Informes no consignados (2)

INFORMES NO CONSIGNADOS

Roberto Banchs

06. 1965, enero. San Miguel (Mendoza).

Un misterioso artefacto, presumiblemente parte de un satélite artificial, cayó SMiguelMza1965-01en San Miguel, a 4 Km de San Rafael. Luego se informó que las comunicaciones entre Mendoza y San Rafael fueron interrumpidas durante cuatro días. Los habitantes del pequeño poblado declararon que el objeto caído era un “plato volador”, y al­gunos dijeron haber visto fuera de la nave, a su alrededor, a unos pequeños individuos vestidos con un ex­traño uniforme verde fosforescente. La gente se encontró aterrorizada por la presencia del objeto.

Vista aérea del tanque de combustible hallado, de un peso estimado de 70 Kg y que generara el rumor platillista

13_01_1965_Lavalle,_Mendoza1Cuando la noticia llegó a Mendoza, la Dirección Provincial de Aeronáutica envió un avión para investigar y reportó que un objeto de unos 8 m de largo y 1 m de diámetro, intensamente brillante, se hallaba depositado en el suelo.

Fotografía del objeto de Mendoza, según apareció publicada en  la Flying Saucer Review.

El jefe de la Policía de Mendoza, Com. José M. Ramos, no autorizó la publicación de las fotografías que fueron tomadas (una de las cuales habría sido reproducida en la FSR). Cuando el artefacto fue removido del lugar desde el aire y conducido a nuevo destino, SMiguelMza1965-02las mediciones de la cápsula indicaron que tenía 4 m de longitud y 1,30 m de diámetro. Ello alimentó la idea que parte del objeto, y quizá sus “pequeños individuos”, habrían sido retirados.

La policía mendocina examina el objeto de 4.50 X 1.20 metros aproximadamente.

Fuente: Flying Saucer Review, London, 11:3 (May-June 1965), ps. 7/9, citando al diario Crónica.[1]

07. 1965, agosto 22. San José de Jáchal-San Juan (San Juan).

Una carta manuscrita, anónima, fue dirigida a un diario. En ella el lector que no se identifica dio a conocer un curioso episodio. Venía conduciendo su vehículo al anochecer del domingo 22 por la ruta 40, cuando de improviso se le aparece por delante una esfera luminosa de unos 20 m de diámetro y a unos 100 m de altura.

Ante el asombro, detuvo el auto y esperó unos minutos. Al reanudar la marcha y ver que lo perseguía a baja altura, paró el vehículo a un costado de la ruta y se echó abajo. La nave se situó encima del testigo, iluminando el área. Preso de miedo, advierte que unos brazos a modo de pinzas le toman del cuerpo y lo levantan, perdiendo el conocimiento. Al recobrar los sentidos, se encuentra boca arriba en el piso de la nave rodeado de unos seres que se observaban y le miraban, a la vez que iban oprimiendo unos botones luminosos en un agu­jero de la nave. Eran de apariencia humana, vestidos con ropa metalizada, luminosa, sin costuras. Sus cabe­zas estaban cubiertas con una escafandra y se desplazaban con rapidez. La nave es circular, iluminada, con una columna o eje al medio. Allí el testigo estuvo acostado sin poder moverse, mirando por una ventana del techo. Ante su impaciencia, uno de los tripulantes le tocó el rostro y perdió nuevamente el conocimiento. Al recuperarse, se halló sentado al lado de su auto. Miró el reloj, eran las 00,10, y cuando lo abducieron re­cuerda que serían las 20,00 horas.

Fuente: Diario de Cuyo, San Juan, 31 agosto 1965.

08. 1968, agosto 19. Caucete (San Juan).

En la madrugada del lunes 19 cinco personas viajaban en automóvil hacia San Juan, procedentes de San Luis. El vehículo era conducido por Domingo Mereles, de Concepción. Con las primeras sombras de la noche, se originaron bromas acerca de un plato volador y, como medida de prevención, llevaban una escopeta y una cámara fo­tográfica (¿!). Circulaban por la ruta 20 cuando, próximos a Caucete, al llegar a la finca Goransky, todos se vieron envueltos en una potente luz que iluminó la ruta casi de día. Aquello se fue convirtiendo en una densa masa que lentamente se deslizaba por el pavimento. Entre la alarma y el desconcierto, vieron entonces a un hombre que avanzaba por un costado del camino. Parecía un robot, de piernas altas y delgado. Vestía ro­pas extrañas y su rostro era de facciones horribles, donde solamente presentaba tres puntos oscuros. Era to­talmente calvo y de cabeza alargada. El misterioso individuo fue envuelto por la luz y desapareció.

Al llegar a una estación de servicio se detuvieron y comentaron lo sucedido, reanudando viaje alrededor de las 4,30 horas y, al cruzar el puente del río San Juan, observaron que la misma luz cruzaba vertiginosamente el espacio en dirección al noroeste. Al llegar a Las Chacritas, detuvieron el auto frente a la subcomisaría, donde comunicaron lo ocurrido y se quedaron hasta el amanecer. Una comisión policial fue enviada sin hallar rastro alguno.

Fuente: Diario de Cuyo, San Juan, 22 agosto 1968.

Sarandí1978(1a)09. 1978, enero 28. Sarandí (Buenos Aires).

Francisco Asís Miró, su esposa y otros testigos, observaron a las 17,30 horas del sábado 28 un fenómeno de singulares características. Se trataba de una semiesfera semejante a un paracaídas, habiendo debajo de éste una figura de aspecto humano de color oscuro. Estuvo suspendido y evolucionando durante aproximadamente una hora, hasta desaparecer.

Comentarios: Este Sarandí1978(1b)caso fue investigado por nosotros, llegando a la conclusión que se trataba de un… “paracaídas volador”, un juguete de moda por esas fechas, una suerte de barrilete-paracaídas con un muñeco suspendido. Es posible que el caso siguiente, de Arroyo Corto, en la provincia de Buenos Aires, pueda explicarse del mismo modo.

Fuente: Ufo-press, Buenos Aires, N° ll, abril 1979, ps. 27/36.

10. 1978, septiembre 18. Arroyo Corto (Buenos Aires).

Sarandí1978(2a)El agricultor Ricardo Germán Safontes afirmó haber visto alrededor de las 10 horas un extraño objeto dete­nido en el cielo, a unos 1.000 m de altura, según su estimación. “’Tenía la forma de un hombre descendiendo en paracaídas, pero estaba quieto, hasta que media hora después desapareció”, Sarandí1978(2b)señaló Safontes. Otro testimo­nio fue el aportado por Oscar Ricardo Riesgo, quien transitaba en esos momentos con su automóvil y juntos pudieron observarlo.

Fuente: Clarín, Buenos Aires, 19 septiembre 1978.

11. 1979, Enero. Sierra Pintada Sarandí1978(3)yArroyoCorto(Mendoza).

Una flota de ovnis habría sido vista en la zona de los yacimientos uraníferos de Sierra Pintada, en el Departamento de San Rafael, situados a unos 290 km al sur de la capital mendocina. La versión de un “especialista en ovnis”, Gerardo Blanco López, formulada a una emisora local, indica que un funcionario observó los objetos, de los que descendieron sus ocupantes (“extraterrestres”, para mayor precisión) y tomaron piedras donde se encuentran localizados yacimientos de uranio, para luego ascender a los platillos y desaparecer en el cielo.

Fuente: La Razón, Buenos Aires, 26 enero 1979, p. 4; y otras.

Continuará…


[1] Se trata de los casos 18 a 21 de nuestro catálogo de “ovnis boludos” http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/06/los-ovnis-boludos-primera-parte/. A principios de enero de 1965 cayeron varios objetos (chatarra espacial) en la provincia de Mendoza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.