El misterio de las centellas (6)

El misterio de las centellas (6)

Yo he visto una centella sólo una vez en mi vida (tengo 48 años). Vi la “bola de luz” directamente sobre nuestra puerta en mi departamento: en el tercer piso de Vermessungsamtes Graz en medio de la ciudad de Graz.

Yo tenía aproximadamente 15 años de edad y había una gran tormenta: relámpagos, truenos y destellos muy cercanos golpeaban e iluminaban la ventana.

En ese mismo momento en que apareció una bola de luz amarilla, casi blanca de aproximadamente 10 centímetros de diámetro y subió rápidamente por el edificio.

Se movió horizontalmente en el aire a una altura de unos 12 metros. Se detuvo por un momento, penetró lentamente a través de las parees de concreto hacia mi recámara y permaneció durante 1 o 2 segundos a una altura de 1 metro sobre el piso y a unos 50 centímetros de la pared, detrás del calentador.

Luego la bola salió de la misma forma que entró, y desapareció, sin hacer ruido ni dejar olores.

Me sorprendió que la bola no tuviera ninguna desviación de su curso y atravesara el concreto reforzado de la pared y se dirigiera al calentador deteniéndose a unos 30 centímetros de él. Fue un fenómeno singular para mí.

Peter Pliessnig

Graz, Austria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.