El Monstruo del Loch Ness. La película de Dinsdale

EL MONSTRUO DEL LOCH NESS: DINSDALE LA PELÍCULA MÁS FAMOSA

DINSDALE: LA PELICULA MAS FAMOSA

El 23 de abril de 1960, el último día de un periodo de seis dedicado a vigilar el lago, Tim Dinsdale marchaba por la costa a unos ochenta metros del agua cuando descubrió algo semejante a una giba de color pardo que flo­taba a un kilómetro y medio de distancia. Se movía a unos quince kilómetros por hora. Dinsdale logró tomar una película en blanco y negro, de unos quince metros de longitud, con una cámara Bolex de 16 mm provista de teleobjetivo, y desde una elevación de unos noventa metros por encima del lago, una distancia (estimada) de unos 1,200 metros. La filmación terminó cuando el objeto se encontraba a unos 1,600 metros.

“Muy temprano en la mañana del sábado 23 de abril de 1960 -escribe Dinsdale[1]-, al regresar de mi guardia de la madrugada, descubrí algo que pa­recía muy grande, en el agua, muy lejos.

“Yo estaba en mi coche, con la cámara montada en un trípode a mi lado, en lugar del asiento del acompañante que había desmontado, y me encontraba en un lugar donde se podía ver la bahía de Foyers, a unos cien metros de altura sobre la ladera de la montaña. Eran casi las nueve de la mañana y el agua parecía muy calma y el aire tan transparente como el cristal.

“El Sol brillaba sobre el objeto y pude ver que su color era parduzco rojizo.

“Me detuve al lado de la carretera, tomé mis binoculares y lo examiné cuidadosamente. Así, ampliado siete veces, podía verlo mucho mejor. No era un bote y estaba absolutamente inmóvil.

“Pero de pronto volvió a la vida y emergió del agua, levantando olas concéntricas. Y pude ver que era el lomo de un gran animal, un extraño lomo giboso, y en el lado izquierdo tenía una curiosa mancha oscura. No tenía aletas, como una ballena o una tonina. De eso estaba seguro.

“Volviéndose a mi cámara, filmé unos quince metros de película del monstruo mientras zigzagueaba de un lado a otro del loch, al tiempo que se sumergía.

“Después de sumergirse, giró bruscamente a la izquierda debajo del agua, y recorrió unos 400 metros junto a la costa, dejando tras de sí la es tela en forma de V sobre la que había leído varios informes y de la que me había hablado un turista tres días antes.

“Detuve la cámara cuando sólo me quedaban cinco metros de película y seguí con el coche a lo largo de la ladera, hasta que encontré un trecho de campo abierto sobre la costa desde donde esperaba poder tomar vistas mucho más próximas del monstruo, pero cuando llegue al borde del agua no se veía nada en una extensión de varias millas: solamente la superficie helada. ¡El monstruo había regresado a las profundidades!

“Decepcionado, volví a tomar el desayuno. Luego conseguí que el dueño del hotel me prestara un pequeño bote a motor para poder filmarlo y tener un medio de comparación. Evidentemente, si en la misma película, después del monstruo, filmaba un bote del tipo que se usaba corrientemente en el Loch Ness, quedaría por lo menos comprobado que el objeto no era un bote: era una comparación vitalmente importante.

“Más tarde, de vuelta a Inglaterra, hice revelar cuidadosamente la pe­lícula en los laboratorios de Kodak, y en las semanas subsiguientes la exhibí en forma privada ante varias personas; pero sólo cuando se vio por tele­visión, en el famoso programa Panorama, dirigido por Richard Dimbley, la noche del 13 de junio de 1960, el monstruo del Loch Ness volvió a ser un tema de interés popular y un motivo de serias discusiones”.

La película fue mostrada en el programa Panorama a principios de los años sesenta y fue lo que dio el impulso definitivo para formar el Loch Ness Phenomenon Investigation Bureau creado por Richard Fitter, (Sir) Peter Scott, Constance Whyte y David James MP. Este último logró que el Royal Air Force Joint Reconnaissance Intelligence Centre -Centro de Inteligencia de la Junta de Reconocimiento Aéreo de la Real Fuerza Aérea) JARIC examinara la película de Dinsdale en 1966.

El JARIC es un organismo especializado en el reconocimiento aéreo para la localización e identificación de barcos y submarinos. Su conclusión fue:

“El objeto filmado no es, de ninguna manera, una nave de superficie ni un submarino, lo cual nos obliga a concluir que se trata de un objeto animado. En el momento de filmación, el objeto se encontraba como a 1.50 metros sobre la superficie del lago Ness, y aún si tuviera el fondo plano, la re­dondez natural de los cuerpos tal como se presenta en la naturaleza, hace suponer que se hundía por lo menos 60 centímetros bajo las aguas. De estos datos puede deducirse que la sección transversal del mismo es no menor de1.80 metros por 1.50 metros de altura. La longitud total del objeto se aproxima a los 4-5 metros y en el momento de haber sido captado, se desplazaba a unos 10 nudos”.

El bote que Dinsdale filmó en los últimos cinco metros de película fue muy importante para determinar el tamaño y velocidad atribuibles al objeto misterioso.

Roy Mackal apunta lo siguiente[2]:

“Este análisis JARIC de 1966 es importante como estudio independiente efectuado por expertos libres de prejuicios en favor o en contra de la idea del monstruo. JARIC llegó a la conclusión de que el objeto era probablemen­te animado, que se proyectaba inicialmente 1.09-1.1 metros fuera del agua y que se desplazaba a velocidades de hasta 8.7 nudos. La longitud en la línea de flotación era de por lo menos 1.65 metros. La estimación efectuada por JARIC de la longitud de la embarcación fue de 4 metros y la velocidad de 5 nudos y medio; en realidad, se demostraron de 4.5 metros y de 6.09 nudos respectivamente, con lo que las estimaciones de JARIC pueden ser consideradas relativamente precisas”.

Varios puntos llaman nuestra atención de estas dos versiones: Mackal dice que el objeto se proyectaba unos 1.09-1.1 metros fuera del agua (adjudicándole este cálculo al propio JARIC), en el informe oficial del JARIC esta medida es de 1.50 metros; la velocidad de Mackal-JARIC es de 8.7 nudos, la velocidad dada en el informe JARIC es de 10 nudos; la sección transver­sal en la línea de flotación dada por Mackal-JARIC es de 1.65 metros, la que leemos en el informe JARIC es de 1.80 metros, etc.

Por otra parte, sólo se le pidió al JARIC que identificara al objeto filmado y no que analizara la película para ver si no habla sido trucada.

El JARIC hizo lo que se le pidió: informó que no se trataba de un barco ni de un submarino, pero nunca dijo que se trataba de un monstruo. En realidad la gran distancia de la toma hace que la película muestre mucho grano y que decepcione en cuanto a detalles. Sin embargo, no podemos negar que esto es lo más cercano a una prueba para demostrar la existencia de un objeto animado (que no un monstruo) en el lago Ness. Animado en este contexto significa con movimiento y puede tratarse de un objeto construido por el hombre o de un animal: peces, nutrias, etc.

Para Adrian Shine, líder del Joint Air Reconnaissance Intelligence Centre, y Ricky Gardiner, presidente del subcomité de pruebas se trata de un barco. En efecto, al aumentar el contraste de la película se puede ver evidentemente un barco.

El tamaño y la velocidad del objeto es coherente con la de los barcos pesqueros locales y JARIC experimentaba con películas aéreas de objetos desde arriba, y no con objetos a una milla de distancia en un ángulo de tan sólo 3º con la horizontal.

A finales del siglo veinte el JARIC hizo un nuevo examen detallado utilizando las técnicas más modernas y encontró que el objeto filmado es un bote pequeño. Esta es actualmente la posición oficial.

Continuará…


[1] Dinsdale Tim, El enigma del plesiosaurio del lago Ness, Editorial ATE, Barcelona, 1976.

[2] Mackal P. Roy, El monstruo del lago Ness, Editorial Bruguera, S. A., Barcelona, 1979.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *