La dermóptica: ¿Ciencia, entretenimiento o negocio?

LA DERMOPTICA: ¿CIENCIA, ENTRETENIMIENTO O NEGOCIO?[1]

Víctor Vázquez Valenzuela

Víctor Vázquez es sicólogo por la UNAM. Dedica gran parte de su esfuerzo profesional al estudio de los fenómenos supuestamente paranormales. En 1987 junto con Serafín Mercado y Carlos Bruner, publicó en el Acta Psicológica Mexicana los resultados de la investigación que realizaron sobre los niños que supuestamente se entrenan para ver sin el uso de los ojos.

Gringberg La dermóptica, dermovisión, visión extraocular o visión extrarretiniana consiste en ver no con los ojos, sino con la piel.

Una demostración típica de dermóptica es la siguiente: al niño (ya que generalmente son niños) que va a hacer la demostración se le vendan los ojos; se coloca frente a él, sobre una mesa, material impreso (libro, revista, dibujo, etc.); se le pide que describa o lea el material, y el niño pone las puntas de los dedos de las dos manos sobre el material, y las desplaza sobre este. Después de unos cuantos segundos, el niño comienza a leer palabras, discriminar colores, etc. Aparentemente el niño logra un alto porcentaje de aciertos.

La creencia en la posibilidad de ver con la piel existe desde hace por lo menos tres siglos, y reaparece cíclicamente. En nuestro país se puso de moda hace 10o 15 años aproximadamente y ha llegado a tal grado de popularidad, que en la Ciudad de México existen, en la actualidad, varios centres o institutos en los cuales supuestamente se enseña a los niños a “ver sin los ojos”. Además, con frecuencia aparecen en la televisión mexicana niños que hacen demostraciones de esta habilidad.

¿Existe realmente la dermóptica? ¿Tiene fundamentos teóricos? ¿Hay demostraciones empirico-cientificas de este fenómeno? El resto de este breve artículo lo dedicaremos a contestar estas interrogantes.

FUNDAMENTOS TEORICOS Y EXFERIMENTALES

Son varias las teorías que tratan de explicar la dermóptica; sin embargo, la mayor parte de ellas afirma que se ve con la piel e, inclusive, llegan a sostener que los seres humanos tenemos células visuales en la piel, en especial de la cara.

La afirmación de que se puede ver con la piel no tiene ningún fundamento científico teórico experimental. No hay fundamento teórico ya que no existe ninguna teoría biológica, anatómica o fisiológica que sostenga o de la cual se pueda derivar tal afirmación. Tampoco tiene fundamento experimental porque no hay experimentos científicos que avalen esa afirmación.

El fenómeno de la dermóptica descansa fundamentalmente en la presuposición de que la piel humana es sensible al calor. Es decir, que en nuestra piel existen receptores de calor. ¿Tiene fundamentos experimentales esa aseveración? La respuesta es no En los experimentos que se han hecho, se ha encontrado que la piel humana es sensible a los cambios en presencia o ausencia de luz. Sin embargo, a lo que en realidad responde la piel es a los cambios de temperatura, al calor, asociados con los cambios en la luz. Generalmente se acepta que en la piel solo tenemos cuatro tipos de receptores: al frio, al calor, a la presión y al dolor. No se han encontrado receptores sensibles a la luz.

Aun suponiendo que se demostrara experimentalmente que la piel humana es sensible a la luz, esto no implicaría automáticamente que se pueda ver con la piel, ya que se necesitaría encontrar también estructuras en la piel que ayudaran en el proceso de la dermovisión. La visión óptica u ocular es un proceso en el que intervienen todas las estructuras o partes del ojo cada una de las cuales cumple con una función: es bastante complejo el proceso mediante el cual la energía luminosa que incide sobre la retina se transforma en impulsos electroquímicos que se transmiten a la corteza visual a través del nervio óptico. En el caso de la dermóptica se tendrían que localizar esas estructuras que le servirían a la piel para llevar a cabo el proceso de in dermovisión. Dichas estructuras no se han encontrado.

Existen otras teorías que intentan fundamentar la visión extraocular en la mecánica cuántica, en los campos gravitacionales o propuestas semejantes, pero estas “teorías” no pasan de ser meras especulaciones sin ninguna base.

DEMOSTRACIONES EMPIRICAS

Ahora, cabe preguntarse si existen experimentos o demostraciones empíricas de la dermóptica, independientemente de su falta de fundamentos teóricos y experimentales. La respuesta es que no.

Los pocos experimentos que se han hecho (como Mercado, Bruner y Vázquez, 1937) sobre el tema, avalan la hipótesis de que los niños ven con los ojos, a través de una rendija que se forma entre la venda, la nariz y el pómulo. Aunque las rendijas que quedan al poner la venda se tapen con pedacitos de masking tape, quedan pequeñísimas rendijas a través de las cuales es relativamente fácil espiar. Además, el niño, so pretexto de que le molesta el vendaje, hace muecas constantemente y se toca la venda. Esto provoca la formación de una rendija o agranda la que ya existía. Recomendamos que antes de intervenir en una demostración de dermóptica, se deja que el niño la lleve a cabo como ya sabe, y después se hace lo siguiente: el material de lectura se coloca frente al rostro del niño, no sobre la mesa. Al ponerlo en el aire notaremos que el niño levanta la cabeza para poder leer. Si después colocamos el material un poco más arriba, veremos que levanta la cabeza todavía más. Curiosamente, el número de grados que el niño levanta la cabeza depende del número de grados que levantamos el material. Esto significa que está viendo con los ojos. Obviamente, lo que sucede es que el niño levanta la cabeza para que tanto la rendija como el material queden en línea recta con los ojos.

Mercado, Bruner y Vázquez (1987), presentaron evidencia empírica a favor de la “hipótesis de la rendija”. El procedimiento utilizado para demostrar que se ve a través de una rendija es el siguiente:

Se parte de la base de que hay que impedir que los niños vean con los ojos. Por tanto, al colocar el vendaje, no debe dejarse ni el más mínimo resquicio por donde puedan espiar. Se debe impedir también que las muecas produzcan una rendija, para lo cual debe mantenerse una vigilancia constante sobre los niños. Además, se debe evitar que el niño se toque la venda, y si lo hace, revisar que no se haya formado una rendija. En caso de que se haya formado, se debe presionar el masking tape para cerrarla.

Algunas personas pueden afirmar en ese momento que el vendaje, y en especial el masking, les tapan la “zona crítica”. Esta es una zona del pómulo con la que supuestamente ven, donde se encuentran las células visuales. Lo que se puede hacer entonces es quitarles todo el vendaje a los niños y ponerles parches ovalados sobre cada parpado, de manera que no puedan abrirlos ni siquiera en forma mínima. Se verá entonces que los niños no aciertan.

Las cosas se nos facilitan si nos dicen que los niños ven con las puntas de los dedos. Ya sea que el niño tenga a no el vendaje, lo único que se debe hacer es colocar una hoja, cartulina u objeto similar, entre la cara del niño y el material de lectura, dejando que el niño, por supuesto, toque el material con los dedos. El resultado será que el niño tampoco acierta.

Una vez introducidos los controles que hacen que los niños no puedan espiar, es posible que las personas adultas aleguen que los niños están cansados o que las “malas vibras” de nosotros, experimentadores escépticos, provocaron que los niños no acertaran. Es decir, nosotros causamos que el fenómeno no se produjera. Ante eso, quizá lo único que se puede hacer es dar las gracias y retirarse.

RESUMEN Y CONCLUSIONES

Como ya hemos vista, la dermóptica carece de fundamentos científicos. Además, se ha demostrado hasta la saciedad que los niños que supuestamente tienen esta habilidad en realidad lo que hacen es ver con los ojos.

La dermóptica, si bien no es un hecho científico demostrado, resulta, en cambio, un gran negocio, por lo menos en nuestro país, y principalmente en la ciudad de México, donde operan varios centros o institutos en donde supuestamente se le enseña a los niños a ver con la piel, mediante buenas sumas de dinero. Existen dos cursos: principiantes y avanzados. En realidad, lo que se les enseña a los niños es esos centros es a mentir. Se les dice que lo que ven lo ven “como en una pantallita de televisión que está en la frente”. Casualmente, todos los niños que han tomado estos cursos afirman lo mismo.

Los centros e institutos donde se enseña dermóptica generalmente no tienen ningún tipo de registro legal, ni ante la Secretaria de Hacienda ni ante la de Salud, ni ante la de Educación Pública. Los “profesores” que dan los cursos no tienen ningún título, ni universitario ni de maestro normalista, ni tampoco registro como instructores o capacitadores ante la Secretaria del Trabajo.

¿Cuándo van a intervenir las autoridades gubernamentales para impedir que se siga esquilmando a los padres y confundiendo a los niños? Ojala que la actual fiebre de “modernización” llegue hasta esta práctica fraudulenta y seudocientífica.

BI BLIOGRAFIA

Mercado, S., Bruner, C., y Vázquez, V., Visión extraocular: evidencia en contra, Acta Psicológica Mexicana. Vol. III, Núm. 1, Diciembre 1987, pp. 11-21.

Schiffman, H. R. La percepción sensorial. Limusa, México, 1981. Pag.140

Ostrander, S. y Schroeder, L., La parapsicología en los países socialistas. A. Peña Lillo Editor, 1975. Buenos Aires. Capítulo 14

Gardner, M., “Dermo-optical perception”: a peek down the nose. Science, 1966, 151, 654-657.

Romains, J., Ver los colores con los dedos, en Varios Autores. El saber anterior. Ediciones 29. Barcelona. e/a. pp 227-239.

COLOFON

SOMIE fue llamada por el periodista Jaime Maussan para participar en una demostración de visión extraocular el 6 de octubre a las 18:00 horas, en vivo ante las cámaras de FantasyECO. Se presentó Francisco Simental, conocido instructor de visión extraocular, con algunos niños que afirman poseer tal poder. Al término de la demostración (en la que el instructor ocupó la mayor parte del tiempo vendando parsimoniosamente a sus sujetos), Víctor Vázquez y Carlos Calderón sometieron a uno de los niños, quien afirmaba ver “con las yemas de los dedos”, al control descrito arriba. Un folder interrumpió la línea de visión del niño, impidiéndole ver el material que se puso bajo sus dedos, como lo apreciaron quienes vieron la emisión en el canal 15 de Cablevisión. El “profesor” Simental se comprometió a realizar, junto con SOMIE, un experimento ante las cámaras de ECO el 19 de octubre. Luego de cancelar la cita original, el instructor se ha rehusado a presentarse de nuevo. SOMIE reitera su disposición, en concordancia con sus objetivos, a realizar los experimentos necesarios con los alumnos de visión extrarretiniana para que sus instructores avalen científicamente sus afirmaciones o bien acepten las conclusiones de los experimentos. No es asombrosa esta reticencia, que se presenta frecuentemente cuando se pretende poner los prodigios de algunos ocultistas ya no a juicio sino al servicio de quienes más los necesitan, como serían los invidentes.


[1] Publicado originalmente en El Investigador Escéptico, Vol. 2, Número 1, México, noviembre-diciembre de 1989. Págs. 11-14.

Un pensamiento en “La dermóptica: ¿Ciencia, entretenimiento o negocio?”

  1. Hola
    Escribo para saber si es posible entrar en contacto con Víctor Vázquez Valenzuela. El escribe un artículo muy interesante llamado LA DERMÓPTICA: ¿CIENCIA, ENTRETENIMIENTO O NEGOCIO?
    Quisiera tener sus datos y entrar en contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.