Los gnomos de calzoncillos y la ugología

Los gnomos de calzoncillos y la ugología

Se trata de una parodia

¿Alguna vez uno de sus calzoncillos desapareció misteriosamente? ¿Su novia, esposa, madre o empleada no sabía nada de esta desaparición? O bien ¿le dio vergüenza preguntar? Usted no está solo. Usted fue testigo del fenómeno de los gnomos de los calzoncillos.

Budd Weiser es uno de los muchos testigos de este fenómeno. El 23 de febrero de 1974, cuando buscó sus calzoncillos de franjas rojas. No los encontró, y fue tomado por una extraña sensación. Esta es la sensación de “pérdida de calzoncillos”, ilustrada en el best seller americano “Missing Underpants” del doctor John Quack. La hipótesis de robo fue tomada como ridícula, y Weiser estaba al borde de una crisis nerviosa cuando finalmente encontró al terapeuta Quack. Le costaba recordar lo que pasó, hasta como último recurso Quack uso la hipnosis.

Fue entonces que surgió la extraordinaria revelación: fueron los gnomos quienes robaron sus calzoncillos. Budd Weiser recordó haber estado acostado cuando de repente se sintió paralizado. Pequeños gnomos de calzoncillos atravesaron las paredes en fila con calma y abrieron el cajón del armario y robaron sus calzoncillos. Uno de ellos llegó incluso hasta el pecho de Weiser, que agobiado intentó gritar pero no podía – de hecho, apenas podía respirar. Después los gnomos se fueron, de nuevo en línea a través de la pared, y él recuperó sus movimientos.

Informes similares han surgido en todo el mundo. La gente tiene la intrigante sensación de “calzoncillos perdidos”, y sólo descubren la verdad cuando son hipnotizadas por terapeutas calificados, capaces de desbloquear las memorias que los gnomos intentan ocultar. Esos terapeutas son estudiosos de ugología, que estudia los UGOs (del inglés Underwear Gnomes Observations, u Observadores de Gnomos de los Calzoncillos).

Los gnomos de los calzoncillos y la ugología no sólo representan un intrigante misterio. Se trata de un asunto de la máxima importancia económica y social. Se estima que se pierden alrededor de tres a cuatro calzoncillos por año por cada usuario de calzoncillos. Y el fenómeno es mundial, llegando a más de 1 billón de personas en todo el mundo – debemos tener en cuenta que en muchas culturas no es habitual el uso de calzoncillos. ¡Aún así, serían más de 4 millones de calzoncillos perdidos anualmente!

Jeovaerd, editor de la revista UGO dijo: “Con 4 millones de calzoncillos perdidos al año, aunque sólo el 0,1% se deba a los gnomos de calzoncillos, ¡habría 4 millones de robos al año! La ugología es un hecho, y sólo no lo ven quienes no lo quieren ver”. Jeovaerd todavía alardea que “los ugologistas no necesitan probar nada a nadie. ¡Sólo necesitan hacer su trabajo y listo!”, lo que refleja la indignación de los ugologistas frente a los escépticos y desenmascaradores que parecen tener miedo a ver la verdad.

Y Jeovaerd tiene razón: hay muchas evidencias y miles de informes en todo el mundo. Es el caso de los gnomos de Ubatuba, en 1957, cuando uno de los gnomos dejó caer su capucha. Algunos años más tarde, piezas de esta capucha llegaron a los periodistas, y descubrieron que se trataba de un tipo de nylon que no existía en el 57. Lamentablemente, estas piezas se han perdido con el tiempo, se sospecha que el gobierno ha ocultado las pruebas. También fueron fotografiadas varias huellas de los gnomos, así como fotos de gnomos que existen en las colinas.

Pero ¿cuál es el sentido de todo esto? ¿Por qué roban los gnomos nuestros calzoncillos?

En “La Verdad Desnuda” (The Naked Truth), del temerario Erlanger von Diether revela el secreto de los planes de los gnomos de calzoncillos. Ellos quieren obligar a que todos los hombres en el mundo utilicen calzoncillos apretados y, por tanto, paulatinamente hacerlos estériles hasta que se extinga la raza humana. El robo de calzoncillos se hace para obligarlos a comprar calzoncillos nuevos y cada vez sean más apretados.

Los estudios científicos demuestran que el hombre moderno tiene cada vez menor número de espermatozoides por mililitro de esperma. Diether demuestra que la razón es clara: pocos lo saben, pero el motivo de que los hombres tengan, las bolas colgando se debe a que la producción de esperma requiere de una temperatura de 1 a 2 grados más baja que el resto del cuerpo, y esto se logra dejando las bolas a cierta distancia. Los calzoncillos dejan las bolas muy cerca del cuerpo y evitan el enfriamiento, de modo que el uso continuo de calzoncillos afecta cada vez más a la producción de esperma. “¡Los calzoncillos son el instrumento del Apocalipsis!” Argumenta Diether.

El libro de Diether va más allá. Muestra las conexiones entre los gnomos de calzoncillos y las empresas multinacionales de lencería. La tecnología para la producción de calzoncillos apretados no existía hasta el siglo XIX. Sólo había calzones largos. Fue sólo después de la llegada de los gnomos de calzoncillos que existieron los calzoncillos apretados. Por tanto, es claro que la tecnología de calzoncillos apretados fue impuesta por los gnomos y adoptada por empresas como Zorba para poner fin a la humanidad.

Pero otros ugologistas discrepan de la hipótesis de Diether y dudan de la malevolencia de los pequeños gnomos, citando casos en el que los gnomos transmitieron mensajes benéficos e importantes, tales como “Siempre usen preservativos”, “Visiten a su urólogo”, “Háganse el examen de la próstata” o “cambien de calzoncillos todos los días”. Sin embargo tales ugologistas apuntan a la existencia de una conspiración de los gnomos con el gobierno, la única explicación de la falta de pruebas y las dificultades encontradas.

La revelación de la existencia de los gnomos de calzoncillos en nuestro planeta causaría el pánico en toda la población, y el secreto y ocultamiento trata de mantener el statu quo. El gobierno habría firmado un acuerdo con los gnomos, a cambio de permitir el robo de calzoncillos, y recibir tecnología en ropa íntima y asuntos relacionados. Los implantes de silicona, que surgieron en la década del 70, y el bikini, surgido en los años 50, serían sólo algunas de las tecnologías recibidas de los gnomos.

Al final, ¿cuáles serán sus verdaderas intenciones?

4 pensamientos sobre “Los gnomos de calzoncillos y la ugología”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *