El video del unicornio es falso

Video del unicornio es un engaño, y una muestra de marketing viral genial

Jeremy Scott | 20 de octubre 2010

Los unicornios no son reales. Todo el mundo lo sabe… excepto la gente que quiere creer que son reales. Como la mayoría de las criaturas míticas, como el monstruo del Lago Ness o Pie Grande, los unicornios tienen un atractivo muy fuerte para algunas personas. Así que aprovechando su popularidad es una buena manera de organizar una buena broma.

Cada pocos años más o menos, alguien dice haber visto y atrapado al Bigfoot. Y siempre resulta ser un engaño. Sin embargo, mucha gente quiere creer, y terminan siendo engañados todo el tiempo.

Vaya al Ontario Science Centre, que tiene una nueva exposición para promover las llamadas “Criaturas míticas: Dragones, unicornios y sirenas”. Buscando un poco de publicidad para la exhibición, el museo inventó un engaño con un vídeo viral que es tan hábil como divertido. Aquí está el video que fue subido a YouTube hace una semana:

Ahora bien, si eres como yo y crees que las criaturas míticas en realidad no existen y nunca han existido, entonces de inmediato gritaras “falso” al ver este clip. Si eres un fan de la fantasía, la mitología, y teorías de la conspiración… tal vez harás una pausa por un segundo y te preguntaras si esto finalmente podría ser alguna prueba. Y a pesar de tu reacción, es probable que pasarás el video a algunos de tus amigos, y que definitivamente lo recordarás.

Crear un video que haga que el espectador se pregunte si lo que ve es real o falso es una de las mejores vías para el éxito viral.

http://www.reelseo.com/unicorn-video-hoax-genius-piece-viral-marketing/

El misterio de las centellas (289)

El misterio de las centellas (289)

En 1969 dos amigos y yo estábamos refugiados bajo un toldo en una estación de servicio en Tenterfield, Northern N.S.W. durante una tormenta eléctrica severa. Estábamos mirando hacia unos árboles a unos 30 metros de distancia cuando nos dimos cuenta de cuatro globos blancos muy brillantes que flotaban. Sólo vimos inicialmente cuando estaban a unos metros por encima de los árboles. El más grande chocó contra un árbol, partiéndolo en dos y haciendo que se incendiara, a pesar de la lluvia torrencial. Hubo un trueno muy fuerte de un relámpago y una gran corriente de aire, que casi nos hizo volar nuestros pies. Desde entonces he leído que ese fenómeno no existe, sin embargo, todavía puedo recordar vívidamente ese evento.

Paul

Berry, NSW Australia