El día después de Roswell (4)

EL DÍA DESPUÉS DE ROSWELL (4)

image De pronto todo se salió de control. Después de las celebraciones del 4 de julio de 1947 los platillos voladores parecían estar en todos lados. Se les había visto en por lo menos 31 estados de la unión americana y día y a día los reportes se acumulaban. Las agencias noticiosas no dejaban de enviar cables que eran publicados en todos los diarios del país.

Uno de los primeros investigadores de la “oleada de 1949”[1], fue el ufólogo Ted Bloecher. En su libro[2], prologado por el doctor James F. McDonald, indica que el pico de esta oleada se dio entre el 6 y 7 de julio.

El Caso 200 del catálogo de Bloecher ocurrió el 3 de julio, cerca de St. Maries, Idaho. Ese día la señora Walter Johnson y su familia, de Dishman, Washington, un suburbio de Spokane,  fueron a visitar a sus padres, el señor Ben Beeman y su esposa, de Butler Bay, en St. Joe River en el norte de Idaho. Todos pasaron unos días acampando en la zona.

Alrededor de las 6:30 pm del día 3, Ben Beeman, quien estaba trabajando en su jardín, gritó para que salieran de la casa”. Al salir, por lo menos nueve miembros de la familia, incluida la hermana de la señora Johnson y una sobrina, vieron nueve objetos de gran tamaño (algunos contaron sólo ocho) volando en el cielo austral sin ninguna formación en particular.

El día 6, al regresar de sus vacaciones, la señora Johnson se comunicó con la prensa local y declaró[3]:

“Con la ladera de la montaña como telón de fondo, vimos los platillos que venían muy rápido, disminuyeron la velocidad bruscamente, luego revolotearon en el suelo como las hojas. Los objetos no emitieron ningún sonido. De repente se detuvieron en el aire, y luego comenzaron de nuevo. Cuando llegaron a un punto en un claro del bosque, se detuvieron de nuevo por poco tiempo hasta que se perdieron de vista. La parte misteriosa era que podíamos verlos aletear hacia abajo en el bosque y, sin embargo no pudimos ver que le hicieran nada a los árboles”.

Los objetos eran parecidos a lavadoras y fueron descritos por la señora Johnson como “del tamaño de una casa de cinco habitaciones”. Brillaban con el brillo de un espejo a la luz del sol, pero “deben haber emitido luz propia, porque el sol no era visible. El área donde bajaron estaba a varias millas de distancia”.

Como las 6:30 era muy pronto para el atardecer, eso debía significar que la señora Johnson no veía el Sol porque estaba nublado, pero a la distancia (varias millas) podría estar brillando el sol y reflejándose en la superficie de los objetos. Como pronto anochecería, decidieron no busca los objetos en ese día.

Además de haber sido vistos por la familia de la señora Johnson, el vuelo y el aterrizaje fue presenciado por lo menos por una media docena de vecinos. Después de una búsqueda aérea, tres días después, dos misiones del National Guard’s 116th fighter group informaron que no había rastro de los objetos. Alguaciles del condado de Renewah también hicieron una búsqueda por tierra, pero los resultados de esta son desconocidos, aunque si se hubiera descubierto algún rastro, es probable que los resultados se hubieran dado a conocer en los periódicos, ya que se le había dado una cobertura prominente al avistamiento. La Sra. Johnson reportó el avistamiento a los funcionarios de la Spokane Army Air Base, pero no hay registro de ello en los archivos de la Fuerza Aérea.

En el capítulo Fragmentos, cenizas y trazas, Bloecher enlista el Caso 211, del 4 de julio. Dice que un agricultor llamado Bob Scott, cuya granja se encuentra a unos 4 kilómetros al Este de Hillsboro, Texas, encontró en sus terrenos un objeto del tamaño y la forma de un plato común. No lo vio volar. Dijo que cuando lo encontró, “era brillante como un soplete, pero no me quemó cuando lo recogí. Me puse a pensar sobre todos estos nuevos inventos, de ahora, y me asusté. Así que lo tiré. Seguro que no pertenecía a mi jardín”[4], agregó.

No mencionó el descubrimiento hasta que se reunió con un amigo, W. O. Kissick, y cuando los dos fueron a investigar, encontraron que el objeto se estaba desintegrando. Otro amigo, Joe Gerrick, de Hillsboro, también lo examinó y dijo que una de las piezas restantes “parecía papel de aluminio”, pero cuando lo recogió “parecía ser de celuloide”. Fuera lo que fuese, la mayor parte de él parecía “haberse fundido”, sublimado en un residuo gelatinoso. Los hombres contactaron con el periodista Dan Shults, de Hillsboro[5], que también vio los restos. “Era una sustancia polvorienta de color plateado”, informó. “Recogí algunas de las piezas y no era como nada de lo que haya visto antes”. Por desgracia, parece que ninguno de los materiales fue dado a las autoridades correspondientes para su análisis.

PRIMERAS HIPÓTESIS

El 6 de julio la Associated Press envió el siguiente cable[6], en el que se apunta una de las primeras explicaciones racionales a cierto tipo de avistamientos:

image Nueva York, 6 de julio – (AP) – Algunas leyes de la vista humana explican mucho de lo que se ha descrito sobre los platillos voladores vistos en casi todas partes de los Estados Unidos.

A cualquier distancia que se encuentre cerca del límite de la visión de una persona, todos los objetos parecen redondos o casi. Esta ley de la vista abarca tanto a las cosas pequeñas vistas de cerca como a las grandes a la distancia.

Independientemente de la forma, los objetos cerca del límite de resolución se ven redondos. Si la cosa está silueteada contra un cielo brillante, como algunos de los platillos voladores que se han reportado, entonces es más probable que revelen su forma verdadera.

NO TIENEN ESTRUCTURA

Si la cosa se ve por la luz que refleja, como en la mayoría de los casos reportados, es casi seguro que será redonda y si los reflejos son luz del sol, entonces los tamaños reportados son los que cabría esperar de reflejos de luz a la distancia.

El hecho sobresaliente sobre casi todos los platillos es que no tenían estructura – que simplemente parecían redondos y planos. Esa descripción se ajusta exactamente con los trucos que nos juegan los ojos. Estos trucos varían con las variaciones del clima y la iluminación.

Este escritor ha visto platillos voladores en Long Island, cerca de su casa, no sólo este año, sino en años anteriores. Eran redondos, brillantes, y en rápido movimiento.

NO ES UN MISTERIO

Pero eran ningún misterio porque eran la luz reflejada por los cuerpos de los aviones que pronto se identificaron, al cambiar de rumbo y acercarse lo suficiente como para ser vistos claramente.

La semana pasada, este escritor también vio una forma ovalada voladora que por un momento se veía exactamente como la fotografía del objeto ovalado tomada por Frank Ryman al norte de Seattle, Washington, el óvalo de Long Island se acercó y se convirtió en un avión.

Aviones a gran distancia tienden a verse redondos cuando la luz se refleja en sus lados. Muchas descripciones de los movimientos de los platillos volantes encajan con las maniobras de los aviones comunes, solos o en grupos.

También encajan con cómo se ven las aves, volando a una distancia considerable. Sin embargo, la ilusión de las aves no es muy común. Algunas de las maniobras informadas, que hacen que los platillos entren y salgan de la vista se asemejan a lo que se ve al ver aviones a la distancia.

VELOCIDAD MISTERIOSA

image No hay una explicación para velocidades de 1000 o más millas por hora que se han informado. Los meteoros, a pesar de que ir mucho más rápido que eso, no lo explican porque los platillos en su mayoría aparecen durante el día y no hay suficientes meteoros en el día.

Se han sugerido los cristales de hielo que forman pequeñas nubes redondas, pero éstos no encajan en la mayoría de los casos porque los cristales de hielo se forman a altitudes que son más altas que la mayoría de los platillos informados.

No hay nada publicado en la ciencia o estudios atómicos que de la más mínima pista sobre los platillos volantes a menos que los objetos sean aeronaves.

Un científico de hoy, dijo que al menos una gran cantidad de platillos se explican por la fuerza de sugestión que hace que una persona se diga a sí mismo:

“Vaya, yo también lo vi”.

También se dieron las primeras historias conspiranóicas. Como la siguiente[7], que nos recuerda mucho al asunto de HAARP. Es también el origen de la idea de que los platos voladores pertenecían a una potencia extranjera, en este caso, a la Unión Soviética.

FBI SONDEA HISTORIA DE OFICIAL DE BARCO SOVIÉTICO

Los Ángeles, 6 de julio – (Especial) Los agentes federales investigaron hoy una carta al Examiner que describe aviones supersónicos rusos impulsados atómicamente que se asemejan a los “platillos voladores”.

Un renombrado científico atómico al que el Examiner envió la carta dice que “no es del todo absurdo”, y sugirió que el asunto se entregara al FBI.

El autor de la carta dijo que recibió la información de un oficial a bordo de un petrolero ruso que estuvo recientemente en el puerto de Los Ángeles.

INCLUSO MATA GUSANOS

El ruso, dijo, que también se describen experimentos controlados con nubes radiactivas en el Ártico, donde aves, animales e incluso gusanos, fueron asesinados.

Los aviones, según lo descrito por el ruso al escritor, tienen sólo 8 centímetros de grosor, con el contorno en forma de riñón y sin hélices.

El piloto se encuentra en el estómago y se enfría artificialmente contra el ritmo desarrollado por la fricción del aire.

“La superficie exterior es muy pulida”, dijo el ruso. “Tanto la superficie superior como la inferior son convexas, como una lente gigante. La fuerza de elevación es un principio totalmente diferente encontrado hace unos 10 años entre los papeles inéditos de un químico ruso.

“La energía sólo es necesaria para la escalada, pero no se necesita energía para la sustentación, cuando el avión va a lo largo de las líneas de gravedad que contornean la Tierra”.

El autor de la extraña carta dijo que se reunió con el oficial ruso en Wilmington y, porque quería oír hablar de Rusia, lo invitó a cenar.

El ruso primero le preguntó en dónde podría vender 18 cinturones de oso polar que había recibido “por un trabajo muy peligroso”.

Dijo que había sido asignado para ir por la ruta de la nube radiactiva cerca del lago Bakal (o Baykal) para recoger animales muertos.

TODA LA VIDA DESTRUIDA

“Cargaron un pocos barcos pequeños con todo tipo de animales y dirigieron la nube sobre ellos”, dijo el escritor.

“Durante este experimento, una violenta tormenta tocó la nube al norte en la tundra, pero antes de que se disipara, destruyó toda la vida en su camino.

“La nube puede ser controlada desde tierra, desde un avión, o con un robot piloto líder”. Según tengo entendido, el control se basa en ondas electromagnéticas y la nube tiene dos componentes: el transportista y el asesino.

EN EL PICO DE LA OLEADA

El siguiente cable de United Press da un panorama general de la situación los días 6 y 7, justo en el máximo de la oleada de 1947. Hay discos estrellados, confusiones, el Ejército toma cartas en el asunto, platos voladores con patas y se relata el encuentro de la señora Johnson, aunque no se menciona que su avistamiento fue de “lavadoras voladoras” (ya era bastante ridículo aquello del plato con patas).

BROMISTAS AÑADEN ALGO DE COMEDIA AL MISTERIO AÉREO[8]

Los objetos de East St. Louis resultaron ser lavadoras; mujer de Chicago ve una con piernas

Por: The United Press

Pilotos del Ejército estaban listos hoy lunes para una nueva búsqueda en el aire de los misteriosos “platillos voladores” que ya han sido reportados en 39 estados y partes de Canadá, mientras que los bromistas se suman a la confusión.

Equipados con cámaras telescópicas, 11 aviones del Ejército realizaron búsquedas en el Pacífico noroeste, el domingo, sin encontrar ningún rastro de los discos voladores que se había informado sobre decenas de comunidades en los últimos dos días. En Sioux Falls, Dakota del Sur, un avión de la Guardia Costera, que ya estaba en el aire, recibió la orden de investigar un disco plateado con cola corta que Gregory Zimmer[9] dijo que vio volar a través de los cielos. El piloto encontró sólo cielo vacío.

El domingo el Ejército “patrulló con cámaras” las montañas Cascade incluyendo ocho naves de búsqueda P-51 y tres bombarderos A-26. Había la creencia de que la búsqueda aérea concentrada mostraría que los platillos eran ilusiones ópticas o el trabajo de bromistas magnificado por la imaginación excitada.

ILUSIONES O BROMAS

El reverendo Joseph Brasky[10], un sacerdote católico de Grafton, Wisconsin, informó que un disco de metal de 18 pulgadas de diámetro con “artilugios y cables” alrededor del agujero en el centro, se estrelló en su patio con una explosión leve. Anunció que lo guardaba para el FBI, pero después de un examen minucioso encontró las letras “… steel, high carbon, 100 per cent Steel”, y decidió que era una sierra circular.

Arandelas1 Varios “discos” giraron sobre los tejados en East St. Louis, Illinois, el domingo. J. T. Hartley, ingeniero de locomotoras, reunió algunos de ellos y descubrió que estaban hechos de papel prensado blanco, de 11 pulgadas de diámetro y con un agujero de dos pulgadas en el centro. Los trabajadores del ferrocarril, dijeron que se parecían a las arandelas de embalaje de locomotoras.

Una estación de radio anuncio que los discos estaban volando en Lewiston, Idaho lo que hizo que cientos salieran a sus patios para echar una mirada. El meteorólogo Louis Krezak dijo que los objetos se movían hacia el Este con los vientos dominantes y, probablemente, eran semillas de malezas[11]. Tres pilotos de transporte aéreo estuvieron de acuerdo.

REFLECTORES EN LAS NUBES

Una estación de radio de Birmingham fue inundada con más de 400 llamadas, en una hora, de personas que dijeron haber visto bolas fluorescentes haciendo círculos sobre la ciudad, claramente recortados contra las montañas cercanas. Un carnaval en Alabaster, Alabama estaba usando reflectores sobre las nubes[12].

Un argumento hizo estragos en Lodi, California, sobre la causa de un brillo espectacular en el cielo y el rugido un poco antes de que la energía eléctrica se fuera. La señora W. C. Smith dijo que escuchó un ruido “como un bombardero de cuatro motores” justo antes de que las luces se apagaran en la madrugada. Erving Newcomb de la Pacific Gas and Electric Co., ofreció la explicación de que un avión fumigador volando bajo probablemente había golpeado una línea eléctrica y quemado un transformador. Sin embargo, ningún avión se reportó dañado y nadie podía explicar qué estaba haciendo un avión de fumigación en el aire en la madrugada del domingo. Era la primera vez que se atribuía un ruido a los platillos volantes[13].

J. U. Watts[14], abogado de Darlington, Carolina del Sur, dijo que vio un avión caza del Ejército persiguiendo a un formación de platillos volantes en V a 250 kilómetros por hora, 3,000 metros de altura. Sin embargo, ningún piloto informó de una persecución.

VIO UNO CON PIERNAS

Mientras tanto, las autoridades estaban plagadas de informes que rayaban en lo fantástico.

Una emocionada mujer de Chicago informó que había visto un platillo volador con piernas. “Yo estaba de pie en el porche y pensé que seguro se vendría hacia abajo y me abofetearía en la cara”, dijo.

George Kugel[15] de Denver dijo que vio un disco volador con una bandera estadounidense en él.

Francis Howell, de Tempe, Arizona, afirmó que vio un platillo de dos pies de diámetro desaparecer detrás de una fila de árboles cerca de su casa. Cuando corrió con su esposa y otra pareja para inspeccionarlo, dijo, el disco delgado, aplanado, como de aluminio, despegó a “alta velocidad” hacia Phoenix, a nueve millas de distancia[16].

La Sra. Walter Johnson regresó a Spokane, Washington, después de unas vacaciones cerca de St. Maries, Idaho, y después de leer los informes de platillos voladores en los periódicos dijo que ella y varios otros habían visto acelerar objetos brillantes “tan grandes como una casa habitación de cuatro o cinco cuartos” y desaparecer en las montañas cubiertas de bosque.

El primero de los platillos en Nueva York fue reportado por la señora Kenneth Wobley de Rochester, Nueva York, que dijo que ella y su marido vieron un objeto “del tamaño de un plato común” que volaba por encima de su patio trasero a las 8:30 pm del domingo.

Los discos de East St. Louis, Illinois, que pasaron sin pena ni gloria por la historia de los platillos voladores, constituyen otro caso más de “platos voladores estrellados”. Pero no sería el único.

MÁS DISCOS ESTRELLADOS

El Caso 685 de Ted Bloecher se refiere al avistamiento del 7 de julio en Omaha, Nebraska. Fred R. Reibold, de 2315 Himebaugh Avenue, y su suegra, la señora Gertrude Sniffen, informaron que a las 10:30 pm vieron caer en la calle, frente a su casa, “un objeto en llamas”. El objeto era redondo, en forma de disco, y del tamaño de un dólar de plata, y quedó en la calle “quemándose con un calor intenso”. Se llamó a los periódicos y se envió a periodistas para que investigaran. Antes de que llegaran, sin embargo, un intrépido muchacho del barrio pateó el fragmento, después de que el fuego había desaparecido, y “se rompió en pedazos”. Cuando los reporteros llegaron, recogieron las cenizas y se las llevaron para su análisis. El pavimento se quemó donde había estado el objeto.

Al día siguiente el World Herald de Omaha informó de los resultados del análisis químico:

image “Platillo volador” Sólo la quimera de alguien[17]

El “platillo volador” que calló cerca del 2319 de la Avenida Himebaugh el lunes por la tarde no era mas que cenizas de la pipa de alguien”.

Así lo dijo el Dr. C. L. Kenny, jefe del Departamento de Química en el Creighton College of Dentistry. Él puso a dos estudiantes a analizar las cenizas. Ellos encontraron sodio, potasio, hierro, aluminio, carbonato, sulfato y carbón sin quemar, dijo.

“Esto es el mismo resultado que puede obtener del análisis de tabaco ordinario de pipa”, dijo el Dr. Kenny.

El FBI también se ocupó de este caso debido a que Reibold no estuvo conforme con los resultados del análisis químico y se contactó con el Bureau. El FBI, a su vez, envió copia de lsu carta al Departamento de Guerra del Estado Mayor:

image Confidencial

Por mensajero especial

Fecha: 5 agosto, 1947

Para: Director de Inteligencia

Departamento de Guerra Estado Mayor

Tl Pentágono

Washington 25, D. C.

Atención. Coronel L. R. Forney, Jefe, Grupo de Seguridad

De: John Edgar Hoover – Director, Federal Bureau of Investigation

Asunto: XXXXX

Se anexa a la presente copias de una carta recibida del individuo anteriormente descrito, junto con las copias de los recortes de un periódico del documento adjunto, referente a “discos voladores”.

XXXXX ha reconocido la carta y ha sido advertido de que copias de su carta han sido enviadas a usted para su consideración.

image La carta original de Reibold decía_

Federal Bureau of Investigation

Washington D.C.

Caballero:

El 7 de julio de 1947 a las 10:30 PM XXXXX mi madre vio un objeto flameante que cayó en la calle frente a mi casa en XXXXX Omaha, Nebraska.

Después de un examen, el objeto que tenía la forma de un disco circular, aproximadamente del imagetamaño de un dólar de plata y de ¼ de pulgada de grosor, y estaba quemándose con un intenso calor.

Se notificó al periódico World Herald y ellos enviaron un reportero.

Mientras tanto un chico pateo el objeto y éste se despedazó.

Cuando llegó el reportero recogió los fragmentos y dijo que los llevaría a analizar.

Dirija su atención a los análisis adjuntos.

imageHabía seis personas que vieron el objeto y pueden testificar el calor  intenso con el que se estaba quemando.

No afirmamos que era uno de los así llamados “platillos voladores” o uno de esos fenómenos, pero queremos encontrar una explicación razonable porque si este objeto hubiera caído en un tejado, seguramente lo hubiera incendiado.

Definitivamente podemos decir que no son cenizas de tabaco como dijo XXXXX.

Se quemaba con tan extremo calor que chamuscó el pavimento en donde estaba.

Posiblemente esto pudo haber sido un tardío cohete del cuatro de julio o algo similar, pero en cualquier caso llamamos su atención sobre las respuestas del “culto” XXXXX de que eran cenizas de pipa, que son completamente ridículas y enteramente insatisfactorias.

Le saluda atentamente

XXXXX

Omaha, Nebraska

El informe está incluido en los archivos de la Fuerza Aérea. Curiosamente,  es probablemente el único ovni que se ha explicado como “cenizas de tabaco”[18].

El lunes 7 de Julio apareció otro platillo y los obreros del ferrocarril lo llevaron a sus instalaciones. La noticia su publicó en varios periódicos[19], como The Kentucky Post:

Un “plato volador” fue perseguido a su guarida o un mentiroso martes[20] en Ludlow.

El martes por la mañana, durante varias horas los rumores volaron más rápido que la velocidad reportada de los platillos voladores que se han visto o reportado en casi todos los estados en el país.

La emoción se elevó cuando los residentes se reunieron para discutir la probabilidad de uno de los misterios alados. Los rumores de que uno de los discos había caído a tierra y se encontraba detenido por los empleados de Ludlow Roundhouse del Southern Railway.

Los funcionarios del ferrocarril dijeron que habían oído las mismas historias, pero se inclinaban a descontar su veracidad.

Tan insistente se hicieron las historias de un platillo volador que el Jefe Harvey Searp en compañía de fotógrafos de prensa realizó una visita oficial a la casa de máquinas.

Luego se supo que el “platillo” era sólo una broma que se salió de las manos.

El Jefe Searp dijo que supo que algunos empleados del turno de noche habían recogido un trozo metálico del ala desmontable de un avión que se había caído de un carro lleno de chatarra.

En la punta del ala escribieron con tiza “Mitad de un plato volador”. El cuento fue envuelto en el misterio y la frase susurrada de “plato volador” hizo el resto.

La misma noticia recogida por The Times Star[21] de Cincinnati:

ludlow El martes los trabajadores de los talleres Ludlow del Southern Railroad encontraron lo que algunos creen que es un platillo volante – un disco de aluminio de aproximadamente dos pulgadas de espesor y de tres a cuatro pies de diámetro.

Un funcionario del ferrocarril, que pidió no ser identificado, dijo que, sin embargo, creía lo más probable es que el disco se había caído de un vagón de carga que pasaba.

Y en The Post, de Cincinnati[22]:

Un gran “disco de aluminio” que se encontró hoy en los talleres Ludlow del Southern Railroad generó especulaciones y la visita del jefe de la policía de Ludlow y de periodistas. Los funcionarios concluyeron que el disco era la punta de un ala de avión caída de un vagón de carga y dejada en los talleres como una broma.

Con los platillos de Bob Scott, J. T. Hartley, Fred R. Reibold, y Ludlow, la cuenta de platillos voladores estrellados sube a 9. Al parecer los platos voladores eran de mala calidad porque siguieron cayendo. Pero eso es tema de nuestros siguientes artículos.

REFERENCIAS

Anónimo, “Flying Saucer” Just Someone’s Pipe Dream, World Herald, Omaha 8 de Julio, 1947.

Anónimo, Army Pilots Ready To Pursue Saucers, cable UP, July 7, 1947.

Anónimo, Disc ‘Tip’ is Wing Tip, The Post, Cincinnati, Ohio, Tuesday, July 8, 1947 – Page 1.

Anónimo, Jokesters Add Some Comedy to Air Mystery, Milwaukee Journal, July 7, 1947. http://www.paranormalnews.com/article.asp?ArticleID=51

Anónimo, Metal Disk Offers Mystery, The Times-Star, Cincinnati, Ohio, Tuesday, July 8, 1947 – Page 4.

Anónimo, Now Jokers Rig Up Yarn of Disc Here, The Kentucky Post, July 8, 1947 – page 1.

Anónimo, U.S. Planes Hunting Discs, Russ Tells of ‘Atom Saucers, Milwaukee Sentinel, July 6, 1947. http://www.paranormalnews.com/article.asp?ArticleID=50

Blakeslee Howard, Quirks of Eyesight May Explain Disc Mystery, cable de Associated Press, July 6, 1947. http://www.paranormalnews.com/article.asp?ArticleID=48

Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967.

Heard Gerald, Is Another World Watching? The Riddle of the Flying Saucers. Harper and Brothers, New York, 1950.

http://home.fuse.net/ufo/47Ludlow.html

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/10/semillas-como-objetos-volantes-no-identificados/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2010/01/cuando-los-ovnis-se-disfrazan-de-reflectores/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2010/01/cuando-los-ovnis-se-disfrazan-de-reflectores-y-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/


[1] De hecho fue él quien la descubrió, encontrando más de 850 avistamientos en el periodo de unos cuantos días.

[2] Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, edición del autor, 1967.

[3] Ver los artículos del 7 de Julio de Spokesman-Review, de Spokane; Daily Chronicle, de Spokane; Post-Intelligencer, de Seattle; Oregonian, de Portland; Chronicle (AP), de San Francisco; Times (INS), de Detroit; Journal-American (INS), de Nueva York; y Times (AP), de Nueva York.

[4] Ver el Express, de San Antonio, del 7 de Julio.

[5] Ver Post (INS, Hillsboro), de Denver del 8 de Julio.

[6] Blakeslee Howard, Quirks of Eyesight May Explain Disc Mystery, cable de Associated Press, July 6, 1947.

[7] Anónimo, U.S. Planes Hunting Discs, Russ Tells of ‘Atom Saucers, Milwaukee Sentinel, July 6, 1947. http://www.paranormalnews.com/article.asp?ArticleID=50

[8] Anónimo, Jokesters Add Some Comedy to Air Mystery, Milwaukee Journal, July 7, 1947. http://www.paranormalnews.com/article.asp?ArticleID=51

Anónimo, Army Pilots Ready To Pursue Saucers, cable UP, July 7, 1947.

[9] Otros medios se ocuparon del caso Zimmer. Ver las notas aparecidas el 7 de julio en Daily Argus Leader, de Sioux Falls; Daily Capital Journal, de Pierre; Post, de Denver; Post, de Cincinnati; y Dispatch, de St. Paul.

[10] Ver http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

[11] Esta posibilidad ya la habíamos apuntado en uno de nuestros artículos: http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/10/semillas-como-objetos-volantes-no-identificados/

[12] En la literatura ufológica se han dado otros muchos casos en que las luces de los reflectores se han confundido con ovnis: el famoso caso del “gas de los pantanos”; el del aeropuerto de Bariloche, por mencionar sólo algunos. Ver también: http://marcianitosverdes.haaan.com/2010/01/cuando-los-ovnis-se-disfrazan-de-reflectores/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2010/01/cuando-los-ovnis-se-disfrazan-de-reflectores-y-2/

[13] Ver también reportes de prensa del 7 de Julio de: News, de Los Ángeles; News, de San Francisco, News, de Detroit; Chronicle, de San Francisco; Oregonian, de Portland; y Post, de Cincinnati.

[14] En realidad se llamaba J. V. Watts. Ver las notas aparecidas el 7 de julio en News & Courier (suplemento del Darlington), de Charleston; y News, de Detroit.

[15] O Kuger. Ver artículos del 7 de Julio en el Post, de Denver; y Rocky Mountain News, de Denver. Se trató de un engaño.

[16] Caso reportado el 7 de julio en: Arizona Republic, de Phoenix; Rocky Mountain News, de Denver; Sun, de Chicago; Journal American, de Nueva York; Times, de Nueva York; Chronicle, de San Francisco; News, de Detroit; y Examiner, de Los Ángeles.

[17] Un juego de palabras de Pipe Dream: quimera o pipa.

[18] Anónimo, “Flying Saucer” Just Someone’s Pipe Dream, World Herald, Omaha 8 de Julio, 1947.

[19] Anónimo, Now Jokers Rig Up Yarn of Disc Here, The Kentucky Post, July 8, 1947 – page 1.

[20] Se trata de un juego de palabras (A “flying saucer” was chased to its lair or liar Tuesday in Ludlow.)

[21] Anónimo, Metal Disk Offers Mystery, The Times-Star, Cincinnati, Ohio, Tuesday, July 8, 1947 – Page 4.

[22] Anónimo, Disc ‘Tip’ is Wing Tip, The Post, Cincinnati, Ohio, Tuesday, July 8, 1947 – Page 1.

20 Comments

Page 1 of 1

Post Comment