Enigma de los círculos de los cultivos

Enigma de los círculos en los cultivos

Hace casi 20 años que se demostró que los cropcircles son una broma, así que ¿por qué tantas personas aún acuden a Wiltshire, convencidas de sus poderes extraterrestres?

Por David Jenkins

25 de agosto 2010

Wiltshire es un precioso condado y en un idílico viernes por la noche en el mesón de Barge, Honeystreet. Los barcos están amarrados en el canal que pasa por la taberna, hay un caballo blanco grabado en la tiza en la misma calle y en la trastienda de su bar, el techo está pintado con imágenes de Stonehenge, querubines danzantes y círculos de las cosechas. “Esta es”, me dice un local, “la Capilla Sixtina de Wiltshire.

The Barge es de hecho la Central de Crop Circles – hay incluso un Croppie a la venta – y los aficionados a los círculo llegan a este campamento de todas partes del mundo: en el libro de visitantes Kerry de Australia ha escrito: “¡Grandes crop circles! ¡Grandes personas!”, mientras que Miranda y Trond, de Noruega, dicen: “¡Fantástico estar de vuelta en Croppie HQ!” No me extraña que un funcionario de la Junta de Turismo de Wiltshire me diga que les encanta los círculos de las cosechas, que en conjunto con las numinosas delicias de Stonehenge y Avebury Rings son las más grandes atracciones de la comarca.

El año pasado fue un año extraordinario para las grandes formaciones de cultivos, fantásticamente elaboradas, – 70 más o menos, muchas esculpidas a poca distancia de Barge y una tomó tres noches para emerger – y a principios de agosto de este año, más de 45 habían sido reportados. Y, sorprendentemente, en junio la revista científica, Nature, publicó un trabajo sobre ellos.

Está claro que han atraído a un cabeza- rapada David Cheeseman desde Lewisham, que está sentado en la trastienda del bar, mirando las fotos de las recientes formaciones.

Él ha hecho, me dice, “vigilias nocturnas” en el pasado en la cercana Milk Hill, con la esperanza de ver surgir los círculos, y ha estado fotografiado, incluso las muy veneradas, en los círculos-Croppie, bolas de luz volando alrededor. “¿Qué es lo que pienso que hace los círculos en las cosechas?”, Dice. “Bueno, algunos son hechos por el hombre y otros no. Y los que no son hechos por el hombre, son algo enérgico. No puedo decir que es extraterrestre, pero…”

Andreas, Doreen, Pauline y Philip – cuatro belgas alegres acampan en terrenos de Barge – no tienen estas ideas. “Venimos todos los años por los círculos”, dice Doreen, una directora, sacando su sudadera con capucha para revelar un círculo de los cultivos de color azul celeste en su camiseta. “¡Y somos normales! ¡Somos igual que tú!” Hasta cierto punto, ellos creen que los “Hermanos del Espacio” hacen algunos de los círculos. “Los hechos por el hombre no tiene energía. Estuvimos en uno hoy – tan vulgar. Pero si usted entra en uno hecho por los Hermanos del Espacio, no puede permanecer demasiado tiempo – es tan poderoso que te hace sentir mal”.

Mike y Sue, también acampan, y Sue se muestra inflexible. “Todos son hechos por el hombre”, dice con una sonrisa, “hay menos este año debido a la recesión, los recortes tienen que hacerse en todas partes”. Eso parece un poco injusto: 45 es un número decente, pero es cierto decir que están más ampliamente difundidos este año – posiblemente, un circle maker completamente humano me diría que ese es el resultado de la abundancia del año pasado, que ofendió a los campesinos cerca de Honeystreet.

Porque, sí, los seres humanos han reclamado haber hecho casi todos los círculos conocidos. Pero su belleza, complejidad y misterio son tales que no todo el mundo está convencido de que un grupo de artistas, moviéndose a través de los campos en la noche con tablones, cintas métricas y rodillos de jardín, puedan crear formaciones tan gloriosas. En particular, cuando los responsables del primer círculo que contaron su historia a los medios de comunicación fueron dos acuarelistas sexagenarios de Hampshire llamados Dave Chorley y Doug Bower.

Más espiritualmente, son documentados por el Wiltshire Crop Circle Study Group, cuyo coordinador es una encantadora Francine Blake, de voz suave y acento franco-canadiense. Su oficina, en Devizes, está congestionada y llena de papeles, por lo que hablamos en el aparcamiento; Francine – de ondulado pelo blanco, gorra rosa oscuro, pantalones de lino – emocionada porque se ha reportado un nuevo círculo cerca de Warminster: “¡El primero desde 1998!” Ella ha estado estudiando los círculos desde 1989 y se trasladó a Wiltshire, en 1991, después que apareció una formación especialmente bella, altamente simbólica en Barbury Castle.

En los días pre-Internet, Francine se enteró de Barbury sólo después de que fue cosechado – no por nada los círculos son conocidos como “templos temporales” – y pidió su traslado a Wiltshire. Ahora ella y su personal de “seis o menos” envían aviones a fotografiar los círculos, publican una revista llamada The Spiral y producen encantadores calendarios con las mejores formaciones. Ella y sus colegas también han enviado muestras de suelo fuera de los campos donde las formaciones han aparecido al predecesor del Defra y a laboratorios en el extranjero.

Ella habló, me dice, con “el científico jefe” predecesor en Defra y “le explicó que la composición del suelo cambió por completo – completamente diferente al resto del campo. Tuvo un gasto de energía tan poderosa que pudo crear sílice de la tierra. Sólo hay dos cosas que pueden hacer eso: uno es el paso de un glaciar, que obviamente, no está ocurriendo. Y la otra es la entrada de calor con la magnitud de un rayo directo. Y eso tiene varios miles de grados de calor”.

Hay más: los laboratorios de EU, dice la mujer, también encontraron que las plantas han sido objeto de ráfagas muy intensas de energía, muy cortas. Esa explosión de energía – antes de que se disperse – afecta a nuestras cámaras, afecta a nuestras brújulas, hace que la gente se maree, hace que los perros se enfermen – muchas personas han tenido eso.

Pregunte a Francine qué recibe de los círculos y la respuesta de ella: “Una sensación de asombro. Lo que es algo que no muchas personas sienten en estos días. Estamos tan aburridos, tan suspicaces, tan limitados en nuestra forma de pensar”. Habla con ternura de la belleza de los círculos, de cómo el maíz parece “fluir como el agua”, de cómo cada formación enseña a cada persona algo más sobre el campo en que son expertos: el indio americano encuentra un mensaje de Gaia, el gurú de Tai Chi una nueva forma de Tai Chi, el físico – bueno, un físico le dijo: “¿Física cuántica? Olvídese de la física cuántica. Esto está mucho más allá”.

En cuanto a las matemáticas, a principios de este año apareció una formación en Wilton Windmill, que parecía como la Identidad de Euler, una de las ecuaciones más bellas que conoce el hombre. Por desgracia, un matemático señaló que la formulación fue ejecutada de manera que su traducción del código binario fue alterada de una “i” a una “hi”, lo que podría, dijo el matemático: “sería la idea de alguien de una broma”. Peor aún, la “h” podría ser un guiño a la constante de Planck – y las tablas utilizadas por los responsables humanos de crear los círculos.

No es raro que Francine sea sospechosa en los medios de comunicación, y desde luego para mí. “Mis esperanzas”, dice ella, dulcemente, “no son muy altas para esta entrevista. Tendemos a tener artículos triviales muy imprecisos, deprimentes sobre los círculos de la cosechas”.

Pero al menos ella será entrevistada, a diferencia de Michael Glickman, una luminaria en la escena de los círculos, cuyas matemáticas en la interpretación de los fenómenos son demasiado abstrusas para mí. En su lugar, cuelga el teléfono con una diatriba telefónica majestuosa. “Los medios de comunicación son estúpidos, de mente estrecha, intolerantes, aburridos y previsibles. Yo quiero nada más un tratamiento adecuado de los eventos más importantes en el planeta Tierra.

“Los falsificadores son los más constantes embaucadores y mentirosos del mundo”, dice Glickman. “Ellos están, fundamentalmente, engañando, nosotros estamos, fundamentalmente, para decir la verdad. Los farsantes nunca hicieron un círculo de calidad. Hemos visto lo que pueden hacer y es de mala muerte. Es la diferencia entre un menú de cinco estrellas en Lyon y un Big Mac”.

Esa también es la posición de Francine, y del conde de Haddington. “Hay grandes artistas trabajando (y no son) los falsificadores”, dice. “De hecho los hay. Pero muchos son artificiales. Hay que esperar”.

Lord Haddington, que ha tomado gran interés y simpatía a los círculos desde finales de los ochenta, me dice que piensa que todos los de este año son hechos por el hombre; Francine no está de acuerdo y es cierto que es físicamente imposible hacer ese trabajo en una corta noche de verano. Así que me dirige a un círculo reciente cerca de una iglesia sajona de piedra en Chisbury.

Es una estrella de cinco puntas, rodeada de cinco galones, 10 rombos y41 mini círculos – que luego voy a leer en el Crop Circle Connector, que “parece que llamar nuestra atención a una estrecha colaboración entre el planeta Venus y la brillante estrella Regulus en Leo. Es preciosa, aunque mejor que en la foto, pero yo no siento nada. Y mis grabadora sigue funcionando.

Lo cual no sorprende a Rob Irving, el autor principal de The Field Guide: The Art, History and Philosophy of Crop Circle Making. Fue Irving un policía de Wiltshire quien lanzó la línea inmortal: “No quiero que se involucren en una discusión filosófica con usted, señor, pero no todas pueden ser fraudes”. Irving tendría problemas con la palabra “fraude” porque supone que hay círculos “verdaderos”, aunque piensa que es posible que vientos extraños puedan haber provocado algunos círculos.

Irving es un gran tipo, con un poco de barba debajo de su labio, el pelo entrecano y una camiseta de color negro. Él tiene 53 años y se involucró en la escena Croppie en “1990, 1991”. Comenzó a hacer círculos, dice, “porque la gente dijo que no podían hacerse”. Había ido a una charla sobre los círculos y el orador, un “oficial de campo” del Centre for Crop Circle Studies, dijo: “Aunque no sabemos lo que crea los círculos, sabemos lo que no los crea – y no son los seres humanos”. Él se rió.

Pronto Irving estaba fuera en los campos, con tablones, cintas métricas, cuerdas, postes de jardinería y un diagrama: “Usted hace su primer círculo y es visitado, y probablemente ridiculizado como hecho por el hombre. Y en el espacio de dos o tres salidas, aprende rápidamente. Usted va de un humano cayéndose, ciego a Dios o extraterrestre en cuestión de semanas. En pocas semanas, usted está produciendo “lo real”.

Ahora es un cazador furtivo convertido en guardabosque, de vez en cuando haciendo círculos comerciales para los gustos de Mitsubishi, pero esencialmente un artista e investigador con doctorado en arte y paisaje, lo que en parte es, lo que él ve en los círculos de los cultivos. En cuanto a sus originadores, dice Irving, Doug Bower es “el mayor artista del siglo 20 – o el más provocador”.

¿Doug Bower? Bueno, fue él y Dave Chorley, los primeros que hicieron girar los círculo de las cosechas, en 1976, después de unas copas en el Percy Hobbs, en Cheesefoot Head, cerca de Winchester. Habían estado hablando acerca de los ovnis y los libros de Arthur Shuttlewood, un periodista del Warminster Times, acerca de los ovnis en Warminster y cuál era su papel en lo que se llamó la “Cosa de Warminster”. ¿No sería divertido, pensaron, hacer algunas huellas de aterrizaje de ovnis por su cuenta?

Así, en primer lugar con barras de hierro y luego con tablones, al paso y con una mira circular de alambre que colgaba de la gorra de Doug, empezaron todo. Lo mantuvieron durante cuatro años, creando apenas una ola de interés. Luego, Wiltshire Times, publicó el encabezado: “Círculos misteriosos – ¿el regreso de La Cosa”?

La Cerealogía, como se conoce el estudio de los círculos de los cultivos, había nacido. Un investigador atribuyó el fenómeno a “plasmas en vórtice” – esencialmente efectos de viento que producen el remolino, y cuando Doug y Dave ampliaron su repertorio para incorporar las líneas rectas y los pictogramas, hizo que los vorticistas de plasma ampliaran su tesis. Otros abrazaron explicaciones más esotéricas, como psico-descargas del inconsciente colectivo, los ovnis e inteligencias superiores. Y el número de círculos creció y creció, muchos de ellos a 30 millas de la zona de Doug y Dave, y muy complicados. Claramente Doug y Dave no estaban solos.

Aun así, fueron Doug y Dave, quienes salieron al público en 1991: Doug contó a las cámaras de televisión que no había nada como estar en un campo de maíz inglés a las dos de la mañana, después de unas pintas y algunos rollos de queso, pisoteando el maíz.

Curiosamente, el informe de ITN de su auto-revelación, dijo: “Esto no significa que todos los círculos son falsos. Después de todo, una moneda falsa no hace falsas a todas las monedas”. Y, entre algunos cerealogistas devotos, aceptaron que el 80 por ciento fueron hechos por el hombre y el 20 por ciento eran “genuinos”.

Pero una exhibición de círculos hechos por un equipo de jóvenes ingenieros que ganó la International Crop Circle Making Competition en 1992 fue una revelación para el biólogo inconformista, Rupert Sheldrake: “Para aplastar la cosecha utilizaron un rodillo constituido por un trozo de tubería de PVC con una cuerda a través de él, empujándolo con los pies. Para entrar en el cultivo, sin dejar huellas, utilizaron dos escaleras de tijera de aluminio ligero con una tabla entre ellas, actuando como un puente. Para marcar un anillo, se utilizó un dispositivo telescópico que sobresalía de la parte superior de una escalera de aluminio. Se pegó una cuerda al final de la misma, de tal forma que tomando la cuerda y caminando en un círculo alrededor de esta posición central podría trazarse un anillo perfecto sin dejar rastro en el suelo en el medio”. Ese es el kit complicado.

Mark Pilkington, un escritor y editor, que ayudó con algunas de las formaciones más hermosa y complejas a finales de los noventa, habla de equipos de tres o cuatro, utilizando sólo las tablas. Es, dice: “Física y mentalmente un trabajo duro. Incluso después de un trabajo modesto, estás cansado. A menudo desorientado. He trabajado en las formaciones y cuando después veo las fotografías, pienso: “¡Demonios! ¿Cómo hicimos eso?”

Los diseños son maravillosos: tal vez no es de extrañar que, como dice Pilkington, algunos cerelaogistas creen que los “circle makers humanos son canales de una fuerza mayor y que algunas formaciones son hechas por la intervención divina”. Ciertamente, cuando Pilkington le dice a la gente lo que ha hecho, tiene peleas por eso: la gente quiere creer. Tal antipatía ha ido a los extremos: de acuerdo con uno de ellos, a un grupo de circle makers les pegaron papas a sus tubos de escape, les arrancaron los espejos retrovisores de sus coches y los amenazaron violentamente”.

Irving cree que la gente quiere tomar “unas vacaciones del racionalismo”. Y, añade, que particularmente es el caso de “la gente que asocia ciertos paisajes con leyendas. Es por eso que los medios llegan a los lugares sagrados: Avebury y Stonehenge e impulsan esta idea de misterio. Yo lo veo como una ruta de retroalimentación: la gente va a un lugar determinado con ciertas expectativas. Entonces algo sucede y se van satisfechos”.

Es para mantener el misterio, dice, que los circle makers nunca reivindican la paternidad de un círculo en especial: “En nuestra cultura, arte es todo lo que hacen los artistas: se trata de quien lo hizo, no sobre qué hizo. Con los círculos, se trata del efecto que tienen sobre las personas”.

En la tarde me encuentro con él en el mesón Barge, Irving termina su pinta de Croppie y me lleva a ver lo que él califica de “un plan esquemático de un conjunto de sólidos cruciformes” – o una formación que se ve desde arriba como una cruz con rayitas en 3D que le recuerda a Irving la firma de un farmacéutico. Está en Cley Hill, cerca de Warminster, y en medio hay una caja recolección (se sugiere una tasa de £ 2) y una carpeta de plástico que contiene una fotografía aérea y una copia de la Crop Circle Etiquette Guide. Irving asiente con admiración: “Han ido más allá. Normalmente, esto se colocaba en un círculo, pero se han tomado la molestia de poner una cerca alrededor de la cosa”.

Nos movemos de nuevo hacia mi coche. Una pareja aparece y la mujer le pregunta si hemos estado en el círculo. Son Inga y Erik, y son holandeses, por aquí buscando círculos. Estaban en Chisbury ayer, y fue perfecto: fueron muy afortunados de ver la formación de Cley Hill. Y les pregunto, ¿qué piensan que trajo a los círculos a la vida?

Inga sonríe. “¿Quieres decir, si son artificiales, o no?” Ella vuelve a sonreír. “Eso es mística: eso es un misterio”. Y se van, listos para maravillarse.

http://www.telegraph.co.uk/earth/7955868/Crop-circle-conundrum.html

El misterio de las centellas (247)

El misterio de las centellas (247)

Esto tuvo lugar en la esquina sureste de Kansas a unas 24 millas de Joplin, Missouri fue a principio de los años 60. Mi madre estaba muy asustada por las tormentas, tornados y relámpagos. Cuando se acercaban se levantaba desconectar los electrodomésticos, y se quedaba de pie delante de la puerta de la habitación mirando por la ventana, retorciéndose las manos.

Una noche mi padre nos llamó de la cama, los tres hijos bajamos. Tenía a mi madre sentada en el sofá, y ella estaba molesta. Nos informó que nuestra madre había visto una bola de luz de color naranja del tamaño de una pelota de baloncesto bajando del cielo y pasando por las ramas del olmo grande en el patio delantero.

Rompió un cristal de la ventana de la sala a unos 10 pies de donde estaba mi mamá. La televisión estaba en este rincón de la habitación cerca de la ventana. Había desconectado el televisor y el cable estaba tumbado en el suelo.

Esta bola de luz cayó al suelo y explotó con un destello brillante, nos dijo mamá. Quemó un agujero en el piso de madera nuevo que previamente habíamos instalado mis hermanos y yo, hacía pocas semanas. También golpeó el extremo del enchufe del cable de la televisión y fundió el interior de los antiguos cables Crossley de televisión, etc.

Mi papá había esperado un tiempo antes de llamarnos para revisar debajo de la casa y alrededor de la chimenea, ya que cuando explotó esta bola de luz mi mamá no pudo ver durante unos 15 o 20 minutos. Ella dijo que el flash de la luz era muy brillante y que quería asegurarse de las cosas antes de alarmarnos, tenía miedo de que el flash la hubiera cegado.

Nosotros hemos revisado la casa, que estaba bien, excepto por el cristal de la ventana rota, el agujero de 1” quemado en el suelo, y la televisión quemada. Mamá, por supuesto, estaba bien, todos nos quedamos hasta que papá nos mandó a la cama.

Mamá todavía recuerda este evento. Ella aún vive en la misma casa, continúa desconectando todo cuando se acerca una tormenta, y por supuesto sigue en pie delante de la misma ventana retorciéndose las manos hasta que la tormenta se aleja. Pero no ha visto otra bola brillante.

Gstone

Batesville , MS USA