Nazca (Primera parte)

NAZCA[1]

En el Perú, entre las regiones de Palpa y Nazca se encuentra una gran faja de desierto, de aproximadamente 50 kilómetros de longitud por 10 kilómetros de ancho, interrumpida sólo por los verdes valles del Río Grande y Río Palpa, al Norte, y los valles del Río Ingenio y Río Nazca, al Sur. La llanura de Nazca se encuentra en la cuenca del Río Grande, a unos 400 kilómetros al Sur de Lima, capital del Perú. Curiosamente esta llanura (desierto, en realidad) ha recibido el nombre de “pampa”.

En ese lugar nos encontramos con 13,000 líneas, más de 100 espirales, trapezoides y triángulos, y cerca de 800 figuras de animales. El primer artículo en que se dieron a conocer estas asombrosas figuras se debe a la pluma del arqueólogo Toribio Mejía Xesspe, que estuvo en el lugar en 1917 y fue el primero en presentar un trabajo detallado al Congreso Internacional de Americanistas, reunidos en Lima en 1939[2].

El profesor Mejía Xesspe, ferviente admirador y discípulo del gran sabio peruano Julio César Tello, descubrió otras huellas y líneas en los valles de Humay y Chincha, más al Norte de Nazca, durante la expedición de 1926-1927 organizada por el doctor Tello.

LAS PRIMERAS INVESTIGACIONES

En su ponencia ante el Congreso Internacional de Americanitas, el profesor Mejía Xesspe planteaba la hipótesis de que las figuras de Nazca fueron caminos y acueductos construidos antes de la llegada de los incas a esas tierras.

El segundo que intervino en la discusión fue el padre Alberto Rossel Castro, que a partir de 1942 publicó varios estudios sobre las figuras[3]. Rossel Castro se adhiere a la hipótesis de Mejía Xesspe. Considera sin dudar que se trata de “proyectos prácticos de irrigación y de división de parcelas agrarias”, puestos en marcha y realizados por un “pueblo trabajador, eminentemente compuesto por agricultores”.

Otros pioneros en el estudio de Nazca fueron: George E. Johnson, que estuvo ahí en 1930; el comandante Peri, quien fuera el primero en volar sobre la pampa con un helicóptero; y el arqueólogo Rafael Larco Hoyle[4].

Por ese entonces el doctor Paul Kosok había llegado a Perú, enviado por la Universidad de Long Island, para estudiar las famosas obras hidráulicas de los antiguos habitantes del país.

Kosok visitó el lugar en 1943 y después de profundizar en sus investigaciones descubrió que, si bien las líneas presentaban una depresión, no eran lo suficientemente profundas ni estaban construidas con el material necesario para poder transportar un fuerte caudal de agua. Encontró que tampoco pudieron haber servido como caminos ya que “su naturaleza, su tamaño y su posición muestran que de ninguna manera estas rutas podían ser utilizadas para el transporte”[5].

En efecto, algunas de esta líneas son tan escarpadas que resulta muy difícil escalar la pendiente y además hay que considerar que no hay razón para construir vías tan complicadas y zigzageantes a lo largo de varios kilómetros, que forman un circuito cerrado en algunos trayectos y que exigen un viaje penoso y difícil, por ejemplo, de una hora para llegar a un lugar al que podría llegarse en sólo unos cuantos minutos caminando en línea recta.

Un 21 de junio, camino a su automóvil, Kosok atravesó una pequeña calina en la que convergían varias líneas, y miró directamente al Sol ocultándose sobre una de ellas. El 21 de junio es el día más corto en el hemisferio Sur, ya que entonces tiene lugar el solsticio de invierno. Kosok se dio cuenta inmediatamente que esa línea era una “línea de solsticio”, como él la llamó. Muchas de las líneas presentan una configuración tipo estrella, convergiendo varias de ellas en un punto.

En 1947, Kosok declaró que dichas líneas eran parte de un gigantesco calendario astronómico. Más tarde, en 1965, publicó Land, Life and Water in Ancient Peru[6]. En el capítulo dedicado a las líneas de Nazca (capítulo VI), titulado The Largest Astronomy Book in the World, desarrolla su teoría y aclara que “la gran longitud de algunas de las líneas sugiere que también fueron usadas para efectuar carreras ceremoniales”.

Tratando de verificar la teoría de Kosok, el investigador británico Gerald S. Hawkins estudió 93 líneas (186 direcciones), y la información sobre las características de éstas (ángulos y direcciones), la introdujo en una computadora. Hawkins demostró que el número de líneas que coinciden angularmente con ciertos cuerpos estelares no era tan grande como para seguir sosteniendo la teoría del calendario cósmico.

En su libro Beyond Stonehenge[7], Gerald Hawkins describe los resultados del análisis computarizado de las líneas de Nazca. Comprobó que la mayoría de estas líneas no coinciden con la puesta o salida de algunos astros en momentos claves del año. Sin embargo, Kosok apuntó la posibilidad de que en el siglo VI o antes, varias de estas líneas pudieron haber coincidido con fenómenos de esta naturaleza.

A favor de Kosok podemos apuntar que Hawkins sólo estudió 98 líneas y se conocen más de 13,000.

Pero Hawkins no siempre pensó de la misma manera. Su primer artículo sobre Nazca fue publicado en 1969[8] y en ese entonces estaba de acuerdo con la teoría del calendario cósmico.

CUARENTA AÑOS DE INVESTIGACIÓN

Victoria María Reiche Grosse Neuman nació en Dresden el 15 de mayo de 1903 y se graduó en matemáticas con un tesis sobre conjuntos matemáticos, y posteriormente en astronomía en las Universidades de Hamburgo y Leipzig.

La señora Reiche llegó a Perú en 1932 escapando, según contó, de una familia dominante. Fue contratada por dos años, después de contestar un pequeño anuncio que había aparecido en la prensa alemana en el que se solicitaba una institutriz para el cónsul alemán en Cuzco. Al término del contrato, en 1934, se encontraba en Lima sin empleo. Para poder sobrevivir dio clases de gimnasia. Una feliz casualidad quiso que se encontrara con el gran arqueólogo peruano, el doctor Julio Tello, quien le encargó algunas traducciones. Por medio de este último conoció a Paul Kosok quien la puso al tanto sobre las investigaciones en Nazca.

Un frenesí espontáneo por descifrar los secretos de las “ciudades perdidas” y de los vestigios ciclópeos de las culturas precolombinas embargó a Marí Reiche. Pero no pudo viajar a Nazca hasta 1946, porque durante la Segunda Guerra Mundial no se permitía los alemanes que vivían en Perú salir de Lima.

“Durante años –dice- soñé con estas líneas, y fui allí en 1946, tan pronto terminó la guerra”[9].

A lo largo de algunos años la señora Reiche estudió las figuras y elaboró mapas y cartas de las mismas.

“Después que los depuré fui a la Fuerza Aérea Peruana en busca de ayuda, y tomamos fotografías desde el aire. Descubrimos una enorme cantidad de figuras, centenares de triángulos y millares de líneas”[10].

Varias familias peruanas de la clase acomodada subsidiaron los trabajos de la alemana.

Posteriormente, María Reiche publicó un libro[11] y varios artículos[12] gracias a los que logró obtener un subsidio de una fundación sueca, con el que logró establecerse permanentemente en Nazca. Excepto por viajes para dar conferencias y por visitas al médico (al final de sus días estaba casi ciega y sólo podía distinguir los contornos), no dejó Nazca desde entonces.

En un principio era conocida como “la gringa loca”. Ahora, con glaucoma y artritis avanzadas está confinada un laboratorio donde continúa haciendo mapas, ayudada por un asistente peruano.

Con fondos de los gobiernos de Alemania Occidental, Suecia y Perú, construyó dos torres de observación, una de 4 metros y otra de 8, y compró cuatro motocicletas. Con su propio dinero paga a tres guardias para patrullar la zona. Tanto las torres como los guardias tienen como objeto impedir que los turistas pisen las líneas.

La señora Reiche desarrolló las teorías de Kosok, pues creía que los pobladores de Nazca utilizaban el enorme calendario con fines astronómicos y agrícolas. El pico del colibrí de cincuenta metros de largo, por ejemplo, apunta a la posición del Sol el 22 de diciembre, o sea el solsticio de verano en el hemisferio Sur. Para María Reiche, los cuatro dedos del mono representan las fases de la Luna, mientras que la araña está relacionada con la constelación de Orión. La señora Reiche piensa que los antiguos peruanos utilizaron su “calendario astronómico” como un almanaque agrícola, para predecir eclipses o para saber cuándo se llenarían los lechos de los ríos con aguas del deshielo de los Andes; para decidir cuándo plantar y cosechar, para determinar cuántos días quedaban del invierno…

“Hicieron un calendario de grandes dimensiones que pudiese durar siempre, de manera que un ejército invasor estuviese en condiciones de marchar sobre él sin dañarlo”.

Reiche cree que los constructores de Nazca utilizaron una medida básica que equivalía a unos 33 centímetros, es decir, a la distancia promedio entre la punta del dedo pulgar de una persona y la parte anterior del codo de la misma.

“Los indios Nazca desarrollaron una geometría de una perfección asombrosa, ya que su margen de error es únicamente de dos centímetros. Esta obra es representativa de una inteligencia y nivel de pensamiento abstracto no esperado en un mal llamado “pueblo primitivo””.

Ella cree que primero trazaban pequeños dibujos a escala de las figuras que planeaban; luego, usando compases rudimentarios fabricados con palos y cuerdas, realizaban los trazos finales,. La obra completa pudo haberles tomado por lo menos unos 300 años.

En un artículo que publicó en la revista Time[13], explicó el modo en que se trazaron las gigantescas figuras. A lo largo de los lados de una de ellas se ven miniaturas de las mismas. Miden aproximadamente 0.56 metros cuadrados, y son el modelo de las figuras mayores.

Kosok también nos señala que el procedimiento que se utilizó para hacer estas líneas es bastante sencillo. Es suficiente tomar, de la parte central del “camino”, las piedras oxidadas que por la exposición al aire han adquirido un color más oscuro, y amontonarlas a lo largo de los bordes. Una vez limpio, el color del suelo quedaba más claro, lo que permitía observar con facilidad las líneas. Kosok agrega que “los bordes no miden más que unos cuantos centímetros, y a veces son casi imperceptibles”[14].

La investigadora dice que los dibujos están en peligro de desaparecer debido a la contaminación provocada por las minas de cobre y hierro del área, que pueden haber alterado las condiciones climáticas y haber provocado las raras lluvias que han aparecido en el desierto de Nazca.

Maía Reiche recibió en 1977 la Orden al Mérito por Servicios Distinguidos, en el grado de Comendadora, otorgada por la República de Perú.

LA HIPÓTESIS DEL CALENDARIO

No sólo Kosok y María Reiche sostienen que las figuras de Nazca constituyen un enorme calendario astronómico; también el mayor Luis Mazzotti Pretell, miembro del Instituto Geográfico Militar del Perú, se inclina por esa hipótesis.

“La misteriosa pampa de Nazca –señala-, contiene dibujos de animales e insectos de una prodigiosa precisión geométrica, y una serie de trazos y pistas; no representan un aeropuerto de extraterrestres, ni éstos (si existen), tienen nada que ver con ella”[15].

Mazzotti llega a las siguientes conclusiones, que concuerdan con las de Kosok-Reiche:

“Las figuras y líneas de Nazca representan constelaciones cuyas estrellas han sido agrupadas teniendo e cuenta la relación de semejanza de aquellos animales, plantas y otros entes conocidos por quienes las trazaron. De igual manera, los griegos y las culturas orientales imaginaron otras formas de representación, acordes con su mitología, creencias, artes y oficios”.

Al igual que Kosok, Mazzotti advirtió que varias líneas convergían.

“Generalmente –apuntó-, las líneas convergen en un solo punto, en alguna parte del terreno ligeramente más elevada que el resto de la extensión, donde todavía existen vestigios de ruinas, y siempre llegan a las figuras; cruzan sobre ellas y se prolongan hasta perderse en el horizonte: Como estas líneas atraviesan los cerros, he llegado a la conclusión de que indicaban algún lugar del cielo en el que los antiguos nazquenses localizaban aquellas constelaciones. Pero como la posición aparente de la esfera celeste cambia a medida que pasan los días, debido a la traslación de la Tierra, se trazaron a partir de las figuras diversas líneas dirigidas a las constelaciones que los astrónomos de Nazca representaron gráficamente, refiriéndolas a diferentes épocas del año. Así, las líneas que entrecruzan los dibujos señalan las direcciones en que se mueven lentamente los grupos estelares por el espacio”[16].

Continuará…


[1] Este artículo apareció publicado originalmente como:Roberto López, ¿Fue realmente Nazca un espaciopuerto?, Contactos extraterrestres, No. 139, México, 28 de abril de 1982, Págs. 26-31 y 49.

[2] Mejía Xesspe Toribio, Acueductos y caminos antiguos de la hoya del Río Grande de Nazca, Actas y Trabajos del XXVIII Congreso Internacional de Americanistas, 559-569, Lima, 1942.

[3] Rossel Castro Alberto, Figuras geométricas de la hoya del Río Grande de Nazca, Actas y Trabajos, Tomo I, Lima, 1962.

Rossel Castro Alberto, Arqueología al Sur del Perú, Editorial Universo, S. A., Lima, 1977.

[4] Larco Hoyle Rafael, La escritura peruana pre-Inca, (El original sistema ideográfico fue empleado por todos los antiguos peruanos. Nuevas pruebas y analogías con la escritura maya), El México antiguo, Vol. 7, No. 7-8, México, 1944.

[5] Kosok Paul, The mysterious markings of Nazca, Natural History, Vol. 56, mayo de 1947, Págs. 200-207 y 237-238.

[6] Kosok Paul, Land, Life and Water in Ancient Peru, Long Island University Press, New York, 1965.

[7] Hawkins S. Gerald, Beyond Stonehenge, Arrow Books Ltd., Londres, 1977.

[8] Hawkins S. Gerald, Ancient Lines in the Peruvian Desert, Smithsonian Institution, Cambridge, 1969.

[9] Reiche Neuman María, Los dibujos gigantescos en el suelo de las pampas de Nazca y Palpa, Letras, No. 30, Lima, 1949.

[10] Reiche Neuman María, Secreto de la pampa, Letras, No. 49, Lima, 1968.

[11] Reiche Neuman María, Geheimnis der wuste, Mystery on the Desert, Misterio en la pampa, edición trilingüe, publicado por la autora, Sexta edición, Perú, 1987.

[12] Reiche Neuman María, Interpretación astronómica de la figura del mono, Actas y Trabajos, Tomo I, Lima, 1958.

Reiche Neuman María, El pájaro anunciador del Inti Raymi, Cultura y Pueblo, Número especial, Lima, 1965, Págs. 12-14.

Reiche Neuman María, Orientación y medida de los dibujos de las pampas de Nazca, Letras, No. 49, Lima, 1968.

Reiche Neuman María, Peruvian Ground Drawings, publicado por la autora, Kunstraum München E. V., 1974.

Reiche Neuman María, Las gigantescas huellas de Nazca y Palpa , Imagen, No. 3, mayo de 1974.

[13] Reiche Neuman María, Mystery on the Mesa, Time, 25 de marzo de 1974, Pág. 2.

[14] Kosok Paul & Reiche Neuman María, Ancient Drawings on the Desert of Peru, Archaeology, Vol. 2, No. 4, diciembre de 1949, Págs. 206-215.

[15] Mazzotti Pretell Luis, En pos de los misterios de la pampa de Nazca, Comercio Dominical, Lima, 26 de abril de 1970.

[16] Mazzotti Pretell Luis, El enigma de las pampas de Nazca, Imagen, No. 2, Lima, 1973.

9 pensamientos en “Nazca (Primera parte)”

  1. No sé si tienes previsto incluir que algunos teóricos piensan que los Nazca, o quien trazó esas líneas, habían usado globos aerostáticos rudimentarios.
    Claro, es una teoría poco sustentada, pero de otra forma, ¿cómo se pueden apreciar las figuras si no es desde el aire?

    felicidades.

    PD: el jueves Maussán en Viva la mañana aseguró que los mayas profetizaron el máximo de actvidad solar que según él está registrándose en este momento y que pone al mundo en riesgo por que provocaría un nuevo calentamiento global (disculpando de ello una gran parte de la responsabilidad a las industrias humanas)… y que obviamente, esas profecías se las dictaron los extraterrestres…

    saludos

  2. hola realmente es asombrosa su investigacion, soy estudiante de licenciatura en ciencias sociales manizales-Colombia, mi tema de exposicion es acerca de la cultura Nazca, necesito imagenes sobre el hallazgo arqueologico de esta cultura e investigaciones recientes, quisiera que me ayudaran a crear de una manera ordenada mi exposicion ante mi grupo de clase.mis correos son los siguientes [email protected]. muchas gracias, hasta pronto

  3. Biografía
    MARIA REICHE, nació en la ciudad de DRESDEN, ALEMANIA el 15 de Mayo de 1903. Estudió Matemáticas, Geografía, Física, Pedagogía y Arqueoastronomía, en el TECHNISCHE HOLCHSCHULE (HAMBURGO). Llegó al Perú en 1932 para trabajar como institutriz de los hijos del consul alemán en el Cusco.
    En 1934 terminado su contrato en Cusco, decidió permanecer haciendo traducciones. En 1938 trabajó en el MUSEO NACIONAL donde conoció a JULIO C. TELLO PADRE DE LA ARQUEOLOGIA PERUANA. Fue traductora y asistente en la conservación de fardos funerarios descubiertos por el DR. TELLO
    En 1939, se realizó el CONGRESO INTERNACIONAL donde participó el Dr. Paul Kosok al cual María Reiche apoya como traductora. Kosok realizó visitas a Nasca, delegando luego la continuidad del trabajo en las Pampas de Nasca a María.
    Durante más de 50 años María ha realizado estudios en medición e interpretación en la Pampa de Nasca, descubriendo todos los Dibujos y Líneas, conservando y protegiendo el Patrimonio Cultural legado por los antiguos peruanos.
    (Nasquences). María Reiche ha recibido la nacionalidad peruana otorgada por el Gobierno Peruano como reconocimiento a la labor realizada. En Abril de 1993 el Colegio Roman Rolland recibió un busto de la Dra. Reiche como homenaje a quien fuera su distinguida alumna. Asimismo la Dra. Reiche ha recibido la Orden del Sol en grado de GRAN CRUZ.

    “Desde que en el colegio ví el mapa del Perú en el, el Lago Titicaca, en el primer atlas que llegó a mis manos, la ilusión de viajara este maravilloso país se convirtió en un sueño que me acompañaría durante mi infancia y mi adolescencia.
    Este sueño se hizo realidad años después y aquí he pasado más de 50 años, especialmente en Nasca. Cuando vine en 1932 al Perú encontré hospitalidad, un inmenso regalo, increíble.
    Cuando tomé el primer tren hacia el Cusco, todo el viaje lo pasé en la plataforma, de comienzo a fin viendo al aire libre estos lindos paisajes.
    Ese fue el primer regalo que me dió el Perú.
    Todo se desarrolló desde entonces, mi vida raras veces a sido dura, porque yo tenía que cumplir mi destino.
    Es así que durante todos estos años me he dedicado por completo al estudio de las Líneas y Figuras en el Gran Tablero de las Pampas de Nasca desde que en 1938 conocí a JULIO C. TELLO y fui traductora y asistente en la conservación de fardos funerarios descubiertos por el Dr. Tello y a partir de 1941 el Dr. Paul Kosok de quien fui igualmente su traductora me sugiriera estudiarlas. Dada mi formación en las ciencias matemáticas y por la naturaleza y función que en mi opinión tienen estos dibujos, he desarrollado mis estudios e investigaciones bajo la óptica de esta disciplina. Sin embargo, considero que hay algo que es importante mencionar, es el hecho que en forma paralela directa o indirectamente, mientras realizaba mis investigaciones, fui aprendiendo mucho acerca de la cultura andina, en especial la nasquence, la pasada y la presente. Conocerla y valorarla se convierte en una ventaja importante para quien pretende develar el secreto de las Pampas. La gente aquí es muy buena observadora de la tierra y del firmamento. Y no sólo se trata de la historia de este pueblo, sino también de su indiosincracia y su filosofía de la vida, sus inquietudes y sus limitaciones, su lucha contra la naturaleza adversa y sus logros, la armonía en su arte y su dedicación a la ciencia y la ingeniería.
    Yo no creo que sea posible iniciar un estudio serio de las figuras y Líneas de la Pampa si no se cuenta con esta vivencia enriquecedora conjugada con la experiencia científica que despierta en el investigador otros intereses que le otorgan una ventaja innegable.
    De la observación de estos dibujos se puede llegar a las más variadas especulaciones. De hecho a sido así. Creo también que limitar su estudio al aspecto arqueológico sería establecer parámetros innecesarios a un documento del pasado que podría darnos una visión más amplia y distinta del desarrollo de una cultura importante como Nasca y de un Pueblo de una inteligencia superior en mi concepto. Desconocer su aptitud especial para dominar el espacio y el tiempo nos ubicaría en el campo del prejuicio. Los Nasca podían insertarse en el curso de la astronomía, podían ver los movimientos de los cuerpos celestes y saber exactamente cuando comenzar con los sembríos y cuando cosechar.
    Los resultados y conclusiones a los que he llegado se han basado siempre en la observación, en la medición y en el registro minucioso de todas las LINEAS Y FIGURAS. Descubro de todas las LINEAS completadas con mi hipótesis de trabajo que racionalmente no escapar al rigor científico pero que, en todo caso, contienen una dosis de intuición como resultado de la larga y continuada convivencia con los habitantes de Nasca. Y creo que no podría ser de otra manera, como alguna vez he mencionado, aunque se pueda tener diferentes opiniones sobre los dibujos y su significado, una cosa es cierta sin embargo, y es que la existencia de las figuras, demuestra, que los habitantes de la costa peruana habían una vez alcanzado un nivel cultural un nivel cultural insospechado. El proceso de planear y convertir una escala a otra necesita de una mente capaz de formar conceptos abstractos y de una facultad de razonar que debe haberse encontrado en por lo menos una parte de la población y que no podría esperarse de un pueblo primitivo. Tenemos que dejar a un lado por el momento, el estudio de aquellos elementos que constituyen la escencia del arte primitivo, es decir, totemismo, religión y magia, ritos y ceremonias. Debemos tratar de penetrar en sus mentes y seguir su lucha por la perfección y los caminos emprendidos para lograrlo.
    Debo decir que esa gente con gran inteligencia y visión estudió su ambiente y encontró un sitio que la naturaleza parece haber preparado para servir como un inmenso tablero en el cual pudieron trazar enormes dibujos que hasta ahora ho se han borrado. Las actuales variaciones climáticas en la zona y el turismo descontrolado han dado como resultado que muchas marcas hayan sido destruídas. Aún falta mucho por hacer antes que el significado de cada marca sea explicado y esto será imposible si el desierto es dañado o destruído.
    La superficie es muy frágil. Desde mi primera visita en 1941 a Nasca he solicitado protección para este desierto histórico. De 1945 a 1955 luché sola para parar un proyecto de irrigación para campos de cultivo sobre las Pampas de Nasca. Me costó muchísimo trabajo y malos sabores, hasta que fui escuchada en el Congreso y parar semejante ignorancia, a partir de mi única y solitaria lucha es ahora mi mayor satisfacción haber hecho famosas al mundo entero y sobretodo generar divisas al Perú, las Pampas de Nasca.
    La gente que vivió hace mucho tiempo dejó un documento único que considero constituye un capítulo escencial en el desarrollo de la mente humana. No hay nada igual en ninguna parte del mundo, como el CALENDARIO ASTRONOMICO MAS GRANDE DEL MUNDO.
    Quisiera por eso, que esto contenga un mensaje a los peruanos, de cuyo pasado debemos hacer justicia porque también pertenece al futuro. Ahora estamos en un desequilibrio y no sabemos si el mundo va a terminar mañana o dentro de un millón de años. La vida está compuesta de política y religión y entre estos dos extremos tenemos que encontrar un camino que puede ser largo y derecho o sinuoso. Tratamos de poner el mundo en una plataforma de justicia, de derecho y de bienestar para las grandes masas, que nadie quede privado de su derecho a la vida y a una vida agradable. Todo el mundo debe tener iguales derechos. Yo quiero ser un instrumento para eliminar las injusticias culturales y que los peruanos y los extranjeros aprendan a no DEPREDAR lo que es patrimonio de una nación y sobre todo HERENCIA de una cultura inigualable, porque la CULTURA es el reflejo de la idiosincracia del pueblo.

    MARIA REICHE

    [Volver]

    Bienvenida

  4. EL CODIGO NASCA
    “Conectividad de la Geometría Hidráulica en las Pampas de Nasca”

    Este mi primer libro, trata sobre las investigaciones efectuadas, desde la primera teoría que esbocé, el cual fue inspirado por el enigma astrológico – astronómico, iniciado por la Dra. Maria Reiche y Paul Kosok. Luego de varios meses de investigación, no estando totalmente satisfecho con la hipótesis planteada, bosquejé una segunda teoría dándole una temática de actualidad más cercana a una necesidad natural, es donde propongo mi teoría de las Placas Tectónicas, cuyo uso es totalmente factible, pero no encontré que coincidía con la realidad antropológica de esa época, ni de la actualidad.

    Después de algunos años, por ironía de la vida, haciendo caso a varios colegas y amigos antropólogos, investigué una posible solución que se ajustara a la realidad mundial, coherente, más inmediata, y encontré una hipótesis la cual fue planteada primitivamente por un grupo arqueólogos, que estudiaron las líneas antes que la Dra. Reiche y Kosok, sobre el uso de este complejo (Mejía Xesspe 1942, Kroeber Collier 1998, Horkheimer 1947) en la cual acertadamente, (sin comprobarlo a profundidad) dedujeron que el complejo tenia fines hidráulicos.
    La coherencia de una teoría debe darse en todos los aspectos imaginables para poder comprobar su validez. En términos generales, la realidad del pueblo investigado, es la misma que el pueblo actual, no ha variado. La problemática continua a niveles inclusive mayores que los de esa época. Actualmente se considera el agua como un recurso hídrico de necesidad primaria a nivel internacional y en el futuro pueda haber conflictos bélicos por este importantísimo recurso natural.

    Comparo esta hazaña solamente, con las maravillas de los “Jardines Colgantes de Babilonia” o con los “Acueductos de Roma”. Es definitivamente un logro estilo “Maravilla del Mundo” arqueológico de ingeniería hidráulica, base de muchos logros del Imperio Incaico. Recordemos que los Nasca, fueron una cultura Pre-Inca, que posiblemente hayan dejado esta tecnología como base de ingeniería agrícola para nuestro imperio basado en “Andenes”. (Los Andes, o lugar con Andenes)

    Este problema no es un asunto nuevo como probaremos en este libro que he denominado “El Código Nasca”, por que comprendo que puede ser la clave del manejo de este recurso natural hídrico a niveles muy delicados y con la precisión necesaria requerida actualmente debido a los cambios climáticos que nos aquejan.

    Esta historia se basa en un pueblo muy antiguo, de grandes ingenieros hidráulicos, que resolvieron problemas en la zona más seca y desértica de la costa peruana, los cuales no se dejaron vencer sino hasta cuando se acabo definitivamente el flujo del líquido elemento.

    Esta historia, remonta más de 2,500 años, cuando por motivos que no estarán a discusión, un pueblo que gozaba del líquido vital, fue despojado paulatinamente hasta no quedarle otra opción que migrar a las zonas donde todavía existe agua actualmente.

    Lo grandioso de mi investigación, es que noto en las líneas siglos de trabajo, con más aciertos que fallas. Las fallas fueron por factores del terreno. Los aciertos fueron por la sabiduría de los ingenieros que sin herramientas topográficas, ni maquinarias pesadas, canalizaron como mejor pudieron el liquido elemento, base de la organización agrícola de esta cultura.

    Los errores en la pampa existen, fue una cuestión de prueba y error, la ardua labor de los ingenieros para calcular los ángulos de inclinación por donde fluiría el líquido, es asombroso. Estamos hablando de varios metros de elevación hasta menos de un metro de inclinación por varios kilómetros de longitud, hechos manualmente, donde solo con instrumentos satelitales que ahora puedo comprobar la base de mi investigación. (Gracias a Google Earth) Yo rotundamente creo, que los Andenes, y casi toda la ingeniería hidráulica desplegada en Nasca, fue la herramienta primordial para las comprender las maravillas del incanato.

    Nasca mantuvo esta red conectada hidráulicamente por cientos de años, hasta el punto de quiebre, donde el agua ya no podía ser transportada a grandes distancias físicamente (masa por gravedad), con todas las obras y trazos efectuados, el liquido, inevitablemente paro de fluir entre las cuencas.

    No es una derrota, al contrario, nuestros ingenieros nos dejaron y demostraron capacidad indescriptible, es una proeza de ingeniería, recién decodificada e interpretada. Así puedo demostrar y aprender, con este libro, matemáticamente los avances de nuestros paisanos. Lo digo de esta manera por que no hay otra forma de describirlo. Yo no soy arqueólogo, soy solo un humilde informático ciudadano peruano, descendiente de estos pueblos, que venera a nuestros mejores ingenieros. Como siempre opinare, “No hay que quejarnos, descendemos de los mejores, tenemos ahora que superarlos”…

    Debería existir un consejo interdisciplinario, que se dedique a estudiar estos temas. Las instituciones privadas o de gobierno por separado no tienen el personal idóneo para poder decodificar los tantos enigmas por resolver, como escritura incaica, quipus, ceques, conectividad, matemática imperial, entre otros. Me he valido de muchos factores para resolver Nasca, y me ha ayudado la información de trabajos de muchos arqueólogos para enrumbar por el camino correcto de la geometría y las redes hidroconectadas. No debo asumir que los Arqueólogos posean conocimiento de redes y conectividad incaica para resolver estos problemas, ya que no es su especialización, pero toca estudiar en conjunto los restos arqueológicos para descifrar en “grupo de intelectuales” para que el “brainstorming imaginativo” tenga mas chance de resolver cualquier problema enigmático, tal como este de Nasca.

    En conclusión, es mi aporte, es posible que haya decodificado a nuestros ingenieros de Nasca y sus redes, me siento un poco tarde y lento, pero tengo el “Placer de haber tenido el honor de haber comprendido a mis colegas, razón por la cual, me siento honrado de ser un colega el que transmite a todo el Perú y el Mundo, los avances de nuestra Ingeniería andina”

    “La imaginación es más importante que el conocimiento.” Albert Einstein.

    LUIS H. CABREJO

  5. Maria Reiche Neumann, “La princesa de la Pampa”, algunas de las figuras de Nazca tienen 4 dedos en la mano izquierda y a Maria Reiche Neumann le faltaba el dedo medio de la mano izquierda. ¿Coincidencia?..,¿Quizás Maria Reiche hizo algunas figuras?

    Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *