Lo oculto de las “ciencias” ocultas

LOS SERVICIOS Y EL CONSUMIDOR

LO OCULTO DE LAS «œCIENCIAS» OCULTAS[1]

Marta Sandra García Macías

Marta Sandra García Macías es reportera de la Revista del consumidor. Esta investigación apareció en dicha revista, en el número 156 de febrero de 1990 y se reproduce íntegramente.

La necesidad de encontrar apoyo para enfrentar las adversidades de la vida ha sido utilizada por muchos vivales que se hacen pasar por adivinos. Ellos ponen a disposición de los consumidores servicios como lectura de bola de cristal, de tazas de café, quiromancia (líneas de las manos), astrología o lectura de cartas.

Acudir con adivinos para conocer el destino que depara el futuro es una práctica antigua. «œLa gente acude con ellos porque busca resolver «˜mágicamente»™ sus problemas», comenta a la Revista del Consumidor el doctor Serafín Mercado, catedrático de la Facultad de Psicología de la UNAM.

El ingeniero Mario Méndez, presidente de la Sociedad para la Investigación Escéptica A.C., nos dice que «œestos métodos son un engaño para la población. La adivinación es una práctica tan vaga y arbitraria que para una misma persona, cada adivino pronostica un futuro distinto».

UN CASO REAL

Para comprobar lo anterior, el Instituto Nacional del Consumidor (INCO) realizó un recorrido por diferentes cafés y lugares de lectura de cartas. En todos ellos se obtuvieron predicciones totalmente diferentes.

En todas las consultas se pronosticaron generalidades, como el deseo de hacer un viaje, la posibilidad de conocer a una persona del sexo contrario y que se tendrán altibajos con el dinero y el trabajo.

Algunas aseveraciones fueron totalmente falsas o demasiado obvias. A la reportera que esto escribe le dijeron, por ejemplo: «œel papa de tu novio se interesa por ti», -«œese hombre güero que te persigue», «œes muy posible que te ocurran accidentes en los pies». En este sentido, aclaro que «œel papa de mi novio» murió hace tiempo: no tengo ningún pretendiente «œgüero», y, finalmente, cuando acudí con los supuestos adivinos estaba notoriamente lastimada en un pie.

Con el propósito de ganar credibilidad entre sus clientes, los charlatanes recurren a hacer predicciones muy, generales para «œsondear» al cliente y detectar que reacción tiene ante ellas.

Al respecto, el presidente de la Asociación para la Investigación Escéptica, Mario Méndez, comenta: «œNo es precisamente que los charlatanes estén leyendo las cartas, más bien es el rostro y las expresiones de todo el cuerpo las que le permiten seguir abusando de la fe del cliente.

«œLa lectura de la mano y de las cartas depende mucho de la habilidad de quien las echa. Esta se llama «˜lectura en frío»™ y consiste en que la persona que las lee va viendo los ojos y las reacciones de la gente. Si al decir algo observa que el interesado abre más los ojos o manifiesta alguna expresión de interés, entonces sigue por ese camino.

«œCasi siempre predicen cocas generales, de sentido común. Por ejemplo, la mayoría de las veces les dicen a las mujeres que conocerán a un hombre moreno. En nuestra sociedad esto es inevitable. Incluso hay «˜adivinos»™ que hacen preguntas de tal manera que el mismo cliente le da indicios para que el prosiga con la supuesta lectura»

Con la lectura «œen frio», dice el ingeniero Méndez, se pueden hacer maravillas para obtener información; y si el «œadivino» le vaticina problemas o enfermedades al cliente, el impacto es mayor.

Por su parte, el catedrático de la Facultad de Psicología de la UNAM, Serafín Mercado, asegura que «œa pesar de que leer las cartas, y en general los métodos de adivinación, son mera charlatanería, los medios de comunicación han jugado un papel importante para promoverlos. Basta ver la cantidad de telenovelas en las que se habla de brujería, gitanos y «œlimpias». Por lo general, el espectador cree en lo que ve en las imágenes y si constantemente observa que sus actores favoritos practican estos ritos, lo toma como un criterio de vivencia verdadera, como evidencia de los hechos».

¿LA CIENCIA DE LO OCULTO?

De acuerdo con la información proporcionada por algunas instituciones dedicadas al esoterismo y asociaciones como la Gran Fraternidad Universal de La Ferrier, donde se estudia astrología, «œla lectura de cartas y mano es una ciencia de lo oculto y no puede lucrarse con ella».

Al respecto, el doctor Mercado señala: «œHasta ahora estas prácticas empíricas no han podido ser comprobadas. Por lo tanto, no son una ciencia. No dudo que ciertas personas dedicadas a ellas crean realmente en lo que están haciendo, pero lo cierto es que no hay estudios que lo avalen. No existe siquiera un libro base; todos difieren entre sí en cuanto a métodos y técnicas de lectura. Numerosos estudios, aquí en la UNAM, demuestran que la astrología y los signos nada tienen que ver con el carácter y el trabajo de la gente».

UN FUTURO COSTOSO

Los precios que se cobran por conocer el futuro varían de un lugar a otro: van de 5 mil hasta 18 mil pesos por una lectura sencilla. Pero si usted acude a uno de los cafés que están en la Zona Rosa de la Ciudad de México, las tarifas van desde 30 basta 50 mil pesos (aparte del precio del café) y se cotizan de acuerdo con el tipo de lectura (hay más de diez nombres distintos que no difieren en cuanto a lo que se dice).

LA VERDADERA PREDICCION: TENER CUIDADO

El ingeniero Mario Méndez recomienda tener cuidado con estos supuestos adivinos: «œSi el público decide asistir a estos lugares, debe ir con la mente muy abierta y una disposición crítica».

Desconfíe de los «œadivinos», incluso si presumen de algún título. Ciertos médicos y psicólogos deciden) abandonar su profesión y dedicarse a la charlatanería por mero afán de lucro.

Confíe en usted mismo. Nosotros somos los actores y autores de nuestro destino.

Si tiene problemas emocionales que considera difíciles de asimilar y superar por usted mismo, procure acudir con especialistas profesionales en psicología clínica de las instituciones del Sector Salud.


[1] Tomado de El Investigador Escéptico, Vol. 2, Nos. 4-5, México, mayo-agosto 1990. Págs. 6-8.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.