¿Son los platos voladores simples moscas voladoras?

¿PLATOS VOLADORES O MOSCAS VOLADORAS?[1]

Dicen que los críticos son como gallinas que cacarean mientras las otras ponen. En ocasiones esta descripción es la adecuada pero, obviamente, hay otras en las que no. En mi papel de crítico de la ufología se me podría investir con esta descripción, sin embargo pienso que en este caso no es lo adecuado. Me explico. Tengo más de 25 años de investigar reportes de ovnis. En los primeros 10 yo fui un ferviente creyente de la hipótesis extraterrestres y publiqué diversos artículos no sólo en mi país, sino en el extranjero (Argentina, España, Puerto Rico…). Luego, a raíz del apoyo del director de la revista Contactos Extraterrestres, Héctor Chavarría, pude dedicarme por un tiempo a investigar los casos que llegaban a su redacción. Eso me dio la oportunidad de darme cuenta de que estaba equivocado y de que todos los casos de ovnis tienen una explicación racional que nada tiene que ver con naves interplanetarias[2]. A partir de ahí me convertí en un crítico del fenómeno[3] hasta llegar a ser un escéptico del mismo. Pero para que no me acusaran de cacarear mientras los demás ponían, escribí diversos artículos en las principales revistas ufológicas a nivel mundial y he publicado algunos libros. No solo eso. En el seno de la SOMIE (Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica) hemos descubierto la explicación a la mayoría de los casos clásicos mexicanos y algunos casos extranjeros, mismas que se han publicado en revistas especializadas. Además, he planteado algunas hipótesis de trabajo, como la presente, que explican algunas de las características de diversos reportes ovni. Esto ha conformado lo que Vicente Juan Ballester Olmos llamó Escuela Mexicana de Ufología. Una “escuela ufológica” que curiosamente no está conformada por ningún ufólogo sino por críticos y escépticos (el ya mencionado Chavarría, Héctor Escobar, Óscar García, y el tal Noguez).

No conozco ninguna hipótesis de trabajo formulada por ufólogo mexicano alguno que haya aportado algo a la ufología crédula. Existen, si, trabajos de gran valor en la ufología escéptica, pero todos realizados por los autores ya mencionados. El presente trabajo ha sido comentado y criticado en diverso círculos ufológicos del extranjero y por lo menos han dicho que “se trata de una hipótesis curiosa”. Con este trabajo no trato de explicar todo el fenómeno ovni. Tampoco es mi intención llegar a que lo comprendan los ufólogos, la mayoría de ellos sin el background necesario para ello. Lo que intento es acceder a los lectores, principalmente los jóvenes, para mostrarles que no todo son “portentosas naves extragalácticas”, y que la explicación a varios reportes de ovnis tal vez no esté muy lejos de nuestras narices.

PELUSITAS

A veces, objetos que existen en la superficie del ojo y dentro del humor vítreo pueden observarse como objetos distantes. Estos objetos toman varias formas. Pequeños puntos de suciedad pueden parecerse a globos de luz, y si un punto es iluminado por una luz exterior, puede aparecer como una luz grande e indefinida. Si este punto es visto frente a un cierto oscuro, puede ser bastante espectacular. Al flotar sobre la pupila del ojo, da la impresión de estar desplazándose. Muchos informes de objetos volantes no identificaos, descritos como platillos voladores, discos luminosos, puntos brillantes o collares de perlas, no son más que minúsculos capilares de sangre en la superficie de la retina del ojo, o pequeñísimos corpúsculos sólo visibles bajo condiciones especiales de iluminación.

Casi toda la gente ha visto estos pequeños puntos o líneas de basura o “pelusita” dentro de los ojos. La mayor parte del tiempo estos objetos pasan desapercibidos y sólo cuando se mira el cielo despejado se da uno cuenta de su presencia.

MOSCAS VOLADORAS NO IDENTIFICADAS: MOVNIS

Estos objetos son muy escurridizos y si uno trata de fijarlos, se “deslizan” escapándose, como si volaran, de ahí que se les diera el nombre de “Muscae Volitantes” o moscas voladoras[4].

Algunas veces las Muscae Volitantes permanecen fijas para el observador; esto puede ser muy molesto y sólo se corrige cuando el cerebro aprende a ignorarlas.

No hay que confundir las “Moscas Voladoras” con los “Fosfenos”[5]. Estos últimos son sensaciones visuales luminosas producidas por una causa distinta a la de la luz, por ejemplo una excitación mecánica de la retina (como friccionarse los párpados). Los fosfenos pueden verse también cuando se recibe un golpe en el oído, es decir, el clásico “quedarse viendo estrellitas”. Es por ello que los boxeadores tienen más oportunidades de ver fosfenos en su vida.

Según algunos oftalmólogos, la mayoría de las Moscas Voladoras son imperfecciones celulares del ojo. Otros médicos, como el doctor Francis Lefébure han investigado las llamadas “mezclas fosfénicas”.

Se ha especulado sobre el origen de las pinturas de Victor Vasarely. ¿Acaso no estamos presenciando la representación de fosfenos que, como fuegos de artificio, explotan en formas caprichosas en las telas del artista? El mismo Salvador Dalí dijo:

“Los fosfenos son reminiscencias de mi paraíso intrauterino perdido el día de mi nacimiento”.

Este fenómeno, que ha fascinado a niños y adultos, ha sido la fuente de inspiración para la creación de dispositivos que estimulan eléctricamente los párpados para producir ese “show biológico” de luces. De esa manera han aparecido en el mercado el Phosphotron, el Imagemaker y el Harmony, de gran éxito entre los cultores de la New Age.

Existe otro tipo de fosfenos, los así llamados Postfosfenos, los cuales son manchas luminosas de varios colores, donde comúnmente predomina el rojo. Estos han sido confundidos con ovnis y con otro fenómeno natural, del que hablamos en otro lugar. De cómo se producen estos fenómenos es de lo que nos ocuparemos en las siguientes líneas.

EL OJO

La luz entra en el ojo y pasa sucesivamente a través de varias capas: la córnea, el humor acuoso (fluido que llena la parte anterior del ojo), y el humor vítreo, que llena la cavidad el ojo. La luz estimula los Conos y Bastones, los cuales transforman la energía luminosa en impulsos nerviosos que se transmiten al cerebro.

En el centro de la retina existe un área amarilla llamada Mácula Lutea (Mancha Amarilla) y cerca de su centro se encuentra una pequeña depresión llamada Fovea Centralis (Agujero Central). La Fovea Centralis es el centro de la agudeza visual ya que contiene una gran cantidad de células (los bastones y los conos). Es en este agujero en donde el ojo enfoca el objeto a verse, y es también aquí en donde enfocamos a las Moscas Voladoras.

LA DIFRACCIÓN DE LA LUZ

El efecto óptico de difracción es el causante de muchos fenómenos naturales que pueden dar lugar a reportes de ovnis. Además de las Moscas Volantes producidas por difracción de la luz en pelusitas o fragmentos de polvo delante de nuestro ojo, existen otros fenómenos como los Halos y las Glorias[6], que son también producto de la difracción de la luz, esta vez por gotitas de agua y cristales de hielo. La pelusa, el agua y los cristales provocan que las ondas de luz formen un patrón de difracción.

LAS ONDAS

Hasta ahora hemos estado hablando de patrones de difracción y de ondas, pero ¿qué es una onda y qué un patrón de difracción?

En la figura 1 vemos la representación gráfica de una onda lineal armónica. En esta figura C representa las crestas, n los nodos y V los valles de las ondas transversales; A es la amplitud o máxima elongación de la onda; λ es la longitud de onda y representa la distancia entre dos crestas, dos valles o dos nodos.

Otros parámetros que no están representados en la figura 1 son: T o periodo, o sea el tiempo que tarda en efectuarse una oscilación completa; f o frecuencia, el número de oscilaciones completas por segundo, es decir, el inverso del periodo.

Notemos que la gráfica de la figura 1 es similar a la de la función trigonométrica seno, esto es, los nodos se encuentran a una distancia de n, en done n es un número entero.

Cuando dos ondas diferentes tienen sus nodos en un mismo punto, se dice que están en fase; y si los nodos se encuentran distanciados unos de otros, se dice que las ondas están desfasadas.

La superposición de las ondas, ya sea que estén en fase o desfasadas, da lugar al fenómeno llamado Interferencia (constructiva en el primer caso y destructiva en el segundo).

En la figura 2a se ve un caso de interferencia constructiva. Dos ondas en fase y de igual frecuencia, a y b, con diferente amplitud cada una, dan lugar a la formación de una nueva onda (c) con una amplitud mayor a las ondas que la originaron.

En la figura 2b se ve el caso de la interferencia destructiva. En esta figura se presenta un caso especial en el que las dos ondas, a y b, están desfasadas π grados y además tienen la misma amplitud; esto da como consecuencia que “desaparezca” todo movimiento ondulatorio (c).

PATRONES DE DIFRACCIÓN

Cuando un rayo de luz (onda electromagnética) pasa por un agujero de un objeto pequeño o alrededor de un objeto pequeño, puede producirse un patrón de difracción. Aquellas ondas que están en fase darán una zona brillante y aquellas que están desfasadas producirán una zona oscura.

En la figura 3 vemos un rayo de luz que pasa alrededor de una motita de polvo, como las que podemos tener en la superficie del ojo. La distancia que recorren las ondas a y a’ desde los puntos x hasta el punto A localizado en la retina, es la misma, por lo que las ondas llegan en fase y producen un “máximo de difracción de primer orden”.

Las ondas b y b’, en su camino de los puntos x a B están desfasadas π grados, por lo que producen interferencia destructiva, o sea, una región oscura.

Las ondas c y c’ están “desfasadas” 2π grados, es decir, vuelven a estar en fase, por lo que llegan al punto C y producen un “máximo de difracción de segundo orden”.

En los puntos D se debe observar otro mínimo o franja oscura y así sucesivamente.

En la parte superior de la figura 3 se ha dibujado el patrón ondulatorio de difracción resultante.

En la figura 4 vemos perpendicularmente el patrón de difracción producido por un pequeño grano de polvo que da como resultado la formación de una Mosca Voladora. Esto es lo que nuestros ojos verían al ser adecuadamente estimulados.

En la figura 5 tenemos el patrón de difracción producido por un “hilo de pelusa”. En este caso podemos ver algo parecido a una “nave nodriza” o por mejor decir, “Mosca Nodriza”.

Hay que apuntar el enorme parecido de estos dibujos con una de las fotografías de “amebas” voladoras del señor Trevor James Constable o con los dibujos aparecidos en un libro de Joseph Allen Hynek, de los objetos vistos en 1936 por Richard Keller. Sin embargo, con esto no quiero decir que una Mosca Voladora se pueda fotografiar, a menos que el objeto productor del patrón de difracción se encuentre sobre la lente o muy cerca de la cámara[7].

Los MOVNIs se ven como anillos concéntricos de zonas brillantes y oscuras, sin ningún color. Esto es así debido a que no hay una dispersión (descomposición) de la luz.

Esta hipótesis de trabajo de los MOVNIs no trata de explicar todos los reportes de ovnis, ni mucho menos. Es sólo una sugerencia para explicar algunos casos especiales de observaciones de objetos brillantes en el cielo, y tiene el mismo nivel de credibilidad que la hipótesis de aquel físico americano que afirmó que cuando un mesón cósmico atraviesa el humor vítreo del ojo, provoca la formación de unos 600 fotones o cuantos de luz, lo que produce la percepción de una especie de disco luminoso. Empero, la reproducibilidad de los fenómenos predichos por la hipótesis MOVNI es mayor que los predichos por la hipótesis de los mesones cósmicos. Todo el mundo puede llegara tener en un momento dado “basuritas” en el ojo, pero muy pocos tendrán el privilegio de que sus ojos sean atravesados por mesones que puedan interactuar con el humor vítreo y así puedan ver discos luminosos.

La próxima vez que vea un objeto brillante e el cielo, deténgase y piense si no se trata de un mesón que ha atravesado su ojo o de una simple Mosca Voladora No Identificada.

REFERENCIAS

Allen Hynek Joseph, El informe Hynek. La verdad sobre los platillos volantes, Javier Vergara Editor, Buenos Aires, 1979.

Latapí Ortega Pablo, El poder de los fosfeno, Supermente, No. 21, México, 22 de mayo de 1979, Págs. 16-19.

Ruiz Noguez Luis, Una luz de esperanza, Vogue, No. 76, México, septiembre de 1986, Pág. 159.

Ruiz Noguez Luis, ¿Platos voladores o moscas voladoras?, Cuadernos de Ufología, Segunda Época, No. 6, Santander, España, septiembre de 1989, Págs. 87-90.

Ruiz Noguez Luis, ¿Son los platos voladores simples moscas voladoras?, Contacto Ovni, No. 22, El rincón del escéptico, México, octubre de 1996, Págs. 30-32.

ADDENDUM

En el 2001 los miembros del CIFEEEAC (Centro de Investigaciones de Fenómenos Extraterrestres, Espaciales y Extraordinarios A.C.), me invitaron a una de sus reuniones para discutir el famoso video del Worl Trade Center (el mismo de Barbara Sicuranza que se transmitió por SciFi). Estaban en la casa de Carlos Alberto Guzmán Rojas, director del CIFEEEAC, el capitán Alejandro Franz, de Alcione, Yohanan Diaz Vargas, de Realidad Punto Cero, César Buenrostro, Evidencias X, y el contactado Enrique Mercado Orue, autor de 28 horas a bordo de un ovni. César había hecho un análisis del video y había descubierto que gran parte del mismo estaba hecho en Photoshop. Por otra parte había hecho una recreación misma que iba a presentar en un programa matutino al que había sido invitado en compañía de Jaime Maussán. La intención era desmontarle el caso a Maussán. Querían que yo criticara el trabajo de César para poder encontrar sus puntos flacos que pudiera atacar el ufólogo de la televisión. Mi comentario fue que difícilmente iban a dejar que César hablara y mostrara su video.

Durante la velada el capitán Franz estuvo tratando de convencerme de la realidad de los ovnis. Me decía que yo era un buen investigador y que la ufología necesitaba de gente como yo, pero no tan escéptica. Debía reconsiderar mi actitud ante los ovnis. Las naves extraterrestres existían, no importando que yo no hubiera visto una. Al final me dijo “Bueno, no has visto ovnis, pero ¿crees en dios?” Cuando le respondí que no, la cara del capitán se transformó en un enorme signo de admiración. De esa manera terminó la conversación.

El capitán Alex Franz y yo continuamos teniendo una buena relación. Hay respeto mutuo, pero lo mismo que ocurre con los otros ufólogos aquí mencionados, no compartimos las mismas ideas.

El otro que estuvo más agresivo fue el contactado Enrique Mercado. Él estuvo criticando mi artículo sobre las Moscas Voladoras. Yo traté de ser cortés, principalmente porque estaba en casa de Carlos Guzmán de invitado. Pero tanta fue la insistencia de Mercado que en un momento le dije que tal vez el no tenía “Moscas Voladoras” en los ojos, pero que seguramente las tenía en el cerebro como para escribir un bodrio como 28 horas a bordo de un ovni y pensar que todo mundo se lo iba a tragar. Le pedí pruebas de su aventura, no cuentos ni invenciones. También le solicité que me explicara lo que había entendido sobre la difracción. Luego de algunos segundos de no obtener una respuesta le dije que eso confirmaba lo que había escrito: los ufólogos no tienen la capacidad de entender este tipo de cuestiones, mucho menos los contactados.


[1] Publicado en Cuadernos de Ufología, No. 6, 2ª Época, Santander, septiembre de 1989, Págs. 87-90.Contacto Ovni, No. 22, El rincón del escéptico, México, octubre de 1996, Págs. 30-32.

[2] El conocido escritor de ciencia ficción inglés Arthur C. Clarke escribió: “Los platillos nos han enseñado poco sobre la inteligencia extraterrestre, pero mucho sobre la estupidez humana”.

[3] Decía Bertrand Russell: “Sólo los imbéciles no cambian de parecer”.

[4] También conocidas como fenómenos entopticos o floaters.

[5] Del griego “Phós”, “Photós”, luz; y “Phaínein”, aparecer.

[6] Estos fenómenos tienen una fuerte ascendencia ufológica. El escritor, ufólogo, conspiranóico e ignorante Bruno Cardeñosa, afirmó que un fenómeno de difracción conocido como Espectro de Brocken o Gloria, era nada más y nada menos una nave extraterrestres en cuyo interior se podía ver a su tripulante. Cuando nosotros le señalamos su ignorancia en fenómenos atmosféricos, nos amenazó con demandarnos si no quitábamos nuestro artículo en la revista electrónica Perspectivas. Según parece, también es experto en derecho civil, penal e internacional (pregúntenselo a Pedro Amorós, quien ha sido beneficiario de la asesoría de Cardeñosa).

[7] Este párrafo confirma el poder de predicción de los escépticos pues pocos años después, con la introducción de las cámaras digitales, comenzarían a fotografiarse los famosos orbs.

9 Comments

Page 1 of 1
  1. Mytho
    Mytho octubre 16, 2006 at 4:43 pm .

    Muy interesante. No me queda la menor duda de que el fenómeno ovni es más una cuestión psicológica o incluso biológica como aqui apuntas, sino que eso no representa obstáculo para quienes trafican con este mito, quienes tienen la necesidad de creer en ello, y mucho menos para quienes esto representa un negocio como Fraussan.

    A veces, realmente es exasperante tratar de tener un diálogo medianamente inteligente con quien renuncia a la lógica en favor de un sueño.

  2. Luis Ruiz Noguez
    Luis Ruiz Noguez octubre 16, 2006 at 7:39 pm .

    En efecto Mario. Los ovnis son un fenómeno sicosocial que se nutre de fenómenos naturales mal comprendidos o desconocidos por los testigos. También hay una influencia artificial que proviene de la tecnología producida aquí en la Tierra (aviones, globos bengalas…)

    Con los ufólogos nunca tendrá un diálogo ni medianamente inteligente. Son el claro ejemplo de lo que señalaba Arthur C. Clarke.

  3. Don Maor
    Don Maor octubre 21, 2006 at 6:19 pm .

    “Con los ufólogos nunca tendrá un diálogo ni medianamente inteligente. Son el claro ejemplo de lo que señalaba Arthur C. Clarke”

    Con todo respeto, creo profesor que usted le tiene bronca a los ufologos y tiene la leve intención de destruirlos. Psicologicamente hablando, lo que le ocurre a Ud. es lo que se llama “destruccion del objeto del deseo”. Una vez que se el sujeto ha descubierto que es incapaz de alcanzar algo, en este caso demostrar la hipotésis extraterrestre, se frustra enormemente y decide destruir aquello que amó pero que sabe no puede conseguir. En este caso la destruccion implica destruir a la ufologia.

    En mi caso, la hipotesis extraterrestre es la unica que podria explicar el porcentaje verdaderamente enigmatico del enigma OVNIm y es la unica hipotesis por la que es relevante luchar.

    Si algun dia yo descubriera que que la hipotesis extraterrestre es absurda, intentaré no caer en el jueguito de la “destruccion del objeto del deseo”, tambien posible de llamar “desencato amoroso”.

    Saludos.

  4. Emmanuel
    Emmanuel mayo 14, 2009 at 6:40 pm .

    Hola, que interesante video, de hecho soy alguien que se acaba de enterar de este tipo de fenomeno entoptico, gracias a una chica con la cual jugue billar por la web y resulto que era optometrista, le pregunte a cerca de mi problema, ya que veo manchitas negras al ver superficies claras, las cuales se mueven si trato de enfocarlas, y me dijo que es un fenomeno entoptico, a lo cual me di la tarea de investigar, y el video muestra claramente lo que pasa en nuestra vista, no se si haya casos tan severos como se ilustran en el video, pero si cabe destacar que eso de los ovnis es algo absurdo, yo creo que tanto como el Chupacabas, jaja, creo que fueron inventados con un fin distinto. La realidad es de que agradecemos personas como yo, que al fin podamos tener una respuesta a ese problema. y aunque no existe cura confiable seguiremos esforzandonos por llegar a alguna solucion a esto, y que agradezco la informacion recabada.

    Saludos

  5. Evangelina Gallo
    Evangelina Gallo marzo 11, 2010 at 12:42 am .

    quiesiera saver mas cosas sobre esto me llama mucho la atension

  6. francisco lazarin gallegos
    francisco lazarin gallegos enero 9, 2014 at 6:58 pm .

    esa persona que comenta difraccion, palabra empleada para desacreditar la presencia de ovnis, todos padecen de difraccion cuando graban un ovni, las videos que utilizan padecen de difraccion, solamente lo que dice el vaticano,la nasa,que es lo mismo ahi, si no existe difraccion,lo que proyecta el bluebeam,tampoco es difraccion, todos los ufologos sabemos,que las naves para su funcionamiento utilizan energia del espacio,estan hehas de oxigeno solido, hidrogeno metalico,motor de conversion electromagnetica, al entrar a ellas te tienen que esterilizar, quizas es la envidia de que esas personas que desacreditan el fenomeno ovni, no han tenido la experiencia de conocer seres de civilizaciones con un avance de mas de miles de anos, el sr. enrique mercado orue siempre hablo con la verdad.

  7. luisrn
    luisrn enero 9, 2014 at 8:00 pm .

    Mercado Orue fue un mentiroso y no sólo yo se lo dije en su cara. El mismo Don Pedro Ferriz lo enfrentó en un programa de radio y le dijo, prácticamente, que estaba loco.
    Por lo que escribes, Francisco, me parece que sufres de los mismos males que Orue.

  8. Alfonsina
    Alfonsina septiembre 1, 2014 at 9:51 pm .

    Tendrían que ver un ovni, para creerlo. Explicarlo? bueno, sólo diciendo que no estamos solos en el Universo, que algo o alguien mueve esas cosas, como el ser humano desde tierra manda las naves de exploración, los satélites…a menos que los seres que las vean tengan la misma explicación, que es un efecto en sus ojos, y ni siquiera se cuestionen de donde llegan esos artefactos, si alguien los mueve desde miles de kilómetros…No creerán, hasta que lo vean. Quizás ni lo comenten porque pensarán que los van a tomar a locos. Tal vez sólo comenten aquéllo que les tocó ver con una persona o mas. Saludos.

  9. luisrn
    luisrn septiembre 2, 2014 at 12:38 am .

    No importa lo que yo vea o deje de ver. tampoco interesa lo que tú veas o los demás vean.
    Comentaré cuando se tenga un fragmento del plato volador o una biopsia del “algo o alguien que mueve esas cosas” a disposición de todo el mundo.
    Saludos

Post Comment