El día después de Roswell (26)

EL DÍA DESPUÉS DE ROSWELL (26)

Alamogordo Durante la oleada de 1947 aparecieron diversas historias sobre personas que encontraron varios aparatos de globos con carga o artículos que cayeron de aviones. Las noticias fueron presentadas en gran número de periódicos durante e inmediatamente después de la oleada. Además de materiales naturales y sintéticos, que cayeron o fue encontrado en los campos en el curso natural de los acontecimientos, muchos bromistas plantaron discos voladores hechos burdamente. Es posible que algunos de estos aparatos fueran construidos con la idea de que las personas que ofrecieron recompensas por un plato volador podrían ser engañadas en la concesión de los premios. Dado que la mayoría de los “discos estrellados” eran muy primitivos, los fabricantes probablemente decidieron plantarlos en algún lugar y ver la reacción de la gente. A continuación mostramos una pequeña muestra de esas historias de “discos estrellados”.

El 9 de julio a la 1:00 p. m. los periodistas observaron un lanzamiento de globos con objetivos de radar en Alamogordo. Al día siguiente esta historia se publicó en pocos periódicos. No se informó ampliamente. Varios lanzamientos con globos por el Ejército, la Armada y personal de la agencia meteorológica fueron hechos por los periodistas durante los siguientes días. El título de estas historias era del tipo “Army, Navy Work to Still Saucer Rumors”. Una variante de esta historia, de un periódico de Nevada, se reproduce parcialmente a continuación. Básicamente informa que las historias de ovnis se caen a pedazos; fáciles de explicar como algo natural o común de objetos fabricados por el hombre. Muchos editores se habían cansado de las tonterías asociadas con los platillos voladores y establecían eso. Después de esta fecha, se publicaron pocos avistamientos en los cables de noticias. Aunque todavía era posible encontrar noticias locales.

Cuentos de Discos voladores en declive mientras el Ejército y la Armada los acaban[1].

Por United Press

SeattleStar1 Informes de platillos voladores zumbando por el cielo se cayeron fuertemente hoy en día cuando el Ejército y la Marina comenzaron una intensa campaña para detener los rumores.

El 9 de julio se dio a conocer, a nivel mundial, la historia del sacerdote católico, que había encontrado una hoja de sierra circular que aterrizó cerca de él[2]. Muchos periódicos titularon esta historia algo así como “See Saw, He Saw”[3]. También fue el día en que se dio la noticia de que los restos encontrados en Roswell eran los de un globo con un reflector de radar. La historia se continuó reproduciendo en otros periódicos al día siguiente[4]:

Objetivos de Radar

Uno por uno, las personas que pensaban que tenían en sus manos los $ 3,000 que se ofrecen por un platillo volador genuino encontraron sus manos llenas de nada.

La sede del octavo Ejército en Fort Worth, Texas, anunció que los restos de un objeto cubierto de papel de aluminio encontrado en un rancho de Nuevo México no eran más que los restos de un globo meteorológico. Los cuarteles de AAF en Washington, informaron haber reprendido de manera “quemante” a los oficiales en la base de Roswell, Nuevo México, por sugerir que se trataba de un “disco volador”.

Un disco de aluminio de 16 pulgadas equipado con dos condensadores de radio, un interruptor de luz fluorescentes y tubos de cobre encontrados por F. G. Harston cerca del distrito de negocios de Shreveport, Louisiana, fue declarado por la policía como “obviamente, la obra de un bromista”. La policía cree que el bromista lo lanzó sobre un tablero de anuncios y miró que aterrizaba a los pies de Harston. Fue entregado a funcionarios de la Base Aérea Militar de Barksdale.

Funcionarios de inteligencia naval de US en Pearl Harbor investigaron afirmaciones de 100 hombres de la Marina de que habían visto un objeto misterioso “plateado, como el aluminio, sin alas o cola”, navegando sobre Honolulu a un ritmo rápido ayer por la tarde. La descripción encaja con un globo meteorológico, pero cinco de los hombres, familiarizados con los dispositivos de observación meteorológica, juraron que no era un globo.

“Se movió muy rápido durante un corto periodo, pareció ir más despacio, y luego desapareció en el aire”, dijo el marino 1/C Douglas Kacherle de New Bedford, Massachusetts. Su historia fue corroborada por el marinero 1/C Donald Ferguson, Indianápolis, el marino 3/C Morris Kzamme, Luisiana Crosse, Wisconsin, el marinero 1/C Albert Delancey, Salem, Virginia Occidental, y el marino 2/C Pardue Ted, McClain, Texas.

WilliamHPBlandy El almirante William H. Blandy, comandante en jefe de la flota del Atlántico, dijo que, como todo el mundo, tenía curiosidad acerca de los platillos voladores, “pero no creo que existan”.

Lloyd Bennett, de Oelwein, Iowa, vendedor, estaba terco sobre el brillante disco de acero de 6 ½ pulgadas que encontró ayer. Las autoridades dijeron que no era un “plato volador”, pero Bennett dijo que iba a reclamar la recompensa ofrecida por los discos misteriosos.

Ese nueve de julio, a las 20 horas, T. A. Smith, de Llano, Texas, vio un disco volador en el sureste. Dijo que el fenómeno era como un balde de agua arremolinada. También señaló que el objeto emitía chispas, lo cual fue confirmado por otro testigo[5].

En Helena, Montana, el 9 de julio, D. H. Baker, un campesino encontró un globo rojo de 26 pulgadas de largo. Unido a él había una botella llena de ceniza. El 8 vio un objeto yendo y viniendo. El objeto recuperado se asemeja a los globos utilizados para las observaciones nocturnas[6].

Y también el nueve de julio se vio una “bola de fuego” sobre Quebec[7]:

“Bola de fuego” vista en la ciudad de Quebec

Quebec, 9 (AP) – Un hombre dijo haber visto ayer por la tarde un objeto “como una bola de fuego” volando en el cielo sobre la ciudad de Quebec. No se identificó hasta que otras personas indicaron que ellos también habían visto el mismo fenómeno.

Para describir el grado de brillo del objeto lo comparó “con una lámpara de 500 watts encendida en frente de ti en la noche”.

“El objeto parecía venir del Sur y se dirigió al Oeste. Viajaba a alta velocidad. Desapareció al instante”.

HGThode Hamilton, Ontario, 9 (BUP) -. El Profesor H. G. Thode, de la McMaster University, una autoridad en ciencia atómica en Canadá, ha recomendado que los canadienses pierdan el interés inmediatamente en esta locura de los platillos volantes.

Dijo que los discos voladores no tienen nada que ver con la investigación atómica, y agregó: “Estamos seguros porque conocemos los materiales que utilizamos”. Añadió que uno puede ver todo lo que quiera, si lo desea intensamente.

EL PLATILLO DE TITUSVILLE

Del asunto del platillo de Titusville ya nos hemos ocupado en otro artículo de esta serie[8], pero ahora publicamos una nota aparecida en The Erie Dispatch de Pennsylvania, el 9 de julio[9], al parecer reproducida de una nota originalmente publicada el 22 de junio:

El “platillo volador” de Titusville desconcierta a científicos de las universidades de Gannon y Allegheny.

Un pequeño trozo de material parecido al coral, el residuo de una masa de fuego que atravesó el cielo cerca de Titusville, Pennsylvania, temprano en la mañana del 21 de junio, y que luego lanzó una bola roja fundida en un campo, desconcierta a los hombres de ciencia de la Universidad de Allegheny, en Meadville, y la Universidad de Gannon, aquí.

SeattleStar2 Hoy los químicos tratarán de resolver el contenido físico del hallazgo realizado por Donald Bunce, de Troy Center, RD 1, cerca de Titusville, un mecánico empleado en el segundo turno del Struthers Wells Corp. Iron Works en Titusville.

Saliendo a la luz en un momento en que las historias de “discos platos” están surgiendo de todas partes del país, la historia del señor Bunce es la primera en provocar la elevación de las cejas entre las personas científicas, pero al menos el señor Bunce produjo algo que dice que salió de los cielos.

La historia del señor Bunce se desarrolló accidentalmente ayer en Meadville, pero él envió una declaración por escrito a un periodista del Erie Dispatch de la “luz blanca que vio en el cielo” en la mañana del 21 de junio y la posterior recuperación de la pieza en forma octogonal de una sustancia que quedó cuando la masa de fuego se enfrió.

El material fue llevada por el reportero del Dispatch al profesor H. E. Rhinesmith, profesor de química en el Allegheny College, quien dijo que nunca había visto algo exactamente igual.

Jim West, escritor de Meadville del Dispatch, lo trajo a Erie y lo presentó al profesor R. H. Mitchell, geólogo de la Universidad Gannon.

El Profesor Mitchell dijo que la sustancia era lo que comúnmente se llama “escoria”, una espuma solidificada de un volcán – pero ¿dónde está el volcán que arrojó el objeto? Esa pregunta confundió al profesor.

“La cosa tiene la apariencia de un meteorito en la que su superficie es indicativo de un enfriamiento rápido, pero al parecer no tiene ningún contenido metálico. Tiene un brillo metálico, pero sin un análisis químico, no parece contener metal. Es demasiado ligera.

StLouisPostDispatch “Tiene un olor a azufre, pero se necesitará un análisis químico para establecer sus propiedades físicas”, declaró el Profesor Mitchell.

Un experimento probó que la sustancia flotaba, pero no absorbía el agua.

La parte exterior del pequeño objeto es alveolado, se siente como el acero y se rompe como el hierro fundido, estas últimas observaciones han sido hechas por el señor Bunce.

El señor Bunce dijo al Dispatch que había trabajado el segundo turno ordinario en la tienda de Titusville el 20 de junio y se dirigía a su casa después de medianoche cuando vio el fenómeno en el cielo.

Él dijo: “Me di cuenta de un resplandor blanco a la izquierda en el cielo. Lo tomé como una estrella fugaz. El resplandor era de aproximadamente 3 pies de diámetro cuando vi que se acercaba. Cayó muy cerca de la carretera en el pasto de Lawrence Proper.

Me detuve a investigar. Pude ver su brillo desde la carretera. Después de que aterrizó, el resplandor blanco cambió a uno más blanco. Salté la cerca y me acerqué a él.

“Cuando me acerqué a dos pies de él pude sentir el calor, así que regresé al coche y saqué una pequeña pala. Recogí el fragmento que estaba medio enterrado en la tierra y lo llevé en la pala al coche.

“No había humo sino una especie de vapor que parecía que lo rodeaba, cuando estaba en el suelo. Me sorprendí al ver lo pequeño que era en realidad, había aparecido más grande en el aire.

“Cuando llegué a casa lo dejé en la cajuela de mi coche. Le conté a mi esposa Theora al respecto, pero ella sólo sonrió. Ninguno de nosotros había oído hablar de platillos voladores.

“Al día siguiente lo llevé a la tienda y se lo mostré a los compañeros, pero nadie parecía saber lo que podría ser. Hemos tratado de clasificarlo y parece como acero. También tratamos de romperlo en piezas pequeñas. Se rompe como el hierro fundido.

“Lo dejé en la tienda y el periodista llegó preguntando por él”.

SanFranciscoExaminer Escoria se define en términos científicos como “lava áspera, vesicular, como ceniza, generalmente oscura, se expande por los gases encerrados en el magma basáltico”.

Magma basáltico se define como una roca volcánica de basalto que consiste esencialmente en olivino y augita en una masa de tierra vidriosa.

La teoría del Dr. Mitchell es que el artículo podría haber sido volado por una explosión en el barrio, pero dijo que bajo esas circunstancias no se calentaría a una condición de brillar intensamente como la descrita por el señor Bunce.

“Es incomprensible, y es interesante”, dijo mientras indicó que estaría ansioso de seguir el análisis químico que sugirió que se hiciera.

EL GRAN MISTERIO DE LOS PLATILLOS

En su artículo Project 1947 Report on “Crashed Discs”[10], Jan Aldrich menciona que un restaurantero mandó imprimir platos de papel con la leyenda “Lleva este platillo volante a…” que fueron lanzados desde un avión, pero no aterrizaron donde se tenía la intención[11].

El periodista Kenneth L. Dixon, del Charleston Gazette publicó sus reflexiones el 10 de julio. Interesante es el punto que señala que los platos voladores son una especie de descendientes directos de la bomba atómica[12]:

El gran misterio platillo

Cuánto tiempo va a durar, nadie lo sabe, pero ahora el tema de conversación número uno en la capital del país es el ubicuo “platillo volador”, que parece haber surgido en todo el país.

Y, mientras que hay tantas opiniones como conversaciones, que son bastante generales, admito que los misiles misteriosos que ahora-los-ve-ahora-no-los-ve, son descendientes directos de la bomba atómica – ya sea física o psicológicamente.

Y ahí está el punto donde las dos escuelas de pensamiento comparten parcialmente…

ReflectorRadarRoswellEn estos días, fuera del Capitolio, hay un montón de murmullos en las barbas de los congresistas. Un número sorprendente de estadistas están tomando con seriedad la misteriosa broma (bastante anónimamente, por supuesto, hasta que sepan algo).

Ellos creen que definitivamente hay algo en las historias difundidas y que el platillo volador es una especie de nueva arma secreta. Algunos creen que los expertos de nuestro Ejército, la Armada o científicos saben todo sobre el misterio – y simplemente no permiten que el Congreso comparta el secreto todavía. ¡Eso es lo que duele!

Otros piensan que es una especie de arma secreta rusa y, huelga decirlo, ¡eso duele mucho más!

La actitud sobre el tema de los oficiales del Ejército y la Marina, por supuesto, definitivamente es bastante negativa. Y es muy posible que en las altas esferas de mando militar, los chicos de las medallas estén muy seguros de que no saben nada en absoluto sobre los platos giratorios en el cielo.

Pero el oficial promedio del Ejército o la Armada con el que hablas, está en el mismo barco que el promedio de los civiles. Él no sabe. Al principio, hace conjeturas sobre el misterio y se ríe. Entonces, cuando está seguro que nadie va a comenzar una broma, comienza a hablar sobre el tema muy en serio.

VannevarBushLa respuesta científica por la ciudad es tan uniforme como la actitud oficial militar. Expertos atómicos y los físicos más importantes dicen que los platillos ciertamente no son un arma secreta estadounidense – hasta donde saben, y creen que lo sabrían si lo fueran.

El doctor Vannevar Bush, presidente del Carnegie Institution de Washington, que estaba a cargo de todos los avances científicos de la nación en tiempos de guerra, dice que los platillos simplemente no encajan en ningún experimento científico actual. Por lo tanto, no los toma en serio y piensa que deben ser ilusiones.

Lo mismo ocurre con el doctor Merle Tuve, director del departamento magnetismo terrestre del Carnegie Institution - el tipo que tenía mucho que ver con el desarrollo de los aviones a reacción de Estados Unidos.

Si estuviera ocurriendo algún experimento científico, el Dr. Tuve está muy seguro de que sabría algo al respecto.

“Pero”, dice la pequeña voz de los ciudadanos no científicos, “¿cómo sabemos que él nos lo diría si lo supiera?”

Que es donde los platillos descienden de la bomba atómica, al menos psicológicamente.

Los principales psicólogos dicen que uno de los mayores impactos que alguna vez manejó el pueblo estadounidense fue la súbita comprensión de que la aterradora bomba atómica fue desarrollada en secreto casi perfecto aquí en nuestro medio.

Camaras1“Mucho tiempo después de Hiroshima y Nagasaki – de hecho mucho después de que la guerra había terminado”, dijo un psicólogo recientemente en una reunión pública, “el secreto continuó eficazmente para atacar a la mente de las masas”.

Por esa razón, agregó, el ciudadano promedio hoy escéptico, da poca o ninguna credibilidad a las negativas oficiales del Ejército, la Armada y los expertos nucleares. Tal escena hace que sea un juego de niños para un arma secreta puramente mítica para excitar y asustar a millones de ciudadanos que sienten que no hay casi nadie a quien puedan dirigirse en busca de la verdad.

Y en medio de todo el parloteo de la capital y la confusión sobre el tema, los bromistas aún disertan.

“Esto”, dijo un consternado bufón, “es lo que obtuvimos por rebotar rayos de luz en la Luna[13]. Hicimos enloquecer a alguien ahí arriba y ahora ¡nos están tirando cosas!”

image Como era de esperar, los platillos voladores fueron una fuente de inspiración para los dibujantes y caricaturistas. El Port Arthur News ofreció un premio de 25 dólares a quien enviara una caricatura con la mejor explicación a los platillos voladores[14]:

Apueste a que su idea acerca de los discos vertiginosos puede superar algunas de estas.

Los guardabosques dicen que los platillos son simplemente platos de día de campo dejados caer de forma descuidada por algunos campistas.

Un conductor de autobús dice que son simplemente fallos con la vajilla tirada por un ama de casa iracunda a su marido.

image Los columnistas dicen que son solamente trucos publicitarios para la próxima película “Duel in the teacup” (Duelo en la taza de té).

Los escritores de deportes afirman que son discos lanzados en la costa del Pacífico Noroeste, por el nuevo campeón de lanzamiento de disco.

La decisión de los historiadores es que fueron arrojados por Paul Bunyan[15] 60 años atrás, cuando una mañana no le gustó su café, y simplemente están regresando a la Tierra.

Todo mundo, incluyéndolo, querido lector, tiene una parte de la solución del misterio. El espacio de arriba se deja vacío para que se nos una a este desfile dibujando su idea de quien lo hizo, cómo y por qué.

La única cosa más misteriosa que los “platillos voladores”, que tienen los ojos de la nación mirando hacia arriba, son las explicaciones irreflexivas “autoritarias” que salieron de inmediato. Algunas de ellas se ilustran arriba, pero indudablemente usted tiene una mejor idea para explicar los discos.

Las mejores sugerencias sobre los platillos voladores ganarán 25 dólares.

Los días 10 y 11 otras dos historias de “discos estrellados” obtuvieron una cobertura en todo el mundo. Un objeto en forma de disco se encontró en Hollywood, California[16] y otro en Twin Falls, Idaho. En ambos casos, las bromas fueron rápidamente identificadas. El FBI estuvo involucrado en ambos casos. La broma de Twin Falls, Idaho, fue hecha de piezas de una rocola y se entregó al Ejército en el Fuerte Douglas, Utah. No hay mención de este caso en los archivos del Proyecto Libro Azul, del mismo modo que tampoco se menciona el hallazgo del caso Roswell. Los informes de Hollywood y Twin Falls fueron el golpe de gracia a la cobertura de cables de prensa. Ahora las únicas historias que se reportaban eran en su mayoría extranjeras o humorísticas. Después de esta fecha rara vez se publicó, en todo el país en los servicios de cable, un informe de avistamiento en EU. Los informes regionales eran más comunes. No se veían informes de América del Sur y otras partes del mundo.

REFERENCIAS

Aldrich Jan, Project 1947 Report on “Crashed Discs”, UFO Research Cincinnati, artículo en internet, http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

Aldrich L. Jan, Project 1947: A Preliminary Report on the 1947 UFO Sighting Wave, UFO Research Coalition, 1997.

Anónimo, “Boule de feu” vue à Québec, La Presse, Montreal, Quebec, le mercredi 9 juillet 1947. Pag. 19. Artículo en internet, http://www.noufors.com/observations_d_ovnis_%E0_travers_le_canada.html

Anónimo, Flying Disc Tales Decline As Army, Navy Crack Down, Las Vegas Review-Journal, July 9, 1947.

Anónimo, Titusville’s ‘Flying Saucer’ Mystifies Gannon, Allegheny College Scientists, The Erie Dispatch, Pennsylvania, Wednesday, July 9, 1947.

Arnold Kenneth, Coming of the Saucers. A documentary report on sky objects that have mystified the world, edición del autor, Amherst, 1952. 192 s.

Berliner Don, The U.S. Air Force’s Project Blue Book UFO investigation, Fund for UFO Research, 1996. 9 s.

Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967. 190 s.

Bougard Michel, Des Soucoupes Volantes aux OVNI, SOBEPS, J. P. Delarge, 1976. 287 s.

Davis Isabel & Bloecher Ted, Close Encounter at Kelly and Others of 1955, CUFOS, Evanston Illinois, 1978. 196 s.

Dixon L. Kenneth, The Great Saucer Mystery, Charleston Gazette, West Virginia, July 10, 1947.

Eberhart M. George, A Geo-Bibliography of Anomalies primary access to observations of UFOs, ghosts, and other mysterious phenomena, Greenwood Press, Westport, 1980. 1114 s.

Flammonde Paris, UFO Exist!, G. P. Putnam, 1976. 406 s.

Fuller, Curtis, The Flying Saucers – Fact or Fiction?, Flying Magazine, July 1950.

Gross E. Loren, Charles Fort, the Fortean Society, and Unidentified Flying Objects. A survey of the unidentified flying object mystery from August 1895 to August 1947, edición del autor, 1976. 113 s.

Gross E. Loren, UFOs: A History. Volume 1, July 1947-December 1948, Arcturus Book Service, Scotia, New York, 1982. 160 s.

Hall David Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

Hall David Michael, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, MN, 1999. 398 s.

Hall H. Richard, The UFO Evidence, NICAP, Washington, 1964. 184 s.

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-5/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-6-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-7/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-8/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-9/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-10/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-11/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-12/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-13/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-14/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-15/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-16/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-17/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-18/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-19/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-20/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-21/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-22/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-23/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-24/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-25/

http://ufo-logic.xooit.com/t129-ARCHIVES-DE-PRESSE.htm

http://users.skynet.be/sky84985/chron9.html

http://www.nicap.org/1947.htm

http://www.nicap.org/470704e.htm

http://www.nicap.org/muroc470707dir.htm

http://www.nicap.org/ufoe/section_7.htm

http://www.nicap.org/waves/1947fullrep.htm

http://www.project1947.com/acufoe.htm

http://www.ufocasebook.com/weldcounty.html

http://www.ufodna.com/chrono/ce3/1947.htm

http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

http://www.ufoinfo.com/humanoid/humanoid1947.shtml

Hynek Josef Allen, The Hynek UFO Report, Dell Publishing Company, New York, 1977. 304 s.

Lorenzen Coral, The Great Flying Saucer Hoax, William Frederick Press, 1962. 257 s.

Maccabee S. Bruce, UFO/FBI Connection: The Secret History of the Government’s Cover-Up, Llewellyn Publications; Woodbury, Minnesota, 2000. 216 s.

Mallan Lloyd, Official Guide to UFOs, Science & Mechanics Publishing Company, New York, 1967. 96 s.

McDonald E. James, UFOs – An International Scientific Problem, presentado el 12 de marzo de 1968, en el Canadian Aeronautics and Space Institute Astronautics Symposium, Montreal, Canadá. 40 s.

Michel Aimé, Lueurs sur les Soucoupes Volantes, Maison Mame, No. 4 de la serie Découvertes, 1954. 286 s.

Nolaane D. Richard, Clark David and Roberts Andy, Phantoms of the Sky. UFOs – A Modern Myth?, Robert Hale, 1990. 204 s.

Randle D. Kevin, A History of UFO Crashes, Avon Books, New York, 1995. 276 s.

Randle D. Kevin, Project Moon Dust, Avon Books, New York, 1999. 328 s.

Randle D. Kevin, The Roswell Encyclopedia, Harper Collins, New York, 2000. 416 s.

Randle D. Kevin, The UFO Casebook, Warner Books, New York, 1989. 256 s.

Ruppelt J. Edward, The Report on Unidentified Flying Objects, Doubleday & Company, Inc., New York, 1956. 278 s.

Shalett Sidney, What You Can Believe About Flying Saucers, Saturday Evening Post, April 30 y May 7, 1949.

Steiger Brad, Proyecto Libro Azul, Edaf, Madrid, 1977. 384 s.

Vallee Jacques, Anatomy of a Phenomenon. Unidentified Objects in Space–A Scientific Appraisal, Henry Regnery Company, New York, 1965. 209 s.

Weinstein Dominique, Aircraft UFO Encounters: military, airliner, private pilot’s UFO sightings from 1916 to 1997, Project ACUFOE, Paris, 1999. 60 s.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Attack, Ace Books, 1967. 329 s.

Wilkinson G. Frank, The Golden Age of Flying Saucers: Classic UFO Sightings, Saucer Crashes and Extraterrestrial Contact Encounters, New Paradigm Press, 2007. 120 s.

www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf


[1] Anónimo, Flying Disc Tales Decline As Army, Navy Crack Down, Las Vegas Review-Journal, July 9, 1947.

[2] http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

[3] Un juego de palabras.

[4] Ver Cincinnati Enquirer (edición de KY), julio 10, 1947.

[5] Hall David Michael, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, MN, 1999. Pag. 64.

[6] Ver Independent Record, Helena, Montana, 10 de julio.

[7] Anónimo, “Boule de feu” vue à Québec, La Presse, Montreal, Quebec, le mercredi 9 juillet 1947. Pag. 19. Artículo e internet, http://www.noufors.com/observations_d_ovnis_%E0_travers_le_canada.html

[8] http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-5/

[9] Anónimo, Titusville’s ‘Flying Saucer’ Mystifies Gannon, Allegheny College Scientists, The Erie Dispatch, Pennsylvania, Wednesday, July 9, 1947.

[10] Aldrich Jan, Project 1947 Report on “Crashed Discs”, UFO Research Cincinnati, artículo en internet, http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

[11] Ver Columna Odds & Ends, Daily Chieff, Winter Haven, July 9, 1947. Pag. 1.

[12] Dixon L. Kenneth, The Great Saucer Mystery, Charleston Gazette, West Virginia, July 10, 1947.

[13] Se refiere a los experimentos de radar utilizando a la Luna como blanco, que se realizaron por esa época.

[14] Anónimo, Bet Your Idea on Dizzy Discs Can Beat Some of These!, Port Arthur News, Texas, July 10, 1947.

[15] El mitológico leñador gigante.

[16] Ver

Post Comment