¿De dónde vienen los fantasmas?

¿De dónde vienen los fantasmas?

30 de octubre 2009 por Hazel Muir

New Scientist No. 2732.

Tapices flamencos comparten las paredes con retratos de antiguos. De cerca, los ornamentos de hierro de la chimenea se transforman en cabezas de demonios. Este lugar está supuestamente acosado por el fantasma de Tom Skelton, un bufón del siglo XVI que se dice fue asesinado. La cara malévola de “Tom Fool” nos mira desde una pintura levemente iluminada, fuera de la habitación.

Mi misión es pasar la noche en la Sala de Tapices en el Castillo de Muncaster en Cumbria, Reino Unido. Con anterioridad había tranquilizado a mi editor al reírme de las historias de fantasmas, pero mi valentía se estaba desmoronando. Todavía no creo en fantasmas, pero tengo miedo de la atmósfera el viento me da pánico. Dos anteriores huéspedes se han enloquecido en la noche, un futbolista de primer nivel y un escéptico intransigente, que vinieron a burlarse. Luego me entero de que no voy a ser capaz de salir de la sala sin disparar las alarmas antirrobo del castillo. ¿Qué estaba buscando?

Estoy aquí debido a una controvertida teoría de que algunos informes de fantasmas podrían ser causados por raros campos magnéticos que desencadenan reacciones extrañas en el cerebro. Hay una larga tradición de cazar esos campos en los lugares supuestamente embrujados – e incluso de tratar de producirlos en el laboratorio. Hasta ahora, los resultados han sido desiguales, por lo que he seguido a los neurólogos y psicólogos hasta el Muncaster Castle para ver si, en este caso, al menos, la ciencia puede poner a descansar un misterio fantasmal.

El investigador principal es Jason Braithwaite, psicólogo cognitivo de la Universidad de Birmingham, Reino Unido. Braithwaite es un escéptico con un antiguo interés en la psicología de las experiencias y las creencias paranormales. “Estas experiencias extrañas parecen ser parte de la operación normal del cerebro”, dice Braithwaite. “Ningún modelo de la función cerebral puede considerarse completo hasta que los explica”.

Fue en la década de 1970 que Michael Persinger, neurocientífico de la Universidad Laurentian en Sudbury, Ontario, Canadá, propuso que algunas alucinaciones podrían ser provocadas por los campos magnéticos. Es bien sabido que los pulsos magnéticos de 1 o 2 teslas pueden estimular las neuronas en el cerebro, pero a veces se usan para tratar la depresión. Persinger, sin embargo, estaba interesado en los campos mucho más débiles, del orden de 1 a 10 microteslas, que pueden surgir de los aparatos eléctricos tales como un secador de pelo, o simplemente existen en los campos naturales de fondo.

El resto de este interesante artículo se puede consultar en la revista o en la página web de New Scientist:

http://www.newscientist.com/article/mg20427321.200-where-do-ghosts-come-from.html?page=1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.