El misterio de las centellas (164)

El misterio de las centellas (164)

Vi una centella en septiembre de 1980, justo al oeste de Green River, Wyoming, mientras viajaba en la carretera interestatal 80 hacia el Oeste. Eran alrededor de las 5 y todavía estaba oscuro. Miré por el parabrisas del coche, en una formación de nubes especialmente activa (un montón de rayos relampagueaban en su interior), y vi una bola esférica, que tenía que ser un rayo, saltar de una nube a otra.

Mi conjetura es que ambas bases de las nubes estaban a unos 10.000 pies, tal vez más bajas, la distancia entre los dos cúmulos Nimbus era tal vez una o dos millas. No estaba lloviendo. La pelota debe haber sido enorme, y era más o menos de un color amarillento o de color naranja (parecía un Sol en miniatura). El evento duró un segundo.

Es interesante, desde mi punto de vista, que la pelota viajó en un arco desde la primera nube a la nube vecina. No hubo rayo, ni ruidos (estaba dentro de un automóvil que viajaba a unas 60 mph), y ningún rayo saltando de una nube a otra, hasta que pasó esto. No llegó a explotar o hacer algo dramático después de golpear la nube, simplemente desapareció. ¡Qué espectáculo!

Charles O’Toole

Grayslake, IL USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *