El osario de Santiago (2)

Desenmascarando el fraude del “hermano de Jesús”

Por Tim McGirk / Jerusalén jueves, 16 de octubre, 2008

Mientras el hombre venere un dios, habrá falsificadores, tramposos astutos que aprovechan el deseo del creyente de poseer la prueba material de lo divino. En Jerusalén, es un mercado en crecimiento. El viejo adagio de que si todas las astillas de la Vera Cruz se reunieran se haría un crucifijo de madera del tamaño de un rascacielos de Manhattan. Incluso en la Edad Media, los peregrinos que visitaban Jerusalén decían que los vendedores ambulantes vendían falsificaciones de huesos y reliquias de los santos.

Pero pruebas históricas indiscutibles de que Jesucristo, o cualquiera de los otros profetas bíblicos, realmente existieron es algo que elude los estudios religiosos. Por lo tanto en 2001 hubo mucho entusiasmo, cuando un coleccionista de Tel Aviv, Oded Golán, anunció que un relicario de piedra en su posesión tenía inscrito las palabras “Jaime, hijo de José, hermano de Jesús”. El descubrimiento del osario fue saludado en algunos círculos como un hallazgo arqueológico espectacular – por fin la prueba circunstancial sólida de la existencia de Cristo. Pudo haber tenido los restos del Apóstol Santiago, quien fue asesinado en el año 62 y se describe en la Biblia como hermano de Jesús.

El resto del artículo se puede leer en el siguiente enlace…

http://www.time.com/time/world/article/0,8599,1850111,00.html?xid=rss-topstories

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.