La lámpara mágica: Mil y una representaciones tecnológicas

LA LÁMPARA MÁGICA: MIL Y UNA REPRESENTACIONES TECNOLÓGICAS

Kentaro Mori

¿Por qué frotar una lámpara? ¿No sería más adecuado presionar un botón? ¿Girar una perilla?

El problema de estos métodos es que implican piezas móviles. Un objeto proyectado para durar miles de años expuesto a la intemperie no debe confiar en piezas mecánicas. Así, al frotar una lámpara usted estará realizando un acto que no implica propiamente el movimiento de un mecanismo, pero que puede activar un sistema. ¿Cómo?

Al frotar una lámpara usted generará una pequeña cantidad de calor por fricción. Un sistema suficientemente sofisticado puede trabajar a partir de esta energía para activar todo un sistema inactivo hasta entonces. Pero este sistema puede tener sus defectos. Por ejemplo, ¿cómo garantizar que no sea activado inadvertidamente por una fuente de calor que no sea la fricción? Si la lámpara llegase cerca del fuego o lo mismo fuese súbitamente iluminada por el fuerte sol podría ser ‘engañada’ a pensar que la frotaron.

Pero esto puede ser evitado. El sistema puede ser proyectado de forma que reconozca el patrón de generación de calor y solo sea activado por un patrón compatible con el de una frotación de manos. De forma adicional, hay otro efecto que generamos al frotar una lámpara: generamos electricidad estática. Como la lámpara es un conductor y como el cuerpo también lo puede ser, ninguna cantidad muy significativa de potencial podría ser acumulado, no obstante la electricidad, y también su patrón, pueden ser suficientes para ser reconocidos.

Combinando estos elementos parece que tenemos un sistema ideal de activación para durar milenios, sin partes móviles y hasta intuitivo. Sí, porque como diversas variantes de las historias de Aladino cuentan, él solamente frotó la lámpara para limpiarla. Y, sin saber, al frotarla también generó cierta cantidad de calor y también una cierta electricidad estática en un patrón característico, que finalmente activaron la lámpara en su sofisticado y bien proyectado sistema.

Lo fascinante al respecto de este vuelo de la imaginación es que tiene cierto sentido. El sistema de activación que vimos parece realmente capaz de soportar un buen tiempo, sin ser activado en la hora errada y todavía por encima de ser una manipulación intuitiva. Confieso que intenté imaginar algún otro método, y aunque sea cierto que deba haber otro mejor, yo no conseguí imaginarlo.

Por ejemplo, se puede crear un ‘botón’ sin piezas móviles, un contacto de metal que detecte una diferencia de inductancia o cualquier otra variación de corriente al aproximar la mano a la lámpara. Pero este sistema estaría más sujeto a ser ‘engañado’. Una forma de darle vuelta al problema sería creando varios botones, aún sin partes móviles, que deben ser tocados en un orden correcto. En este caso ganamos robustez y simplicidad, pero perdemos en intuitividad. A menos que alguien ya sepa de antemano cuál es el código a presionar, tendrá que pasar algún tiempo intentando algunas secuencias, y eso si sabe que hay una secuencia a seguir. Todavía más: las secuencias deben ser razonablemente complejas para evitar una activación accidental.

¿Qué debemos pensar de esto? ¿Será la historia de Aladino verdadera? ¿Existió una lámpara mágica que debía ser frotada? ¿Será que estamos divulgando el sistema de activación de un artefacto tecnológico increíblemente avanzado creado no se sabe por quien y para qué? Podemos estar razonablemente seguros de que la respuesta es negativa. Si la máxima de Clarke “Toda tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia” conduce a pensar que la tecnología puede ser erróneamente confundida con la magia, es necesario recordar que la relación es recíproca: la magia también puede ser erróneamente confundida con la tecnología. Principalmente la magia suficientemente bien-imaginada.

Un gran indicio de reciprocidad olvidada por la “ley” de Clarke es así como la lámpara mágica parece tener alguna plausibilidad en su activación, la alfombra voladora de las mismas Mil y una noches parece carecer completamente de verosimilitud. Si usted consigue encontrar alguna interpretación tecnológica por la cual una alfombra puede transportar personas y viajar por el mundo, por favor, no vacile en enviarme un mail contando los detalles antes de hacerse multimillonario con su novísima… invención

Consulte:

The Arabian Nights – Un buen website sobre ‘Las Mil y Una Noches’.

3 pensamientos en “La lámpara mágica: Mil y una representaciones tecnológicas”

  1. Genio de la lampara, deseo que me lleves a San Luis Potosi y que allá me esté esperando mi trabajo el cuál será todo un éxito. Deseo que tambien me esté esperando mi casa equipada con todo lo necesario. Y mi tercer deseo es TU LIBERTAD. Gracias Genio de la Lampara!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.