¿Qué hay de nuevo ET?

¿QUÉ HAY DE NUEVO ET?[1]

Héctor Chavarría

Héctor Chavarría es periodista y escritor, Premio Nacional de Ciencia Ficción 1985 y Premio Nacional de Periodismo 1989. Se ha dedicado a la investigación de campo del fenómeno ovni; contando entre los casos que ha cubierto el del “aterrizaje de Toluca” y el “caso Puebla” de 1977.

Condon En una caricatura muy en boga en los años en que la ufología causaba furor, dos marcianitos verdes -se supone que los marcianos son verdes- arrastraban a un científico hacia su plato volador, estacionado en el campus, mientras dos colegas del “abductado” le decían “Doctor Condon, explíqueles ahora que no existen”. Un par de personajes diminutos comentaban entre ellos, al margen izquierdo del cartón: “Esto podría echar por tierra todas nuestras conclusiones”.

Digno de risa, verdaderamente. Porque el humorismo es sano. Como alguna vez dijo Sir Winston Churchill (1874-1965): “La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser. El humor los consuela de lo que son”. Él no hablaba entonces de la ufología, y mucho menos de la ovnilatría y sus consecuencias, pero la cita pinta de maravilla la creencia en los ovnis.

Porque la ovnilogía, y especialmente la ovnilatría, pretenden “consolarnos” acerca de nuestra realidad. El consuelo suele venir a nosotros vestido con ropajes seudocientíficos muy capaces de confundir a los no avisados. Uno de los argumentos más manidos es aquel de que, siendo el universo tan vasto, ¿cómo podemos afirmar que somos una especie única? Bien por el razonamiento nada tengo en contra, pero -el eterno pero, siempre habrá uno-, sin excluir la posibilidad de que “no estemos solos”, ¿por qué “ellos” tendrían tanto interés en nosotros? ¿Qué cosa demuestra que son capaces de visitarnos? Y, heréticamente, si estuviéramos solos, ¿qué?

La posibilidad de la soledad se me antoja mucho más creadora que la “consoladora” idea de que unos seres “superiores” velan por mi mísera existencia -que conste que esto lo digo en un sentido galáctico-. Cuando uno tiene a mano a papi y mami no necesita preocuparse por sí mismo, puede volverse alegremente irresponsable sin sentimientos de culpa. A fin de cuentas, cuando las cosas se pongan feas tirando a peores, “ellos” vendrán a salvarnos. La idea me encanta, me agrada, me enloquece; por idiota… Generalmente quienes esperan cómodamente sentados a que los salven no solo se merecen lo peor, sino que seguramente lo tendrán.

Los ovnílatras, siguiendo esta forma de no pensar, han creado encantadoras fórmulas de salvación y los charlatanes han medrado usando esa esperanza. Algunos de ellos han logrado fortunas a niveles lo bastante obscenos como para que las autoridades hayan tomado cartas en el asunto en países civilizados y los lleven a esperar la salvación de los extraterrestres tras la seguridad de las rejas. Desgraciadamente, tales casos han sido los menos. Generalmente los charlatanes logran escapar después de embaucar a los ingenuos cuyo número suele ser muy alto.

EL “CONTACTO” DE MARLA

Marla10 Tomemos por ejemplo aquí en México a la señora María del Socorro Pérez, quien súbitamente tuvo un “contacto” con una persona que decía venir del Tíbet y que tenía el encargo de comunicarse con ella. Según el mensajero, él se encontraba en estrecha colaboración con lamas tibetanos que vivían fuera de su país de origen y quienes a su vez estaban dirigidos por seres de otros planetas. Ella recibió el encargo de prepararse en centros orientalistas, esoteristas y espiritualistas a fin de lograr que su mente se “desbloqueara” y fuera capaz de desarrollar habilidades telepáticas.

Cuando, después de varios cursos intensivos, ella fue capaz de sentirse “desbloqueada” hizo su aparición un galán: bien vestido, guapo, quien mirándola fijamente le transmitió un mensaje telepático:

“Tú me esperabas, sabes de mi llegada, mi nombre es Amriz”.

“Evidentemente”, declaró ella, “este personaje no era de la Tierra”.

Hasta aquí, amén de la similitud obvia con una telenovela de la peor clase -¿existen de otra?-, todo apuntaba al romance Pero Marla ya no quiso darnos información al respecto -¿sería por pudor?-.

El hecho es que la susodicha se lanzó a partir de ahí a difundir el “mensaje” de los extraterrestres e incluso llegó más lejos; fundó una clínica de medicina electrónica en la cual, entre otras costa, se recetaban unos globulitos “potenciados” con sustancias extraterrestres capaces de curar todo. Hahnemann, creador de la homeopatía, seguramente se habría revolcado en su tumba en sentido opuesto al de las manecillas del reloj, de haberse enterado de esta grave falta a los derechos de autor. Homeopatía de México, hasta donde sabemos, guardó silencio. Pero los familiares de una de las víctimas de las “promesas extraterrestres” no lo hicieron y a raíz del deceso del susodicho se armó un escándalo. Cierre de la clínica.

Marla levantó la carpa -¿rescatada por los extraterrestres?—.

Silencio. Sin embargo, hay rumores de que nuestra contactada pretendía o pretende mostrar sus habilidades en España -que es terreno fértil- con técnicas de “acupuntura galáctica”. Si tal cosa es cierta, esta será la versión E.T. de la venganza de Moctezuma. De cualquier manera nos sentimos muy aliviados de ya no tener entre nosotros a la tal Marla.

Incidentalmente, nada raro sería que la “descubra” mi amigo Juan José Benítez y escriba sobre ella toda una serie sobre El caballo… perdón: El guajolote de Chignahuapan.

RAEL Y LOS ELOHIM

portrait_racer Pero también medran entre nosotros loe discípulos de “contactados” de importación, tal es el caso de los seguidores mexicanos de Claude Vorilhon (a) Rael… un corredor francés de autos que fracasó tras el volante y decidió aplicar sus mínimas habilidades imaginativas al fraude extraterrestre. Según Claude, el 13 de diciembre de 1973, en la región de Auvergne, Francia, se encontró con un ET llamado Eloha, del grupo de los Elohim -original el señor, de veras- que era obviamente un ser extraterrestre cuyo alias provenía del hebreo y que según Claude significaba “número considerable de ángeles o espíritus de luz que animan y crean”. El tal “galáctico” le dio un mensaje trascendental y la misión de crear la embajada de “ellos” en la Tierra. Por supuesto con él como plenipotenciario. El símbolo de los Elohim es, adivinaron, una estrella de David, la cual -¿es burla?- tiene en el centro una suástica nazi. Los Elohim crearon a los hombres a partir del ADN -lo cual se oye muy apantallador- y siguen cuidadosamente el desarrollo de su creación. Por supuesto, Claude utilizo para armar su historia de “contactado” las bases más burdas de la peor fantasía seudocientífica, pues me niego a llamar a esto, como algunos despistados, ciencia ficción pues esta es literatura y, caray, existen matices. Conocí a Claude en 1981 y lo entreviste. El asunto casi terminó en pleito porque resultaba que los Elohim tenían como base ideas sumamente vulgarizadas de Mein Kampt. Hitler se hubiera avergonzado. Salvador Borrego se habría sentido orgulloso. Hace menos de dos años me encontré con sus seguidores, que siguen recaudando fondos para “la embajada”. Son en todo sentido dignos discípulos de Claude. Parecería que todo el asunto de Rael es una especie de venganza francesa por lo del 5 de mayo en Puebla…

Entonces, ¿creer o no creer? He ahí el dilema -perdón, William-. Porque por un lado tenemos las opciones de la esperanza y del otro las del racionalismo. A fin de cuentas la esperanza que pretenden vendernos los que utilizan la ovnilatría no es otra cosa que un sincretismo burdo, seudociencia de lo más vil. Por el otro lado están las múltiples y bellas opciones del pensamiento libre, del ejercicio de la capacidad racional y obviamente del conocimiento. Cada quien es libre de elegir la que más le agrade. Personalmente prefiero las mieles del conocimiento.

¿Qué hay de nuevo, E.T.? Comete esta: estamos solos. ¿Y?


[1] Publicado originalmente en El Investigador Escéptico, Vol. 2., No. 3, México, marzo-abril de 1990. Págs. 3-5.

Un pensamiento en “¿Qué hay de nuevo ET?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.