Trancas, Tucumán: El Informe Final (3)

Por Roberto Enrique Banchs

EXAMEN DE LAS “HIPÓTESIS INICIALES”

El primer comentario incluyó tres hipótesis: a) accidente, b) cuadrilla ferroviaria, y c) sabotaje. Por consiguiente, vamos a examinar tales supuestos.

Nuestra primera indagación consistió en ver las planillas de ‘Itinerarios de Trenes’ regulares (de carga y de pasajeros), para esa fecha y lugar del F.C. Gral. Belgrano, constatando que no se registra el paso de coches regulares en el período de la observación de los fenómenos. A mediados de octubre finaliza la zafra azucarera, y con ella habría mermado la circulación de locomotoras de auxilio para ese fin.

La investigación continúa requiriendo al Control de Movimiento Central (CMC), en Buenos Aires, datos sobre la posible ocurrencia de movimiento no habitual en las vías: reparaciones, accidentes, problemas de circulación ferroviaria, etc. Darío Rodríguez nos informa que dado el tiempo transcurrido, no se conservan antecedentes al respecto, sugiriendo cerciorarnos en la Superintendencia de Transporte, en San Miguel de Tucumán.

Allí fuimos y consultamos en varias oportunidades al Superintendente, ingeniero Julio Osvaldo Firpo, quien nos confirmó la inexistencia de los archivos de 1963 en esa dependencia. Con su autorización (S.T.P. 2-9/7.027.232), procuramos localizar entonces el ‘Libro de Registro’ de paso de trenes en la mismísima Estación Trancas. Sin embargo, tras paciente búsqueda, el resultado fue idéntico.

Mostrando interés en nuestra labor investigativa, el Ing. Firpo trata de aportar algunas suposiciones. Menciona el empleo de una ‘autovía’ para inspección, un vehículo con capacidad aproximada para cuatro personas, levantado hidráulicamente, y con dos faros de regular potencia. Y traza la sospecha que los fenómenos de Trancas pudieren haberse originado en el uso de una “soldadura luminotérmica”, que empezaba a emplearse precisamente en esos años. Empero, el Ing. Firpo nos aclara que la misma no se utilizó en ese ramal del norte sino hasta fecha muy reciente, salvo que se le haya practicado en forma experimental. Denota su gran luminosidad y desprendimiento de humo, con algún residuo; siendo habitual el trabajo nocturno, por la baja temperatura y menor actividad ferroviaria.

No obstante la falta de registros escritos, es opinión del Ing Firpo que de haberse practicado un trabajo en las vías (cuadrilla de operarios) en aquella circunstancia en que se observaron OVNIs, se habría comentado la coincidencia y develado la incógnita.

Así las cosas, insistimos en localizar al personal ferroviario de aquella memorable jornada. Conversamos en consecuencia con el operador Julio Luma, quien estuvo cumpliendo funciones en esa fecha como encargado de turno de Movimiento en San Miguel de Tucumán. Su testimonio es valioso, porque sostiene –recordando perfectamente el episodio- que el 21 de octubre de 1963 “transcurrió con absoluta normalidad, no registrándose inconveniente alguno”.

Esto nos llevó a corroborar sus dichos con los del actual jefe de la Estación Trancas, Antonio E. Brozicevich, quien en aquella oportunidad se desempeñaba como auxiliar de la citada estación y cuya jefatura estaba a cargo de Ceferino Álvarez (ya fallecido). Reconoce que es la primera vez que se le consulta al respecto, y nos recuerda que estuvo de servicio desde aproximadamente las 23 horas del lunes 21 hasta la mañana del día siguiente, pudiendo precisar que no hubo accidente alguno o cuadrilla ferroviaria trabajando en las vías.

En suma, nada indica que en la noche del 21 de octubre haya ocurrido un accidente (no hay indicios físicos ni testimoniales), tampoco que hubiere estado operando una cuadrilla ferroviaria (la cual queda descartada conforme a lo expuesto), ni producido un sabotaje (pues, en definitiva, nada ocurrió).

Esta última hipótesis surge debido a la incipiente guerrilla rural hacia fines de 1962, en Taco ralo, al sur de Tucumán, registrándose también maniobras de los elementos armados; y entre 1962 y 1963 se producen algunos alzamientos militares, que fueron sofocados.

Transpuestas estas hipótesis iniciales, iría a sugerirse una explicación que contaría con la adhesión de todas las hermanas Moreno: platos voladores.

MANIOBRAS MILITARES

Débese advertir que las hipótesis formuladas inicialmente por la familia Moreno denotan una preocupación, un temor latente, cierta fatalidad: accidente, sabotaje, desperfecto en las vías. ¿Cuál es la verdadera, y subyacente, inquietud de esta familia tucumana, que parece haber tenido como disparador la percepción de un conjunto de fenómenos extraordinarios?

Señalemos previamente que el motivo de la ocasional permanencia en la finca de las hermanas Jolié y Argentina Moreno, se debe a que decidieron descansar unos días en el campo, aprovechando que sus maridos, oficiales del ejército, iban a participar de unas importantes maniobras militares a desarrollarse en la provincia de Salta.

La respuesta a aquella pregunta que insistía, surgió de las encuestas: sus maridos irían a pasar esa madrugada en un tren especial con tropas del ejército, precisamente, a 200 m de la casa, frente a la finca, por el sitio exacto donde estuvieron ubicadas las luces y los presuntos ocupantes de los OVNIs.

Yolanda expresa haber sentido la primera preocupación: “Pensé y digo, ‘¡hay, van a pasar mis cuñados en el tren!, ¿qué pasará en las vías?’” De ahí que, según Argentina, recién tuvo inquietud y se levantó cuando Dora le comunicó que su hermana Yolanda manifiesta que “están levantando las vías, estarán haciendo sabotaje para el tren de soldados”. El desconcierto de Argentina se pone en evidencia cuando dice: “Qué iba a pensar usted si decimos que están esperando trenes con soldados, que pasan a hacer maniobras y va gente a trabajar de noche, ¿qué tiene que hacer?, ¡no puede ser!, si las vías han estado bien, hasta tarde han pasado trenes con sin problema alguno…”

Es fundamental señalar acá que Tucumán-Trancas se convierte en paso ferroviario obligado hacia el norte del país, donde la 5ta. División de Infantería (con asiento en Tucumán) iría a desarrollar la actividad castrense que, a decir de Jolié: “Fue una de las grandes maniobras que tuvo el ejército argentino…” Las hermanas Moreno son explícitas al respecto. Jolié: “Habían estado pasando (ese día) trenes con tropas para esas maniobras en etapas, así, periódicas”. Argentina ratifica: “Todo el mundo sabía que pasaban tropas; pasaron muchos trenes de carga, también. Hasta tarde han pasado trenes con soldados. A la madrugada pasaron trenes los trenes con tropas. Al otro día pasaron tropas y no hubo ningún problema”. Yolanda, la única hermana que permaneció residiendo en la finca, agrega: “Toda la noche han pasado trenes, de Córdoba, el 20 Regimiento de Montaña, el 8vo. Todos. El 19vo. De Infantería, el 5to de Comunicaciones. Todos iban al norte. Toda la noche han pasado trenes (especiales). Recién a las 5 de la mañana pasaron mis cuñados. Y por eso nos hemos confundido que la cuadrilla observaba la vía…”

Inexplicablemente, esta significativa actividad, en coincidencia con el episodio que nos ocupa, no ha sido mencionada jamás en anteriores informes de investigación. Tampoco parece haberse consultado en lo relativo al paso de trenes por la zona.

No obstante la importancia regional que tiene el ferrocarril Belgrano, como vía de circulación, es pertinente examinar cartográficamente la red caminera y las características orográficas más próximas. Se puede advertir de este modo, por ejemplo, que casi en dirección a la Sierra de Medina (situada esta a unos 20 Km), se encuentra la ruta nacional Nro. 9, que une Tucumán-Salta-Jujuy. Además, se observa la ruta provincial 311, que vincula Trancas con San Pedro de Colalao, al oeste, y numerosos caminos zonales que son motivo de atención.

La actividad militar en la zona, en palabra de los testigos, resulta de interés al momento de examinar el caso. Dice Argentina: “Hay montañas, al frente es un valle. Y hay montañas al frente y al fondo de la finca. Y en esas montañas, de pequeña, mi padre solía despertarnos a las 3 de la mañana para que viéramos las maniobras de los soldados y el lanzamiento de luces de bengala”. Yolanda, por su parte, señala que todos los años hacen maniobras. “Ahora vienen a la finca (‘San Francisco’) de mi hermano Roberto. Utilizan varios kilómetros de campo. Pero antes pasaban al norte, al límite con Chile”. Y agrega: “Sí, acá en las lomas nuestras, en la que da a San Pedro de Colalao realizaban maniobras. En esa época (del caso de los OVNIs) acá también hacían maniobras, siempre; en las lomas que dan a San pedro”.

Al preguntarles a las Moreno acerca de la posibilidad que hayan sido desplazamientos militares, aquello que vieron la noche del 21, las respuestas fueron dispares. Jolié dice lacónicamente: “No, eso no puede ser nunca. Hubiera sabido”. (Tras ello el diálogo se tornó por momentos menos fluido). En cambio, como se indicó, Argentina se mostró más reflexiva cuando se lo relacionó con un posible artefacto de manufactura terrestre: “… Puede ser. Se ve que era un elemento material. ¡Podría ser!, es muy factible”.

La necesaria y fructífera consulta de los archivos periodísticos locales, nos irían a proporcionar una singular secuencia informativa respecto a las citadas maniobras militares que se llevaron a cabo durante esos días. La Gaceta, de Tucumán, del 17 de octubre ofrece las primeras noticias. Con el título de “Maniobras Militares”, su corresponsal en San Salvador de Jujuy informa brevemente que el jefe del servicio de seguridad Jujuy, Tte. Cnel. Venancio J. Bonet, ofrecerá una conferencia de prensa para dar a conocer los detalles de los ejercicios finales que realizarán las unidades militares destacadas en esa provincia, desde el 20 de octubre al 10 de noviembre.

El 20 de octubre, La Gaceta informa que el jefe del servicio de seguridad del ejército Tucumán, Tte. Cnel. Luis A. Sarmiento, ofreció detalles de la forma en que se realizarán los ejercicios finales de los efectivos de la 5ta. División de Infantería, con asiento en Tucumán, en las proximidades de la ciudad de Salta.

Según se consigna, la secuencia temporal de las operaciones fue la siguiente:

– 17 de octubre: Se inician los desplazamientos de los regimientos y batallones hacia establecimientos La Lagunilla, Salta.

– 24 al 26 de octubre: Ejercicios de conducción de tropas.

– 27 de octubre: Jornada de descanso.

– 28 al 30 de octubre: Ejercicios de conducción de tropas con tiro de combate.

– 31 de octubre: Jornada de descanso.

– 1 al 3 de noviembre: Reanudación de los ejercicios de conducción con tiro de combate.

– 4 de noviembre: Crítica parcial y traslado de tropas a Campo General Belgrano.

– 5 a 7 de noviembre: Maniobras finales con tiro de combate.

– 8 de noviembre: Desfile en la ciudad de Salta.

En las ejercitaciones participaban unidades de varias provincias, tales como Tucumán, Jujuy, Catamarca, Santiago del Estero y Salta. Esta última contaba con unidades de caballería blindada.

Dada la magnitud de tales maniobras, La Gaceta continuó durante días subsiguientes dando a conocer, incluso con material gráfico, las distintas alternativas de los combates figurados. “Aún no se trata de hechos militares de ejercitación, se tiene la convicción de que estamos asistiendo a una confrontación bélica real”, comenta su enviado especial A. Álvarez Sosa, en la edición del 26 de octubre (pg. 3). Curiosamente, se trata del periodista que hizo la crónica del caso Trancas.

El mismo que en agosto de 1985 comentó: “Hace 22 años, junto con el entonces jefe de noticias Ventura Murga y el fotógrafo Ernesto González, fuimos a Trancas a cronicar la experiencia de la familia Moreno. En ese tiempo no sabíamos que el fenómeno desencadenaría tal cúmulo de historias y que el cine finalmente llevaría a conocimiento de todos los pueblos de la Tierra ‘un encuentro del tercer tipo’ relatado por el doctor J. Allen Hynek”. En efecto, también Jolié Moreno advierte esa relación: “Mi madre estaba desesperada y mis hermanas corriendo, mi hijo estaba durmiendo en la camita, y transpiraba de tal manera que…, afuera esas luces, iluminando todo, moviéndose inteligentemente y las figuras… Fue la misma película de Steven Spielberg, ‘Encuentros cercanos del tercer tipo’ que, por otro lado, se autorizó con la información que había de este caso. Autorizado por mí”.

Escenas de un filme, simulacro de una situación bélica. Ambos tienen en común un halo de ficción, de una ostentosa puesta en escena. Acaso la que se representó en Trancas aquella noche, a todas luces.

CONDICIONES METEOROLÓGICAS

En un informe solicitado al Servicio Meteorológico Nacional, de la Fuerza Aérea Argentina (C.E. N 43.945/88), sobre el estado del tiempo durante aquella jornada del 21 de octubre en Villa de Trancas, en base a la situación sinóptica de esa fecha y los registros de las estaciones más cercanas (Tucumán Aero y Rosario de la Frontera), se indica que el cielo estuvo despejado y con neblina durante la madrugada, hasta nublarse paulatinamente; los vientos soplaron del sector norte, a 10/20 Km/h por la mañana rotando luego al sector sudoeste a 20/40 Km/h; la temperatura osciló entre 15 y 39 C, y la humedad relativa entre 39 y 81%.

De acuerdo a los datos proporcionados por la estación Tucumán Aero, entre las 20 y las 22 horas, coincidiendo con el suceso, se registraron las siguientes condiciones:

– 20 horas: cielo nublado, visib. 10 Km, viento calmo, temperatura 26.5 C, Hum. Rel. 47%, presión 960.4 m.p.

– 21 horas: cielo nublado, visib. 10 Km, viento calmo, temperatura 25.5 C, Hum. Rel. 48%, presión 961.8 m.p.

– 22 horas: cielo nublado, visib. 10 Km, viento SE, 5 Km/h, temperatura 26.5 C, Hum. Rel. 43%, presión 962.8 m.p.

Es pertinente señalar que la sensación climática (función de la temperatura y humedad) ha sido “cálida”. Durante ese período, la estación no registró fenómenos significativos, ni cambios bruscos en las condiciones meteorológicas. Se destaca que durante la prolongada observación de los OVNIs, la visibilidad se mantuvo reducida a 10 kilómetros, con un cielo completamente nublado que, desde luego, esperaba una incipiente luminosidad lunar, cuyo astro se hallaba en la 4ª. Fase creciente, con una fracción iluminada del 17.12% (altitud -35.37 y azimut 174.41, por salir recién a la 1:33 horas).

Es obvio que el cuadro de situación descrito no ha favorecido una buena visualización. Esto queda ratificado por las testigos, quienes coinciden en describir la inusitada oscuridad y escasa visibilidad en que se desarrollaron los acontecimientos.

Paradojalmente, estas condiciones de oscuridad son las que permiten una excelente penetración de los filetes lumínicos de los proyectores utilizados, sin resplandor en la zona circundante. La pérdida de luz debido a la absorción atmosférica se ve también disminuida por el estado de la atmósfera.

Continuará…

Un pensamiento en “Trancas, Tucumán: El Informe Final (3)”

  1. yo vi un marciano y x sierto lo tengo enserrado en una caja de madera y no es parecido a los marcianos de lo dibujos.no come verduras y le facina las golosinas no habla pero trata de explicarme lo q quiere .malo no es ,todo lo contrario es bueno . no lo suelto x q tengo miedo de q se valla y ademas le tengo miedo,sus ojos demuestran algo bueno de el pero su boca y sus manos todo lo contrario una de mis amigas lo conocen.trajo su gato y por poco lo deja sin pelos no le gustan los animales. mi amiga le hizo burla y ella sin darce cuenta se acerco a la caja y la rascuño ytodo su brazo .no se preocupen hoy a la noche mi amiga y yo iremos en el auto y lo dejaremos en la ruta x q ya nos dio miedo de verdad…no es malo pero algunas de sus actitudes me asustan chau y esto es verdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *