No era un ovni sino una abeja sobre Daguestán

No era un ovni, sino una abeja sobre Daguestán

28.04.2008

Pravda.Ru

Stroy Según el periodista ruso Vyacheslav Fyodorov, el ovni avistado sobre Daguestán el 14 de noviembre del 2000 era en realidad un arma rusa avanzada, un vehículo aéreo no tripulado (UAV). El avistamiento se divulgó ampliamente en todo el mundo después de que Philip Mantle la publicó en la Agencia Interfax; y mi nuevo libro sobre la ufología rusa contiene una relación detallada de este avistamiento fascinante y otros informes ovni en el Mar Caspio. Daguestán es una de las repúblicas de la ex URSS, una parte de la Federación Rusa, que está situada entre el Mar Caspio al Este las montañas del Cáucaso al Oeste, en la frontera de Chechenia.

Combinando la información del señor Fyodorov y algunas investigaciones independientes, he descubierto lo siguiente.

En marzo del año 2000, el Ministerio de Defensa ruso había aprobado un sistema de reconocimiento no tripulados Stroy-P (Complejo de reconocimiento no tripulado o PRC). El sistema fue creado en el Yakovlev Experimental Design Bureau, un importante fabricante de aviones militares ruso, (OKB imeni Yakovleva) llamado así por A. S. Yakovlev, un famoso diseñador de aviones soviético. La Yak Aircraft Corporation es ahora una empresa de aviación rusa privatizada. Pchela (un avión sin piloto componente del complejo) se construyó, hasta donde se sabe, en la Kishtim Radio Plant, con la ayuda de la Smolensk Aviation Plant (mientras que la Smolensk Aviation Plant se unió a la Yakovlev Experimental Design Bureau en marzo de 1992 para formar la Yak Aviation Company, las dos entidades parecen estar operando por separado), el fabricante oficial del Pchela es Kulon Scientific Research Institute (R&D Institute of Aircraft Technology). Este sistema, o complejo, incluye un lanzador colocado en una plataforma de oruga, dos vehículos y diez (inicialmente, cinco) aviones Pchela-1T 061. El complejo Stroy-P fue aceptado para prestar servicios en el Ejército ruso en 1997.

Un Pchela (un avión de reconocimiento dirigido por control remoto sin piloto que ofrece vigilancia de blancos terrestres por televisión) pesa 130 kg (cargado), cuentan con un buen rango operacional de 110 a 150 kilómetros, puede volar a altitudes que van desde 100 metros a 3 kilómetros, y velocidades de crucero de 11 – a 150 kilómetros por hora. Su rango de combate: 55 kilómetros. Su tiempo de vuelo es de 2 horas (necesita 20 litros de gasolina para esto). Su motor es de pistón y dos cohetes sólidos como impulsores de despegue (potencia en 32hp). A bordo del avión ruso hay una cámara de vídeo, una cámara fija, una cámara cartográfica, y un radio. Utiliza un paracaídas para aterrizar. Pchela probablemente tiene una capacidad similar a la de muchos UAV occidentales de la misma clase. Sin embargo, es más lento que, por ejemplo, el Reis UAV ruso con 800 kilómetros por hora.

http://english.pravda.ru/science/tech/28-04-2008/105018-ufo_bee_dagestan-0

¿Bigfoot en el condado de Fresno?

¿Bigfoot en el Condado de Fresno?

Viernes, 25 de abril de 2008

Por Gene Haagenson

BigfootFresno Fresno, CA (KFSN) – Ya sea que usted quiera creerlo o no, hay un montón de gente en el centro de California que piensan que han tenido un encuentro con un Bigfoot o Sasquatch.

Muchos no hablan de ello por temor a ser ridiculizados. Pero otros están convencidos de que son reales, y piensan que la ciencia está a punto de demostrar que existen realmente.

Acechando en los bosques en lo alto de la Sierra hay personas, como Bill Compton. Un vendedor de teléfonos celulares que pasa muchos fines de semana buscando al esquivo Bigfoot. Él dice, “Yo creo realmente que hay un primate bípedo rondando el terreno. He visto demasiadas huellas, he visto bestias lejos de mí que parecen animales gigantes y peludos, caminando con dos piernas”.

Bill y sus socios regularmente buscan en el Bosque Nacional Sequoia al sureste del Condado de Fresno. Bill nos dice, “En esa zona hemos tenido mucha actividad, por eso regresamos constantemente a ella”. Cazadores locales y excursionistas han informado de avistamientos del Bigfoot, junto con lo que ellos piensan son los sonidos y olores de la criatura en el sitio web de la Bigfoot Field Research Organization.

Otro encuentro cerca de North Fork no tiene relación con los olores sino con sonidos. Susan Larson, una contadora cree que escuchó un Bigfoot fuera de su ventana una noche. Dice: “El grito era tan aterrador, que si no estuvieras en tu sano juicio saldrías por esa puerta e irías en buscarlo, y es una lástima que no haya tenido el coraje”.

Susan dice que ella no sabía que había escuchado un Bigfoot, hasta oir una grabación en un sitio web. Escuche el sonido, “Ooooappp…. ooooapp…” Nos dice, “Eso es exactamente lo que oí”.

Más tarde tomó fotos de huellas que ella piensa podrían pertenecer a un Bigfoot, o tal vez un oso. Moldes de huellas, junto con fotos, videos y otras pruebas del Bigfoot están en exhibición para que todos las vean en el Bigfoot Discovery Museum, cerca de Santa Cruz. El propietario y curador del museo Michael Rugg dice, “Estamos tratando de llegar a la prueba definitiva de que hay un Bigfoot allá fuera”.

Uno de los pocos científicos académicamente acreditados que reconocen la posibilidad de la existencia del Bigfoot es Jeff Meldrum. Un profesor de biología en la Universidad Estatal de Idaho en Pocatello. Su libro, ”Sasquatch, Legend Meets Science”” se ha citado en algunos de los más recientes documentales sobre Bigfoot. Él cree que casi se ha encontrado una base científica para la legendaria criatura en un sitio en Ontario, Canadá. Meldrum dice, “se han recogido tejidos, restos de sangre, así como tejido muscular, y algunos pelos”. Meldrum explica que la criatura pisó una placa con tornillos en ella, dejando carne, dándoles una muestra a los investigadores para obtener el ADN para la prueba. Él dice que una prueba preliminar indica un ADN característico que parece poner a la criatura en algún lugar entre un humano y un chimpancé.

Meldrum admite que se necesitan muchas más pruebas de ADN, pero, dice que piensa que hay algo ahí fuera. Él dice, “Basándome en todas las pruebas que he visto, sugieren que se trata de una especie no reconocida de grandes simios”.

Que sin embargo, no es una conclusión compartida por la mayor parte de la comunidad científica. Stephen Lewis es profesor de Ciencias de la Tierra en la Universidad Estatal de California de Fresno. Un geólogo que enseña un curso sobre los mitos populares disfrazados de ciencia. Él pone al Bigfoot en la misma categoría que los ovnis y el poder de los cristales. Él dice, “Todo este tema del Bigfoot es lo que puede ser clasificado como pseudo ciencia”. Y añade: “realmente no hay pruebas creíbles de que una criatura homínida gigante de seiscientos libras, parecida al hombre excepto que más grande, habite en el noroeste del Pacífico, o el Condado de Fresno o en cualquier otro lugar. No hay pruebas de ello”.

http://abclocal.go.com/kfsn/story?section=news/local&id=6101884