la Iglesia católica.
    Por otro lado, Occam siempre observó la fé católica en todos los terminos y con toda ortodoxia.
    Fin de la nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.