Cara diabólica en la puerta de un niño de 10 años (pareidolia)

La extraña cara en la puerta no es una broma diabólica, dice propietario

30 de octubre 2009

Por John Marx

clip_image002El Erie Demon, o, el Demon of Erie – de cualquier manera, es perfecto para la temporada.
¿Nunca ha oído hablar de él?

Tampoco Mike Noble – de Erie – hasta que, según él, se presentó en su casa esta semana, justo a tiempo para Halloween.

El señor Noble dice que el no previamente existente rostro apareció alrededor de las 7 pm del martes en la puerta de madera de su hijo de 10 años de edad, Nate. El rostro – es claramente visibles en la veta de la madera en el exterior de la puerta – parece demoníaco, con dos ojos amenazantes, cejas puntiagudas, nariz aguileña y una larga sonrisa.

El viernes por la tarde, cuando un fotógrafo de The Dispatch and The Rock Island Argus se presentó para tomar una foto, el Demonio de Erie todavía era visible en la puerta.

El señor Noble sabe que habrá escépticos. Pero él dice que no es broma.

“Es extraño, es una locura”’, dijo el viernes el señor Noble. “Sé lo que usted podría estar pensando y lo pensé yo también, pero está ahí. Otros lo han visto, y hay fotos. Es más grande – y el extraño – de lo que usted podría pensar”.

El señor Noble, dice que ha traído amigos, familiares y compañeros de trabajo a su casa esta semana para mostrarles el demonio en la puerta.

“Su respuesta es siempre, ‘Es extraño’”, dice el señor Noble. “En primer lugar, dicen que es ‘algo’ con seguridad, y luego dicen que es raro. La gente se sorprende cuando lo ven. Mis hijos piensan que es raro, pero no están asustados. Ellos traen a sus amigos que piensan que es raro. Esto nos da algo de qué hablar”.

El señor Noble dice que él y su familia han vivido en su casa de Erie durante 13 meses y no han tenido ningún otro suceso extraño o demoníaco que parezcan sombras vienen a llamar. La cara del demonio se ha mantenido durante varios días, dice, demuestra que no es una sombra de un árbol o de otra cosa que el viento sople junto a la ventana.

“Uno pensaría que alguien nos hubiera dado una pista o que lo han visto antes”’, dice el señor Noble. “Sé que sigo diciendo, ‘Es una locura’, pero aparte de eso todo lo que puedo pensar es, ‘Es extraño’.

“Esto que está sucediendo alrededor de Halloween hace que sea aún más extraño”,’, dice. “Diablos en qué tiempo vino a aparecer. Las imágenes demuestran que no es broma. Es realmente algo, como un pequeño demonio”.

http://qconline.com/archives/qco/display.php?id=464825

¿Una conspiración cósmica?

¿UNA CONSPIRACIÓN CÓSMICA?[1]

Mario Méndez Acosta

ufocrash Para un grupo muy numeroso de personas, el mundo contemporáneo vive bajo los efectos de una conspiración enorme y sin paralelo en la historia; sobre todo, por la cantidad de conspiradores involucrados en el gran secreto y por el largo tiempo en que han logrado mantener el engaño en el que, supuestamente, tienen sumida a la totalidad del genero humano.

Según estas personas, desde 1947 los gobernantes de Estados Unidos -¡ocho presidentes ya!, junto con sus secretarios de Defensa, jefes de Estado Mayor, secretarios de la Fuerza Aérea, directores de la CIA y quizás los secretarios de Marina correspondientes- han estado todos enterados de que en una base de la Fuerza Aérea se encuentran depositados los escombros de una nave interestelar de otra civilización cósmica -¡un ovni auténtico!-, lo mismo que los restos de sus tripulantes que, por efectos de un rayo, se estrellaron en el desierto del estado de Nuevo México, hace ya cuarenta y cuatro años (el hecho de que los rayos no les hagan nada a nuestras primitivas aeronaves parece no preocuparles a quienes defienden esta teoría).

NewtonScully Silas Newton y Frank Scully

En el secreto se encuentran también los gobiernos de otras potencias, particularmente la URSS. Para algunos –no pocos- de los proponentes de esta historia, los gobiernos y fuerzas armadas de todos los países no sólo están enterados del secreto, sino que hasta colaboran con los extraterrestres en diversas tareas (pretendidamente hay más de 200 razas distintas de extraterrestres, buenas y malas). Aseguran que más de una docena de bases militares, en toda la Unión Americana, contienen profundos subterráneos en los que elementos del ejército trabajan en conjunto con los alienígenas en experimentos genéticos con personas vivas y animales que involucran el descuartizamiento de los sujetos.

De poco sirve darles a conocer a los ovnílatras que los documentos secretos, publicados por el gobierno estadounidense, la CIA y las fuerzas armadas –obligados por una ley que hace del conocimiento público toda información secreta después de un cierto plazo (Freedom of Information Act)- consignan que no existe ninguna evidencia física de que los famosos ovnis sean naves extraterrestres, y en los que todas esas dependencias manifiestan su desinterés en seguir inventando el fenómeno con detalle.

Tampoco afecta la opinión de esta imaginativa secta la información, debidamente difundida en su momento, y bien corroborada en años posteriores, de que los restos encontrados en Nuevo México, en 1947, eran de un globo sonda meteorológico, ni que quienes por primera vez divulgaron la historia de los extraterrestres capturados resultaron ser estafadores profesionales convictos[2].

LeoGebauer Leo Gebauer, alias Dr. Gee.

Haber establecido contacto con una civilización extraterrestre sería, sin duda, el hecho más importante de la historia de la humanidad. ¿Qué tanto tiempo y con qué objeto se podría mantener un secreto de esta magnitud? Hay que recordar que, en aquellos años, Estados Unidos gozaba del monopolio de la bomba atómica. Un secreto tan importante –que acarreaba la posibilidad de destrucción total del país- sólo pudo ser ocultado a lo largo de tres años, después de eso, el matrimonio Rosenberg –o quien haya sido- logró colocar el complicado secreto tecnológico a los soviéticos. De igual manera, resultó imposible mantener en secreto el involucramiento del Presidente Nixon en el caso Watergate, lo que causó nada menos que la caída de su gobierno.

Ante estos hechos cabe preguntarse cómo es que un secreto tan jugoso –que reportaría enormes fortunas al medio o medios de información que lo revelaran al público- ha podido ser mantenido incólume por 44 largos años.

a William Moore.

Quienes se dedican a propalar esta creencia, no han vacilado ya en acudir a la falsificación de documentos para tratar de fundamentarla. Así, los ovnílogos William Moore y Stanton Friedman[3] redactaron una carta apócrifa del Presidente Truman, girando instrucciones para establecer el proyecto Majestic 12 (MJ-12), cuyo objeto era investigar los restos capturados. Un investigador aeroespacial, Philip J. Klass, detectó detalladamente cómo la firma del documento fue falsificada, a partir de una fotocopia de la de un documento auténtico.

Para explicar de qué manera se ha logrado mantener el secreto aseguran que –en Estados Unidos, por lo menos- existe una categoría de secrecidad, no reconocida oficialmente, ¡más elevada que la del famoso Top Secret! El resguardo de este tipo de secretos permite, supuestamente, a las autoridades de espionaje, seguridad y militares asesinar a quienes intenten revelarlos. De hecho, según los creyentes en la gran conspiración, el propio secretario de Defensa en tiempos de Truman, James V. Forestal, se suicidó –o fue eliminado- por haber averiguado, o por tratar de revelar, la presencia de los extraterrestres en Nuevo México. Por supuesto, nada de esto ha sido confirmado por los familiares o allegados del funcionario, o por el testimonio de los médicos que lo atendieron en el hospital en que atentó contra su vida.

StantonFriedman2 Stanton Friedman.

Este tipo de medidas de seguridad extrema –mayores que las que protegían a la bomba nuclear- no constan, por supuesto, en ningún documento legalmente aprobado ni son del conocimiento del poder legislativo no del judicial en Estados Unidos. Cualquiera que esté familiarizado, aunque sea superficialmente, con el funcionamiento del gobierno estadounidense, comprenderá que tales disposiciones tan extravagantes difícilmente podrían existir en la realidad sin haber sido ya reveladas hace mucho al público y a los legisladores, en medio de un gran escándalo.

Por otro lado, si Estados Unidos tuviera a su disposición alguna muestra de tecnología superavanzada, capaz de lograr el viaje interestelar (algo de cuya dificultad teórica y tecnológica sólo tienen una muy leve idea los que creen en la hipótesis extraterrestre del origen de los ovnis), o bien, si colaboraran sus militares con los alienígenas, entonces ¿qué objeto tendría, para este país, proseguir un difícil y costoso programa espacial con primitivos combustibles químicos, que le ha costado vidas y carísimos fracasos? ¿Qué objeto tendría que la NASA financiara, en estos días, un programa de búsqueda de inteligencia extraterrestre, tratando de encontrar emisiones radiales provenientes de lejanas estrellas, para determinar si en alguna de ellas existe una civilización tecnológica? (sin haber encontrado una sola a la fecha). Nada de lo anterior tiene sentido si el propio gobierno de Estados Unidos tiene ya pruebas de la existencia, o colabora con varias rezas de extraterrestres, como aseguran los ovnílogos.

Klass5 Philip J. Klass.

La verdad es que para la ciencia actual –astronomía, física, cosmología, exobiología, etc.- el fenómeno ovni carece de interés. Se trata de un caso más de patología social, más que un fenómeno real. Ante la total carencia de evidencia física tangible o de aportaciones científicas nuevas, que revelaran los supuestos visitantes del cosmos, y ante el elevado número de avistamientos fraudulentos; evidencias falsificadas y testimonios falsos, en forma unánime los científicos dedicados al estudio del espacio desestiman las truculentas afirmaciones de los creyentes. Finalmente, es un motivo muy prosaico el que mueve y unifica a los ovnílogos: mantener una mezquina fuente de ingresos que esquilman a sus azorados seguidores; pagos por conferencias; regalías de libritos; ganancias por la venta de videos de supuestos avistamientos –claramente falsificados- o bien, ya debidamente explicados por investigadores serios. ¡Vulgaridad e ignorancia en apretada mancuerna!


[1] Este artículo fue publicado originalmente en el periódico Excélsior del 27 de julio de 1991.

[2] Mario se refiere, entre otros, a Leo Gebauer (Nota LRN).

[3] Nota. A Friedman no se le puede acusar de la redacción de esa carta, pero sí de su extrema credulidad y pésima investigación del caso (Nota de LRN).