José Mestre, el hombre sin rostro

El hombre sin rostro

Mestre1 José Mestre nació en Lisboa, Portugal, en el seno de una familia muy religiosa (testigos de Jehová).

Desde su nacimiento tenía una marca color de fresa en su labio superior.

De niño se le diagnosticó como hemangioma, un raro tumor debido a malformaciones vasculares, anomalías en los capilares y venas en su cara. Es como si los ríos que llevan su sangre se hubieran convertido en lagos, abultando su Mestre2 rostro.

Su rostro comenzó a crecer a los 16 años, en la pubertad y ahora, a sus 51, mide cerca de 45 centímetros y pesa casi 6 kilogramos.

Su cara se encuentra casi por completo obstruida por esa masa informe de carne, que lo mantiene incapacitado para poder Mestre3 ver, hablar y comer normalmente.

La enfermedad de José no era tan grave y pudo haber sido tratada con una operación. El problema fue que, primero su madre y luego él mismo se negaron a que lo operaran debido a que su religión le prohíbe recibir una transfusión de sangre, que era necesaria durante la operación.

Durante años, José se negó a tomar un tratamiento médico adecuado debido a sus absurdas creencias religiosas. Eso le ha complicado la vida más allá de las molestias generadas por las miradas, las burlas y las Mestre4 personas que toman fotografías. Su tumor le bloquea la boca, nariz y uno de los ojos.

Está, además, el hecho de que su familia ha tenido que hacerse cargo de él.

Su necedad en tomar un tratamiento ha frustrado incluso a su hermana, Guida Mestre, que durante años se ha encargado de su cuidado.

El 6 de diciembre del 2007, bajo la serie My Mestre6 Shocking Story, del Discovery Channel, se mostró la vida de José Mestre en el documental titulado The Man With No Face.

Parece que, al fin, José encontró una solución a su problema de la mano de Mestre7 un equipo de especialistas británicos que pretende utilizar tecnologías que no atentan contra los principios de su religión, mediante el empleo de ondas de ultrasonido para coagular la sangre.

La verdad detrás de los graffiti de Exmoor

La verdad detrás de los ‘graffiti’ en los cropcircles

11-agosto-2008

Exmoor Los cropcircles parecen tan passé estos días – especialmente después de que el misterio que se abatió sobre el Parque Nacional de Exmoor recientemente.

El periódico comunal del parque, Park Life, publicó un artículo sobre la labor del Programa Nacional de Cartografía de Exmoor, que incluía una fotografía aérea tomada en 1979.

El texto apenas si era interesante, como usted podría pensar, pero sobre la imagen, se pueden ver claramente un conjunto de iniciales en el paisaje.

Es, en efecto, “un graffiti en el paisaje”, alegaba el artículo.

Las grandes iniciales en el Fortescue Estate eran “JW” y “SC” – pero el misterio rodeaba a los artistas vándalos.

“¿Es usted JW o SC?” preguntaba el artículo.

Nadie esperaba obtener una respuesta, por lo que el personal de Park Life quedaron más que sorprendidos cuando recibieron una llamada de un poco vacilante John Watts, que reveló que él era uno de los culpables.

El señor Watts, que solía trabajar en el Fortescue Estate, contó l periódico: “En 1978, mi amigo y compañero de trabajo Stan Curtis y yo estábamos cortando helechos, y por un par de días, una avioneta nos sobrevoló en círculos”.

De hecho, el avión era bastante inocente y simplemente estaba tomando parte en un proyecto nacional de cartografía mediante fotografía aérea del territorio nacional.

Watts dijo: “Después de un rato, Stan se molestó un poco por esto y sugirió que les diéramos algo que ver, por lo que marcamos nuestras iniciales en letras grandes”.

Lamentablemente el señor Curtis ha muerto, por lo que la verdad de la broma se ha mantenido en el miembro superviviente.

Pero como ocurre con todos los artistas de graffiti, el señor Watts no estaba seguro de que era una buena idea.

Él dijo: “Yo estaba un poco preocupado por admitir que se trataba de mí y lamentablemente Stan ya no está con nosotros, pero la Autoridad de Parques Nacionales está complacida en haber resuelto el misterio.

“Es increíble lo que puedes ver en una fotografía aérea”.

El trabajo de la Autoridad de Parques Nacionales es “conservar y mejorar la belleza natural, la vida silvestre y el patrimonio cultural” y “promover oportunidades para el entendimiento y el disfrute de las características especiales del parque”.

Afortunadamente, el trabajo a mano de un joven señor Watts y del señor Curtis no socava estos objetivos y la autoridad vio el lado divertido.

Un portavoz de la Autoridad de Parques dijo que estaban felices de que sólo habían conseguido “dar una respuesta a un intrigante misterio”.

Ahora las imágenes de Exmoor tomadas para el Programa Nacional de Cartografía en 1979 van a ser objeto de una charla del octavo Foro de Arqueología: Exmoor en el pasado – una vista aérea.

La presentación se llevará a cabo en Dulverton el jueves, 25 de septiembre.

http://www.thisiswesternmorningnews.co.uk/news/Unearthed-truth-crop-graffiti/article-260682-detail/article.html

Ven la imagen de Jesús en una losa de granito

Ven la imagen de Jesús en una losa de granito en Dallas

27 de junio de 2008

Por Dan X. McGraw / The Dallas Morning News

JesusGranito John Ganster ha visto una gran afluencia de coches, moviéndose y estacionándose frente a su empresa de piedras al Este de Dallas mientras sus ocupantes tratan de ver de una losa de granito manchado con lo que algunos piensan es una imagen de Jesús.

“Algunos clientes y personas sólo querían echar un vistazo”, dijo el señor Ganster, un co-propietario de Verona Marble Co, que se encuentra en la manzana 4800 de Olson Drive, cerca de la intersección de Samuell Boulevard y Loop 12.

Al principio, nadie en la empresa notó la imagen, dijo el señor Ganster. Luego, un cliente llamó y preguntó por la “losa Jesús”, un pedazo de granito de 1.000 libras que proviene de Brasil.

“Dijimos, ‘¿De qué está usted hablando?’”, Él dijo. “Vengan a ver por si mismos”.

La piedra había estado en la tienda de la empresa en Tulsa, Oklahoma. Se trasladó a la oficina de Dallas en diciembre, después de que los constructores en el área de Tulsa rechazaron a causa de las imperfecciones.

“Eso es algo irónico”, dijo Ganster. “Cristo dijo que iba a construir su iglesia en la piedra que rechazaron los constructores”.

Ahora, la compañía tiene pocos problemas para obtener ofertas por la losa, que normalmente se vendia por alrededor de $ 1500. Algunas de esas ofertas han llegado de los competidores.

Pero el señor Ganster dice que Verona no tiene planes de vender.

En lugar de ello, dijo, la empresa espera donar a la piedra a una iglesia católica en Oklahoma. La iglesia podría utilizarla para recaudar fondos o como parte de un edificio.

“Esto llegó a nosotros por una razón”, dijo Ganster. “No sé por qué, pero lo hizo”.

Condenan a una iglesia a devolver diezmo a fiel con retraso metal

Condenan a una iglesia a devolver diezmo a fiel con retraso mental en Brasil

sábado 23 de agosto

Río de Janeiro, 23 ago (EFE).- Un tribunal brasileño condenó a la Iglesia Universal del Reino de Dios a devolver a un feligrés todos los diezmos y donaciones que realizó desde 1996 puesto que sufre retraso mental, informaron hoy medios locales.

Esta congregación protestante también fue condenada a indemnizar al hombre con un montante de 5.000 reales (unos 3.000 dólares) por los daños morales causados, informó la agencia Estado.

El hombre, que sufre una enfermedad mental de carácter permanente, era inducido a participar en las reuniones de la iglesia, que siempre eran precedidas o sucedidas de peticiones de una contribución obligatoria.

Según la acusación, el chico gastaba todo su salario de celador en las donaciones, hasta que fue despedido por el agravamiento de su enfermedad.

Después, comenzó a pagar a la iglesia con cheques con fecha futura y llegó a vender un terreno y a pedir un préstamo a un banco para aportar la contribución.

La víctima continuaba contribuyendo porque recibía promesas como “las llaves del cielo”.

También tachaban de “demonio” a las personas que intentaban evitar que pagase a la congregación religiosa, entre las que se encontraba la madre del joven. EFE