El misterio de las centellas (289)

El misterio de las centellas (289)

En 1969 dos amigos y yo estábamos refugiados bajo un toldo en una estación de servicio en Tenterfield, Northern N.S.W. durante una tormenta eléctrica severa. Estábamos mirando hacia unos árboles a unos 30 metros de distancia cuando nos dimos cuenta de cuatro globos blancos muy brillantes que flotaban. Sólo vimos inicialmente cuando estaban a unos metros por encima de los árboles. El más grande chocó contra un árbol, partiéndolo en dos y haciendo que se incendiara, a pesar de la lluvia torrencial. Hubo un trueno muy fuerte de un relámpago y una gran corriente de aire, que casi nos hizo volar nuestros pies. Desde entonces he leído que ese fenómeno no existe, sin embargo, todavía puedo recordar vívidamente ese evento.

Paul

Berry, NSW Australia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.