Randi, heredero de Houdini

Mago se convierte en escéptico para ayudar a exponer fraudes

James Randi busca psíquicos, sanadores, mediums y otros para desenmascararlos

Fort Lauderdale, Fla. – James Randi se ha escapado de un ataúd cerrado y sumergido en el mar, y de una camisa de fuerza colgando sobre las cataratas del Niagara. Si eliges una palabra de un libro de 200 páginas, él podría adivinarla. Escoge un objeto, él lo hará desaparecer de la vista.

Él se presenta como el Asombroso Randi desde hace años, pero sus palabras a las audiencias al final de cada show presagian su siguiente acto.

“Todo lo que han visto aquí son trucos, no hay nada sobrenatural aquí. Espero que acepten mi palabra. Gracias y buenas tardes”.

Por más de dos décadas, Randi ha sido el jefe de los escépticos del país, apuntando su flecha racionalista a los psíquicos y sanadores, mediums y mentalistas. Él encuentra sus blancos tan absurdos y todos los que han caído por ellos están tan desesperados que él se ha obsesionado.

“Es importante”, dice, “porque cualquier información falsa como esta – de gente que afirma que ella puede subvertir la naturaleza, que puede hacer milagros verdaderos y que quiere que se le pague por ello… es una influencia muy negativa en la sociedad”.

Nacido en Toronto, la carrera como mago y artista del escape de Randall James Hamilton Zwinge llegó después de que saliera de la secundaria y dejara el hogar para unirse a un circo. Su rutina en el escenario lo llevó a una necesidad de hablar contra aquellos cuyo trabajo ve como absurdo – no sólo gente que lee las palmas y las mentes. Él también tiene como objetivo los quiroprácticos, homeópatas y otros.

La “aparición” de Randi como un escéptico esencialmente llegó en un episodio en 1972 de “The Tonight Show” – él ayudó a Johnny Carson a desenmascarar a Uri Geller, el artista israelí que afirmaba doblar cucharas con su mente. Randi se aseguró de que las cucharas y otros objetos estuvieran fuera de las manos de Geller hasta que inició el show para evitar que tratara de forzarlos. El resultado fueron los 22 minutos de agonía en los cuales Geller no pudo realizar ningún truco.

Desde esos años, él obtuvo la prestigiosa beca MacArthur, estableciendo su fundación James Randi Educational Foundation y convirtiéndose en un guardián de un premio de $1 millón destinado a cualquier persona que pueda probar poderes sobrenaturales. El premio permanece sin ser cobrado.

Randi viajará a donde sea necesario para desenmascarar. Todo lo que él ha ganado son incontables fans, e incontables enemigos.

“Toma un mago para conocer”

Michael Shermer, el editor de la revista Skeptic y director ejecutivo de la Sociedad de Escépticos, nota que Randi ha tomado el papel de otro mago famoso, Houdini.

“Toma un mago para saber cómo es engañada la gente adrede. Los científicos no están entrenados para detectar el engaño intencional”, dijo Shermer. “Si te preocupas por la realidad, Randi es una lente a través de la cual ver cómo éstas afirmaciones se ponen a prueba”.

Los padres de Randi lo educaron como anglicano, pero él dijo desde niño, que él nunca encontró que la existencia de dios fuese algo creíble. Él no distingue entre las principales corrientes de los grupos religiosos y otras sectas espirituales. La única diferencia, dijo, es que las iglesias establecidas tienen mucho más poder.

http://www.msnbc.msn.com/id/11909496/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.