Olavarría (BA): A los tiros contra un ovni (Final)

OLAVARRíA (BA): A LOS TIROS CONTRA UN OVNI

Roberto Banchs

UNA CARTA DEL DIRECTOR DE “EL POPULAR”

Sin disponer de suficiente información, a principios de 1988 fuimos a Olavarría en búsqueda de mayores datos, los cuales -confiábamos- irían de iniciarse en el diario local. La ausencia de su director, en ésta, frustró nuestro propósito ante el posible recelo o desidia de quienes lo reemplazaban en esos momentos, motivo por el que debimos posponer dicha tentativa. Le siguió un llamado telefónico y la invitación de uno de los jefes de Redacción, Ernesto Ducuing, para que concurriéramos al diario a fin de brindamos la colaboración requerida. Hecho que no fue necesario en virtud de la gentileza del director, Julio Mario Pagano, quien el 2 de marzo de 1988 nos remitiera una extensa carta, de la que extraemos lo siguiente:

“En el caso sucedido en terrenos de jurisdicción militar (un amplio predio ocupado a escasos 2,5 Km. del centro de la ciudad, entre el camino vecinal que une a la locali­dad de Sierra Chica y el arroyo Tapalqué), las autoridades militares de aquel entonces (el jefe del Regimiento 2 de Caballería de Tanques Blindados 2 “Lanceros Gral. Paz”, era el teniente coronel Luis Máximo Premoli (VER FOTO), y el jefe del Escuadrón de Ingenieros Blindados I, era el mayor Tatavito) se negaron terminantemente a suministrar detalles so­bre lo acontecido, escudándose en el secreto militar. No obstante eso, pudo saberse (en ese entonces un fotógrafo de El Popular, Miguel Ángel Di Guilmi (h) estaba cumpliendo con el servicio militar en la citada guarnición) que algo raro sucedió. Y tanto fue así que se instruyó un sumario, también con carácter secreto donde constarían las declaraciones de los soldados que abrieron fuego contra algo desconocido. Y -según esos testimonios- ese algo (presumiblemente un ser con traje muy luminoso) lo­gró paralizar al cabo y a los dos o tres soldados que intentaban disparar sus ametralladoras livianas contra el extraño ser.

“Tal como usted podrá enterarse leyendo las crónicas respectivas, los oficiales de mayor graduación evitaron la requisitoria periodística y hasta el segundo jefe (mayor Julio César Cattani) intentó desmentir nuestra información con un comunicado. Dicho comunicado, que fue publicado por El Popular el 22 de julio de 1968 (6), en una nota que lleva sello del Ejército Argentino -C. 2-, pero sin firma, expresa lo siguiente:

Luis Máximo Premoli

“Con relación a los hechos supuestamente ocurridos en jurisdicción de Guarnición Militar Olavarría, cuyas versiones fueron publicadas por órganos periodísticos de la localidad, el Jefe de la Guarnición Militar Olavarría comunica a la opinión pública: l°) Que la autoridad militar a cargo de la Guarnición en ausencia de su jefe natural en ningún momento tuvo conocimiento de la requisitoria periodística a que se hace alusión en un matutino; 2°) Que los hechos mencionados han sido objeto de la investiga­ción correspondiente sin que exista el más mínimo indicio que hagan verosímiles las versiones publicadas respecto de un ovni y seres extraterrestres; 3°) Que esta Guarnición militar, acorde con su conducta habitual, mantendrá informada a la opinión públi­ca de todo asunto de interés rechazando la difusión de versiones alarmistas que aten­ten contra la tranquilidad de la población y la seriedad del Ejército.

“Al final de dicha nota El Popular agregaba la siguiente Nota de Redacción: El matutino que alude el comunicado en el apartado l° es evidente, El Popular. Podrá ser exacto que la autoridad militar no tuvo conocimiento de la requisitoria periodística; pero es absolutamente cierto que tal requisitoria existió, aunque -como se dejó aclarado en la información aludida- los principales jefes de la Guarnición no fueron localizados por el cronista -como se explica más abajo-.

“Como cuadraba en una emergencia como la relatada se procuró obtener una versión oficial y directa, lo que no pudo lograrse, por lo que recurrimos a la versión extrao­ficial: la obligación informativa así lo aconsejaba.

“En cuanto a los seres extraterrestres, en la información de El Popular no se habló de tal cosa: simplemente, la versión -redactada en forma condicional- aludía a extraños seres.

Vista desde el Arroyo Tapalqué hacia los fondos de la guarnición militar, exactamente donde se habría producido el estruendoso encuentro.

“Queremos aclarar expresamente que, al tomar conocimiento de la versión, el cronista -en la noche del viernes- recibió instrucciones de entrevistar a las autoridades militares para obtener una información directa y responsable del presunto suceso. En forma telefónica, el cronista pidió comunicación al Regimiento con el mayor Cattani, informándosele que no se encontraba presente. Concurrió luego al domicilio del citado oficial, donde el llamado personal no fue atendido, presumiendo el cronista que los o­cupantes de la finca habían salido. El periodista se trasladó entonces al domicilio del mayor Tatavito, cuya esposa le informó que el citado oficial se había ausentado de la ciudad. El sábado 20, el mismo cronista, Sr. Albano Luayza, concurrió en la mañana a la guarnición, donde tampoco encontró al mayor Cattani; fue atendido por el subteniente Leloir. Concurrió luego al domicilio del mayor Cattani, donde dos jovencitos le informaron que el nombrado jefe se encontraba ausente: el señor Luayza solicitó se le hiciera saber cuando regresara, que en nombre de El Popular había estado en su búsqueda. Queda establecido, en consecuencia, que la requisitoria existió, aunque la autoridad militar no haya sido, en definitiva, informada de ello.

“Por lo demás -con referencia al punto 3° del comunicado-, no advertimos por qué la publicación de una información sobre hechos producidos o presuntamente registrados en terrenos comprendidos en jurisdicción militar, como es el referido por el diario, pueda atentar contra la tranquilidad de la población y la seriedad del Ejército.

“Espero, doctor Banchs, que esas crónicas puedan servirle como antecedente de hechos ocurridos en Olavarría en 1968”.

Y en efecto, en 1980 (7) habíamos señalado que el comunicado debió expresarse en estos términos: l°) Que la autoridad a cargo de la Guarnición no tuvo conocimiento personal de la requisitoria periodística; 2°) Que no existen indicios que se trate de un ovni y seres extraterrestres; y 3°) Que esta Guarnición rechazará la difusión de he­chos alarmantes que considere atentan contra la tranquilidad de la población.

Vista desde el Arroyo Tapalqué hacia los fondos de la guarnición militar, exactamente donde se habría producido el estruendoso encuentro.

Los fundamentos del comunicado guarda curiosa relación con el emanado de la Policía de Mendoza (8), el 5 de septiembre de 1968, llegando a ser publicado incluso por el New York Times. El insólito comunicado de prensa[1], advertía:

“Con motivo de varias denuncias que últimamente se han producido en esta provincia y que han tenido amplia resonancia en los órganos de la prensa escrita, oral y televi­siva, relacionadas con la supuesta aparición de ovnis y de seres de apariencia extraña (…) la Policía de la Provincia previene a la población sobre estos hechos tendientes a alterar la tranquilidad pública e invita a la serenidad, justeza y mesura en la apreciación y divulgación de tal tipo de noticias. Asimismo, recuerda que el Código Penal sanciona con pena de prisión a quienes infundieren indebidamente un temor público, por lo que se procederá a instaurar los correspondientes procesos a las personas cuya con­ducta encuadrase dentro de la citada disposición legal”.

PROSIGUE LA INVESTIGACIÓN

A continuación tratamos de localizar a Miguel Ángel Di Guilmi (h), joven fotógrafo de El Popular que estaba cumpliendo el servicio militar y a través de quien se dio a conocer la sensacional noticia. Al preguntársele sobre el episodio en cuestión, respondió: “No se nada. Yo escuché en rueda del cuartel, de conscriptos, que había sucedido eso, y lo comenté en el diario”. Agregó que hubo descargas (de ametralladoras), pero que no sabía de quién se trataba. Lo comentó en el diario, en su laboratorio de foto­grafía en donde trabajaba junto a su padre, y fue entonces cuando los periodistas empezaron a indagar.

Vista desde el Arroyo Tapalqué hacia los fondos de la guarnición militar, exactamente donde se habría producido el estruendoso encuentro.

Parco en sus comentarios, quedamos en reanudar el diálogo. Hubo un largo silencio. Finalmente, su padre nos comunica que en mayo de 1990 falleció tras una penosa enfermedad a los 41 años.

No alcanzamos a conocer siquiera algo de su personalidad, pero recogimos la impre­sión de Mario Girella, un anciano profesor de electrónica que lo tuvo como alumno después del suceso: “Era muy imaginativo, de pocas palabras, en su modo de hablar, no despierto en intelecto, mediano al menos. No lo creo capaz de hacer historias. Fabulador no, no lo creo. Imaginativo sí”.

A pesar del animado interés que Girella posee por el fenómeno de los ovnis, respecto al caso tratado, resueltamente nos dice: “La idea popular era que estaban de parran­da, de jarana, que no pasó nada. Nadie vio nada. El comentario es que estarían achispados y dispararon unos tiros”.

Recién en agosto de 1992 tuvimos oportunidad de dialogar con el entonces teniente coronel Luis Máximo Premoli, jefe del Regimiento 2 de Caballería. Sobre el presunto aterrizaje del ovni en la guarnición militar nos manifestó: “Fue un episodio sin ninguna importancia. No tuvo ningún tipo de comprobación. Fue una cuestión interna. Se había tratado de una confusión con los faroles de noche…”.

Esta corta declaración adquiere especial interés. En primer lugar, porque el tiem­po transcurrido ha permitido que la máxima autoridad de esa unidad militar pudiera pronunciarse, sin riesgo de provocar una agitación pública, empezando por dar una larga­mente esperada explicación y rectificar -de algún modo- el polémico comunicado que pa­recía desconocer todo cuanto se había publicado. En segundo lugar, porque la elucida­ción del Tte. Cnel. Premoli coincide con una apagada interpretación que giraba en aquella época, indicando que se trataba de las luces de la pista de aviación (hoy inexistente); hipótesis que se bandeaba entre la genuina aparición de una nave extraterres­tre y la sistemática negativa oficial rechazando la ocurrencia de algún hecho inaudito.

Vista desde el Arroyo Tapalqué hacia los fondos de la guarnición militar, exactamente donde se habría producido el estruendoso encuentro.

Una visita más reciente al lugar, en enero de 1993, nos permitió conversar con algunos oficiales y suboficiales jóvenes que por razones obvias nada sabían del episodio y dando muestras de cierto interés histórico, procuraron orientarnos en el acopio de datos, facilitándonos inclusive el acceso y recorrido por las inmediaciones a la guarnición militar.

CONSIDERACIONES FINALES

Es posible que nada sepamos de los circunstanciales testigos. O sí. Lo cierto es que el caso parece fundirse entre versiones y conjeturas de la hipersensibilizada po­blación olavarriense. Pruebas de la importancia que había adquirido el problema ovni, son los informes producidos durante ese mes de julio y de los cuales el periodismo se hizo eco; también, la noticia (que acompañó en las ediciones del 20 y 21 de ese mes las notas sobre el ovni en la guarnición militar) referida a la creación en Olavarría de “una agrupación de vecinos interesados en el estudio y observación de los denominados ovnis” (9), que contaba entre sus activos fundadores al propietario de una importante emisora, un periodista, una religiosa y a otros influyentes vecinos.

Tanta ha sido la trascendencia de las apariciones en esa zona, que el equipo fílmico que realiza la serie televisiva “Los invasores” (cuyo argumento consiste en la supuesta invasión de alienígenas al planeta Tierra) anunció la decisión de viajar a la Argentina a fin de recoger elementos útiles para sus capítulos, debido a la continuada producción de informes proveniente de este país (10).

Es evidente que el caso que hemos expuesto está teñido por las dos condiciones básicas necesarias para hacer posible la transmisión de un rumor: importancia y ambigüe­dad[2]. Hemos visto que el asunto ha tenido cierta importancia, aunque más no sea por su notoriedad. En cuanto a la ambi­güedad, puede ser inducida por la ausencia o parquedad de noticias, o por su naturaleza contradictoria, que tornan al individuo incapaz de aceptar los hechos conforme a las comunicaciones oficiales. Y esto es precisamente lo ocurrido. El presunto secreto militar, junto con la natural confusión que propicia el tema, ayudan a crear una profunda ambigüedad en un problema que nos concierne a todos.

No obstante, en el rumor puede haber un meollo de verdad, pero en el curso de la transmisión se lo ha recargado de adornos, obra de la fantasía, que rinden aquella ba­se inicial irreconocible. La verdad acerca de ese meollo, originario, es la siguiente: Por regla general, la mayoría de los rumores parten del relato de un episodio real, esto es, de la experiencia perceptual de un acontecimiento que se la considera de interés para comunicarla a los demás. Luego, el tema central de un rumor es muy renuente al cambio, y podemos creer -según G.W. Allport y L. Postman- en líneas generales, que la versión que nos traen tiene algo que ver con el incidente que pretende referirnos (ll).

Finalmente, estamos de acuerdo en que estos hechos son -en el decir de Premoli- “internos”, en tanto ocurren en jurisdicción militar y con testigos de la propia fuerza, ­ pero en la medida en que los mismos trascienden, y se tornan de dominio público, una declaración no puede sofo­car su existencia.­

REFERENCIAS

(1) El Popular, Olavarría, 20 julio, 1968, p. 5.

(2) Ibíd., 21 julio 1968, p. 5.

(3) La Razón, Buenos Aires, 27 julio 1968, p. 2.

(4) Ibíd., 26 julio 1968, p. 1 (recogida de aquí por otras agencias).

(S) Gente y la Actualidad, Buenos Aires, ano 3, n° 158, 1 agosto 1968, ps. 40/41.

(6) El Popular, Olavarría, 22 julio 1968, p. 3.

(7) Banchs, Roberto E., Los ovnis y sus ocupantes, Tres Tiempos, Buenos Aires, 1980, p.80.

(8) Ibíd., ps. 91/92; New York Times, New York, 8 setiembre 1968.

(9) El Popu1ar, Olavarría, 20 y 21 julio 1968, p. 5; Gente y…, op. cit.; Nueva Era, Tandil, 24 julio 1968; et. al.

(10) La Razón, Buenos Aires, 27 julio 1968; El Popular, Olavarría, 29 julio 1968, p.3.

(11) Allport, Gordon W. y Leo Postman, Psicología del rumor (The Psychology of rumor), Psique, Buenos Aires, 1953, ps. xi, 1/2, 119, 150-154.


[1] A propósito del encuentro con ocupantes ocurrido en Mendoza el 31 de agosto de ese año, en cercanías del Liceo Militar Gral. Espejo, que alcanzó enorme repercusión.

[2] Allport y Postman proponen una fórmula para medir la intensidad del rumor, a saber: R = i x a. La re1ación entre importancia y ambigüedad es multiplicativa, puesto que con importancia o ambigüedad igual a cero, no hay rumor. A propósito, el rumor -en la acepción que adoptamos del vocablo -, es una proposición específica para creer, que se pasa de persona en persona, por lo general oralmente, sin medios probatorios seguros para demostrarla.

5 pensamientos en “Olavarría (BA): A los tiros contra un ovni (Final)”

  1. hago un comentario simple sobre como llegue aca: resulta que el, en ese momento cabo, que inicio fuego contra estos seres, es conocido mio, el me hizo llegar esta informacion. Y lo busque en google y resulto que no me mentia… te adjunto mi direccion de e-mail y, en caso de que el este interesado, podrias sacarte un par de dudas…. hasta luego…

  2. La verdad, es que como ufólogo, me parece que hoy la fenomenología, se hace más extensa y profunda, en calidad y cantidad. Y sobre todo, nos hace reflexionar sobre cómo somos, quienes somos, y cómo se manifiesta el universo y -si se quiere, y se cree- el mismo Creador. Si alguien quiere comunicarse conmigo mi e mail es

  3. Yo tendría unos 7 años cuando fue ese incidente. Y fue noticia por la radio de Olavarria. Ademas años anteriores vivimos en los fondos del Regimiento, en un Escuadrón que quedo vació y mi papa militar habito ese predio con nosotros que eramos
    chicos. Fue en esa Zona el avistamiento.
    A eso le puedo agregar que antes de empezar mi época escolar de primaria , en ese predio pude ver con mi mama lo que sería hoy un extraterrestre, parado en la arista de uno de los edificios. Que en esa época constaba de un Cuadra y unas Caballerizas y un molino.
    Tengo mas datos. Por si les interesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.