El ovni de Durban era un cohete ruso

El ovni de Durban un cohete ruso

24 de marzo 2011

Autor: Thrishni Subramoney

El misterio que rodea el extraño objeto ardiente que se elevó por los cielos de Durban en la noche del martes ha sido resuelto.

El African Space Institute dice que fue en realidad parte de un cohete que había sido lanzado en Rusia en enero.

El director del instituto, Brad Inggs, dijo que el cohete fue utilizado para enviar un satélite al espacio, y los residuos reentraron en la atmósfera de la Tierra a lo largo de Durban – lejos, muy lejos de donde estaban destinados a bajar.

“Era una pieza de un lanzamiento de un satélite meteorológico geoestacionario de Rusia, y fue la segunda etapa – parte de un cohete. Se suponía que reentraría sobre Australia, pero obviamente, entró un poco más tarde y los sudafricanos tuvieron la suerte de cogerlo”.

Si usted está preocupado acerca de la caída de basura espacial en su coche – no tenga miedo. Inggs dice que es un espectáculo poco común en Durban, y aún las piezas más grandes se queman por completo en la re-entrada.

“No son demasiado dañinos, quiero decir a veces llegan a tierra si son lo suficientemente grandes. Como en Rusia actualmente hay toda una industria de recolección de esta basura espacial, cuando cae. Allá llega mucho más a menudo porque está más cerca de los lugares de lanzamiento”.

http://www.ecr.co.za/kagiso/content/en/east-coast-radio/east-coast-radio-mobile-news?oid=1132759&sn=Mobile+news+detail&pid=171901

El misterio de las centellas(398)

El misterio de las centellas (398)

Hace unos tres meses yo había bajado la escalera de donde vivo para ver mejor la formación de una tormenta. La lluvia comenzó a caer, y pronto comenzaron los rayos. Nada fuera de lo común en lo que yo podía ver.

A medida que los relámpagos empezaban a bailar alrededor del cielo, a mi derecha, lo que parecía una bola de luz muy blanca, muy brillante, a la que le salía lo que parecía ser una cola corta, vino de entre los edificios.

Desde el momento en que comenzó, al tiempo que se fue, se movió cerca de 30 a 50 pies horizontalmente en línea recta, a unos 30 pies del suelo. Era del tamaño de una pelota de playa, y no menor de una pelota de baloncesto. También me sorprendió que no hubiera sonido real en absoluto cuando esto sucedió.

Paul

Repentigny, QC Canada