El día después de Roswell (24)

EL DÍA DESPUÉS DE ROSWELL (24)

Martin Kottmeyer, estudioso del tema ovni, se ocupó tangencialmente en dos artículos (A Plastic Phenomenon, de 1998, y Varicose Brains, Part 3: Headhunt, de 2007) del asunto de los humanoides de la oleada de 1947. En el primero, publicado en The Reall News, Vol. 6, No. 2, leemos[1]:

Ya se había forjado la relación de los platillos con los temores nucleares. En Houston, Texas, hubo un encuentro de un marino mercante con un piloto diminuto, de dos pies de altura, con una cabeza del tamaño de una pelota de baloncesto. Le saluda, vuelve a entrar en su vehículo, y se va[2]. Aunque no es explícito que es un extraterrestre, la forma se ajusta al cliché de la ciencia ficción lo suficiente para sospechar la intención[3]. Hay también una carta al 9 de julio, en Nashville de Tennessee, de un hombre que afirma haber tenido un encuentro con un par de hombres descritos como “todo cabezas y brazos y piernas, y brillando como luciérnagas”. Intercambiaron saludos en lenguaje de signos y se fueron en una nube de polvo. La descripción nos lleva a considerarla como el producto de un leñador fabricante de cuentos[4].

En su artículo aparecido en Magonia, No. 44, Kottmeyer se extiende un poco más sobre estos casos[5]:

El primer caso conocido de entidad en la oleada de 1947 se produjo en Webster, Massachusetts y fue reportado el siete de julio en el Daily Telegram de Worcester, Massachusetts. Se informó que una anciana vio el 17 de junio un objeto del tamaño de la Luna volando con una esbelta figura en el interior vestida con lo que parecía ser un uniforme de la Marina. La presencia de un uniforme de la Marina, de forma inequívoca, refleja la presunción de que la nave era un dispositivo secreto del gobierno de los EU, la presunción dominante, en ese entonces, entre los creyentes en los platillos[6].

También el siete, los residentes de las calles Center y J, en Tacoma, Washington, incluyendo Gene Gamachi e I. W. Martenson, dijeron ver una serie de objetos, algunos de los cuales cayeron en los techos cercanos. Los testigos vieron a mucha “gente pequeña” que desapareció con la llegada de los periodistas[7].

El 9 de julio, el Tennesseean de Nashville publicó una larga e interesante carta, de un hombre aparentemente sano y sobrio que relataba su encuentro con un par de hombres de Marte en un campo de vuelo cercano. El hombre escribió que mientras conducía por la carretera, los extraños hombrecitos, “cuyas cabezas, brazos y piernas brillaban como luciérnagas”, aterrizaron y se apearon de un platillo volante. El hombre de Nashville y los hombres de Marte intercambiaron saludos en lenguaje de signos y finalmente el platillo despegó[8]. Aunque la descripción nos lleva a pensar que es el producto de un cuento de un rústico loco, el uso del lenguaje de signos es una interesante reflexión en la novedad del fenómeno de los platillos. La falta de un conocimiento de una lengua compartida que supone un primer contacto.

El nueve también vio aparecer una historia en el The Houston Post[9] que merece ser reproducida en su totalidad:

“Aquí están los dimes y diretes de discos para poner fin a todas las historias de platillos en una nación mareada por los discos.

“Un marino mercante que juró que nunca tocó una gota de alcohol, llamó por teléfono a The Houston Post y dijo que un gran disco plateado aterrizó delante de él mientras caminaba por Acres Home.

“Un hombre pequeño, de dos pies de altura y con una cabeza del tamaño de una pelota de baloncesto, salió del disco y le estrechó la mano, dijo el marino, y subió de nuevo al platillo y se perdió en el cielo a la distancia.

“’ ¿Acaso se parecía a un hombre de Marte?’, preguntó el reportero.

“’No lo sé’, respondió el marino. ‘Nunca he visto un hombre de Marte’”[10].

Claramente el pequeño tamaño del cuerpo se adapta la mitad de la definición de un gris y la cabeza del tamaño de una pelota de baloncesto es desproporcionadamente grande en relación a la altura de dos pies. Es coherente con la definición amplia de un gris. Sin embargo, honestamente no puedo decir que merece absolutamente la etiqueta. No sabemos si la cabeza era calva. No tenemos información que corrobore que no hay ninguna implicación degenerativa evolutiva en el tamaño del cuerpo. Dar la mano débilmente parece incompatible con la generalidad de los grises que son indiferentes a los seres humanos. Tal apretón de manos no es una característica común que se observe en los casos modernos.

Sin embargo, ¿es motivo suficiente para rechazar la etiqueta? No hay ninguna objeción fundamental en el pensamiento histórico que se derive de la tradición de los extraterrestres calvos, cabezones y pequeños de cuerpo en la primera ciencia ficción, pero no hay un intento manifiesto de llamar la atención sobre la desproporción de la cabeza y el cuerpo. No me sorprende lo más mínimo si los Marcianos no deben nada a esta tradición y había algo de lógica detrás de otros como si fueran un dibujo animado.

ESPIRITISTAS Y CONTACTADOS

Desde sus orígenes el asunto de los platillos voladores, posteriormente llamados ovnis, quedó íntimamente ligado no sólo a los supuestos humanoides, extraterrestres o marcianitos verdes, sino también a aquellas personas que afirmaban estar en contacto con esos seres de otros planetas. Los primeros en afirmar eso fueron espiritistas o “estudiantes de las materias esotéricas”. Uno de estos tipos escribió el siguiente memorándum para advertir a la humanidad de las visitas de los discos voladores.

7-8-47-1 EL PETIROJO REDONDO

EL ROLLO VOLADOR

San Diego, California, 8 de Julio de 1947

(Para su información) – UN MEMORNDUM DE IMPORTANCIA

ESTE MEMORANDUM es dirigido respetuosamente a los científicos y a autoridades aeronáuticas y militares importantes, a varios oficiales públicos y a algunas publicaciones.

El escritor tiene un poco de expectación de que algo de importancia puede acompañar a este gesto. El mero hecho de que los datos aquí obtenidos por medios así llamados paranormales significa que es probablemente suficiente para asegurar su indiferencia por casi todas las personas a quienes está dirigido; sin embargo es un deber público hacer que esté disponible. (El presente escritor tiene varios grados universitarios y antiguamente fue jefe de un departamento universitario).

Una situación muy seria se puede desarrollar en cualquier tiempo en relación con los “platillos voladores”. Si se ataca uno de estos, el avión atacante seguramente será destruido. En la mente del público esto creará algo cercano al pánico y una sospecha internacional. El dato principal referente a estas naves está ahora a la mano y debe ser ofrecido, sin importar cuan fantástico e ininteligible pueda parecer a las mentes no instruidas previamente en pensar en esto.

1. Una parte de los discos contiene tripulación, otra está bajo control remoto.

2. Su misión es pacífica. Los visitantes contemplan la solución de este planeta.

3. Los tripulantes son parecidos a los humanos, pero más grandes en tamaño.

4. NO son gente de la Tierra encarnada, sino que vienen de su propio mundo.

5. NO vienen de ningún “planeta” tal y como usamos ese término, sino de un planeta etérico que se interpenetra con el nuestro y no es perceptible para nosotros.

6. Los cuerpos de los visitantes, y también la nave, automáticamente se “materializan al entrar a la velocidad vibratoria de nuestra materia densa. (Op. “apports”)

7. Los discos poseen un tipo de energía radiante, o un rayo, que fácilmente puede desintegrar cualquier nave atacante. Reentran en el etéric, y de esa forma simplemente desaparecen de nuestra visión, sin dejar rastro.

8. La región de donde provienen NO es el “plano astral”, sino que corresponde a Lokas o Talas. Los estudiantes de las materias esotéricas entenderán estos términos.

9. Probablemente no se pueden contactar por radio, pero probablemente sí por radar si se idea un sistema de señales para eso (aparato).

Damos información y advertencia, y no podemos hacer nada más. Dejemos que los recién llegados sean tratados con toda amabilidad. A menos que los discos se retiren (ilegible) en el que nuestra cultura y ciencia son incapaces de (ilegible). Una pesada responsabilidad descansa en las pocas autoridades que sean capaces de entender el asunto.

XXXXX Addendum: Los Lokas tienen forma oval, cuerpo largo y estriado (en blanco) oval con metal resistente al calor o aleación aún no (en blanco) el frente contiene los controles; la porción central tiene un laboratorio; la parte de atrás contiene armamento, que esencialmente consiste de un aparato poderoso, tal vez un aparato de rayos. (ilegible)

SE EXTIENDE LA PARANOIA

El FBI continuó recibiendo cartas, telegramas y comunicados de gente realmente asustada por lo que leían en los periódicos. Unos afirmaban que se trataba de un nuevo ataque a los Estados Unidos, esta vez con armas de tipo bacteriológico.

7-8-47-3 Querido R. B. J.

Esta es mi opinión sobre esos “discos voladores” reportados sobre Kentucky, Nuevo México, California, Oregón, Washington, Idaho, Colorado, Carolina del Sur, y el Este de Canadá, que algunos países europeos los están usando para llenarlos con gérmenes o altos explosivos, y después de unos cientos de millas dejan caer su contenido y desaparecen.

Sugiero que tenga mucho desinfectante a mano. O esto alguna vez nos podría ocurrir en los Estados Unidos.

7-8-47-3aDe:

Un amigo

Otros pedían un mayor control de la información y de los medios, a fin de evitar un daño mayor.

Mr. J. Edgar Hoover

Wash. D. C.

¿No le parece más sabio a usted olvidar los periódicos – (No, no olvidar, sino pedir la colaboración de todos los periódicos) mantener todas las noticias de los discos fuera de los periódicos hasta que esté seguro de lo que son y de dónde son?

image Nos parece que con todos los enemigos que tenemos, incluso en nuestras fronteras podría ser algo mucho más importante de lo que podría parecer al principio. Tuve dos hijos en esta guerra y otro que lo haría por esta América, y realmente queremos protegerla del peligro de aquí en adelante. Hay suficientes muertos y mutilados, para perderlos ahora tan fácilmente. ¿Por qué los periódicos publican la historia? Si los periodistas se dieran cuenta cuánto más sensato es no informar, salvo al FBI.

De todos modos hay demasiado peligro adelante.

Precipitadamente

/s/

Chicago

EL PLATILLO DE HOLLYWOOD

Como si fuera una película de ciencia ficción, al estilo de la Guerra de los Mundos, aunque no lo era, se supo que un plato volador se había estrellado en el jardín de una residencia en Hollywood. El asunto llamó la atención del agente del FBI en Los Ángeles, quien elaboró un reporte dirigido a Daniel Milton Ladd, asistente del Director.

image Office Memorandum * UNITED STATES GOVERNMENT

PARA: SR. LADD FECHA: Julio 10, 1947

DE: XXXXX

ASUNTO: PLATILLOS VOLADORES (DISCOS)

INFORMACIÓN ACERCA DE

A las 5:45 AM de hoy, SAC Hood contactó telefónicamente al Bureau y dijo que aproximadamente a las 11:30 PM, julio 9, 1947, el oficial en Los Ángeles había recibido información del Agente Residente en Burbank, California, de que un “disco volador” había aterrizado en o cerca de Burbank y había sido visto quemarse mientras aterrizaba. Además, había sido la causa de que se quemaran algunos árboles, este fuego fue ya sea en Burbank o posiblemente en los límites de la ciudad de Los Ángeles, lo que el señor Hood no podía estar seguro. El Jefe de bomberos de Burbank llamó al agente residente en Burbank y le contó que tenía el disco para él.

image Coincidentemente con la información recibida de Burbank, la Oficina de Los Ángeles recibió llamadas de los periódicos solicitando información. Los periódicos dijeron que habían llamado a la Army Air Force Intelligence que había declarado “no estamos interesados”. Según el señor Hood, este comentario había despertado a los periódicos y dijeron que tenían la intención de publicar esta cita y dedicarían sus números a lo mismo. El señor Hood dijo que él se abstuvo de hacer cualquier declaración a la prensa que no fuera admitir la posesión del objeto y que sería enviado a las autoridades militares por la mañana (esta AM), es de la opinión del señor Hood que él no quería ninguna cita en la prensa y ciertamente ninguna en el sentido de que no estamos interesados.

Como se le describió, el señor Hood dice que el objeto era un disco de aluminio de 2 pies de diámetro que pesaba unas 10 libras, pintado con pintura de aluminio y con algún tipo de tubo de radio en el centro del disco. Este objeto estaba en posesión del agente residente en Burbank y será enviado a las autoridades militares (G-2) en Los Ángeles esta mañana.

image El propósito en llamar del señor Hood es dar la noticia al Bureau sobre el objeto descrito anteriormente y cualquier otra información a su vez será transmitida al Bureau.

Acción: No se indica ninguna.

PEN: da

Días después se recibiría otro comunicado, esta vez dirigido al propio director del FBI, John Edgar Hoover:

Office Memorandum * UNITED STATES GOVERNMENT

PARA: Director, FBI FECHA: Julio 17, 1947

DE: SAC, Los Ángeles

ASUNTO: RECUPERACIÓN DE UN “DISCO VOLADOR”

NORTH HOLLYWOOD, CALIFORNIA

JULIO 9, 1947

En la tarde del 9 de julio, 1947, se recibió un reporte en la Oficina de Los Ángeles que uno de los así llamados “discos voladores” había aterrizado en la vecindad de Radford y Magnolia Streets en North Hollywood, California, el artilugio fue descrito brevemente como de aproximadamente 30 pulgadas de diámetro, totalmente metálico, en forma de disco, y con una antena de radio. Se reportó que se había incendiado antes de aterrizar. Al mismo tiempo del reporte el disco fue llevado al Valley Fire Department en Van Nuys, California.

imageSA XXXXX fue al departamento de policía inmediatamente y entonces encontró a varias personas que se habían reunido, incluyendo reporteros y fotógrafos de los periódicos que estaban tomando fotos del disco. El jefe del Batallón de Bomberos XXXXX[11] dijo al Agente que aproximadamente a las 10:30 P.M., una mujer desconocida telefoneó y excitada reportó que el disco había caído en su jardín, donde comenzó a incendiarse, su residencia está localizada en el 11858 de Magnolia Boulevard, North Hollywood. Un camión del departamento de bomberos fue enviado ahí para apagar el objeto con sus mangueras, luego de lo cual el objeto fue llevado a la estación de bomberos. Posteriormente SA XXXXX arregló transportar el disco a la oficina.

image El artilugio es descrito brevemente como consistente en dos discos convexos de acero de aproximadamente 2 pies de diámetro, fundidos en sus bordes y pegados en su centro por una conexión cilíndrica hueca. Una aleta vertical de acero galvanizado estaba atornillada en la parte superior del disco, y un tubo corto, cerrado en uno de sus extremos, recorre desde el exterior de la circunferencia al interior del artilugio. Lo que parece ser un bulbo de radio fue instalado en el centro en la parte superior. El artilugio tiene un peso total de aproximadamente 20 libras.

En la Oficina del Bureau se tomó una serie de fotografías del objeto desde distintas posiciones, y un grupo de estas fotografías se incluye aquí para la inspección e información del Bureau.

Posteriormente el “disco volador” fue turnado al Mayor XXXXX XXXXX, A.C., G-2, Forth MacArthur, San Pedro, California, quien subsecuentemente informó que el objeto era definitivamente un engaño y bajo ninguna circunstancia pudo haber volado por su propio impulso.

En la segunda página de este documento leemos:

Director, FBI Julio 17, 1947

Re: RECUPERACIÓN DE UN “DISCO VOLADOR”

NORTH HOLLYWOOD, CALIFORNIA

JULIO 9, 1947

Al siguiente día, julio 10, 1947, XXXXX XXXXX, North Hollywood, informó que esa mañana estaba comiendo en la Estación de servicio de North Hollywood, cuando escuchó mucho parloteo sobre el disco volador que había sido encontrado en la vecindad. Estaban presentes varios de los que parecían ser jóvenes estudiantes de secundaria que se carcajeaban de la excitación causada por el hallazgo del disco. XXXXX dice que tuvo la clara impresión de que estos jóvenes estudiantes lo habían hecho ellos mismos o conocían a alguien que había trabajado en las dos últimas semanas haciendo este “disco volador”. XXXXX fue incapaz de proporcionar el nombre de ninguno de estos jóvenes pero identificó a uno de ellos como declarando que era empleado en una Estación de Servicio de Chevron en la esquina de Victory Boulevard y Whitesett Street. Él describe al muchacho como de unos dieciséis años de edad.

La anterior información también fue proporcionada a la Oficina G-2 en San Pedro, California.

MMB:MCM

100-9099

ENC. (3)

image La noticia había parecido en el Citizen News de Hollywood el 8 de julio, acompañada de una fotografía en donde se podía ver el disco al lado del jefe de bomberos. El pie de foto decía:

El jefe de Bomberos Wallace E. Newcomb, North Hollywood, California, mientras llama a los oficiales del Ejército para que vengan a su oficina a examinar el disco de 30 pulgadas, con aleta, que se muestra en su escritorio. Russell Long llamó al bombero para que fuera a su casa en North Hollywood para tomar el objeto que, dijo Long, había aterrizado en sus flores. Long dijo que el artilugio estaba desprendiendo humo y un destello azul cuando lo vio por primera vez. (NEA Telephoto).

La noticia apareció en l’Est Républicain del 11 de julio:

¿“Platillos” en Inglaterra?

Londres. – Dos personas afirman haber visto pasar, el miércoles, un “plato volador” por encima de Kent.

¿Es realmente uno?

Hollywood. – Un ingeniero, el señor Russell, descubrió en su jardín lo que en realidad podría ser esta vez uno de estos “discos voladores” de los que en estos días han llegado los más extravagantes informes a las autoridades militares.

La máquina descubierta por Russell es como un “plato” de 65 pulgadas de diámetro, de acuerdo con el ingeniero, emitió una cortina de humo después de caer al suelo con “el sonido de una detonación perdida”.

REFERENCIAS

Aldrich L. Jan, Project 1947: A Preliminary Report on the 1947 UFO Sighting Wave, UFO Research Coalition, 1997.

Anónimo, Circle-Silly: Sailor Sees A Sociable Saucerite, The Houston Post, July 9, 1947.

Anónimo, Des “soucoupes” en Angleterre?, l’Est Républicain, Alsace, France, 11 Juillet 1947.

Arnold Kenneth, Coming of the Saucers. A documentary report on sky objects that have mystified the world, edición del autor, Amherst, 1952. 192 s.

Berliner Don, The U.S. Air Force’s Project Blue Book UFO investigation, Fund for UFO Research, 1996. 9 s.

Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967. 190 s.

Bougard Michel, Des Soucoupes Volantes aux OVNI, SOBEPS, J. P. Delarge, 1976. 287 s.

Davis Isabel & Bloecher Ted, Close Encounter at Kelly and Others of 1955, CUFOS, Evanston Illinois, 1978. 196 s.

Eberhart M. George, A Geo-Bibliography of Anomalies primary access to observations of UFOs, ghosts, and other mysterious phenomena, Greenwood Press, Westport, 1980. 1114 s.

Flammonde Paris, UFO Exist!, G. P. Putnam, 1976. 406 s.

Fuller, Curtis, The Flying Saucers – Fact or Fiction?, Flying Magazine, July 1950.

Gross E. Loren, UFOs: A History. Volume 1, July 1947-December 1948, Arcturus Book Service, Scotia, New York, 1982. 160 s.

Gross E. Loren, Charles Fort, the Fortean Society, and Unidentified Flying Objects. A survey of the unidentified flying object mystery from August 1895 to August 1947, edición del autor, 1976. 113 s.

Hall David Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

Hall David Michael, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, MN, 1999. 398 s.

Hall H. Richard, The UFO Evidence, NICAP, Washington, 1964. 184 s.

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-5/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-6-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-7/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-8/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-9/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-10/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-11/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-12/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-13/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-14/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-15/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-16/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-17/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-18/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-19/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-20/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-21/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-22/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-23/

http://ufo-logic.xooit.com/t129-ARCHIVES-DE-PRESSE.htm

http://users.skynet.be/sky84985/chron9.html

http://www.nicap.org/1947.htm

http://www.nicap.org/470704e.htm

http://www.nicap.org/muroc470707dir.htm

http://www.nicap.org/ufoe/section_7.htm

http://www.nicap.org/waves/1947fullrep.htm

http://www.project1947.com/acufoe.htm

http://www.ufocasebook.com/weldcounty.html

http://www.ufodna.com/chrono/ce3/1947.htm

http://www.ufoinfo.com/humanoid/humanoid1947.shtml

Hynek Josef Allen, The Hynek UFO Report, Dell Publishing Company, New York, 1977. 304 s.

Kottmeyer Martin, A Plastic Phenomenon, The Reall News, Vol. 6, No. 2, February 1998. Artículo en internet, http://www.reall.org/newsletter/v06/n02/a-plastic-phenomenon.html

Kottmeyer Martin, Varicose Brains, Part 3: Headhunt, Magonia No. 44, March 2007. Artículo en internet, http://magonia.haaan.com/2009/headhunt/

Lorenzen Coral, The Great Flying Saucer Hoax, William Frederick Press, 1962. 257 s.

Maccabee S. Bruce, UFO/FBI Connection: The Secret History of the Government’s Cover-Up, Llewellyn Publications; Woodbury, Minnesota, 2000. 216 s.

Mallan Lloyd, Official Guide to UFOs, Science & Mechanics Publishing Company, New York, 1967. 96 s.

McDonald E. James, UFOs – An International Scientific Problem, presentado el 12 de marzo de 1968, en el Canadian Aeronautics and Space Institute Astronautics Symposium, Montreal, Canadá. 40 s.

Michel Aimé, Lueurs sur les Soucoupes Volantes, Maison Mame, No. 4 de la serie Découvertes, 1954. 286 s.

Nolaane D. Richard, Clark David and Roberts Andy, Phantoms of the Sky. UFOs – A Modern Myth?, Robert Hale, 1990. 204 s.

Randle D. Kevin, A History of UFO Crashes, Avon Books, New York, 1995. 276 s.

Randle D. Kevin, The UFO Casebook, Warner Books, New York, 1989. 256 s.

Ruppelt J. Edward, The Report on Unidentified Flying Objects, Doubleday & Company, Inc., New York, 1956. 278 s.

Shalett Sidney, What You Can Believe About Flying Saucers, Saturday Evening Post, April 30 y May 7, 1949.

Steiger Brad, Proyecto Libro Azul, Edaf, Madrid, 1977. 384 s.

Vallee Jacques, Anatomy of a Phenomenon. Unidentified Objects in Space–A Scientific Appraisal, Henry Regnery Company, New York, 1965. 209 s.

Weinstein Dominique, Aircraft UFO Encounters: military, airliner, private pilot’s UFO sightings from 1916 to 1997, Project ACUFOE, Paris, 1999. 60 s.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Attack, Ace Books, 1967. 329 s.

Wilkinson G. Frank, The Golden Age of Flying Saucers: Classic UFO Sightings, Saucer Crashes and Extraterrestrial Contact Encounters, New Paradigm Press, 2007. 120 s.

www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf


[1] Kottmeyer Martin, A Plastic Phenomenon, The Reall News, Vol. 6, No. 2, February 1998. Artículo en internet, http://www.reall.org/newsletter/v06/n02/a-plastic-phenomenon.html

[2] Life, July 21, 1947.

[3] Doubt, No. 19.

[4] Bloecher report, Pag. I-12.

[5] Kottmeyer Martin, Varicose Brains, Part 3: Headhunt, Magonia No. 44, March 2007. Artículo en internet, http://magonia.haaan.com/2009/headhunt/

[6] Davis Isabel & Bloecher Ted, Close Encounter at Kelly and Others of 1955, CUFOS, 1978, p. I.

[7] Davis Isabel & Bloecher Ted, Close Encounter at Kelly and Others of 1955, CUFOS, 1978, p. i.

[8] Gross E. Loren, Charles Fort, the Fortean Society, and Unidentified Flying Objects. A survey of the unidentified flying object mystery from August 1895 to August 1947, edición del autor, 1976. Pag. 96.

[9] Anónimo, Circle-Silly: Sailor Sees A Sociable Saucerite, The Houston Post, July 9, 1947.

[10] Se trata del caso 698 del libro de Bloecher.

[11] Su nombre apareció en los periódicos como Wallace E. Newcomb. Ver Citizen News, Hollywood, July 8, 1947.

Post Comment