Olavarría (BA): A los tiros contra un ovni (1)

OLAVARRíA (BA): A LOS TIROS CONTRA UN OVNI

Roberto Banchs

En julio de 1968 Olavarría fue conmovida por una serie de raras experiencias en torno a la aparición de ovnis. Todo comenzó el martes 2 cuando Oscar H. Iriart denunció que una nave espacial había aterrizado en el campo de sus padres, y que sus ocupantes se pusieron en contacto con él, dejándole un mensaje escrito. El domingo 14 fue en Crotto donde Oscar D’Onofrio y Sixto Romero testimoniaron haber visto un ovni asentado en tierra, asegurando el primero que junto al fulgurante objeto se encontraban dos extra­ños seres. Mientras tanto, la observación de curiosidades en el cielo fue tornándose en un hecho habitual. Aún cuando hubo quienes se negaban a cumplir con sus tareas específicas, o evitaban el tránsito por la noche para “no arriesgarse”.

De pronto, cuando parecía que esa localidad continuaba siendo destinada a criar ganado y producir cemento, nuevamente el comentario tomó la calle con una versión, que de inmediato fue desmentida por las autoridades, pero que por largos años dio mucho de hablar. Según la misma, el viernes 19 de julio de 1968, “un plato volador con tres tripulantes habría aterrizado en la guarnición militar local y se habría abierto fuego contra ellos”, de acuerdo al encabezamiento de la primera noticia, publicada por el diario olavarriense El Popular (l), cuyo texto pasamos a reproducir:

“En las últimas horas de la tarde de ayer (viernes 19), uno de nuestros cronistas fue llamado por una persona de su amistad -merecedora de su mayor confianza- quien le comunicó una versión que poseía por trascendidos de la guarnición militar local, según la cual habría tenido lugar en la misma un hecho que revestiría singular importancia: la aparición en las inmediaciones o dentro de ese ámbito de un plato volador tripulado por tres extraños seres. De acuerdo a la misma versión, el personal -testigo de esa aparición- alcanzó a disparar sus armas contra dichos individuos, sin haber logrado, por razones desconocidas, que los proyectiles hicieran efecto en los mismos.

“Anoche, El Popular intentó obtener una información oficial sobre el suceso por parte de las autoridades militares locales, con la finalidad de obtener una confirmación o desmentida al respecto. Al no haber sido posible encontrar a las personas que se intentó entrevistar, damos a conocer a renglón seguido una versión más amplia del asunto, de acuerdo con lo que hemos podido reconstruir a través de diversos relatos que en forma directa o indirecta nos hicieron personas que nos merecen fe”.

LA VERSIÓN

La noticia original.

“El suceso habría ocurrido alrededor de la 1,30 o las 2 de la madrugada de ayer, en momentos en que se iba a proceder al relevo de la guardia por parte de un cabo cuyo nombre nos reservamos”, continúa El Popular. “El mismo, poco antes de proceder a esa formalidad habría avistado una luz extraña cerca del cuartel, por lo cual solicitó permiso para efectuar una recorrida, obteniendo compañía de otros cuatro -hay quienes dicen que fueron tres y otros, dos- soldados, todos armados con ametralladoras de mano.­

“Como el objeto, al parecer habría sido avistado por el suboficial en las cerca­nías del arroyo Tapalqué, que pasa por la parte posterior de la zona militar citada, hacia ese lugar se dirigió la patrulla. Habría sido entonces cuando, detrás de ella, habría vuelto a aparecer la luz, que al darse vuelta sus integrantes les permitió ver al objeto posado sobre la pista de aterrizaje para aviones.

“Al lado del objeto, que despedía -siempre según nuestros informantes- una fuerte luminosidad, estaban parados tres extraños seres que hicieron ademán de avanzar hacia la fuerza militar.

“El cabo fue el único que tuvo tiempo de aprestar su arma y efectuar de inmediato una ráfaga con la misma, que habría alcanzado a disparar cuatro o cinco tiros. Pero el efecto en los tripulantes al parecer fue nulo: los disparos no causaron en ellos daño de ninguna clase.

“Luego, mientras los desconocidos personajes mantuvieron bajo su mirada al cabo y a los soldados, todos éstos se sintieron paralizados por completo, y fueron ya incapa­ces de utilizar sus armas. Por último, los tripulantes del desconocido aparato, subie­ron en el mismo y en medio de una gran luz éste se alejó en forma vertiginosa y fue entonces cuando los soldados y su superior pudieron recuperar sus facultades físicas.

“Otro dato que cabe mencionar, siempre de acuerdo con nuestros informes, es que durante el día de ayer tanto el suboficial como los soldados habrían tenido la vista sumamente irritada, detalle éste que coincide con otros casos supuestamente ocurridos en nuestro medio de parecidas características.

“Reiteramos que ésta es una información obtenida en forma extraoficial, ya que no fue posible a nuestros cronistas, dada la jurisdicción en que habría ocurrido el fantástico suceso, hablar con ninguno de sus protagonistas”, concluye el diario.

PRIMERAS REPERCUSIONES

Mayor Julio César Cattani.

Al día siguiente de la publicación, El Popular vuelve a tratar el tema (2). En esta oportunidad señala: “La información, trascendida de fuentes extraoficiales por cuanto oficialmente no fue posible localizar al jefe del C-2, ni al jefe del Escuadrón de Ingenieros -ambos ausentes de la ciudad- como así tampoco al segundo jefe del Regimiento, tuvo una rotunda desmentida por parte de este último, mayor Julio César Cattani. (VER FOTO)

“El mencionado oficial informó ayer telefónicamente a El Popular que la versión publicada era totalmente falsa, que la misma carece de asidero y, finalmente, que no sucedió absolutamente nada.

“Otras versiones: Ante la desmentida oficial y frente al incremento de las versio­nes sobre el presunto insólito suceso que se habría producido en el Regimiento local, debemos agregar que, por nuestra parte, hemos tratado de ampliar la información sobre el particular y, al respecto, se nos han formulado nuevas declaraciones que certificarían lo ya adelantado en nuestra edición anterior y, a la vez, las ampliarían con nue­vos detalles que señalan que con este motivo se habrían producido algunas detenciones en la guarnición militar local.

“Reiteramos que la información suministrada ayer, como la de la fecha, en, lo que se refiere a los nuevos detalles sobre lo ocurrido, sólo tienen carácter de versión y como tal la suministramos”.

OTRAS INDAGACIONES PERIODISTICAS

Ecos en la prensa extranjera.

En su edición del 27 de julio, el diario porteño La Razón (3) advierte que al no existir una información oficial que aclare lo ocurrido, son numerosas las versiones que se han propalado en torno al espectacular suceso ocurrido en Olavarría, y del cual fueron protagonistas “un cabo del Ejército y algunos soldados, y no un policía, como se dijera en los primeros momentos”. Aunque en rigor, fue este vespertino quien difundió la errónea versión (4), ahora rectificada. Indica además que la conformación física de los ocupantes difiere en las narraciones: para unos eran altos y rubios, y para otros, se trataba de seres casi deformes, de gran tórax, que “caminaban balanceándose como monos”. Y agrega otro detalle: “el cabo principal Menéndez hizo una ráfaga con su ametralladora y a pesar de estar a poco más de 10 metros del extraño grupo no acertó con sus proyectiles. O éstos no hicieron daño a los desconocidos. También la versión (n: reco­gida por el mismo medio) dice que los soldados trataron de gatillar sus armas, pero éstas se trabaron misteriosamente”.

Por su parte, la revista Gente y la Actualidad (5) hizo otra tentativa por descorrer el largo velo de silencio impuesto por las autoridades militares, logrando conversar con un suboficial -el que por obvias razones se reserva su nombre-, quien afirmó haber visto “la luz”, pero no haber integrado la patrulla y que conocía los hechos a través de lo que habían contado quienes vivieron la experiencia, el cabo Menéndez y los soldados Flores y Hernández (n: no se citó sus nombres de pila), del Regimiento 2 de Tiradores de Caballería Blindada “General Paz”, de guardia en la unidad. Ellos habrían sido trasladados a la Escuela de Suboficiales en Campo de Mayo, donde estarían unos días bajo observación.

Continuará…

2 pensamientos en “Olavarría (BA): A los tiros contra un ovni (1)”

  1. HOLA A TODOS COMO ESTAN QUIERO Q SEPAN Q YO TAMBIEN BI UN OVNI Y UN PLATILLO VOLADOR Y ESAS FUERON LA PRIMERA VES EN MI VIDA Y SI QUIEREN ENCONTRARME ESTE ES MI CORREO [email protected] Y QUIERO SEGUIR VIENDO OVNIS A SIQ POR FAVOR HABLENME POR MI CORREO CHAU Y MUCHAS GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.