De ovnis, eclipses y contactados

DE OVNIS, ECLIPSES Y CONTACTADOS[1]

Por Héctor Escobar Sotomayor,

La Triste Realidad

Eclipse1 De pronto, la ufología mexicana resucitó de su permanente agonía de más de diez años y toda la sociedad se vio sacudida por una fiebre ovni, sólo comparable a aquellas registradas en 1950, 1965 y a finales de la década de los 70.

Los platos voladores habían regresado, una vez más, para distraer al ciudadano medio de sus tareas cotidianas. Los ovnis estaban en todos lados, eran el tema obligado en cualquier fiesta o reunión; se desempolvaron los “ufólogos” y nació un gran negocio…

México, al igual que el resto del mundo, no escapó a la década perdida para la ufología. Ya era comentario entre los ufólogos del extranjero, que los años 80 habían significado la debacle de los ovnis. Después de “pasearse” por medio mundo, se habían alejado. Los periódicos ya no publicaban ninguna noticia, ya no había aterrizajes ni marcianitos verdes, ni tampoco grises; los platos voladores ya no se estrellaban y el público interpretaba las luces en el cielo como lo que efectivamente eran: Venus, estrellas fugaces, bólidos, satélites, etc.

En México, la última euforia ovni había durado demasiado. Inició con el avistamiento del piloto Carlos Antonio de los Santos a quien “los extraterrestres le paralizaron su avioneta” (1976)[2], siguió el ovni estrellado en la sierra de Puebla (1977)[3], Y en medio de todo esto, los medios informativos hicieron su agosto lanzando revistas malas y peores “Contactos Extraterrestres”, “Afirmaciones Extraterrestres”, “Oculto”, “Ovni”, etc. Contactos Extraterrestres hizo historia al perdurar durante 145 números (casi 7 años), las demás, difícilmente pasaron de los 10 números.

Acapulco1 En toda esta época no faltaron contactados con seres de Ganimedes, de las Pléyades y rumbos cercanos, curaciones con ayuda de maestros extraterrestres, bases extraterrestres en “La Zona del Silencio” y una que otra laguna de la república mexicana. Se organizaron congresos a los cuales asistió lo más preclaro de la ufología internacional: Desde Allan Hynek y Jacques Vallé pasando por Von Keviczcky y Antonio Ribera, hasta Salvador Freixedo. Sin olvidar a personajes tan estrambóticos como el racista de Von Daniken

“Contactos Extraterrestres” desapareció en 1982 cuando ya nadie, salvo unos pocos locos, estábamos interesados en los ovnis. De 1982 en adelante, absolutamente NADA.

El Eclipse

El 11 de julio de 1991, la república mexicana fue escenario de uno de los acontecimientos astronómicos más hermosos e impresionantes de fines de milenio. Un eclipse total de sol que duró varios minutos. El espectáculo era asombroso y nadie quería perdérselo. La televisión mexicana, tanto la privada Televisa como la estatal Imevisión cubrieron ampliamente el suceso. El público miraba al cielo nuevamente y empezaba a ver cosas extrañas…

Maussan4 En ese momento apareció Jaime Maussán, periodista televisivo, coordinador del programa “60 Minutos”, una copia del original “60 Minutes” de la televisión norteamericana. El programa mexicano estaba en este entonces ya en plena decadencia y condenado a los horarios del domingo después de las 11 de la noche.

Como parte de su labor periodística Maussán había trabajado en la producción de un programa especial (para venta en videocasete) acerca del eclipse titulado “El Sexto Sol”. Anteriormente Maussán había incluido en su serie 60 Minutos un par de programas dedicados por entero al contactado suizo Billy Meier, en donde “demostraba de manera concluyente” que Meier mantenía contacto con seres provenientes de las Pléyades; así lo avalaban el ufólogo Wendelle Stevens y los “científicos” Jim Dilettosso y James Hurtak (¿¿¡¡??). La historia de Meier no tuvo gran influencia en el mundillo ufológico mexicano, pues muchos años antes Contactos Extraterrestres había publicado los trabajos de Von Keviczky en donde demostraba los fraudes de Meier. Igualmente el decano de los ufólogos nacionales, Pedro Ferríz, había advertido ya sobre lo fraudulento de la historia del granjero suizo.

Eclipse2 Esto era todo hasta que con motivo del eclipse llegan algunas personas con Jaime Maussán para informarle que al fotografiar el eclipse había aparecido un ovni. El objeto era invisible, pues en el momento de tomar las fotografías no vieron absolutamente nada… ¿pruebas de la tecnología extraterrestre? (Foto N° 1).

Foto 1.

Había cientos de fotos; todas iguales: el sol eclipsado, el anillo de diamantes y un objeto difuso de forma lenticular en las cercanías. Pronto vendrían los videos.

El primer programa dedicado a los ovnis de una interminable serie organizada por el conductor Nino Canún duró de las 11 de la noche a las 7 de la mañana del día siguiente, entre los participantes había de todo, investigadores creyentes, escépticos y uno que otro contactado. Se habló de todo, desde la lápida de Palenque hasta “las 148 especies de razas extraterrestres que tienen bases secretas en la tierra” y de las cuales se enseñaron los mapas con su precisa localización (!menos mal que eran secretas¡). El ambiente era ya abiertamente hostil para quienes tratábamos de precisar aquello que debería ser una ufología científica. En ese momento llegaron las fotos del eclipse… Cuando vi una de ellas por vez primera, mi impresión inicial fue que se trataba de reflejos producidos al interior del mecanismo de la cámara. Esto explicaba el porqué de la supuesta invisibilidad del ovni. La forma y características del “objeto” eran muy similares a las obtenidas por reflejos. Como entre los fotógrafos había varios “fotógrafos profesionales” rebatieron que las cámaras no producen reflejos… (sic). Pero vendrían aún los videos. Luego del primer programa de televisión se hizo otro más en el cual no se invitó a escépticos, éste rompió todos los récords de la televisión mexicana durando de las 11 de la noche a las 9 de la mañana del día siguiente. En éste, Jaime Maussán presentó por vez primera ante el público, numerosos videos logrados por aficionados en los cuales aparecía un pequeño punto luminoso bastante abajo del sol. Según Maussán se trataba de una nave extraterrestre…

La Locura…

Sólo se requirió mostrar los videos una sola vez, según ha dicho Jaime Maussán, y “cientos de personas se comunicaron para informarme de haber obtenido videos similares: el sol eclipsado, bajo él, un pequeño punto luminoso”.

Pronto, Maussán organizó un grupo de “observadores ovni” llamado “Los Vigilantes” compuesto por varias decenas de adolescentes y uno que otro “adulto” que, cámara de video en mano, pasaban horas enteras en las azoteas de sus casas esperando el paso de alguna nave de las Pléyades o quizá de Zeta Retículi…

LucesEnElCielo El éxito fue tal que en uno de los innumerables programas sobre los ovnis que siguieron, Maussán declaró poseer varios cientos de videos ovni “absolutamente comprobados”. Maussán anunció además a bombo y platillo, la puesta a la venta de una serie de videocasetes comerciales (12 en total) referentes a los ovnis. El primero de ellos titulado “Luces en el cielo”, se refería a los ovnis del eclipse y el segundo “Contacto desde las Pléyades” trataba del famoso contactado Billy Meier y sus contactos con la rubia extraterrestre Semjase… Maussán prometía más videos, uno sobre Crop Circles, otro sobre el secuestro del puertorriqueño Amaury Rivera, algunos más sobre los miles de naves extraterrestres que sobrevolaban México… y uno o dos más sobre un “contactado misterioso” que llamaba “El Billy Meier mexicano”, cuyo caso “era tan impresionante y verídico como el de Meier y el de George Adamski”.

Claro -decía- “esto no es negocio, sólo queremos informar” y adoptando un estilo ummita declaraba: No crean en nada de lo que les digo. Para que el lector haga sus cálculos, le informaremos que el primer video tuvo un tiraje de 15,000 copias y un precio de venta al público de N$ 90.00 (Unos 30 dólares)… Hasta el momento han salido a la venta 5 videos y se amenaza con 7 más.

La atmósfera ovni estaba preparada; pronto hubo aterrizajes, se resucitó el ovni de Atlixco y miles de curiosos acudieron al pequeño poblado del estado de Puebla a ver al ovni que todas las noches pasaba por ahí a la misma hora. El ovni era una luz grande amarilla con dos luces más pequeñas a su lado, una roja y una verde -cualquier semejanza con un avión es pura coincidencia ¿O no?[4] Meses después los ovnis comenzaron a aterrizar en Poza Rica, Veracruz[5] y en Tula, Hidalgo[6].

La euforia fue enorme, las publicaciones ovni aparecieron por doquier, libros, revistas, números especiales, videos, etc. Se organizaron más conferencias, vino James Hurtak a hablarnos del fin del mundo, el rostro de Sidonia y Las Llaves de Enoc, todo esto en medio de rezos y oraciones. Jorge Martí vino a presentamos a Amaury Rivera y Wendelle Stevens a hablamos de Billy Meier; todo ello avalado por Jaime Maussán. y -desgraciadamente y aunque usted no lo crea -la serie de “difusión científica” de McGraw Hill-. El gran negocio daba resultado.

¿Qué pasó con el ovni del eclipse?

image Como señalábamos párrafos atrás, al parecer se filmó un ovni durante el eclipse. Como claramente se ve en la fotografía N° 2, se trata de un punto luminoso a gran distancia, una típica luz diurna, aunque en este caso nocturna pues el sol estaba eclipsado.

Foto 2.

La fotografía N° 3 muestra un acercamiento del video en el cual, el punto luminoso se ha transformado en un objeto de apariencia luminosa bastante deformado, en el cual Maussán distingue un domo y un movimiento de oscilación… Otros como Luis Andrés Jaspersen ven incluso compuertas que se abren y se cierran. (¡!)

Se trata pues de dos elementos de análisis distintos.

a) la fotografía del ovni invisible, y

b) los videos que muestran un punto luminoso debajo del sol.

GuillermoArreguin Foto 3.

Del primer elemento, es decir la foto del “ovni invisible” (Foto 1), existen casi innumerables tomas, prácticamente cualquier persona que tuvo la idea de tomar fotos de las distintas fases del eclipse consiguió la imagen del primer “ovni”. De hecho, lo difícil sería no haber obtenido ovnis. Cuando se fotografía de manera directa una fuente luminosa, es inevitable que el juego de lentes de la cámara produzca una serie de reflejos al interior de la misma. Este problema se aprecia casi siempre que fotografiamos un paisaje con el sol de frente. En este caso, la imagen del ovni invisible se hace más brillante en el momento en que el eclipse es casi total y sólo es visible alrededor de la luna el llamado Anillo de Diamantes. Una zona de la cromósfera altamente brillante debido al contraste con la luna y la noche. A este respecto hemos tomado fotografías del sol, haciéndose evidentes en la gran mayoría de ellas un “ovni invisible de las mismas características del ovni del eclipse”.

FiguraA Un posterior análisis computarizado de las imágenes del ovni del eclipse arrojó como resultado que se trata de un objeto plano, (sin volumen) característica típica de las imágenes debidas a reflejos (Fig. a).

Figura a.

En cuanto a la imagen obtenida por video es preciso aclarar primeramente que ésta sufre una deformación debido a que, a diferencia de una imagen de tipo fotográfico que está compuesta de luz mediante lo cual es factible acercarla y mantener las características fundamentales de la misma; una imagen en video está compuesta por distintas unidades de información (bites o pixeles) que indican el tono de gris o color de la imagen. Es decir, no se trata de una imagen directa (analógica), sino de una imagen digitalizada, en la cual la luz se ha convertido en información magnética.

Quien esté familiarizado con dibujo de imágenes o escaneamiento de imágenes en computadora podrá tener una clara idea de lo que afirmamos.

Ovni La Figura A muestra una fotografía de un ovni convertida en pixeles mediante un escáner; es decir de una imagen analógica se pasa a una imagen digital. Aparentemente no hay diferencias entre esta imagen y una fotografía.

Al acercar la imagen a un200%, (Fig. B) podemos ver que el ovni comienza a deformarse, y notarse que está compuesto por una serie de pequeños cuadritos (los pixeles). Si acercamos aún más la imagen (400%) (Fig. C) u 800 % (Fig. D), la imagen ha perdido toda su nitidez y se trata únicamente de pixeles. Cuando Jaime Maussán y los “técnicos” del Grupo Universitario Sol hace su acercamiento lo que hace no es mejorar la calidad de la imagen, sino precisamente lo contrario, deformar la imagen y obtener una imagen de los cuadrados que la integran (pixeles). De este modo, un punto de luz se transforma en un objeto en forma de plato, con todo y domo e incluso con las compuertas que ve Jaspersen.

Así pues ¿qué es lo que filmaron distintas personas desde diversos puntos del país? ¿Qué era ese objeto brillante, a gran altura en el cielo, con apariencia de una estrella y que permaneció fijo sin moverse jamás, hasta que se fue desvaneciendo paulatinamente al ir acabando el eclipse? En el caso de los ovnis filmados es preciso primero hacer algunas aclaraciones que ayudarán a comprender mejor el fenómeno.

A todos aquellos que presenciamos el eclipse de México y vimos la transmisión y los programas grabados por la TV mexicana hay muchos elementos que no pueden dejar de llamarnos la atención en el famoso ovni del eclipse.

1) El eclipse fue filmado por camarógrafos profesionales de Televisa, Imevisión, Canal 11 , y numerosos canales de TV del interior del país. ¿Por qué nadie vio ovnis?

2) Tal como reconoce Jaime Maussán, el objeto debía estar a gran altura, pues fue filmado tanto desde la ciudad de México, como desde la ciudad de Puebla (a unos 125 km. de distancia). Esto apunta a que se trata de un objeto de gran tamaño y a gran altura.

3) ¿Por qué Jaime Maussán, que siempre está dispuesto a entrevistar científicos para hablarnos de la ecología, jamás entrevistó a ningún astrónomo profesional que pudiera dar alguna información sobre el “ovni del eclipse” y se limita a las opiniones de su equipo de “Alquimistas”, “Exotecnólogos”, “Videntes”, “Parapsicólogos” y Contactados?

Desde cualquier punto de vista, el ovni del eclipse parece tener una explicación mucho más racional. La descripción del mismo se corresponde estrechamente con las características de un objeto común y corriente, un planeta o estrella, incluso uno de los testigos que obtuvo un video desde el Distrito Federal interpretó el objeto como un planeta o estrella. ¿Es el ovni del eclipse un simple planeta?

CartaEstelar Para comprobar dicha hipótesis era necesario conocer la posición de los planetas y estrellas factibles de confundirse con el “ovni”, para ello, algún tiempo después, adquirimos el programa computarizado EZC Cosmos, el cual -entre otras cosas- nos muestra el estado del cielo en cualquier momento determinado, ingresando las coordenadas del punto en tierra (en este caso la ciudad de México) y la fecha y hora en cuestión, en este caso el lapso comprendido entre las 13:00 y las 13:30 horas del 11 de julio de 1991, el momento del eclipse.

Figura E.

Da los resultados obtenidos con el programa de cómputo, resulta que ese día, a esa hora y en esa posición en el cielo, había un astro que llamaba la atención por su brillantez; de hecho era el tercer astro más brillante después del sol y la luna: se trata nada más y nada menos que de “la reina de los ovnis”, Venus, que una vez más fue confundida con una nave extraterrestre por personas poco acostumbradas a mirar al cielo, y por comerciantes que trataron de obtener lucro a partir del fenómeno ovni, que para ellos es un modus vivendi.

En esa ocasión, Venus tenía una magnitud aparente de -4.46 (extremadamente brillante) y un diámetro angular aparente de 34.26” de arco. Su azimut era de 93° 35’ 14”, y una altitud respecto al horizonte de 43° 59’ 54”. Presentaba una fase de un 31.016 % (es decir, si se le hubiera visto con telescopio tendría la forma de una media luna). Venus apareció en el horizonte a las 10 con 11 minutos, tuvo su tránsito a las 16 con 29 minutos y se ocultó tras el horizonte a las 22 con 46 minutos.

Por si los datos vertidos fueran pocos para comprobar que el ovni del eclipse fuera en realidad el planeta Venus, muchas otras evidencias indirectas refuerzan esta interpretación (Fig. E).

1) Aparte de los testigos que identifican al ovni como un planeta, ninguno señaló la presencia de planetas o estrellas brillantes; sólo el ovni. Al ser Venus tan brillante y notorio, es obvio que lo que creían ovni era el mismo Venus.

2) El largo tiempo de visibilidad. Es decir Venus empieza a aparecer y hacerse visible conforme aumenta la oscuridad debida al eclipse y desaparece paulatinamente de la misma manera.

3) En ningún momento se reportan movimientos notorios. Algunos testigos en cambio señalan un “movimiento oscilatorio” ¿Cómo demonios podían ver algo así? La respuesta es que esta declaración es una contaminación introducida a posteriori. Pues Jaime Maussán define como criterio para “ovni verdadero” (sic), la presencia de un movimiento oscilatorio. Es decir, la gente le dice a Maussán lo que quiere oír; claro, siempre se podrá argumentar que el ovni está delante de Venus.

Lo que si llama la atención es la serie de ideas delirantes establecidas en cuanto a Venus que incluyen la “detección de capas de aire ionizado detectadas mediante análisis computarizado de imágenes” (sic). Y posteriormente que “los ovni son seres vivientes hechos de plasma” (sic).

El temporal

La confusión de Venus con un ovni produjo una reacción en cadena. Pronto aparecían ovnis por todas partes. Como es usual en estos casos, el ejemplo más común se refiere a confusiones con distintos objetos. Pronto aviones, y globos serían confundidos por “los vigilantes” con naves de las Pléyades.

image La avalancha de videos no se hizo esperar. El mismo Maussán asegura poseer varios cientos de videos “comprobados”. Parece aquí sorprendente el hecho de que teniendo tal cantidad de videos siempre que se presenta en programas de televisión no muestre más de 10. Lo más curioso que he podido observar al respecto, es que asegura tener un video filmado el 16 de septiembre[7] en el cual, asegura, un avión que está participando en una exhibición aérea rompe la formación para perseguir un supuesto ovni. Curiosamente, siempre que presenta el video sólo se ve la escuadrilla de aviones y más abajo y a corta distancia un objeto plateado ovalado, la supuesta persecución jamás se produce, y Maussán argumenta que en esa ocasión -y muchas más- “no llevó esa parte del video”.

Cualquiera que observe estos videos notará que en la gran mayoría de los casos, son simples globos de plástico o aluminizado arrastrados por el viento…

Otros casos incluyen fotos de luces nocturnas absolutamente idénticas a cualquier avión. A ciencia cierta sabemos que algunos bromistas ufólogos han engañado a Maussán enviándole videos de globos, maquetas, etc. los cuales ha presentado ampliamente como “naves extraterrestres”.

Epílogo

La “oleada” que sacude a México permitió el renacer de la ufología y del interés del público por el tema ovni, los comerciantes hicieron su agosto con videos, revistas y libros al por mayor. Algunos contactados han vuelto por sus fueros organizando grupos sectarios que esperan el fin del mundo, en distintas fechas, la más próxima dentro de unos días, el 17 de julio con motivo del choque de fragmentos de un cometa contra el planeta Júpiter.

Algunos más esperan ser evacuados en naves del Comando Ashtar…

Aún no hay prolijidad de informes sobre abducciones pues el tema no es conocido pero no dudamos que pronto surjan, abducciones, implantes, violaciones e híbridos extraterrestres. Por el momento, el único promotor de estas locuras a nivel nacional –Luis Ramírez Reyes– no ha tenido el éxito esperado, opacado por Maussán se ha visto reducido a nivel secundario. Las sospechas y divisiones internas del ala ufoparanoica han hecho también su labor. Por otra parte los ufólogos del movimiento escéptico hemos tenido oportunidad de estudiar “in situ” un fenómeno sociológico de importancia y el papel enormemente determinante de los medios de información ¿o debiéramos decir desinformación? En torno al fenómeno ovni.


[1] Publicado originalmente como Escobar Sotomayor Héctor, De ovnis, eclipses y contactados, Perspectivas Ufológicas, Año 1, No. 4, México, enero de 1995. Págs. 21-25.

[2] Ruiz, L. El piloto acosado por los ovnis, en Perspectivas Ufológicas, No. 2, México, abril 1994.

[3] Chavarría, H.; Escobar H., El Ovni de la sierra de Puebla, Alternativa Racional a las Pseudociencias, No. 23, España, diciembre, 1991.

[4] Por aquellos años, en compañía del joven ufólogo Óscar García, hicimos varias vigilias en un lugar denominado “La Casita Blanca” y, en efecto, pudimos observar esas luces: justo en la dirección en donde se encuentra el aeropuerto de Huejotzingo. (Nota LRN)

[5] García, O., El ovni de Poza Rica, en Perspectivas Ufológicas, No. 1, México, diciembre 1993. http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/09/los-anillos-de-poza-rica/

[6] Ruiz, L.; García, O.; Escobar, H.; Chavarría, H., Aterrizaje en Tula, un cuento de hadas; en Perspectivas Ufológicas, No. 1, diciembre, 1993. http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/09/aterrizaje-en-tula-un-cuento-de-hadas/ y Ruiz, L.; García, O., Sexo, Mentiras y ovnis, en Perspectivas Ufológicas, No. 2, Abril, 1994. http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/09/los-anillos-de-atitalaquia/

[7] Día de la independencia de México, en el cual se celebra un desfile militar con participación de distintas escuadrillas de aviones.

3 pensamientos en “De ovnis, eclipses y contactados”

  1. Falta aqui una merecida actualizacion acerca de como el señor Maussan, efectivamente y como era previsible, en un afan de vender mas acerca de sus locuras; tiene afirmaciones cada vez más arriesgadas por decir lo menos, como su brazalete teletransportador, sus ovnis plasmáticos, y sus constantes ataques hacia la ¿honorabilidad? de sus competidores, en fin que al parecer ya ni siquiera en su empresa televisora lo ven como algo digno de pasar al aire, cuando menos con cierto aire de credibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.