Chalac: Aterrizaje en una toldería de indios Tobas

CHALAC: ATERRIZAJE EN UNA TOLDERIA DE INDIOS TOBAS

Roberto Banchs

Chalac (02) Indios tobas, en su habitat natural Discrepantes versiones (1) se ofrecieron sobre un presunto episodio acaecido en una toldería de los indios Tobas[1], cuyo nombre es “Chalac”.

Indios Tobas en su habitat natural.

Un cable de la agencia Saporiti (2) señala que “de acuerdo a una información del diario La Provincia, de Misiones[2], las au­toridades provinciales de Formosa anunciaron que fueron observadas dos aeronaves similares a las que en la noche de las eleccio­nes (N. del A.: para designar 13 legisladores provinciales) habían aterrizado en una población indígena, habiéndose tomado foto­grafías de los platos voladores -así se los designó- que fueron reveladas y enviadas a la Capital Federal para su estudio”.

Poco antes de las 21 horas del domingo 21 de febrero de 1965, en una aldea indígena cerca de Chalac, Formosa, una “aeronave desconocida, de color de aluminio, se deslizó velozmente realizando varios giros a escasa altura del poblado, para aterrizar en un descampado. Ante el asombro do los nativos -consigna la noticia- surgieron tres figuras envueltas en refulgente luz celeste.

Los desconocidos seres se movían en el terreno con dificultad y llegaron así hasta el lugar donde se encontraban 50 indios tobas aterrados. Uno de los indígenas tomó un caballo y comu­nicó la novedad a la policía que de inmediato procedió a trasla­darse hasta el sitio (…). Los policías constataron que las tres figuras continuaban avanzando hacia la aldea en forma circular envueltos en la fosforescencia. El diario señala que los funcio­narios policiales tomaron varias fotografías de los extraños seres y de la aeronave en que llegaron hasta la población indí­gena de Chalac, una mísera aldea donde sus pobladores viven prácticamente en la indigencia- (sic).

Cuando los flashes de las cámaras fotográficas iluminaron la escena, los seres procedieron a retirarse, siempre con evi­dente dificultad, hasta el artefacto del que hablan descendido. Allí permanecieron unos 15 minutos, para luego alejarse rauda­mente con un ensordecedor fragor y envuelta en una deslumbrante luminosidad de brillos espo­rádicos.

La noticia periodística conclu­ye diciendo que la policía de Formo­sa mantiene “un estricto hermetis­mo sobre el particular”.

A propósito, podría suponerse que Chalac -pese a tratarse de una “mísera aldea”- tiene algu­na importancia, al menos, por dis­poner de un puesto policial cuyo personal, inclusive tenía prontas cámaras fotográficas con flash. Meritorio seria también la pronti­tud en desplazarse hasta el lugar, ya que entre idas y vueltas, los des­conocidos visitantes del espacio to­davía continuaban avanzando (aun­que, eso sí, con alguna dificultad). Pero en esta remozada versión de La Guerra de los Mundos (War of the Worlds), no es la proverbial lluvia que cae sobre los alienígenas salvando a los humanos, sino la ino­fensiva acción de la luz de los flas­hes.

Por otra parte, señalamos que la información de la Agencia Sapo­riti resulta confusa, entremezcla­da. Su párrafo inicial da la impre­sión de tratarse de dos casos, uno de los cuales intervino personal po­licial de Formosa (obteniendo fotografías de dos objetos que incur­sionaron en el espacio de esa provincia, remitiendo el material a Buenos Aires), y un segundo episodio, muy fantasioso, que se refiere al descenso de un ovni con tres ocupantChalac (01)es[3], en una aldea aborigen.

El doctor Banchs.

Así pues, varios ufólogos intentamos sin resultado ubicar geográficamente a Chalac, la aldea toba. En particular, proce­dimos a verificar la amplia cartografía existente y consultar a numerosos regionalistas[4]. Nuestras sospechas adquirie­ron mayor peso, pero aún era posible obtener una definición fuera de toda duda.

En 1985 nos dirigimos mediante expediente oficial al Instituto Nacional de Antropología (dependiente del Ministerio de Educación y Justicia, Secretaria de Cultura de la Nación), solicitándole información fiable respecto a un asentamiento de indios tobas de nombre Chalac, señalando la posibilidad de que la ortografía pudiera no ser estrictamente correcta.

Seis meses después su Directora nos dio la respuesta es­perada: Nunca se ha visto en la bibliografía y cartografía exis­tente en ese Instituto Nacional el topónimo “Chalac”. Incluso, la voz mas parecida en un dialecto toba es “chayksal” (sitio de palmeras), tan común en la región que, de existir, sería imposi­ble ubicarla.

UNAS HIPOTESIS ACERCA DEL ORIGEN DEL RUMOR

¿Dónde se habría originado este rumor o invención periodística? Queda claro que una parte se debe a una confusión producida en la propagación de dos supuestos informes. Pero ello no dilucida la naturaleza del episodio central, que nos ocupa.

En una vía especulativa, quizá debamos remitirnos al con­tenido mismo de la noticia, cuando dice: “creían que se trataba de uno de los novedosos métodos (de pro­paganda) electorales que se aplicaron últimamente en la provincia, con motivo de las elecciones[5]. Sin otro comenta­rio, podría resultar oportuno conocer el pensamiento de un aborigen toba, Rubén Saravia, expuesto años después: “Ya es hora de que no se acuerden de los indios únicamente cuando hay elecciones…” (3).

Introduciéndonos en su historia, hallamos otros indicios posibles. Hace varios miles de años los indios tobas presencia­ron un espectáculo sorprendente: “Un pedazo de cielo petrifi­cado se descolgó y cayó cerca de sus chozas”. Esto ocurrió al sur de la provincia de Formosa, en la frontera entre Chaco y Santiago del Estero. Desde esa vez, la zona fue denominada “Campo del Cielo”.

Precisamente en 1965, coincidiendo con el episodio de Chalac, una expedición científica logró verificar la teoría de la existencia de “un meteorito en órbita terrestre que estalló a gran altura”. El fenómeno observado por los indios tobas había sido imponente y terrorífico, de acuerdo con lo que han podido establecer los geólogos[6].

Chalac (03) Inst Nac de Antropología Durante milenios estas piedras estuvieron allí, intactas, como mudos testimonios. Las leyendas que tejieron los indios tobas sobre su procedencia fueron increíbles. La tradición oral hablaba de la llegada de malos espíritus; de animales feroces escondidos bajo tierra, hasta del castigo propinado por el dios Sol a los jefes guerreros de cada tribu. Lo que nadie pudo bo­rrar de todas esas leyendas es el nombre del lugar, “Campo del Cielo”, y la visión fantástica transmitida por las distintas generaciones tobas, establecidas donde sería alguna vez territorio argentino.

Cuando en 1965 se logró dilucidar definitivamente el ori­gen de la leyenda, “Campo del Cielo” pasó a ocupar las páginas de las publicaciones científicas y de los diarios del mundo, desde que la agencia de noticias Associated Press recogiera un artículo publicado por la revista Science, de New York y lo difundiera por toda su red de publicaciones.

De este modo, “la extraña aparición” venida del cielo, pre­suntamente ocurrida en “una aldea indígena cerca de Chalac”, parece evocar la mítica explicación atribuida a la lluvia de me­teoritos de “Campo del Cielo” (auténtico fenómeno extrate­rrestre), reanimando la leyenda que le dio origen, aunque esta vez adopte una forma tecnificada y conlleve otros propósitos distintos a los de la cultura que la produjo.

REFERENCIAS

(1) Ribera, Antonio. Platillos Volantes en Iberoamérica y España. Pomaire, Barcelona, 1968, Págs. 14213: citando la versión de la CODOVNI difundida por el francés Jean Vuillequez.

Creighton, Gordon, en: Los Humanoides. Pomaire, Barcelona, 1967, Págs. 153/4: citando las versiones de FSR, jul-ago. 1965, Pág. 30 y el diario Córdoba, Córdoba, Febrero 25, 1965.

(2) La Voz del Interior (Ag. Sapiriti), Córdoba, Febrero 24, 1965; El Pueblo (Ag. UPI), Río Cuarto-Córdoba, Febrero 25, 1965.

(3) Clarín, Revista, Buenos Aires, Julio 6, 1986, Pág. 8


[1] La comunidad de indios tobas estimada por esa fecha en unos 7.000 aborígenes, ocupa la región del nordeste argen­tino, provincias de Chaco y Formosa, está dedicada a las tareas agrícolas y artesanales.

[2] El nombre correcto del diario es PROVINCIA, de Posadas, Misiones. Era su director Nelson Guimaraes. Comenzó a salir en 1963 y dejó de editarse en 1965.

[3] La versión de G. Creighton (op. cit., pág. 153), ci­tando a Oscar Galíndez, refiere que se trataría de 5 tripulan­tes aunque -de todos modos, en su opinión-, “el aterrizaje de Chalac no había podido ser comprobado y había motivos para pensar que se trataba de una superchería”, según ABC, Ma­drid, del 24 de febrero de 1969 (artículo de Carlos Murcia­no).

[4] Cuando en Marzo de 1987 tuvimos el privilegio de integrar el Consejo Ejecutivo del “Encuentro Contemporáneo con Nuestras Culturas Aborígenes”, se presentó la ocasión de preguntar a los delegada; tobas acerca del episodio de Chalac. Manifestaron desconocer tanto el hecho expuesto como el pre­tendido lugar.

[5] Esta elección era de gran importancia, a pesar de ser netamente local, pues iría a dar una pauta de relación ante las elecciones nacionales del 14 de marzo. De allí que las agrupaciones hayan colocado en la campaña todos sus esfuerzos (v.: Ecos Diarios, Necochea, Febr. 19-22, 1965).

[6] Durante años hubo dos teorías: una que respon­sabilizaba a los indios tobas de la existencia de los cráteres, alegando que eran obra de ellos; y otra que aseguraba que hace siglos hubo una lluvia meteorítica. La Dra. Luisa Mora Villar, miembro de la expedición argentino-norteamericana, explicó que los meteoritos no cayeron verticalmente, sino de forma ra­sante y violenta, hasta enterrarse. Para dar una idea de sus di­mensiones, el cráter más pequeño tiene apenas 6 m. de diáme­tro y el mayor alcanza 110 m. (v.: Crónica, Buenos Aires, 4 septiembre 1965).

Como curiosidad, en enero de 1990, dos norte­americanos y un argentino fueron detenidos por la policía cuan­do intentaban cruzar el límite interprovincial transportando, perfectamente acondicionado, el meteorito “Chaco” -segundo en el mundo por su magnitud- de “Campo del Cielo”. El aerolito extraído pesa unas 33 toneladas y tiene 3 metros por 2 de alto.

3 pensamientos en “Chalac: Aterrizaje en una toldería de indios Tobas”

  1. Novedoso comentario pero, tienen varios errores a saber 1) entre misiones y Formosa existen 500 Km, entre Formosa y Campo del cielo otros 500km. 2) están planteando sus conclusiones sobre una sola fuente 1 diario desaparecido —muy (clarín) los suyo.
    Saludos dese Pirané Formosa Argentina .

  2. A Scheihigea2010: Parece que el lector no lee, o no comprende. ¡La aldea toba llamada “Chalac”, simplemente NO EXISTE! Son datos oficiales del Instituto Nacional de Antropología y de varios regionalistas, además de la compulsa de documentación fehaciente. Le sugiero no dejarse llevar por el “relato” y cotejarlo con los hechos y documentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.