Ufología ¿Una ciencia? (Primera parte)

¿EL ESTUDIO DE LOS OVNIS PUEDE SER UNA CIENCIA?[1]

¿Puede considerarse el estudio de los ovnis (la denominada ufología) una ciencia, o por lo menos una ciencia en formación? Esta es una de las cuestiones fundamentales que me planteo cada vez que algún niño, joven o muchacho pregunta al ufólogo en turno ¿en dónde puedo estudiar la carrera de ufólogo? La respuesta, a la primera pregunta, es un claro y rotundo no. Sin embargo esta respuesta no les gusta a los ufólogos y de inmediato contraatacan diciendo que proviene de una mente cerrada contraria a cualquier tipo de idea nueva y no convencional. Se apoyan comentando anécdotas de Galileo Galilei, Giordano Bruno, Louis Pasteur, los hermanos Wright, etc. y dicen que lo que ayer era considerado herejía ahora es ciencia. Pero la verdad es otra. Quienes se oponían a estas ideas eran los otros y no los científicos (Galileo, Bruno, Pasteur y los Wright eran precisamente los científicos). La mayoría de las herejías científicas del pasado han caído en el olvido y son ignoradas por los autonombrados Galileos modernos. No hay más que ver el libro de Martin Gardner (Fads and fallacies in the name of Science – Locuras y falacias en el nombre de la Ciencia) que está repleto de esas herejías que nunca pasaron a constituir el corpus de la Ciencia. Eso no significa que la Ciencia sea refractaria a los cambios, al contrario, en los últimos años ha pasado por varias revoluciones radicales en todos sus campos. Ideas nuevas (la relatividad, la cromodinámicacuántica, el universo inflacionario, etc.) han mostrado su valía no con videos, autopsias y ovnis estrellados (de los que no se tiene ni un solo fragmento); si no con el avance de la Humanidad.

EXENCIONES ESPECIALES

Pero, ¿cuales son las razones por las que a la ufología no puede considerarse una ciencia?

En primer lugar está la negativa de sus cultores, los ufólogos, a seguir las reglas del pensamiento científico. En lugar de esto piden exenciones especiales de los procedimientos probados por la Ciencia y se niegan a proporcionar los nombres de los testigos, la verificación de fechas, el uso de referencias bibliográficas, y su obligación a probar sus propias afirmaciones (piden que los otros sean los que demuestren que están equivocados). Basan la veracidad de su premisa positiva (existen los ovnis), sobre una negativa (por mucho que se trate, no se pueden explicar ciertos informes de ovnis). Esta es una falacia y un error filosófico que se conoce como “falacia residual”, que ha sido estudiada en el pasado, al parecer sin ningún efecto entre los ufólogos. Ya Hudson Hoagland escribió lo siguiente en la prestigiosa revista Science (1969): La dificultad básica inherente a cualquier investigación de fenómenos como el de … los OVNIs, es la de que es imposible para la Ciencia probar nunca un pensamiento universal negativo. Siempre habrá casos que queden sin explicar por falta de datos, ausencia de repetición, falsedad en los informes, fantasía de los testigos, sugestión de los observadores, rumores, mentiras y fraudes. Un residuo de casos no explicados no es una justificación para continuar una investigación después de que una evidencia abrumadora ha descartado las hipótesis de sobrenaturalidad, como la de los seres del espacio exterior… Los casos no explicados son casos que, sencillamente, no se les ha encontrado explicación. Nunca podrán ser la prueba de ninguna hipótesis”.

LA FALACIA DEL RESIDUO

Aunque la mayoría de los testigos de ovnis son personas sobrias e inteligentes que al parecer han tenido una percepción extraordinaria, hay muchas maneras sutiles por las cuales pueden confundirse. Siempre hay un residuo debido a las limitaciones de la percepción y la memoria humanas o por raros fenómenos naturales. Hay también “testigos” mentirosos, enfermos mentales y borrachos. Otra fuente de reportes son diversas actividades humanas que no se publican nunca debido a razones de seguridad militar, ilegalidad de dichas actividades, o a la mera ignorancia por parte de los agentes humanos de la actividad que ha causado revuelo. Aunque ese residuo nunca sea resuelto, no se refiere, obviamente a ningún estímulo extraordinario. Es el mismo caso de delitos que quedan sin resolver, de personas perdidas que nunca son encontradas, o de accidentes automovilísticos raros. Nuestro imperfecto conocimiento de los hechos no es prueba de que existan criminales extraordinarios, secuestradores fuera de lo común o saboteadores de tránsito a gran escala. La “falacia del residuo” en ufología se basa en el argumento de Joseph Allen Hynek de que aún cuando el 95% de los reportes de ovnis se deben en realidad a OVIs (Objetos Volantes Identificados), queda un remanente del 5% que seguramente sí son ovnis (en México ese residuo es del 100%. Todos los casos reportados son tomados por los ufólogos como verdaderos ovnis). Sin embargo, diversos estudios, tanto académicos como de los mismos ufólogos (aquellos con conocimientos universitarios en ciencias) han demostrado que los reportes ovnis son indistinguibles de los reportes ovis. En otras palabras, si se encontró explicación al 95% de los reportes ovni, es altamente probable que el restante 5% también sea ovi.

PERSUASIÓN vs. EXPOSICIÓN

Los argumentos de los ufólogos son principalmente persuasivos y no expositivos. Utilizan todos los adelantos de la mercadotecnia y la publicidad y ninguno del pensamiento científico. Hacen uso del principio de autoridad (“los astronautas han visto ovnis, por lo tanto nosotros debemos creer en su existencia”); de afirmaciones de lo consecuente lógico (“el universo es tan grande que tienen que existir otras civilizaciones en el espacio, luego entonces estamos siendo visitados por esas civilizaciones”); invitación a unirse al carro de la victoria (“¡la mayoría de las personas creen en los ovnis!, ¿por qué tú no?”); el sentido de conspiración (“el Gobierno de los Estados Unidos sabe toda la verdad sobre los ovnis, pero mantiene una conspiración del silencio”). Todas estas argucias, como dicen los filósofos de la Ciencia, son “tácticas de persuasión ilógica”. El asunto de los ovnis y los astronautas es una mentira fenomenal (el tema es tan complicado que merece otro artículo). Más de veinte de las principales historias aparecieron en los libros de Hynek y luego se han diseminado por todo el mundo. Sin embargo el mismo Hynek, después de visitar el Centro Espacial de Houston, en julio de 1976, y de ver los archivos originales que incluían fotografías, reportes y películas, dijo a sus colegas que sentía mucho haber incluido estas historias en sus libros, sin haberlas verificado, y que estaba convencido de que no había “verdaderos ovnis” entre ellas. Para aquellos ufólogos mexicanos que no crean en mi palabra, pueden ver la entrevista a Hynek que publicó el Playboy en enero de 1978, en donde el astrónomo testificó: Fui a Houston y vi las fotografías de los casos, y tengo que confesar que no me impresionaron en absoluto”. No obstante esta es una excepción a la regla. En general los ufólogos no siguen el ejemplo de Hynek y no se han retractado de los casos explicados, en lugar de eso han preferido embellecer y modificar las historias para volver a circularlas.

LA CARGA DE LA PRUEBA

El problema de “la falta de pruebas” de la existencia de los ovnis conduce a otra debilidad aún mayor en las bases filosóficas de la ufología. La carga de la prueba, que generalmente recae en los que alegan sobrenaturalidad (o, en un caso criminal, el peso de probar la culpa del acusado, que es “inocente hasta que se demuestra lo contrario”. En ufología “el acusado no es inocente, aún demostrando lo contrario”). La tesis de la ufología es una acusación contra la capacidad de la Ciencia contemporánea para explicar el universo. Las reglas de la Ciencia son claras: los alegatos extraordinarios requieren pruebas extraordinarias. Por lo tanto la ufología tiene que probar dicha acusación con pruebas contundentes. Mientras no lo haga, el modelo actual de la realidad, el Método Científico, seguirá siendo válido y los argumentos de la ufología simples sofismas y patrañas. Pero esto no lo comprenden los ufólogos. Para ellos la simple existencia de casos no resueltos es una supuesta prueba de la necesidad de modificar la Ciencia moderna. No se molestan en dudar si estamos siendo visitados, “ellos ya están aquí, y por lo tanto deben viajar a velocidades superiores a la de la luz, lo que implica que ésta no es el límite máximo para todo cuerpo con masa; tal vez utilicen aparatos de plasma biológico (sic)”. Para los ufólogos los reportes extraordinarios se pueden considerar como datos válidos hasta que no se demuestre lo contrario.

LAS PRUEBAS

¿Cuales son los datos y/o argumentos que, en su ingenuidad, los ufólogos presentan como pruebas? En realidad son pocos, básicamente: la declaración de un testigo, una fotografía, un video, y algún fragmento de una sustancia extraña. Pero estos argumentos no constituyen pruebas científicas. Aún cuando miles o millones de personas hayan declarado haber visto al unicornio, las hadas, el diablo, las quimeras, etc., sus declaraciones han quedado como simples anécdotas o literatura, ya que no se ha encontrado ningún resto de estos seres míticos. Las sustancias extrañas tampoco son prueba de nada. Durante la Edad Media se vendían polvos de cuerno de unicornio como eficaz remedio para diversas enfermedades. El dichoso polvo era producido, entre otras cosas, con los cuernos de los rinocerontes. De la misma forma, se ha determinado que todas las muestras de supuestos fragmentos de ovnis que se han analizado están fabricadas con algún elemento químico de los que constituyen la tabla periódica de los elementos, principalmente de productos o aleaciones que pueden ser fabricados en la Tierra, y por lo tanto de ninguna manera demuestra que provengan de otro planeta. Si los ufólogos mostraran algún fragmento de Kriptonita verde (o por lo menos de Kriptonita roja), el caso sería diferente: esos materiales no se pueden fabricar en nuestro planeta. Las fotos y los videos se han constituido como la máxima prueba para los ufólogos.

Supongamos que un “cuervólogo” (permítaseme este barbarismo), es decir, un estudioso de los cuervos, afirma que existen los cuervos verdes. La única forma que tendría de demostrarlo es presentando un ejemplar de cuervo verde para ser analizado por zoólogos y veterinarios. En lugar de eso se contenta con mostrar:

a) un grueso expediente con diversos reportes de personas que dicen haber visto cuervos verdes;

b) diversas fotografías de cuervos verdes en vuelo;

c) varios videos (que pueden comercializarse fácilmente en la televisión o en alguna colección de videos cuervológicos);

d) algunas plumas verdes.

El componente “a” del dossier queda al nivel de los relatos sobre seres mitológicos, y no constituye una prueba científica. Se descubre que algunas de las plumas que se muestran en “d” pertenecen a pericos, guacamayas y otras aves de plumajes verdes; las demás están pintadas con alguna clase de anilina. El cuervólogo pone el grito en el cielo y dice que la NASA, la Fuerza Aérea, el Pentágono, el Kremlin, todos los Gobiernos, el Ejército, y hasta el personal de la estación de bomberos que se encuentra a dos cuadras de su casa, están organizando un complot, una conjura de silencio con el único fin de que la Humanidad no conozca la verdad: los cuervos verdes existen. Rumiando su conspiranoia se aferra a las evidencias gráficas “b” y “c”. Pero los zoólogos, que a raíz del resultado negativo con “a” y “d” se han vuelto escépticos y suspicaces, le dicen que:

1) Están fuera de foco, por lo que no se puede deducir nada.

2) Están muy alejados y al ampliarlos se pierde mucha información por la
aparición del grano o de los píxeles. Pueden ser cualquier cosa.

3) Pueden ser pericos captados en condiciones especiales.

4) Una de las evidencias era una paloma pintada de verde por algún bromista.

5) Hay un video que muestra un cuervo, pero éste no es verde sino negro.

6) En una fotografía aparece un cuervo, pero los colores de la misma fueron
modificados por métodos computacionales.

7) Un bromista ha mandado el logotipo del bar “El cuervo verde”, en donde
aparece el dibujo de uno de estos animales.

8) Uno de los seguidores del cuervólogo ha fotografiado una hoja verde
lanzada al aire.

9) Otra fotografía muestra un ave verde parada al lado de uno de los
anuncios de neón de los casinos de las Vegas. La morfología del animal es la
de una paloma. Su extraño color se debe a las luces verdes de neón.

Y así ad infinítum. Por más que el cuervólogo se enoje no puede demostrar la existencia de los cuervos verdes. La única manera, la más obvia, es presentar un cuervo verde, pero eso no lo ha hecho en cincuenta años que lleva de investigar este fenómeno[2].

FALSEABILIDAD

La ufología no es una Ciencia ya que se aleja por completo al concepto de “falseabilidad” propuesto por Karl Popper, el filósofo de la Ciencia. En términos generales esto quiere decir que ninguna teoría puede ser considerada como científica hasta que pueda ser formulada para que pueda probarse lo contrario, o demostrarse que es una falsedad. Esto es, la teoría tiene que explicar una porción del universo de tal manera que las observaciones ulteriores o los experimentos, no puedan conformarse con la teoría y sus predicciones, o puedan conformarse con ellas (aunque no estén conformes con las predicciones tradicionales). La predicción de Albert Einstein de la curvatura de la luz estelar al pasar cerca de un cuerpo masivo (observable durante un eclipse total de Sol), es un ejemplo famoso de este procedimiento. Pero después de más de cincuenta años de especulación a ciegas, no se ha obtenido ninguna predicción científica digna de mención producida por la ufología[3]. Por lo tanto la ufología no es una Ciencia, es solo una disciplina estéril.


[1] Este artículo se publicó como: Ruiz Noguez Luis, ¿Puede el estudio de los ovnis ser una ciencia?, La Nave de los Locos, Año 1, No. 1, Santiago de Chile, abril de 2000, págs. 5-8.[2] James Randi utiliza una parábola similar para demostrar la inexistencia de los ovnis. El mago pone como ejemplo el caso de los renos voladores de Santa Claus. Para ello propone el experimento de subir a la azotea de cualquier edificio para arroja, uno a uno, todos los renos del planeta y poder determinar si efectivamente alguno posee la cualidad de volar.

[3] Antes de que mencionen a Billy Meier y el agujero en la capa de ozono, diremos que ese efecto ya se conocía con anterioridad. De hecho fue la razón por la cual Rowlan y Molina obtuvieron el premio Nobel de Química. Revisando la mayoría de los números del Wassermannzeit (La era del barquero), el boletín que edita Meier, no he encontrado ningún referencia escrita a esta predicción. Por lo tanto no hay forma de demostrar que Billy haya predicho eso. Si eso hubiera sido cierto, me hubiera servido para mi tesis de licenciatura “Construcción de un modelo fotoquímico para una atmósfera de oxígeno”, que trata sobre el tema.

5 pensamientos en “Ufología ¿Una ciencia? (Primera parte)”

  1. ¿Cómo puede haber una ciencia para estudiar algo que no existe? Claro, a menos que tengamos a la mano una nave espacial extraterrestre y haasta un humanoide espacial, las ramas de la ciencia para estudiarlos ya existen. La Ufología como ciencia además no tiene sustento. Sin evidencia tangible, no hay materia de estudio.

    como dirían por ahí:

    “por eso insisto en que es necesario que nos traigan un cadaver”

  2. Según lo veo, la ufología no puede ser ciencia, simplemente porque no produce conocimientos nuevos (al menos de momento). Incluso quienes emplean el método científico de forma seria y rigurosa para analizar los casos, al final lo que se hace es encontrar una explicación dentro del marco actual de conocimiento, pero nunca (que yo sepa) ampliarlo.

    Bueno, pensándolo bien, quizás si se mira desde un punto de vista de la sociología, del comportamiento humano, del nacimiento y perpetuación de mitos… ahí el estudio del fenómeno ovni (que no de un caso ovni) sí puede arrojar luz sobre el ser humano, sus procesos mentales… Ahí sí que estaríamos hablando de ciencia, creo yo.

  3. Bueno de cierta manera esta claro que la ufologia de momento no se puede considerar como una ciencia, pero a pesar de la falta de extraordinarias pruebas, tampoco podemos negar la existencia de los mismos, y si se unieran conocimientos en vez de tratar de desprestigiar algunas investigaciones hechas por personas con alto criterio investigativo podríamos sacar una verdad que pueda estar latente entre nosotros “la ausencia de pruebas no prueba la ausencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *