El robot de Falkville (Primera parte)

EL ROBOT DE FALKVILLE

Durante la gran oleada de 1973 en los Estados Unidos, un policía norteamericano logró tomar cuatro fotografías de un insólito ser cubierto con un traje plateado.

Era justo después de las 10 de la noche del 17 de octubre de 1973, cuando el policía Jeffrey Greenshaw, de Falkville, Alabama, estaba descansando en su casa. De pronto sonó el timbre del teléfono. Se trataba de una llamada de emergencia. Al otro lado una vecina a la que el policía conocía muy bien, informó que acababa de ver aterrizar un platillo volador con luces destellantes, en una pradera al Oeste de la ciudad. Greenshaw, de 26 años, estaba fuera de servicio en ese momento, sin embargo decidió ir a investigar. Saltó de su asiento y salió corriendo hacia su vehículo, el coche radio patrulla oficial. En pocos minutos se presentó en el lugar donde la señora dijo haber visto posarse el ovni, y realizó una inspección ocular: el terreno era despejado (una pradera) y ahí no había absolutamente nada. Subió de nuevo al coche y siguió un poco por la carretera, hasta llegar a otra ruta, a la izquierda, de menor importancia, pues era de gravilla y estrecha. Se introdujo por el camino, bien atento a lo que pudiera haber a ambos lados del camino, iluminados por los faros del vehículo.

Había recorrido solo unos cientos de metros por aquella carretera, cuando vio caminando por ella a un hombre, al menos eso fue lo que el policía pensó. Era aproximadamente del tamaño de un ser humano adulto. Detuvo el coche a unos pocos metros de él y descendió para preguntarle quién era y si le podía ayudar en algo.

“Cuando le vi, estaba parado en medio de la carretera. Paré enseguida el auto y le pregunté si era extranjero, pero no salió ningún sonido de su boca”.

La figura de aquel ser quedaba iluminada tenuemente por las luces cortas del automóvil que, además, no lo enfocaba directamente, ya que el camino trazaba ahí un recodo pronunciado. Aquella figura estaba a unos 25 metros del policía. Jeffrey lo llamó dándole voces; pero el hombre no respondió. Se acercaba lentamente, andando con torpeza. Entonces el policía observó que la figura iba vestida con un traje de aspecto metálico, enterizo, una suerte de “mono”, y cubría su cabeza con un casco, de manera que ésta sólo era visible por su parte frontal. Una antena parecía brotar de la parte superior del casco. Fue entonces cuando Greenshaw relacionó aquel ser con el “platillo volante” que había mencionado su vecina. Tomó su cámara Polaroid y enfocó hacia aquella extraña silueta, que se encontraba ya a 15 metros de él. Obtuvo una primera fotografía. El enigmático ser no se inmutó: prosiguió lentamente su avance, tomando el policía una segunda fotografía cuando se hallaba a 6 metros, y una más, cuando estaba a 3 metros, que fue la menor distancia a la que estuvo el personaje.

Encendió la luz giratoria de su coche; entonces el extraño ser se detuvo un instante, como desconcertado. Luego la figura dio media vuelta y echó a correr “más rápido que cualquier ser humano que haya visto alguna vez”.

Enfocó y pudo divisarlo corriendo en dirección a Lacon, que dista de Falkville unos 5 kilómetros. El policía no lo dudó, subió a su coche con la intención de perseguirlo y darle alcance. Pero tanto aceleró al arrancar, que el automóvil derrapó deslizándose a la cuneta. Greenshaw maniobró durante unos instantes hasta recuperar el control del coche y enfilar de nuevo la carretera. Cuando finalmente lo logró, condujo bien atento mirando en todas direcciones.

En todo el trayecto hasta Lacon no halló ni rastro del mismo. Parecía haberse esfumado. “Este es el final inconcluso de lo que parece ser una historia forzada”, escribió Charles Bowen, editor de la Flying Saucers Review.

El mismo Bowen aclaró:

“Las cuatro fotos muestran una criatura que parece vestida con papel de aluminio, volteando gentilmente su cara hacia la cámara”.

Por su parte Antonio Ribera escribió:

“Si realmente las fotos de Greenshaw fuesen auténticas (posibilidad que no debemos descartar) entonces el documento tendría un valor extraordinario. Sería, ni más ni menos, la única fotografía que poseeríamos de un ser del espacio, de un extraterrestre”.

Esta es, a grandes rasgos, la historia del Robot de Falkville. Una historia polémica que sería acompañada de acaloradas discusiones en el seno mismo de la comunidad ufológica. Algunos autores como Colman von Keviczky, la aceptan como auténtica; otros, como Marion Webb, Walter Andrus, Ralph Blum, William Spaulding, James Oberg y John L. Acuff, la consideran un fraude.

Para seguir el hilo de los acontecimientos veamos la polémica principal entre von Keviczky y Spaulding. A continuación presentaremos la traducción de los trabajos del primero, aparecido en el libro de Henry Durrant Premierés enquetes sur les humanoides extraterrestres (hay traducción al español Humanoides Extraterrestres, Javier Vergara, pero por alguna extraña razón en ella no aparece este artículo); y del segundo, publicado en The MUFON UFO Journal; seguida de la réplica de von Keviczky y de algunos comentarios finales de un servidor. Note el lector el estilo paranoico y militar (“operaciones estratégicas de gran envergadura”, “verificación territorial”, “brigadas espaciales”, “movimientos estratégicos tácticos”, “fuerza de intervención galáctica”, “unidades tácticas”, “zona objetivo”, etc.), tan característico de von Keviczky.

FOTOGRAFÍAS DE UN HUMANOIDE OBTENIDAS POR UN CABO DE POLICÍA EN EL PERÍMETRO EXTERIOR DEL ARSENAL REDSTONE, ALABAMA, USA.

Por: Colman S. Von Keviczky

-Analizadas por la Intercontinental UFO Research and Analytical Network, 35-70, 75th street, suite 4G, Jackson Heights, N.Y., 11372, USA, Sr. Colman S. von Keviczky, M.M.S.E., cdt (Ret.) coordinador.

-Con la cooperación de Deutsche UFO-IFO Studiengemeinschadt e V., Postfach 17185, D-62 Wiesbaden-Schierstein, Sr. Karl L. Veit, coordinador asistente.

-Copyrighted por ICUFON-DUIST e V., 1974.

Resumen: Cuatro fotografías de una criatura humanoide no identificable como siendo de origen terrestre (el sujeto investigado no pudo ser aprendido ni por la policía local ni por la del condado).

Fecha y Lugar: 17 de octubre de 1973, entre las 22:30 y las 23:00, hora local. Oeste de Falkville, condado de Morgan, Estado de Alabama, Estados Unidos de Norte América.

Fotógrafo y origen del documento: Jeffrey Greenhaw, 23 años, cabo de policía de la comunidad de Falkville (dimitió el 15 de noviembre de 1973).

Aparato: Polaroid Color Pack No. 2; formatos 107, blanco y negro, y 108, color.

Copias negativos de los originales Polaroid, relatos y documentación en los archivos de ICUFON y DUIST.

Dirección actual de Jeffrey Greenhaw suprimida por razones de seguridad.

Perfil del cabo de policía Jeffrey Greenhaw: Jeffrey Greenhaw, 23 años, diplomado por la Academia de Policía del Estado de Alabama, fue electo por su comunidad como cabo de policía por el consejo municipal de Falkville, Alabama. La oficina de policía de este poblado (22 habitantes) depende de la oficina del sheriff del condado de Morgan. Sheriff: John C. MacBride.

Antes del 17 de octubre sus conocimientos sobre el asunto ovni no pasaban los del lector medio. “Había oído hablar de reportes anteriores de ovnis, hechos por las unidades de patrulla o del condado. Mas hasta esa noche yo me burlaba. Como había oído hablar de los ovnis, llevaba conmigo un aparato Polaroid. Pero no sabía qué podía ver o encontrar de improviso que pudiese tener algún interés en mi trabajo”, precisó Greenhaw en una carta al ICUFON, fechada el 17 de abril de 1974.

La idea de adquirir un aparato Polaroid, para poder justificar con pruebas fotográficas las infracciones cometidas en el sitio, lo define inmediatamente como un cabo de policía prudente, respetuoso de la ley. Su correspondencia con el ICUFON comenzó siete meses después de su experiencia. Muestra un individuo inteligente, de espíritu sereno, con dominio de sí mismo. Por todo esto, no fue, afortunadamente, influenciado e infectado (sic) por la literatura ovni marginal, o transformado –como acontece muchas veces- en “profeta espacial”. No escribió libros acerca de su experiencia. Actualmente trabaja duramente, para sobrevivir, como carpintero.

1 – CIRCUNSTANCIAS QUE MOTIVARON EL INCIDENTE

El desembarco en Falkville, Alabama, de un miembro de la tripulación de un ingenio espacial es una más de una cadena de operaciones de gran envergadura, que se realizó en los estados del Este de los Estados Unidos, entre el 11 y el 19 de octubre de 1973. Los mayores acontecimientos que se verificaron en esta operación estratégica organizada por una fuerza de intervención son los siguientes:

1. De septiembre a octubre de 1973: Vuelos esporádicos de verificación territorial, en combinación con el asunto de un submarino fantasma que dio la vuelta al Golfo de México. Informaciones parecidas fueron publicadas por la NASA ocho meses más tarde, el 22 de junio de 1974, en el boletín de información de las 6:30 de la NBS-TV (avisos sobre operaciones submarinas no identificadas: cap. Bruce-L. Cathie, 12 de marzo de 1965, Kaipura Harbour, Nueva Zelanda; capitán en jefe Julian Lucas, Ardanza, 30 de julio de 1967, S. S. Naviero, de la Argentine Shipping Line Co., Atlántico Sur; Ministerio de Defensa Noruego, del 12 al 27 de noviembre de 1972, submarino no identificado bombardeado con granadas por las fuerzas noruegas de la OTAN).

2. 11 de octubre de 1973: Dos trabajadores de los astilleros marítimos (Charles Hickson, 40 años, Calvin Parker, 18 años) fueron llevados a bordo de un ingenio espacial por tres criaturas que se parecían robots. Este examen de género médico, de cerca de veinte minutos, terminó en el hospital militar, donde las autoridades del Pentágono se inclinaron sobre el caso. No hicieron pública ninguna información (cable de la agencia UPI, 12 de octubre, 240B.)

3. 17 de octubre de 1973: Robot espacial de puesto de avanzada, fotografiado por un cabo de policía en servicio en la zona del perímetro exterior del Arsenal Redstone.

4. 17 de octubre de 1973: De noche, dos “brigadas espaciales” (48 ingenios) concentraron su atención sobre Wheeling (Virginia Occidental) – “… Si se produce cualquier cosa dramática, podría generar el pánico”, declaró un oficial el 20 de octubre alertando al principal noticiero de la mayor cadena de televisión americana.

5. 18 de octubre de 1973: Terrible explosión de un ingenio espacial en forma de cigarro, de 600 pies de longitud sobre un helicóptero de reacción Bell Huey, del Ejército americano. El ingenio espacial descendió sobre el helicóptero y, en unos segundos, lo elevó verticalmente de 1500 pies a 3800 pies de altura. Encuesta, verificada por el ICUFON, realizada por Howard H. Gallaway, secretario del ejército del Departamento de Defensa.

La operación: Los movimientos estratégicos y tácticos de operación de las fuerzas de intervención se basan en los reportes de los medios de información (UPI, AP), en los periódicos locales, The APRO Bulletin, Canadian UFO Report, y diversas publicaciones relativas a los ovnis; esto porque el Gobierno de los Estados Unidos, el Pentágono y la NASA, no ofrecieron ningún dato, debido a la censura por la seguridad nacional vedando los perímetros de los terrenos militares y federales y de sus instalaciones.

La primera manifestación, que duró una semana, de las fuerzas de intervención sobre los estados del Este fue precedida, durante los meses de agosto, septiembre y octubre de 1973, por reconocimientos de sondas en el Golfo de México, por ingenios submarinos en los mares (“submarinos fantasmas” señalados en la prensa) y por ingenios espaciales en los aires (“flota de ovnis” sobre el lago Livingston, Texas; “navío-base” lanzando pequeños ingenios encima de Bonham, Texas, sobre los estados costeros, de Texas a Florida. Se estimó que las zonas tomadas como objetivos eran los campos petrolíferos y las grandes industrias de Texas y de Louisiana, las instalaciones de seguridad costera y las fuerzas de la marina militar.

La invasión: La principal acción de la fuerza de intervención comenzó el 11 de octubre de 1973, en diferentes lugares, orientadas de Sur a Nornordeste, sobre el Golfo de México. Las unidades tácticas de los ingenios espaciales, protegidas por la noche, redujeron su altitud de vuelo, sobre la línea costera, y combinaron sus operaciones con bajadas, a partir de las naves-base, de ingenios de reconocimiento aéreo, aterrizajes, desembarques de equipo en zonas de baja densidad de población, especialmente en los estados del Mississipi (Este), Alabama y Georgia, y el 22 de octubre al Norte, por los Grandes Lagos y en Hartford City, Indiana.

Los estados del Este, incluidos en esta operación fueron, de Sur a Norte:

Louisiana, 16 de octubre: vuelos sobre los condados de Madison, Jefferson y Highland. Un ingenio rompe una barda y mata una vaca durante un aterrizaje.

Mississipi, 12 de octubre: En Jackson, un ingenio a 1000 pies de altura, grande “como una casa de cuatro pisos”; 11 de octubre: en Pascagoula, tres robots transportaron dos personas dentro de un ingenio espacial para examinarlas; 18 de octubre: en Gulfport, un ingenio espacial persiguió un taxi.

Alabama: Fueron registradas operaciones sobre el estado, e 17 y el 18 de octubre. La actividad de los grupos tácticos cubrió los siguientes condados: Conecuh, ingenio en forma oval sobre Evergreen; Pike, se observó una luminiscencia verde sobre un depósito de remolques; Montgomery (norte) y Bullock, objetos rodeados de una luminiscencia verdosa; después, sucesivamente, Martin Lake y Costa River y los condados de Shelby y Tuscaloosa. Y la capital del estado Birmingham. En Gadsden, condado de Etowah (a 39 millas del Arsenal de Redstone), un objeto enorme, plateado, en forma de sombrero mexicano, con una almohada y remaches identificables, dio una vuelta de fondo; finalmente, en el condado de Morgan, en Falkville, un robot espacial fue fotografiado por un cabo de policía, a 17 millas del Arsenal de Redstone, en Huntsville, condado de Madison.

Zona objetivo calculada para Alabama: el Centro de Vuelo Espacial George C. Marshall y el Arsenal de Redstone, en Huntsville.

Georgia, 16 de octubre: En Roma, un equipo de reporteros observó y fotografió un “guisante oval” rojizo; 17 de octubre: en Atenas, dos criaturas de cuatro pies de altura, vestidas con uniforme plateado, fueron acogidas ¡a tiros de pistola! 19 de octubre: en Tifton se observó una criatura “de aspecto metálico”.

Este verdadero” corredor aéreo” siguió hacia el Nornordeste.

El camuflaje: Para calmar la inquietud creciente de la población, provocada por este acontecimiento espacial, las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos difundieron, el 18 de octubre, un comunicado explicando sus pruebas atmosféricas a gran altitud, lanzadas de la Base Aérea de Elgin, en la Florida, más, afortunadamente, estas pruebas no coinciden con las observaciones hechas por los habitantes, y verificadas por las autoridades de la policía local y del estado. Realmente se sabe que las pruebas realizadas en la alta atmósfera no pueden llegar a cazar, a baja altura, taxis, camiones agrícolas o matar vacas; en un caso eventual de un ingenio espacial pilotado, lanzado secretamente en el centro de Vuelo Espacial George C. Marshall, de Huntsville, un astronauta no aterrizaría en la noche ni bajaría en una carretera campestre desolada, para lanzar maniquíes delante de una patrulla de policía armada.

Más ridículas las explicaciones del Arsenal de Redstone y del centro de Vuelos Espaciales George C. Marshall, afirmando que el cabo de policía Greenhaw había fotografiado un bombero de la NASA en su traje ignífugo. Pero entonces ¿qué hacía ese bombero del Centro de Vuelo Espacial paseándose a 17-20 millas de ahí, a media noche, en plena oscuridad, en una carretera desierta y sin ningún extintor? ¿A qué incendio se dirigía?

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.