Andy Sinatra, El peluquero místico

ANDY SINATRA EL PELUQUERO MÍSTICO

AndySinatra1 Dicen que Diane Arbus lo fotografió. No he tenido la fortuna de ver esos documentos, deben ser excepcionales. Por otra parte, no sería de extrañar ya que Diane se especializó en fotografiar freaks, marginales, outsiders americanos. Arbus fue aquella fotógrafa que retrató enanos y gigantes, prostitutas y travestis; la que también dejó en película las imágenes de otros extraños personajes como Jorge Luis Borges, Salvador Dalí, Gala, Mae West, Norman Mailer o Patty Smith. Sólo ella podía mostrar la esencia de Andy Sinatra.

También dicen (lo dice el mismísimo James W. Moseley, el editor del inigualable Saucer News) que nuestro personaje, Andy Sinatra, a duras penas hablaba el inglés (o el italiano).

AndySinatra2 Este Sinatra, que no tenía ningún parentesco con el otro llamado Frank, era un inmigrante italiano que atendía una peluquería en el centro de Brooklyn, Nueva York, al que apodaban «El barbero místico». El mote le venía porque él decía ser un profeta, vidente e iluminado, y por si algo faltara, también tenía contactos con los seres del espacio, en particular con los marcianitos verdes.

A diferencia de los otros contactados, sus relaciones con los seres del espacio eran psíquicas, mentales y a través de comunicaciones radiales. De esta forma, de manera astral, había viajado a la Luna, a Marte y al mismísimo centro de la Tierra. AndySinatra3El «Centro Houston», por decirlo de alguna manera, era su propia casa y a cargo de la «Estación de mando» estaba su esposa Giovannina Sinatra, quien transmitía sus órdenes e indicaciones de forma telepática ayudada de un aparato de alta tecnología: unas bandas metálicas colocadas en la cabeza, las «Máquinas Psíquicas», que también servían para evitar que los Seres del Espacio Malévolos pudieran leer sus pensamientos (el matrimonio Sinatra vendía esta tecnología de punta, en los boletines y revistas de platos voladores, con el nombre de «Cintas Atlantes»).

Andy Sinatra era físicamente un hombre regordete que usaba bigote y vestía una bata gris, en lugar de los complicados trajes espaciales. También se llegó a vestir como el payaso Bozo. Fue una ocasión especial y AndySinatra4memorable: su aparición en el programa The Tonight Show, de Johnny Carson, en el que también estaba presente el comediante Edward Peter «Ed» McMahon. El programa fue todo un éxito (para Carson) La gente no paraba de reír mientras Andy intentaba contactar con los extraterrestres en sus platillos volantes. El programa fue todo un fracaso (para Sinatra) pues Johnny Carson se negó a pagarle los 100 dólares prometidos, aduciendo que había sido incoherente (¿pero qué esperaba de un ufólogo?)

Andy no era un extraño para los medios electrónicos. En la radio había sido invitado para participar en el Long John Nebel Show, del locutor «Long» John Nebel. En la emisión de ¿octubre? de 1958, Nebel lo sacó del aire, diciendo que era un chiflado. No sabemos si le pagó o no, por su participación.

nebel2Con el tiempo su «Máquina Psíquica» sufrió algunos cambios ligeros. Originalmente era un alambre amarrado al sombrero. Luego el alambre se transformó en una cinta metálica conectada a una especie de antena parabólica con apariencia de bazuca. El sombrero desapareció (había pasado de moda). Todo el chunche estaba conectado a unos auriculares y a una caja que parecía un radio de transistores envuelto en cinta aislante. Afirmaba que con ese aparato captaba las señales de radio de Marte.

Los que llegaron a comprar «El Cacharro Psíquico» dijeron que lo único que escuchaban era estática. Eso sí, debía ser estática de Marte.

A través de ese cachivache Andy recibió el mensaje de sus amigos los marcianitos verdes de que el próximo 4 de febrero de 1962 habría varios desastres en la Tierra, debidos a una extraña conjunción de planetas. AndySinatra5El mensaje coincidía con las predicciones de varios astrólogos. Andy dijo que si los pueblos del mundo no se unían en un plazo de 90 días «terribles fuerzas destructivas» serían puestas en libertad y probablemente conducirían a la caída del edificio de las Naciones Unidas

Para evitar los desastres Andy, en su carácter de Rey de Marte, reunió su «Ejército de Marcianos invisibles» y se personó ante el edificio de las Naciones Unidas. Se puso su bata gris, se colocó su «bazuca» en la cabeza y realizó un ritual por demás ridículo ante la atónita mirada de policías, turistas y transeúntes.

Sin duda alguna el exorcismo ufológico funcionó. Prueba de ello es que el edificio de las Naciones Unidas continúa en pie hasta nuestros días.

AndySinatra6No sabemos cuándo murió el «Artista Tonsorial» (como también lo llaman en los boletines ufológicos). Sólo sabemos que fue de un cáncer que ni sus amigos los marcianitos verdes fueron capaces de curar. Al final, el «Peluquero místico» se salió con la suya: le tomó el pelo a los ufólogos.

REFERENCIAS

Keel A. John, Beyond The Known, Fate, noviembre de 1998. Pags. 8-9.

Moseley W. James & Pflock T. Karl, Saucer Logic. It»™s True «“ Because I Said So! Fate, noviembre 2000. Págs. 19-21.

Moseley W. James & Pflock T. Karl, Shocklingly Close to the Truth! Confessions of a Grave-Robbing Ufologist, Prometheus Books, New York, 2002. Págs. 159-160.

Ruiz Noguez Luis, Gloria Lee Byrd. La mártir de los contactados, artículo en internet, http://marcianitosverdes.haaan.com/2008/12/gloria-lee-byrd-la-mrtir-de-los-contactados/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.