El día que los marcianitos llegaron bailando ricachá

Obviamente no podía ser en ningún otro lugar mas que en La Habana, Cuba.

El suceso, verídico, ocurrió en 1954 y era poco conocido en los medios ufológicos. Uno de los testigos escribió:

“La vista que podía presenciar el que llegaba al lugar era sobrecogedora: efectivamente, sobre el terreno se hallaba posado un platillo volador, de grandes dimensiones, quizás unos 10 metros de diámetro. Era brillante, de apariencia metálica y en medio tenia como una especie de cúpula”.

Lea la crónica completa en este sitio:

http://ourworld.cs.com/rosafornes/page71.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.