Snowball la cacatúa bailarina

Las aves pueden bailar

Por Virginia Morell

ScienceNOW Daily News

30 de abril de 2009

Snowball Snowball, la cacatúa cresta de azufre bailarina, es un gran éxito en YouTube – y ahora también una sensación científica. Los investigadores han demostrado que el ave, que levanta la cabeza y las patas con la canción Everybody de los Backstreet Boys, en realidad, escucha y sigue el ritmo. Las conclusiones – detalladas en un par de artículos – impugnan la noción de que sólo los seres humanos tienen el cableado neuronal para bailar al ritmo de la música. “Estos son estudios pioneros”, dice Bruno Repp, un psicólogo cognitivo en Haskins Laboratories en New Haven, Connecticut.

Aniruddh Patel recuerda la primera vez que vio a Snowball en Internet. Patel, un neurobiólogo en el Instituto de Neurociencias en San Diego, California, había argumentado en un estudio anterior que nuestro talento para movernos sincrónicamente al ritmo está ligado a nuestra capacidad de aprender y de imitar sonidos. “Parece ser un subproducto de un vínculo entre el conducto auditivo y las partes motoras del cerebro”, dice. Lo que parecía descartar a la mayoría de los animales, excepto los seres humanos y los loros. Sin embargo, Patel se sorprendió al ver el video Snowball. “Mi mandíbula golpeó el suelo”, dice.

Para ver si la cacatúa bailaba realmente y no sólo estaba entrenada, Patel visitó a Snowball en su casa de Indiana. Puso el ave bajo un experimento controlado, acelerando y desacelerando el ritmo de la música. Snowball no se desfasaba. “Ajustó el ritmo de su baile para permanecer sincronizado al ritmo de la música”, dice Patel. Para ello, “debe seguir los sonidos” y cambiar su bamboleo y patadas cuando el ritmo de la música se acelera o ralentiza. Se requiere la misma capacidad neuronal para imitar los sonidos, explica Patel, cuyo equipo reporta sus resultados en línea hoy en Current Biology.

En un artículo, otro equipo reveló un talento similar en 14 especies de loros y elefantes en Asia. Esta vez, la estrella era un loro gris africano llamado Alex (ya fallecido). Aunque conocido por su capacidad para imitar sonidos e inglés, nunca fue probada la capacidad musical de Alex. Cuando Adena Schachner, una estudiante graduada en cognición en la Universidad de Harvard, tocaba una tonada para él, el loro empezaba a bambolearse rítmicamente. Al igual que Snowball, Alex también cambiaba su ritmo si cambiaba la música.

Eso impulsó a los autores a buscar otros animales con talento musical. Se analizaron más de 1000 vídeos de YouTube de animales bailarines, incluyendo perros, gatos, chimpancés, elefantes, y pájaros, para ver si realmente se mueve sincrónicamente con el ritmo y responden correctamente si se cambia el ritmo. El equipo descubrió que sólo los loros imitadores vocales, así como un elefante asiático – pueden hacerlo. (Se ha demostrado que un elefante imita los ruidos de camiones (ScienceNOW, 23 de marzo de 2005), una señal de imitación vocal.) “No parece que la imitación vocal y el mantener el ritmo se basen en los mismos mecanismos neuronales”, afirma Schachner.

Ahora, “por primera vez, tenemos animales modelo para la investigación de la neurobiología y la evolución musical”, dice Patel. Pero también señala que no se ha mostrado que los loros bailen rítmicamente en la naturaleza, incluso con las canciones de sus cortejos.

Tal vez sólo necesitan ser inspirados por los Backstreet Boys

http://sciencenow.sciencemag.org/cgi/content/full/2009/430/1?rss=1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.