Adamski (8)

EL CASO MANTELL SEGÚN ADAMSKI

En uno de sus múltiples contactos con los seres del espacio, Adamski preguntó sobre el caso del piloto fallecido al perseguir un ovni (Thomas Mantell). Esta fue la respuesta de Ramu (seguramente esta es la verdad):

Ese fue un accidente que lamentamos honradamente. La nave que él perseguía era grande. Los miembros de la tripulación habían visto al capitán Mantell volando hacia ellos y sabían que su interés era sincero, no belicoso. Redujeron su velocidad y trataron de ponerse en contacto con la nave de él mediante sus instrumentos. Sabían perfectamente el poder que irradiaba la nave grande y pensaban que eso detendría el avance de él sin dañarlo. Pero cuando él se acercó, el ala del avión cortó esa barrera de fuerza, lo que ocasionó una succión que jaló el avión hacia la nave, con la inmediata desintegración de aquel y de su ocupante.

Esta desintegración se produce por una radiación magnética que separa las moléculas que mantienen unido el material, cambiando completamente su posición. Si ese avión hubiera sido redondo o de forma de puro, no habría ocurrido el accidente. El avión no era de perfil uniforme. Las alas sobresalían del cuerpo del mismo, y una de ellas fue la causa del desastre. El fuselaje no habría ocasionado la succión suficiente para tirar del aparato, pero una vez que el ala fue cogida por la fuerza, el resto del avión fue succionado instantáneamente y se redujo a minúsculos restos que cayeron a Tierra, totalmente hechas polvo algunas de las partes.

Un pensamiento en “Adamski (8)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *