Ciencia Chatarra

Ciencia Bigfoot

Terence Corcoran, Financial Post

No importa que tan lejos pueda estar una idea de la ciencia, la lógica y el sentido común, puedes estar seguro de una cosa: No pasará mucho tiempo antes de que algunas corporaciones y eventualmente industrias enteras corran a adoptarla. Los grandes negocios parecen particularmente susceptibles a las demandas de la “ciencia” y los ataques ambientales, aun cuando esta “ciencia” sea conocida por ser, en el mejor de los casos, inestable o haya caído en la categoría ahora familiar de ciencia chatarra.

En mayo, Air Canada se unió al pánico global de las líneas aéreas ofreciendo a sus pasajeros una oportunidad de comprar compensaciones de “zerofootprint.org.” Si el programa tenía algún sentido, u ofrecía algún valor ambiental verdadero, no parecía importar a Air Canada. La línea aérea hacía simplemente lo que hacen la mayoría de las corporaciones actualmente cuando hacen frente a los ataques de la ciencia chatarra contra su negocio: Excavan.

Kellogg, el gigante de los cereales de los E.U., la semana pasada anunció que limitaría su comercialización a los cereales estilo Shrek para los niños, que contienen cantidades más bajas de grasa, azúcar y calorías. Haciendo esto, Kellogg esencialmente convino con las demandas de los terroristas de los alimentos de que los productos de la compañía – y potencialmente Kellogg misma – han sido responsables de la obesidad y de otros supuestos problemas de salud modernos.

Como Elizabeth Whelan, la cabeza del American Council on Science and Health, describe el caso de Kellog: Kellogg está minando con eficacia su propio buen trabajo de décadas de promover cereales más sanos. Peor, está jugando el papel que las corporaciones juegan actualmente. “Las corporaciones están actuando hoy más políticamente correctas que nunca, uniéndose cada vez que pueden con sus críticos más rudos. Están apaciguando a sus enemigos- y abandonando a la ciencia en el proceso”.

Bienvenidos a los comentarios del Financial Post del Noveno Año de la Semana de la Ciencia Chatarra. La Ciencia Chatarra, como la hemos definido, ocurre cuando la ciencia verdadera y los hechos son ignorados, o se exageran y la ciencia se deforma por la política y las ideologías. En estos años hemos pasado por sustos químicos, contingencia por el smog, alarmas de pesticidas, satanización de la obesidad, locuras del clima, fetichismos por las grasas trans, terror por la biotecnología, miedo a la vitamina D.

Esta semana comienza con una mirada a uno de los mayores caprichos de la ciencia chatarra que está azolando el sector de los negocios en todo el planeta. Hoy todos desde los 8 a los 80 años están enterados de que necesitan reducir de alguna manera su “huella ecológica.” Una búsqueda de Google de la palabra “huella” y cualquier nombre corporativo – desde Royal Bank a Domtar o a BP- está garantizado que se vuelva una afirmación corporativa hacia un “footprint management”.

La huella ecológica es un concepto creado en 1992 por William Rees de la universidad de British Columbia. Como Lawrence Solomon escribe, el concepto ahora tiene muchos seguidores y produce más que algunos resultados inverosímiles, dependiendo de quién tiene el control de la dudosa ciencia detrás de la idea. Podrías vivir paupérrimamente, sin agua corriente o electricidad, y todavía estarías tomando demasiado de los recursos terrestres bajo el Modelo Ecológico de la Huella.

La versión más reciente de la huella esta siendo afinada ahora bajo los auspicios de algo llamado Global Footprint Network, con base en Oakland, California. Es dirigida por Mathis Wackernagel, que fue co-autor de Our Ecological Footprint: Reducing Human Impact on Earth con William Rees en 1995. La Global Footprint Network apoyado por un directorio de consultores que incluye a David Suzuki y E. O. Wilson, “padre de la biodiversidad” de la universidad de Harvard.

Nunca se ha examinado si el concepto de la huella tiene algún mérito científico o económico, ni parece ser que ninguna corporación tenga algún interés en verificar si las demandas de la teoría de la huella justifican el endoso que le han dado las corporaciones. Y tales apoyos se transforman en un gran costo corporativo.

Dejándose llevar por la idea, Air Canada se ha unido a la industria internacional de líneas aéreas en una gran admisión de culpabilidad colectiva de que su huella está destruyendo el planeta y que el transporte aéreo es una extravagancia de la cual todos los pasajeros deben sentirse culpables.

Cómo espera exactamente Air Canada beneficiarse de una promoción que comienza: “Cada vuelo que tomas produce bióxido de carbono… hemos unido esfuerzos con Zerofootprint, una organización sin fines de lucro que utiliza los mayores niveles en bonos del carbón, para ayudarte a atenuar la huella ambiental de tu recorrido”. Con eso, Air Canada -como Kellogg – les ha dicho a sus clientes que consumir sus productos es malo.

¿Cuanto tiempo piensan las corporaciones que puedan seguir volando si ellos mismos se ponen como el problema, al decir que su negocio no es bueno para ti? Podría estar justificado en cierto grado si el transporte aéreo fuera ecológicamente catastrófico, si el análisis de la huella tuviera cualquier fundamento científico o económico. Puede ser que sea una teoría interesante para la investigación académica, pero como está ahora la teoría de la huella ecológica es un candidato de primera línea para ser considerada ciencia chatarra: riesgos exagerados, investigación no comprobada, enfangada en política e ideología – y culpabilidad corporativa.

http://www.canada.com/nationalpost/financialpost/story.html?id=0d37e394-a09d-4d4f-b2f7-4f6337c91e52&p=1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.