El enigma de las centellas (41)

El enigma de las centellas (41)

En Asuncion del Paraguay nos paso algo similar (al caso relatado en El enigma de las centellas 41) a mis hermanas y amiguitos que estabamos jugando en ese momento en la vereda.

Era 1977, viviamos en un country que lindaba con un bosque, sobre el mismo vimos una bola que destellaba con mucha fuerza, estatica apenas asomaba sobre las copas de los arboles, parecia cercana y corrimos hacia ella (eramos 14) y ahi nos dimos cuenta que estaba lejana y nos topamos con el comienzo del bosque… ya para entonces dejamos de verla… lo sorprendente es que 3 hs despues (23 hs) seguiamos 5 en la vereda jugando y TODOS vimos llegar una esfera del tamaño un poco menor de una pelota de golf a gran velocidad y en linea recta, a uno le paso por entre las piernas y yo alcance a esquivarla como si la hubiera presentido… creo que lo mas sorprendente fue que ninguno dejo de verla (era porque TODOS presentimos que venia) y se nos hizo inolvidable porque, vaya casualidad nefasta, al papa del chico que le paso entre las piernas falleció a la semana en un accidente automovilistico. Aun asi creo que fue una absoluta coincidencia.

Fabian Pizarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *