El misterio de las centellas (247)

El misterio de las centellas (247)

Esto tuvo lugar en la esquina sureste de Kansas a unas 24 millas de Joplin, Missouri fue a principio de los años 60. Mi madre estaba muy asustada por las tormentas, tornados y relámpagos. Cuando se acercaban se levantaba desconectar los electrodomésticos, y se quedaba de pie delante de la puerta de la habitación mirando por la ventana, retorciéndose las manos.

Una noche mi padre nos llamó de la cama, los tres hijos bajamos. Tenía a mi madre sentada en el sofá, y ella estaba molesta. Nos informó que nuestra madre había visto una bola de luz de color naranja del tamaño de una pelota de baloncesto bajando del cielo y pasando por las ramas del olmo grande en el patio delantero.

Rompió un cristal de la ventana de la sala a unos 10 pies de donde estaba mi mamá. La televisión estaba en este rincón de la habitación cerca de la ventana. Había desconectado el televisor y el cable estaba tumbado en el suelo.

Esta bola de luz cayó al suelo y explotó con un destello brillante, nos dijo mamá. Quemó un agujero en el piso de madera nuevo que previamente habíamos instalado mis hermanos y yo, hacía pocas semanas. También golpeó el extremo del enchufe del cable de la televisión y fundió el interior de los antiguos cables Crossley de televisión, etc.

Mi papá había esperado un tiempo antes de llamarnos para revisar debajo de la casa y alrededor de la chimenea, ya que cuando explotó esta bola de luz mi mamá no pudo ver durante unos 15 o 20 minutos. Ella dijo que el flash de la luz era muy brillante y que quería asegurarse de las cosas antes de alarmarnos, tenía miedo de que el flash la hubiera cegado.

Nosotros hemos revisado la casa, que estaba bien, excepto por el cristal de la ventana rota, el agujero de 1” quemado en el suelo, y la televisión quemada. Mamá, por supuesto, estaba bien, todos nos quedamos hasta que papá nos mandó a la cama.

Mamá todavía recuerda este evento. Ella aún vive en la misma casa, continúa desconectando todo cuando se acerca una tormenta, y por supuesto sigue en pie delante de la misma ventana retorciéndose las manos hasta que la tormenta se aleja. Pero no ha visto otra bola brillante.

Gstone

Batesville , MS USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.