La "pirámide" de Bosnia

Un esquema piramidal

Rob Miller 21 julio 2010

SemirOsmanagic En 2005, Semir Osmanagić, un obrero metalúrgico de Bosnia que vive expatriado en Texas, hizo un anuncio sorprendente. Las colinas que rodean la ciudad central bosnia de Visoko no eran, como siempre se había pensado, simples colinas, sino pirámides, hechas por el hombre y antiguas, construidas por una civilización prehistórica que rivalizaba con los antiguos egipcios en Visoko1 sofisticación tecnológica y cultural.

Los propios expertos consultados por Osmanagić encontraron sus teorías llenas de inexactitudes pero eso no lo disuadió. Tampoco el hecho de que Bosnia se encontraba en una edad Visoko2 de hielo hace 12.000 años, en el momento en que supuestamente se construyeron las pirámides. Tampoco el hecho de que los habitantes de Bosnia en esa época eran recolectores y cazadores itinerantes, que construían sin estructuras permanentes, por no hablar de enormes monolitos. Cinco años Visoko6 después, las excavaciones arqueológicas continúan sin cesar, y los turistas llegan en masa.

Las pirámides se han apoderado de todos los aspectos de la ciudad, se han convertido en su identidad. Al salir de la estación de autobuses cuando llegué a Visoko, miré un grupo de señales de tráfico, todos los locales de Visoko llevan sobre su lado izquierdo una pirámide estilizada de color amarillo, sobre fondo blanco. Cruzando el puente a la ciudad, vi lo que solía ser el Motel Hollywood, ahora, inevitablemente, se ha Visoko7 convertido en el Motel Piramida Sunca. Los restaurantes locales sirven “pizza pirámide”. El pueblo está apoderado por la fiebre de las pirámides.

Me dirigí hacia la “Pirámide del Sol”, la más abiertamente piramidal de las cuatro supuestas pirámides y la más cercana a la ciudad. Una señal blanca grande me dio la bienvenida al mayor complejo “de Visoko3 pirámides” del mundo, y una caja de plexiglás llena de monedas de donaciones de invitados para ayudar a financiar nuevas investigaciones. Finalmente, llegué a la excavación. Dentro de las trincheras, arqueólogos de Malasia cuidadosamente investigan el suelo, escarbando el suelo de Visoko8 lo que parece ser simplemente rocas ordinarias. Al lado, una gran parte de la colina fue cercada, su piedra expuesta se exhibe al mundo: se compone sobre todo de breccia, parece perfectamente natural, y no tiene siquiera la ilusión de un diseño.

Cuando me disponía a subir de nuevo, dejando la excavación y la parte Visoko5 superior de la pirámide, un guía se me acercó y me preguntó en qué estaba interesado. Murmuré algo torpe sobre las pirámides, pero también mencioné Visoki, la ciudad fortaleza medieval en ruinas que se encuentra en la cima de la pirámide llamada. “¿Visoki? Usted no quiere ir allí”, bufó el guía. “Todo lo que tiene Visoko9 son algo de antiguas murallas y vistas del valle. Usted debe ir a los túneles, ir a Visoko y no ver los túneles sería una locura!” Insistió en que me llevaría los dos kilómetros en su automóvil por 10 €, por supuesto, pero me negué, yo había querido ver Visoki por mucho más tiempo que las pirámides. Visiblemente frustrado, me dejó y se dirigió de nuevo a su grupo de turistas, y reanudé mi ascenso.

El recorrido era muy Visoki traicionero, y apenas una ruta de acceso, el bosque se hacía más denso cuanto más alto subía, y la arena franca suelta bajo mis pies ofrecía poca tracción. En algunos lugares la colina se convirtía en casi vertical, y su ascenso más en un proceso de escalada en roca que paseo; pensé con amarga diversión en la idea de que este Visoki2 coloso se había elaborado por manos humanas.

Con el tiempo, saliendo a través de un matorral, me encontré con un muro de piedra suelta, su cemento en ruinas. ¿Este es Visoki?, pensé Seguramente habría alguna noticia, alguna valla que lo rodeara Visoki3 Pero eso era, yo estaba de pie en una de las paredes exteriores. Escalando más arriba, al final llegué a la cima de la colina y vi el resto de la estructura. La roca arenisca de color amarillo-blanco resplandecía bajo el sol de la tarde, y mientras caminaba más vi los restos de una de las Visoki4 torres de la fortaleza, cubierta con una envoltura de plástico, pero de otra manera descuidada. No había ninguna cerca, ni siquiera un aviso de advertencia de la importancia del sitio, que estaba completamente expuesta a los elementos y la interferencia humana.

Visoki5 Mirando alrededor, vi por qué se eligió su ubicación: la fortaleza ofrecía a sus defensores una visión sin obstáculos de todo el valle del Bosna, y acercarse a ella se limitaba a la parte más superficial de la colina. Pensé en los grupos de turistas animados que había visto en el simulacro de sitios arqueológicos, apenas a  metros de distancia de donde yo estaba, ninguno había pensado en subir al monte más lejos, a ver Visoki.

Visoki6

Esta me parece la gran tragedia del engaño de la pirámide. Puedo entender su motivación, por supuesto. Bosnia no es un país rico, ni Visoko una ciudad rica. A raíz del “descubrimiento” el aumento de visitas turísticas que anteriormente pasaban por alto Visoko debe haber sido bienvenido. Pero Visoko tiene una historia real, verdadera maravilla, que está siendo descuidada e ignorada en la prisa por capitalizar la fama de las pirámides de Bosnia. Osmanagic ha demostrado ser un operador astuto, capaz de movilizar y organizar a la prensa con facilidad; que sintió la necesidad de hacerlo promocionando una falsa historia en vez de la rica y legítima historia de Visoko, -y eso dice mucho de su ego-, y es mucho menos de lo que se merece Visoko.

http://www.balkaninsight.com/en/main/blogs/29595/

Un pensamiento en “La "pirámide" de Bosnia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *