Sobre una extraña observación en Perico de San Antonio

SOBRE UNA EXTRAÑA OBSERVACION EN PERICO DE SAN ANTONIO

Roberto Banchs

Perico de San Antonio (4) En el apogeo de la oleada de 1965 y prece­dido por dos avistamiento en la zona en el térmi­no de una semana[1], el diario Pregón, de San Salvador de Jujuy, dio a conocer a través de uno de sus corresponsales, la denuncia que le formu­lara Domiciano Díaz, un empleado de correos, sobre la aparición de un ovni con ocupantes pro­ducida dos días antes, esto es, el viernes 23 de julio en el pequeño poblado de Perico de San Antonio (o San Antonio).

Reporte de la observación de Domiciano Díaz en el diario Pregón.

A las 19,10 horas, regresando con su espo­sa e hijo desde la finca El Carril -propiedad de sus padres-, fue sorprendido por un foco luminoso aéreo que parecía una luz de mercurio, dando la impresión de quemar, como los rayos solares. Descendió suavemente hasta aterrizar a un lado del camino, cerca de un robusto algarrobo, y apagó sus luces superiores. La base del objeto, semejante a un plato invertido, se mantuvo in­tensamente iluminado, irradiando rayos rojizos y azulados de su contorno.

En un momento, su mujer e hijo, perdieron el conocimiento, no así el audaz testigo que trató de acercarse y pudo avistar ­-según habría dicho Domiciano al corresponsal-:­ “como si fuesen personas que querían salir de una Perico de San Antonio (1) portezuela, pero no se podía distinguir en forma fehaciente”.

La observación duró 20 minutos y el sector del descenso quedó chamuscado, como también una parte del algarrobo expuesto al fenómeno.

El doctor Roberto Banchs con el testigo de este singular suceso.

Desde el pueblo, otros testigos afirman haber apreciado la luz del ovni. De acuerdo a la noticia periodística, el infor­mante dijo que su esposa se “encuentra en un agudo estado de crisis nerviosa”.

LA INVESTIGACION

Con el propósito de verificar la noticia y conocer los por­menores del caso, en octubre de 1985 fuimos a Perico de San Antonio. Situado en un valle y enmarcado por laderas de montañas, el poblado está delimitado por unas pocas y modes­tas construcciones. La localidad de mayor cercanía es Perico del Carmen (o El Carmen), pintoresca villa, una de las más an­tiguas de la provincia de Jujuy. Ambiente rural, donde predo­mina el mestizo de indio y Perico de San Antonio (2) español.

Entre sus escasos habitantes localizamos de inmediato a Domiciano Díaz, quien nos manifestó que pasadas las 19 horas del 23 de julio de 1965, regresando con su esposa R. Eva R. de Díaz de la finca El Carril, ubicada a un kilómetro de Perico de San Antonio, fueron sorprendidos por una luz que provenía desde atrás.

Domiciano observó un objeto parecido a la Luna.

“Al ver esta luminosidad me di vuelta y observé ‘la Luna’, que daba la impresión de estar sobre un algarrobo”, nos dice. Sintió que les enfocaron al medio del cuerpo, y pensó: “La Luna se cae”. No sabían qué era. La observaron durante dos minutos hasta que continuaron el trayecto hacia su casa siguiendo el ca­mino, mientras la luz parecía acompañarles.

Según Díaz, el cielo se hallaba estrellado y era una noche diáfana. El objeto, parecido a la Luna, se hallaba suspendido a una altura angular ligeramente superior a la copa de un alga­rrobo situado a orillas del camino (¡no sobre el algarrobo!), al este, en dirección al Morro Alto de Lizondo (2997 metros) y del Cerro El Sombrerito[2].

El lugar exacto del avistamiento se encuentra a 500 me­tros del poblado, en Perico de San Antonio (3) una curva del camino de tierra que hace las veces de arteria principal y de acceso a Perico de San Antonio.

En relación al artículo del diario Pregón, Domiciano Díaz enfatiza: “Debo aclarar que únicamente estaba con mi esposa. La luz no quemaba, ni apagó luz alguna. Tampoco descendió a un lado del camino, ni fueron quemados los pastos. Ninguna figura o silueta fue observada por nosotros”.

El testigo agrega que el objeto tenía forma oval y era se­mejante a la Luna, aunque en su superficie notaba unas “cositas verdosas, como gotitas” (las compara con aceite).

Era evidente que la versión del Pregón contrastaba nota­blemente con nuestra encuesta. No fue necesario inquirir sobre ello, ya que Díaz se anticipó a decimos que el artículo desvir­tuaba lo ocurrido en aquella oportunidad. Inclusive, apunta que el diario se enteró a través de su corresponsal en Perico del Carmen, Jacobo Chalave (muerto durante el proceso militar, en la época de la subversión), por los comentarios que se hicie­ron en un pequeño bar que el testigo tenía, y no -como dice el diario- por una nota que éste le habría enviado, junto a un croquis del aparato.

Algunas referencias Sobre el particular, confrontando las grafías y diseño realizados por Domiciano Díaz, que reproduce el periódico y las que efectuó ante nuestro requerimiento, se advierten diferen­cias muy notorias.

Por otra parte, examinando el contenido del artículo, nos resulta llamativo que en momentos de la observación, cuando su mujer e hijo perdieron presuntamente el conocimiento, en vez de asistirlos, Díaz tratara en cambio de acercarse al objeto para observarlo mejor. Tal desbordante entusiasmo y semejan­te desatención no parecen coincidir, francamente, con el perfil del testigo.

Algunas referencias.

Como derivación de la desmesura periodística, que con­virtió un difuso elemento luminoso en un artefacto con tripu­lante queriendo salir por una del país quedó, en los hechos, sin ocupantes. Sin el contenido fantástico que caracteriza esta clase de encuentros. sereno. Finalmente, un informe de ocupantes que nos llevó hasta la región portezuela, la gente del pueblo habría terminado acosando a la familia Díaz con pre­guntas y comentarios de diverso tenor. Al parecer, excesivo para un pueblo andina


[1] El viernes 16 en Maimará y el viernes 23 de julio, a las 19:04 en Alto Comedero (Jujuy), se registran observaciones de características parecidas a las aquí expuestas (v.: Pregón, S.S. de Jujuy, Julio 19.23, 1965).

[2] Como curiosidad, en la madrugada del viernes 8 de noviembre de 1968, en Perico del Carmen, muchos pobladores que transitaban por las calles vieron iluminarse toda la zona ­-como si fuera pleno día- tras una fuerte explosión y creyendo distinguir en el cielo un objeto que se desplazaba en dirección al Cerro Negro, donde luego se divisó en la cumbre una gran mancha blanca brillante. Una comisión policial fue enviada al lugar y desveló las dudas: se trataba de un gran espejo utiliza­do por los técnicos que efectuaban un levantamiento de la re­gión para sus mediciones topográficas (v.: Crónica, Bs. As., No­viembre 13, 1968; y La Razón, Bs. As., Nov. 4, 1968).­

Un pensamiento en “Sobre una extraña observación en Perico de San Antonio”

  1. No caben dudas de que realmente vio algo, y que es verdad. La pregunta orilla en qué es lo que realmente vio. En tal sentido, se trata de dar una respuesta posible, nunca absoluta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.