El misterio de las centellas(398)

El misterio de las centellas (398)

Hace unos tres meses yo había bajado la escalera de donde vivo para ver mejor la formación de una tormenta. La lluvia comenzó a caer, y pronto comenzaron los rayos. Nada fuera de lo común en lo que yo podía ver.

A medida que los relámpagos empezaban a bailar alrededor del cielo, a mi derecha, lo que parecía una bola de luz muy blanca, muy brillante, a la que le salía lo que parecía ser una cola corta, vino de entre los edificios.

Desde el momento en que comenzó, al tiempo que se fue, se movió cerca de 30 a 50 pies horizontalmente en línea recta, a unos 30 pies del suelo. Era del tamaño de una pelota de playa, y no menor de una pelota de baloncesto. También me sorprendió que no hubiera sonido real en absoluto cuando esto sucedió.

Paul

Repentigny, QC Canada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *