El día después de Roswell (17)

EL DÍA DESPUÉS DE ROSWELL (17)

UN PERIODISTA TRAS LOS PLATOS VOLADORES

IdahoStatesman El escritor de aviación del Idaho Statesman, de Boise, Idaho, Dave Johnson se interesó mucho en estos avistamientos. Él era amigo no sólo de Kenneth Arnold, sino que también llegó a conocer al capitán Smith, de la United Airlines, del caso del Vuelo 105[1]. De hecho, hasta 1953, Johnson investigó muchos de los avistamientos ovni más importantes. Según los ufólogos, en esa fecha funcionarios militares no identificados sugirieron bajar el tono de su entusiasmo, pero eso no está comprobado.

El siguiente artículo es muy revelador, ya que documenta sus primeros esfuerzos para conocer más acerca de este extraño fenómeno[2]:

A piloto-periodista de Idaho le dan la “Asignación soñada”: Obtener imagen de platillos de o traer uno con vida

Por Dave Johnson

(Editor de Aviación del Idaho Statesman)

Arnold 1 Boise. 6 de julio – AP – Volamos por instrumentos esta tarde por un par de horas con la Guardia Nacional de Idaho. Un teniente coronel se sentó al frente y buscó los discos, mientras yo luchaba con los indicadores y el haz de radio.

Volvimos a Gowen Field, y la torre de control llamó informando que algunas personas en Ontaria, Oregón, habían dicho a la AAC que vieron algunos platillos girando por el cielo.

Hay una cosa acerca de estos platillos. Nunca he visto uno, así que de camino a casa se me ocurrió una idea para el Statesman. Que en la mañana iba a tomar el Bird N º 3, nuestro avión, e iba a estar merodeando alrededor de las vías aéreas, buscando hasta la noche.

Obteniendo el dinero para los gastos

Abordé al editor de la ciudad y “le soplé la espuma”, y extendí una mirada de “ya-sabes-qué” en su rostro, como si alguien hubiera tirado un ladrillo en un charco de lodo.

Habló durante unos minutos y escuché. El resultado de ello fue que salí de la oficina con el dinero para los gastos en el bolsillo y una cita con Kenneth Arnold, el hombre de Boise, que hace dos semanas vio los discos rugiendo en torno al monte Rainier, en Washington.

Tenía una de esas cosas llamadas asignación general. Me voy a cazar discos con Arnold en el avión del Statesman.

Comenzó en Idaho

El editor de la ciudad había dicho:

“Dave, yo estaba a punto de llamar y discutir este maldito negocio de los platos con usted. La cosa comenzó aquí en Boise con Arnold y se está yendo de las manos. Los servicios de cable están moviendo más copias de él que de cualquier otra historia en años excepto la guerra, y nadie sabe nada más al respecto ahora que cuando se dudaba de este hombre Arnold que fue el primero en informar haber visto lo que sea que se está viendo, real o imaginario.

“Como he dicho antes. Este negocio se inició en Boise y depende de nosotros si podemos hacer algo para ayudar a traerlo a la tierra. Espero que puedas lazar uno de esos malditos y llevarlo a exhibición, pero por otro lado, podría ser una buena idea estar preparado para los patos si ves algo saltando por ahí”.

Asignación soñada

EarthVSFlyingSaucers Yo podría intercalar aquí que el jefe no vuela.

“Dele crank a su avión”, dijo, “y suba alrededor del área de la planta atómica de Hanford en Washington y permanezca allí hasta que usted encuentre algo o se dé por vencido. A ver si este hombre Arnold quiere ir (que él aproveche la oportunidad) y tome el mejor equipo de cámaras que pueda encontrar y permanezca el tiempo que desee”.

Tal asignación -permanecer el tiempo deseado- no debe ser aceptada a la ligera.

“Vuele alrededor de esa área”, dijo el editor de la ciudad, “porque presiento que si estas cosas pueden venir de algún lugar vendrían de algún proyecto como el de Hanford. El ejército ha negado esta posibilidad, pero el ejército ha estado haciendo de las negativas el mayor negocio por años. En un caso un hombre del Ejército dijo que no hay nada para emocionarse, “si hubiera algo en los platillos el ejército nos hubiera notificado”.

¡Buena suerte!… también

TheComingOfTheSaucers Si usted ve algo que responda a la descripción -o los cientos de descripciones-. Tome una imagen y regrese a Boise”.

“Oh, sí”, añadió. “Buena suerte”.

Quitan el seguro de mi cheque.

Llamé a Arnold. Estamos despegando muy temprano en la mañana. Arnold tiene una cámara de película nueva con un teleobjetivo y estamos reforzados para las fotos.

Desde algún lugar en el Este de Washington mañana en la noche usted escuchará de nosotros, siempre, por supuesto, que encontremos algo que demuestre que dichos informes son la “neta” y vuelan sobre nosotros.

El mostrador de la ciudad dice que va a estar detrás de nosotros.

RESULTADOS DEL PRIMER DÍA DE BÚSQUEDA

Así terminaba el día de mayor actividad ovni en la oleada de 1947. El martes Dave Johnson daba a conocer los incidentes de su primer vuelo, en compañía de Kenneth Arnold. Los resultados no eran nada halagüeños[3]:

Primer día la asignación de búsqueda de platillos. Prueba ser “dudoso” para el periodista-piloto

Por Dave Johnson

(Editor de Aviación del Idaho Statesman)

Boise, Idaho, 7 de julio -. AP – Si alguien desea informar que no ha visto un disco volador, lo voy a confirmar por él.

Acabo de volver de volar siete horas y media en un recorrido 1,100 millas en busca de algún rastro de los discos, pero yo no estuve entre los bienaventurados.

No he visto ninguno, y tampoco lo hizo Kenneth Arnold, de Boise, quien se subió conmigo al avión de The Statesman. Los dos repletos de cámaras con teleobjetivos y dispuestos a abrir fuego con las cámaras, si veíamos uno de los objetos que han mantenido a la nación en un escándalo por más de dos semanas.

Compañero Infeliz

SmithCarter1 Arnold, el hombre infeliz, apretó los dientes y gimió la mayor parte del camino a casa. Se puede decir que fue él quien comenzó el asunto de los discos, con su informe de nueve de esos objetos girando en torno al Monte Rainier y desapareciendo en las proximidades del Monte Adams, en Washington.

El “Early Bird” del Statesman voló con buena vista de las Montañas Rocosas canadienses, alrededor de la planta atómica en Hanford y el terreno en bruto entre el Monte Rainier y el Monte Adams.

Seguimos la ruta del avión del capitán E. J. Smith[4] desde Boise a Pendleton con la esperanza de ver algunos de los objetos que él, su copiloto y una azafata de United Airlines informaron la otra noche.

En el camino hasta Pendleton, Arnold se echó a reír y dijo: “Sólo piense en todas las personas que deben caminar por las calles mirando hacia arriba buscando discos”.

Le pregunté qué demonios pensaba que estábamos haciendo.

Oímos que era una broma

En Yakima, donde comimos el almuerzo en el hangar del aeropuerto central, casi tuvimos una convulsión cuando nos enteramos que un compañero en un P-38 en Montana, informó el encuentro con un disco a 32,000 pies y lo derribó girando. Oímos que se suponía que tenía una ampolla de plexiglás en la parte superior.

Pendleton Más tarde nos enteramos que todo era un engaño[5].

Le dijimos a la gente en Pendleton, Yakima y Kennewick lo que buscábamos. Me siento orgulloso de ser estadounidense cuando digo que en ninguna parte nos recibieron con el dedo dando vueltas en la sien.

Mantendremos la búsqueda

Ahora acerca de esta asignación. El editor de la ciudad fue muy explícito cuando dijo que quería que continuara la caza hasta que encontrara un disco, o tuviera que renunciar. Soy un sueco de una larga línea de suecos, y estoy convencido de que un sueco descubrió América y que un sueco fue el primer presidente de los Estados Unidos.

Voy a mantener el ritmo. Todavía tengo algo de ese dinero para gastos, empapado de sudor, en mi bolsillo y a menos que el editor de la ciudad me lo quite, la búsqueda continuará. Hay un inconveniente que no puedo superar. Sin sobrealimentación, el “Early Bird” No. 3 es bueno hasta cerca de 14,000 pies. Si estas cosas son de otro planeta, estoy hundido.

El Early Bird corrió bien hoy, el motor sonaba como miel vertida en panqueques, hasta que Kenneth Arnold comenzó a hablar de aterrizajes forzosos. Él eligió para la discusión el momento en que estábamos cubriendo la cresta entre el Monte Rainier y el Monte Adams, una de las piezas más difíciles del terreno.

Editor de la Ciudad quejándose

ufo evidence En ese momento el motor empezó a sonar como si se deshiciera. Esa es una peculiaridad de los motores de avión, o tal vez de los pilotos de avión. El editor de la ciudad, que no vuela, no es peor.

Mañana me voy a aquel cielo azul salvaje. Esta vez voy solo, sin Arnold, que vende aparatos de extinción de incendios, y dice que ésta es su mejor temporada y tomará su propio avión a Pendleton. También va a tomar su cámara.

Arnold y yo no estamos solos en esta cacería de discos. Algunos ciudadanos muy sólidos, incluidos pilotos de las principales compañías aéreas, llevan prismáticos y cámaras con ellos en el mismo empeño.

Espero poder informar de mejor suerte mañana. Voy por primera vez cerca de St. Maries donde se informó de discos que habían llegado a una montaña[6].

Entonces alrededor de la montaña, al infinito[7].

DESPUÉS DE TRES DÍAS DE BÚSQUEDA FINALMENTE SE VE UN PLATILLO

Después de una búsqueda de tres días durante los primeros avistamientos de ovnis en los Estados Unidos, Dave Johnson, editor de aviación del Idaho Statesman (ex piloto de bombarderos B-29 de la AAF), observó un disco maniobrando el 9 de julio 1947. Observadores en tierra en Gowan Field confirmaron el avistamiento. Johnson estaba volando un AT-6 de la Air National Guard de Idaho[8].

Johnson ve un objeto circular oscuro en cielo

Por Dave Johnson

(Editor de Aviación del Idaho Statesman)

AT-6 Boise, 9 de julio – AP – Tres días de búsqueda aérea en una misión para encontrar un disco volador dieron sus frutos hoy, cuando durante 45 segundos vi un objeto circular meterse frente a un banco de nubes.

El objeto era redondo. Al parecer negro, y a pesar de que maniobraba frente a las nubes, vi reflejar el sol en él una sola vez.

Yo estaba volando a 14,000 pies al Oeste de Boise, cerca del final de mi tercera misión en busca de los discos voladores que se han registrado en el Noroeste y en el resto del país.

Francamente, yo había perdido la esperanza de ver a uno de los objetos. Giré el avión hacia Boise para iniciar una bajada en círculos sobre Gowen Field, y sobre la nariz del avión vi el objeto.

Se estaba elevando rápidamente y a sacudidas en la parte superior del banco de nubes alto cumulus y alto estratus. En ese momento, era tan redondo que pensé que era un globo.

No es un globo meteorológico

Abrí la radio y llamé a la estación de comunicaciones CAA de Boise. El registro muestra que la llamada fue hecha a las 12:17 p.m. Le pregunté si la oficina meteorológica había lanzado un globo.

La respuesta fue no, que no se habían lanzado globos desde hacía varias horas. Con eso saqué mi cámara de la caja de los mapas y comencé a disparar. Pulsé el botón durante unos 10 segundos, y luego volví a mirar.

TheGoldenAgeOfFlyingSaucers El objeto estaba volteando por lo que presentó su borde hacia mí. A continuación, apareció como una línea negra. Luego, todavía con el borde hacia mí, se disparó hacia arriba, dio la vuelta en la parte superior de esta maniobra, y lo perdí de vista.

Le pregunté a la CAA y la torre de control de Gowen Field si había aviones en las proximidades. Había un avión de combate P-51 en el área, pero estaba detrás de mí. Había un Fairchild C-82 volando sobre Boise, pero yo lo vi pasar por debajo de mí.

Distancia Desconocida

Vi el este objeto circular al Este de la ciudad, hacia la presa de Anderson Ranch. No sé lo lejos que estaba. Tenía el tamaño relativo de una moneda de veinticinco centavos.

Las nubes contra las que vi el objeto se estaban formando en la región de las praderas Gamas, a unos 50 kilómetros al Este de Boise. Había volado a su alrededor una hora antes.

La base de las nubes estaba a 13,000 pies. La parte de arriba debe haberse extendido a 18,000 o 20,000 pies.

El objeto podría haber estado a 10 millas de distancia, o 40. No sé. Si estaba a una gran distancia de mí, su velocidad era increíble. A mayor distancia que esté un objeto del observador, su velocidad debería aparecer más lenta. Esta cosa circular estaba maniobrando con gran rapidez.

El P-51 que estaba en el área se encargó de explorar la región, y su piloto fue allí. Aterrizó poco después de que lo hice para informar que no había visto nada.

P-51 se unen a la búsqueda

Se ordenó que patrullas de P-51 fueran a la zona para seguir buscando hasta la oscuridad. Tenía el avión lleno de combustible y despegué de nuevo por dos horas más de vuelo en la misma zona, y luego me acerqué al embalse Gwyhee, donde anteriormente en el día se habían informado discos, pero no vi nada más.

P-51 No sé si las imágenes van a salir. Se han enviado a San Francisco para su procesamiento en la planta de Eastman de allí, ya que son en color y requieren un manejo especial.

Ahora, acerca de mí mismo. He volado 18 horas en los últimos tres días en busca de discos. De igual manera he perseguido y desechado como error varios que creí ver en el cielo. Gran parte de mi vuelo de hoy fue por encima de los 12,500 pies y pude estar cansado por la falta de oxígeno. Pero vi algo redondo. Al parecer negro, sobre las nubes. El sol se reflejó en él una vez. Giró su borde hacia mí y desapareció.

Él vio algo

No creo que me haya auto-hipnotizado para ver algo que en realidad no existe. Estoy en el mismo lugar que Kenneth Arnold, el hombre que informó por primera vez los discos, y el capitán E. J. Smith, de United Airlines, que toda su tripulación observó objetos circulares cerca de un bimotor de transporte, una noche en la oscuridad.

Lo que vi no fue ningún avión. Se movía rápido, pero no sé qué tan rápido. No sé lo grande que era. Si estaba a decenas de millas de distancia, era muy grande.

Ahora para el pateador.

Testigo Cuando aterricé en la segunda misión de hoy, tres hombres de la Guardia Nacional de Idaho me estaban esperando en la sala de operaciones. Dijeron que habían visto un objeto redondo y negro en su apariencia, realizar maniobras similares, contra las nubes, y que desapareció “muy rápido”. Fue en la misma zona en la que vi el objeto.

Sus nombres son Warren Noe y Bob Ayres, jefes de equipo, y Ferm Sabala, fotógrafo de la Guardia Nacional.

Mientras escribo esto, vino William W. Hunt de Blackfoot que estaba conduciendo a 14 millas al Este de Boise, cuando vio un objeto desde su automóvil. Él sólo quería contarme sobre eso.

Le di las gracias.

MALA SUERTE: LAS CÁMARAS NO CAPTAN NADA

A petición del Idaho Statesman los laboratorios de Eastman Kodak, en San Francisco, apresuraron el revelado y proceso de la película. Sin embargo, en los 10 segundos de filmación sólo se podían ver las nubes.[9]

Las fotos de Dave fallan en mostrar “platillos voladores”

Por Dave Johnson

(Editor de Aviación del Idaho Statesman)

AGeoBibliographyOfAnomalies Boise, 10 de julio – AP – Los Laboratorios de Eastman en San Francisco informaron hoy que la película que les envió el Idaho Statesman no muestran ningún rastro del objeto que vi y traté de fotografiar durante mi tercera búsqueda aérea de un disco volador.

El laboratorio, acelerando el procesamiento de la película cinematográfica, la tenía lista para el mediodía. Fue proyectada ante una audiencia de tres personas. Nada se hizo evidente en la proyección, y la película fue examinada con lentes de aumento.

E. W. Stohr, director de la división de servicios del laboratorio de cine, dijo que era dudoso que la cámara pudiera haber captado el objeto a la distancia que se intentó.

Volviéndose técnico

La película utilizada fue de ocho milímetros, del grosor de una uña. Para aquellos interesados ​​en los aspectos técnicos del tema, la exposición fue F-16 a una velocidad de 16 fotogramas por segundo.

El objeto que vi podría haber estado a 10 a 15 millas de distancia. Su tamaño aparente para mí fue el de una moneda de veinticinco centavos. La película fue hecha desde una altura de 14,000 pies. El objeto estaba maniobrando en un contexto de enormes alto cumulus y nubes alto estratus.

Ahora estoy en la posición de haber visto un objeto que podría haber sido un disco volador, pero sin una prueba fotográfica de ello. Una patrullaje constante, del 190º escuadrón de aviones cazas P-51 de combate, desde las 15:00 hasta el ocaso de ayer no dio lugar a una observación de los objetos que la gente en todo el país afirman haber visto.

De todos modos vi algo

Sólo puedo reiterar que vi algo que no creo que estuviera viendo a través del poder de la sugestión, y que lo que vi no era definitivamente un avión. No era un globo[10].

AvistamientoKennethArnold El Statesman me asignó a una patrulla aérea para buscar los discos voladores hasta que diera con uno o pensara que debía darme por vencido. Justo antes de ver el objeto, yo estaba convencido de que había llegado el momento de rendirme.

Pero a pesar del hecho de que nada se podía ver en la película, yo no estoy tan seguro de abandonar la cacería. Voy a dormir con eso un par de días.

El teléfono empieza a sonar

Hablando de dormir, la noche anterior yo estaba roncando a gran velocidad, cuando un clamor insistente empezó a abrirse paso, disipando las nubes de discos voladores girando a través de mis pesadillas.

Era el teléfono. Era la media noche aquí, pero sólo las 23:00 horas en Pendleton, Oregón, y era Kenneth Arnold en la línea. Oyó hablar de mi adhesión al club de “yo vi los discos” y quería hablar de ello. Estaba pagando por la llamada, y me apoyé contra una estantería y traté de decirle lo que vi. Él esperaba que las imágenes fueran a salir. Arnold es el hombre que informó por primera vez a la nación que vio los discos voladores.

Pensando en las fotos, me fui de nuevo al colchón, y pronto estaba empapado en sudor, huyendo de los discos, pero no llegué a ninguna parte.

OfficialGuideUFOs1967 A la una de la mañana el teléfono saltó de nuevo. Toqué el reloj eléctrico de la mesa de la cama, dejé caer una linterna -no sé por qué recogí la maldita cosa- y agarré el teléfono.

Esta vez era el hombre del noticiario de la Paramount con el nombre de Edwards hablando. Quería comprar la película, siempre que mostrara un disco -o cualquier cosa. Hablamos de eso por un tiempo, prometí que lo llamaría más tarde, colgué el teléfono, y me tambalee hacia atrás a la cama.

La Teoría Hadda

Una hora más tarde, el teléfono se volvió loco de nuevo.

“¿Hola?” balbucí.

“Holas, perdonas que te molestes tan tardes, o tan tempranos, pero tengo una teorías”.

Apreté los dientes, colgué el teléfono, encendí las luces, fui a la cocina y me comí un plato de pastel de manzana verde. Pensé que así podría conseguir algo de alimento.

Bueno, eso es aproximadamente el tamaño de esto. Algunos de mis amigos son joviales al respecto. Otros son francamente comprensivos. No sé a quiénes prefiero.

Dave Johnson continuaría publicando artículos sobre platillos voladores hasta bien entrada la década de los cincuentas.

REFERENCIAS

Aldrich L. Jan, Project 1947: A Preliminary Report on the 1947 UFO Sighting Wave, UFO Research Coalition, 1997.

Arnold Kenneth, Coming of the Saucers, edición del autor, Amherst, 1952.

Berliner Don, The U.S. Air Force’s Project Blue Book UFO investigation, Fund for UFO Research, 1996. 9 s.

Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967.

Eberhart M. George, A Geo-Bibliography of Anomalies primary access to observations of UFOs, ghosts, and other mysterious phenomena, Greenwood Press, Westport, 1980. 1114 s.

Hall David Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

Hall David Michael, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, MN, 1999. 398 s.

Hall H. Richard, The UFO Evidence, NICAP, Washington, 1964. 184 s.

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-5/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-6-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-7/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-8/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-9/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-10/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-11/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-12/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-13/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-14/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-15/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-16/

http://ufo-logic.xooit.com/t129-ARCHIVES-DE-PRESSE.htm

http://users.skynet.be/sky84985/chron9.html

http://www.nicap.org/1947.htm

http://www.nicap.org/470704e.htm

http://www.nicap.org/muroc470707dir.htm

http://www.nicap.org/ufoe/section_7.htm

http://www.nicap.org/waves/1947fullrep.htm

http://www.project1947.com/acufoe.htm

http://www.ufocasebook.com/weldcounty.html

http://www.ufodna.com/chrono/ce3/1947.htm

http://www.ufodna.com/uf18/uf6/186247.htm

http://www.ufoinfo.com/humanoid/humanoid1947.shtml

Hynek Josef Allen, The Hynek UFO Report, Dell Publishing Company, New York, 1977. 304 s.

Johnson Dave, First Day Of Find Saucers Assignment. Proves ‘Dud’ For Newspaperman-Pilot, Daily -Tribune, Lewiston, Idaho, July 8, 1947.

Johnson Dave, Idaho Newsman-Pilot Given “Dream Assignment”; “Get Picture of Saucers Or Bring One Back Alive”, Daily Tribune, Lewiston, Idaho, July 7, 1947.

Johnson Dave, Johnson Sees Dark Circular Object In Sky, Idaho Statesman, July 9, 1947.

Johnson Dave, Scribe’s Long Aerial Vigil For Flying Discs Rewarded, Union-Bulletin, Walla Walla, Washington, July 10, 1947.

Mallan Lloyd, Official Guide to UFOs, Science & Mechanics Publishing Company, New York, 1967. 96.

Ruppelt J. Edward, The Report on Unidentified Flying Objects, Doubleday & Company, Inc., New York, 1956. 278 s.

Steiger Brad, Proyecto Libro Azul, Edaf, Madrid, 1977. 384 s.

Weinstein Dominique, Aircraft UFO Encounters: military, airliner, private pilot’s UFO sightings from 1916 to 1997, Project ACUFOE, Paris, 1999.

Wilkinson G. Frank, The Golden Age of Flying Saucers: Classic UFO Sightings, Saucer Crashes and Extraterrestrial Contact Encounters, New Paradigm Press, 2007. 120 s.

www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf


[1] Ver http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-9/

[2] Johnson Dave, Idaho Newsman-Pilot Given “Dream Assignment”; “Get Picture of Saucers Or Bring One Back Alive”, Daily Tribune, Lewiston, Idaho, July 7, 1947.

[3] Johnson Dave, First Day Of Find Saucers Assignment. Proves ‘Dud’ For Newspaperman-Pilot, Daily -Tribune, Lewiston, Idaho, July 8, 1947.

[4] Ver http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-9/

[5] Dave Johnson se refiere al caso del ovni de Yellowstone. Ver http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/

[6] Se refiere al caso de las “lavadoras voladoras”. Ver http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

[7] Y más allá.

[8] Johnson Dave, Johnson Sees Dark Circular Object In Sky, Idaho Statesman, July 9, 1947.

Johnson Dave, Scribe’s Long Aerial Vigil For Flying Discs Rewarded, Union-Bulletin, Walla Walla, Washington, July 10, 1947.

[9] Johnson Dave, Dave’s Pix Fails To Show “Flying Saucers”, Daily Tribune, Lewiston, Idaho, July 11, 1947.

[10] El objeto fue explicado justo como un globo. Ver el sitio ufológico: http://www.ufodna.com/uf18/uf6/186247.htm