El día después de Roswell (29)

EL DÍA DESPUÉS DE ROSWELL (29)

image El 11 de julio en Twin Falls, Idaho, se encontró un disco de 17 pulgadas de diámetro (42,5 cm). Tenía un domo en la parte superior, que estaba anclado al platillo por lo que parecían ser pernos de estufa. Aparentemente estaba hecho de cartón y estaba pintado con esmalte de color plata en un lado y oro en el otro. En el centro de este disco había un pequeño tubo y un pequeño motor y una hélice en el lateral.

Este “plato volador” fue requisado por un coronel de la guardia civil, pero dado que era un “juguete”, al FBI no le importó. Fue enviado a Fort Douglas, Utah, para su examen. En Fort Douglas un oficial de alto rango, que no quiso dar su nombre, dijo que no podía ni confirmar ni negar que las autoridades del Ejército hubieran escuchado del descubrimiento.

La noticia del hallazgo apareció en The Oregon Journal del 11 de julio[1]:

El FBI describe el “platillo” de Idaho en detalle

Butte, Montana, 11 de julio -. (AP) El agente del FBI W. G. Banister dijo que un objeto que parecía ser un “disco volador” fue encontrado la madrugada de hoy en Twin Falls, Idaho, y entregado a las autoridades federales.

Banister, agente especial a cargo del FBI en Montana y Idaho, dijo que la oficina había informado al Ejército en Fort Douglas, Utah, del descubrimiento.

Un agente del FBI en Twin Falls inspeccionó el “plato” y lo describió como similar a los “címbalos utilizado por un baterista en una banda, colocados cara a cara”.

El objeto mide 30.5 pulgadas de diámetro con una cúpula de metal en un lado y una cúpula de plástico de unos 14 pulgadas de altura en el lado opuesto, anclada en su lugar por lo que parecían ser tornillos de estufa. El artilugio está pintado de dorado en un lado y plateado (ya sea de acero inoxidable, aluminio o estaño) en el otro. Parecía haber sido expulsado por una máquina, decían los informes de Twin Falls.

El agente del FBI se negó a decir más.

En Fort Douglas, un oficial de alto rango, que se negó a permitir el uso de su nombre, no quiso hacer comentarios. Él se negó a confirmar o negar que las autoridades del ejército hubieran oído hablar del descubrimiento reportado, o que se esté investigando.

Al día siguiente The Boston Post informaba a sus lectores que todo había sido una broma de cuatro adolescentes de Twin Falls[2]:

“Disco” puesto por menores. Admiten haber hecho el objeto encontrado en Idaho

image Twin Falls, Ida, 11 de julio (AP) -. El Asistente del Jefe de Policía L. D. McCracken dijo esta noche que cuatro jóvenes admitieron haber hecho un disco metálico encontrado esta mañana en el patio de la señora T. H. Thompson de Twin Falls.

El oficial L. D. McCracken es el segundo de pie, de derecha a izquierda.

McCracken dijo que fue alertado de que uno de los muchachos sabía sobre el caso. Los chicos explicaron que les llevó dos días para hacer el “platillo”, que se parecía a címbalos de banda colocados juntos y con una cúpula de plexiglás esmerilada. McCracken dijo que los oficiales del ejército que llegaron a Twin Falls de Fort Douglas, Utah, habían llevado el disco a Salt Lake City.

El objeto mide 30,5 pulgadas de diámetro con una cúpula de metal en un lado y una cúpula de plástico de unas 14 pulgadas de altura en el lado opuesto, anclada en su lugar por lo que parecían ser tornillos de estufa. El artilugio se pintó de oro en un lado y de plata en el otro.

El objeto fue encontrado por la señora F. W. Easterbrooks, quien dijo que escuchó un ruido sordo alrededor de las 2:30 a.m. Ella salió corriendo, vio el “disco” en un patio contiguo, y llamó a la policía.

El periódico publicaba una fotografía en donde aparecía el capitán B. B. Zecharias mostrando el platillo. El pie de foto decía:

Engaño ovni. Capitán B. B. Zecharias de Fort Douglas, Utah el trabajo manual de cuatro chicos de Twin Falls, Idaho, que tenía estremecidos a los habitantes del Sur de Idaho – así como al FBI, a la inteligencia del Ejército y a la policía local – después de dejar caer su aparente “disco volador” en un patio deTwin Falls.

Podemos encontrar más información en el Daily Tribune de Lewiston, Idaho, del 12 de julio[3]:

El Ejército, el FBI y la policía en círculos. Engaño con disco galopante. Admitido por jóvenes de Idaho.

TwinFalls Twin Falls, Idaho, 11 de julio – AP – Cuatro adolescentes lanzaron un “platillo volador” en esta ciudad el día de hoy, y antes de que la crisis muriera esta noche, con su admisión de que era “una broma”, el FBI, la Inteligencia del Ejército y la policía local pasaron un día mareado tratando de averiguar qué era ese artilugio.

El disco hecho en casa, repleto con una cúpula de metacrilato, tubos de radio, cables quemados y lados brillantes de plata y oro fue descubierto en el patio de la residencia de T. H. Thompson esta mañana por la señora Fred Easterbrook.

El asistente del Jefe de Policía L. D. McCracken retuvo los nombres de los bromistas, ya que eran menores de edad y no se tomarán medidas judiciales contra ellos. Dijo que admitieron el engaño después de que alguien le “sopló” que uno de los muchachos sabía algo sobre el caso.

Hecho en dos días

El señor McCracken cito que los chicos, de edades comprendidas entre 15 y 16 años, dijeron que pasaron dos días haciendo el disco que mide 30 1/2 pulgadas de diámetro.

Se parecía a dos címbalos puestos juntos. Sin embargo, el disco se veía lo suficientemente “real” como para que un agente del FBI le echara una mirada, notificara a su oficina de distrito en Butte, Montana, y tres oficiales del ejército llegaran de Fort Douglas, Utah, en un avión militar proporcionado por la guardia nacional del Estado.

La broma comenzó la mayor ola de especulaciones sobre discos voladores de que esta ciudad haya sido testigo, desde hace 10 días en que unos 30 residentes informaron que vieron discos galopando y silbando sobre sus cabezas.

Dos estrechas franjas de césped en el jardín de Thompson fueron arrancadas como si el disco hubiera arado en la tierra.

Oficiales desconcertados

Al principio los oficiales estaban confundidos – hasta que el engaño fue descubierto – se preguntaban cómo pudo el objeto metálico haber navegado a la tierra a través de un laberinto de cables de teléfono y eléctricos.

La señora Easterbrook, la familia Thompson y los vecinos, al revisar los acontecimientos de anoche, especularon hoy que escucharon un “ruido” durante la noche – probablemente alrededor de las 2:30 a.m., pero los niños dijeron a la policía que sembraron el disco a las 10 p.m.

Un avión de carga con oficiales del ejército – dos tenientes coroneles, dos tenientes y un civil – llegaron en un avión de la Guardia Nacional de Utah, poco después del mediodía para inspirar una nueva ronda de especulaciones. Los hombres del ejército se negaron a divulgar sus nombres a los periodistas y se mantuvieron alejados de cualquier entrevistador persistente.

Mientras crecía la especulación, el grupo del ejército se deslizó fuera de la sede policial con el plato del tamaño de una rueda de bicicleta – y fue llevado de regreso a Salt Lake City. Poco después de su partida, McCracken anunció que todo era un engaño.

Los niños dijeron a los agentes que utilizaron partes de un viejo fonógrafo, tubos de radio quemados y varios componentes eléctricos desechados, para la fabricación de su artilugio.

El FBI libera la “Historia”

Tras la salida del ejército, un agente del FBI llegó a la oficina de McCracken, en presencia de los periodistas y preguntó “¿podría usted dar la noticia?”

“¿Qué noticia?” contestó McCracken.

“Bueno”, dijo el agente federal, “el hombre de inteligencia del ejército dijo que se podía decir a la prensa que cuatro adolescentes confesaron haber hecho el objeto y arrojarlo al patio”.

Entonces McCracken relató que la historia entera era una broma.

OTRO CASO DE ENCUBRIMIENTO

Este caso tiene una enorme similitud con el de Roswell, y ambos demuestran, sin lugar a dudas, que las autoridades militares de los Estados Unidos han montado toda una serie de artimañas y encubrimientos para ocultar la verdad de los platillos voladores al mundo. Analicemos el caso de Twin Falls.

TwinFallsIdaho La noche del 10 de julio de 1947, en Twin Falls, Idaho, la señora Fred Easterbrook escuchó un ruido sordo frente a su casa. Tras salir a investigar, encontró en la casa de su vecino dos franjas de césped destrozado, y al final de la pista dañada vio… ¡un disco!

La señora Easterbrook llamó a la policía local. Algunos de los más destacados miembros de Twin Falls llegaron por la mañana, echaron un vistazo al disco – aproximadamente del tamaño de una rueda de bicicleta – y llamaron al FBI. El FBI examinó el disco y llamó a la base militar local. Tres oficiales militares volaron desde Fort Douglas, Utah. Vieron el disco y contactaron con su cuartel general. Al mediodía llegaron cinco personas en avión, dos teniente coroneles, dos tenientes primeros, y un hombre “vestido de civil”. Estos tipos ignoraron a la prensa que esperaba y se dirigieron hacia donde se encontraba el disco detenido. Poco después, estos cinco hombres misteriosos se deslizaron fuera de la sede policial, llevando el disco de origen desconocido, de regreso a Salt Lake City con ellos. Fue entonces que el Jefe de la Policía Auxiliar, L. D. McCracken, dio un paso adelante para hacer el anuncio: El disco era un “engaño”, construido por algunos adolescentes a partir de un viejo fonógrafo, un poco de alambre quemado y tubos de radio.

Y eso fue todo.

¿O no?

Fonógrafo Quiero decir, ¿quién no podría pensar que todo fue una broma? Algunos adolescentes, que no podían ser nombrados porque eran menores de edad (¡Ja!, ¡qué conveniente!) arman un disco, del tamaño de una rueda de bicicleta, con varios trozos de chatarra. ¿Esperaban o creían que la policía local era demasiado estúpida para no reconocerlo? ¡Tonterías! Uno de mis vecinos es un ex policía y cuando le pregunté si sabía cómo era un fonógrafo, dijo, “Por supuesto, mi abuela tenía uno”. ¿Luego le pregunté si sabía a qué se parecían los tubos de radio? Por supuesto. Sus padres tenían un viejo radio de bulbos. ¿Qué hay del cable quemado? Seguro que sabía lo que era – es como un alambre, ¡tan sólo quemado! Pero se supone que debemos creer que los policías de Twin Falls no sabían qué era esta cosa fabricada con cosas caseras. Claro…

El FBI se presentó. Estos tipos son realmente inteligentes, de los mejores jugadores de la liga con alto índice de inteligencia, pero ¿reconocieron el disco como el ensamble de basura que se supone que era? De ninguna manera. Entonces llamaron al ejército.

Llegaron tres oficiales del ejército, examinaron esta supuesta confección de piezas, y ¿qué hicieron? ¡Pidieron refuerzos!

Cinco hombres más volaron para examinar lo que, obviamente, sin duda, era algún tipo de broma hecha por unos chiquillos locales, y jugaron al juego de “tengo un secreto” con la prensa. Sin dar nombres, sin identificarse, fueron directamente a la estación de policía, midieron el disco, y volaron a Salt Lake City con él.

Sólo una vez que estos hombres estuvieron a salvo en su camino se nos dijo: “Cuatro adolescentes confesaron haber hecho el objeto y haberlo arrojado al patio”. Sí, claro…

¿Todo este drama y actividad militar de alto nivel por un fonógrafo antiguo, algunos cables, y un montón de tubos de radio? ¿Una broma de adolescentes?

Sólo un “idiota babeando” se tragaría eso.

image Obviamente, era un verdadero disco volador, y esta explicación de “broma” era una historia de encubrimiento barata y patética. Seguro que el disco tenía sólo de 30 pulgadas de diámetro, pero estaba hecho con nanotecnología. ¿Quién nos dice que alguna civilización avanzada no podría haber diseñado gente realmente pequeñita para volar? O tal vez los deshidrataron. Una vez vi esto en una caricatura de Bugs Bunny, “Marcianos instantáneos, sólo añada agua”. ¿Tal vez fue por eso que los tres hombres del ejército llamaron por refuerzos, un poco de café se derramó torpemente en uno de los pequeños extraterrestres y se rehidrató en un bicho gigante como James Arness en “El enigma de otro mundo”? No sé, pero es evidente, para cualquiera con dos dedos de frente, que no se necesitan siete (cuente siete) oficiales militares y un hombre del CIC para identificar algunos falsos platillos elaborados por cuatro adolescentes.

¿Usted quiere una prueba más de que esto fue un platillo de verdad? El caso Twin Falls no está en los archivos del Libro Azul, ¡al igual que Roswell! Oh, por supuesto, está en los periódicos, al igual que Roswell, e incluso hay fotos del disco en manos de un oficial del ejército, de nuevo, al igual que Roswell. ¿Una coincidencia? ¿O pruebas adicionales de otro encubrimiento de “platos voladores”?

O tal vez, sólo tal vez, los oficiales del ejército en realidad no sabían lo que era el material, y decidieron ir por el lado de la precaución hasta que se pudiera hacer una identificación positiva. Llamar a algo un “disco volador” no significaba nada. Llevar la cosa a la persona adecuada que pudiera identificarla era lo importante, y eso es lo que sucedió con los restos de Roswell. Trajeron un meteorólogo para identificar algunos equipos meteorológicos que eran parte de un proyecto altamente secreto. En el caso de Twin Falls deberían haber ignorado al ejército y en su lugar llamado a un reparador de fonógrafos.

Con lo anterior hemos demostrado, más allá de cualquier duda razonable, que los platillos de Roswell y de Twin Falls eran máquinas de procedencia extraterrestre. Máquinas que fueron incautadas por los militares americanos y cuya tecnología sirvió de base para desarrollar los microcircuitos, los iPods, las ruedas de bicicleta y las lacas y barnices de color oro y plata.

Por si todo eso fuera poco, y como una extraordinaria ¿coincidencia?, justo el día anterior se había estrellado otro de estos discos en un pueblo llamado Black River Falls (no hay que olvidar que según los más conspicuos ufólogos, los platos voladores son atraídos por el agua, que es justo lo que hay tanto en Twin Falls como en Black River Falls, ¿coincidencia?). Al parecer el Ejército también fabricó una historia de encubrimiento en la que involucraba a unos adolescentes (¿coincidencia?) Pero como saben todos los aficionados a los temas paranormales, es necesario que el público sea quien dé el veredicto final. Así pues, pasemos a la historia.

EL PLATILLO DE BLACK RIVER FALLS

BlackRiverFalls Recordemos que por aquellos días los platillos voladores acostumbraban a caer en racimos[4]. Uno de estos platos se desplomó en el patio de un sacerdote de Grafton, Wisconsin, pero rápidamente se identificó como una sierra de hoja circular. En el Este de St. Louis, Illinois, se lanzaron varios discos de papel prensado de 11 pulgadas desde una azotea, que fueron identificados posteriormente como arandelas de embalaje de locomotora. Artilugios más elaborados fueron fabricados y lanzados en Shreveport, Louisiana, en Wisconsin, y en Clearwater, Florida. Un dispositivo de treinta pulgadas, que aterrizó en un patio trasero de Hollywood en la noche del 9 de julio recibió una considerable cobertura de noticias por la prensa cuando el que lo encontró puso una recompensa de mil dólares.

Otro de estos discos voladores se estrelló el 10 de julio en Black River Falls, Wisconsin. Este disco se convirtió en un gran negocio para Sig Hanson, el hombre que lo encontró, un electricista, quien cobraba 50 centavos de admisión para ver el “platillo” hasta que la policía local intervino y lo guardó en la bóveda de un banco. El artefacto, que estaba hecho de madera cartón y plástico[5], y tenía la forma de dos cuencos de sopa unidos entre sí, fue visto supuestamente en pleno vuelo, cerca de Black River Falls poco antes de que el electricista dijera que lo había encontrado. Contenía un tubo de radio y tenía dos hélices pequeñas.

Yacía en lo profundo de las hierbas en el recinto ferial de la ciudad, en el condado de Jackson, Wisconsin.

The Oregon Journal, del 11 de julio, publicó la siguiente nota[6]:

El “disco” de Wisconsin manipulado por energía

BlackRiverFallsWisconsin Black Falls, Wisconsin, 11 de julio (UP) – El electricista Sig Hanson, dijo hoy que había encontrado un “platillo volante” de plástico en forma de dos cuencos de sopa unidos y que contenía un tubo de radio, que a su juicio podría haber proporcionado al artilugio la propulsión para el vuelo.

Hanson dijo que encontró el aparato, que tenía dos pequeñas hélices, en el recinto ferial del condado de Jackson.

Él dijo que contenía un motor del tamaño del puño de un hombre y un eje de cuatro pulgadas que iba desde el motor.

Funcionarios de la Patrulla Civil Aérea (CAP) de Wisconsin y el Mayor John Schindler, oficial de enlace de las fuerzas del Ejército del Aire con la CAP, dijo que iba a investigar el “disco”.

Nuevamente el FBI hizo una investigación. En el reporte dirigido a Eduard A. Tamm, Director Asociado del FBI, escrito por D. M. Ladd y fechado el 11 de julio, leemos:

image Office Memorandum * UNITED STATES GOVERNMENT

PARA: SR. E. A. TAMM FECHA: Julio 11, 1947

DE: D. M. LADD

ASUNTO:

SAC Johnson de la Oficina de Milwaukee llamó para informar que había recibido una llamada telefónica del coronel XXXXX, Oficial de la reserva en la Civilian Air Patrol, Black River Falls, Wisconsin. El coronel XXXXX informó que a las 3:30 p.m. julio 10, XXXXX XXXXX de Black River Falls, Wisconsin, había encontrado un gran disco de 17 pulgadas que parecía haber sido hecho posiblemente de cartón pintado con esmalte plateado para aeroplano. En el centro tenía un tubo y un motor pequeño con una hélice en uno de sus extremos. El coronel XXXXX expresó la opinión de que este disco no sería capaz de volar por sí mismo. Dijo que sería enviado a los Air Corps Headquarters. El coronel XXXXX dijo, sin embargo, que XXXXX no quería liberar el disco sin la aprobación del FBI.

Di instrucciones al señor Johnson de informar al oficial de los Air Corps de que se pusiera en contacto con el coronel XXXXX y le dijera que él no veía ninguna razón para que el Bureau intentara asegurar la liberación del material ya que no estaba en nuestra custodia y no teníamos el control. Él declaró que la prensa también había llamado referente a este asunto. Le di instrucciones de no hacer ningún comentario a la prensa.

DML:cmw

Hasta el 12 de agosto encontramos un Nuevo reporte. Esta vez escrito por el agente del FBI en Milwaukee y dirigido a Hoover:

Office Memorandum * UNITED STATES GOVERNMENT

PARA: Director, FBI FECHA: Agosto 12, 1947

DE: SAC, MILWAUKEE

ASUNTO: PLATILLOS VOLADORES

SABOTAJE

Se hace referencia al Bureau Bulletin No. 42, Serie 1947, fechado el 30 de julio de 1947, Sección (B), que aconseja que todos los reportes referentes a discos voladores sean investigados por las oficinas locales.

Antes de recibir estas instrucciones, fueron llamadas dos instancias para la atención de esta oficina referentes a discos voladores. Se recibió un reporte el 7 de julio, 1947, cuyos detalles se establecen en una carta de Milwaukee al Bureau fechada el 9 de julio, 1947, intitulada, “Discos o platillos voladores, Misceláneo, llamada telefónica del señor Fletcher al Bureau a las 8:30 a.m., 7-7-47”. No se hizo ninguna investigación referente a este reporte.

El segundo informe fue recibido por este oficial a las 1:20 p.m. del 11 de julio, 1947, de XXXXXXXXXX que está a cargo de la Civil Air Patrol de Wisconsin, un auxiliar de las Army Air Forces. En esa ocasión XXXXX llamando de Black River Falls, Wisconsin, dijo telefónicamente a esta oficina que un objeto de la forma de un disco, de diecinueve pulgadas de diámetro había sido encontrado el 10 de julio, 1947, por XXXXX electricista de la ciudad, en los terrenos de la feria del Condado de Jackson, cerca de Black River Falls, Wisconsin, aproximadamente a las 3:30 p.m. El disco podría estar hecho de una sustancia como cartón recubierto por un material tipo barniz plateado para aeroplanos. El artilugio tiene una pequeña cola de madera como un timón en la parte trasera y en el interior del disco hay lo que parece ser una celda fotoeléctrica o tubo RCA. También dentro del disco hay un pequeño motor eléctrico con un eje corriendo en el centro del disco. En uno de los extremos del eje hay una hélice muy pequeña. En la opinión de XXXXX se dice que él desea regresar el artilugio, posiblemente hecho por algunos jóvenes. XXXXX declaró que él desea enviar el artilugio a Milwaukee y eventualmente turnarlo a las Army Air Forces, pero que el hombre que lo encontró, XXXXX, aparentemente desea tener algo de publicidad de su hallazgo y quiere que se lo regrese.

Esta información fue dada telefónicamente a la atención de D. M. Ladd, asistente del Director del Bureau, el 11 de julio, 1947.

Posteriormente, SAC H. K. Johnson telefoneó al coronel XXXXX a cargo de Contra Inteligencia, Fifth Army, Chicago AC de S G-2 Headquarters Fifth Army, East Hyde Park Evenue, Chicago, Illinois, quien dijo que él contactaría a XXXXX de Black River Falls, Wisconsin.

No se hizo ninguna investigación adicional sobre este asunto.

Director

8-12-47

Las anteriores constituyen las únicas dos instancias en las que se ha contactado a esta oficina, relacionadas con discos voladores. Amenos que se reciban instrucciones en sentido contrario del Bureau, esta oficina no contempla tomar ninguna acción adicional en conexión con los dos casos anteriores, pero investigará de manera completa todos los futuros reportes relacionados con los discos voladores.

JFG/ddc

98-0

CINCUENTA Y SIETE AÑOS DESPUÉS…

hutch2 En julio de 1947, Robert Huntley era un adolescente de 17 años que trabajaba en una tienda de rótulos de madera con su abuelo en Black River Falls, Wisconsin. La vida en ese pueblo era aburrida y Huntley pensó en poner algo de emoción a la pequeña localidad en ese verano.

Decidido a divertirse, llamó a sus tres amigos, Bud Bowler y sus primos John y Dan McDonald, y les expuso su plan. Entre todos construyeron un platillo. A un panel de madera de balsa ensamblaron partes de un motor viejo y un bulbo fotoeléctrico de un proyector de películas antiguas.

Una vez que terminaron de armar su disco, en la noche del 9 al 10, fueron al recinto ferial para “estrellar” el platillo donde estaban seguros que sería observado. “Teníamos que encontrar un lugar donde sabíamos que encontrarían el disco, y sabíamos que había un partido programado para la noche siguiente”, dijo Huntley. El objetivo era instalarlo en el jardín del parque de atracciones del condado de Jackson, donde los jóvenes cavaron con palas una pista de aterrizaje para el platillo.

57 años más tarde Bob Huntley confesó que él fue uno de los jóvenes detrás de la creación del “platillo volador” que, misteriosamente, se estrelló al aterrizar en una cancha de béisbol en Black River Falls en Wisconsin, en 1947. La apariencia del aparato de madera de balsa, de 15.5 pulgadas, causó tal alarma en ese momento, que la Patrulla Aérea Civil voló con un inspector de Milwaukee y el FBI se presentó. Sin embargo, los funcionarios descubrieron rápidamente que no era del espacio exterior[7].

El objeto fue descubierto por Sigurd Hanson, el electricista de la ciudad, cuando en compañía de George Dickie y Aleck Gunderson fueron a colocar una lámpara sobre el diamante del terreno de béisbol.

Hanson comenzó a exhibir el disco. Cobraba 50 centavos la entrada para ver el “platillo”, antes de que la policía local llegara y cerrara el objeto en una cámara acorazada. Se describió el vehículo como si hubiese sido visto en vuelo cerca de la ciudad.

MitchellField El disco fue enviado a Mitchell Field, y tras el análisis se hizo el siguiente informe: “Este artefacto es claramente un engaño… se mantendrá durante un período razonable de tiempo y luego se quemara y sus cenizas se colocarán en el receptáculo más cercano”.

Hanson era sospechoso de ser el autor, o más bien su hijo, que estaba estudiando ingeniería eléctrica en UCLA. Huntley, por su parte, abrumado por su broma, guardó silencio por miedo: no tenía ningún deseo de ser arrestado por el FBI o de ser encarcelado por el ejército, ni nada. “Hanson era un caballero muy bueno”, dijo Huntley, “y siento mucho por todos los problemas que le generé. Sin embargo, un joven de 17 años de edad, no piensa en esos términos”.

La confesión de Huntley apareció en La Crosse Tribune[8]:

57 años después se revela como fraude el misterio del platillo volador de Black River Falls

Black River Falls, Wis. – Casi seis décadas después, Bob Huntley sigue siendo renuente a hablar de la broma extraterrestre que hizo, en 1947, a la gente de Black River Falls.

“Sólo estaba tratando de hacer un poco más excitante el verano”, explicó la semana pasada en una entrevista telefónica desde su hogar en Lexington, Virginia.

Nunca pensé que se convirtiera en un caso federal.

Pero cuando un platillo volador bastante realista aterrizó en un campo de juegos, eso es justo en lo que se convirtió.

La Civil Air Patrol voló desde Milwaukee para hacer una inspección.

El FBI se interesó.

“Fue entonces cuando me asusté”, dijo Huntley, de 76 años, después de declinar inicialmente ser entrevistado por el La Crosse Tribune.

Su historia se descubrió recientemente cuando envió anónimamente una carta al periódico en la que detallaba los pormenores.

ReportesLibroAzul Ver el fraude del 10 de julio de 1947 en la página A-6.

“Por supuesto que fue un fraude, pero sus perpetradores han permanecido anónimos durante unos 57 años”, escribió el abogado John McDonald del La Crosse. “Pienso aclarar lo mejor posible el misterio, para dar el crédito debido a quienes crearon el platillo”.

Así que pensando que había dejado todo en el olvido del tiempo, Huntley compartió sus recuerdos de la historia del platillo volador.

Él tenía 17 años por ese entonces. Pasó la primera parte del mes trabajando en la carpintería de su abuelo y en la tienda de pinturas de Black River Falls.

El exterior del platillo fue hecho con un tablero, y el interior de madera de balsa, con un motor hecho con viejas piezas de varios motores, y un bulbo fotoeléctrico de un viejo proyector de películas.

Con la ayuda de tres amigos –Bud Bowler y sus primos John y Dan McDonald- Huntley “estrelló” el platillo en un lugar en donde estaba seguro que lo notarían. El platillo medía 15,5 pulgadas de diámetro, 4 pulgadas de altura y pesaba una libra y media.

Fue el finado Sigurd Hanson, quien era el electricista de la ciudad de Black River Falls, quien descubrió el platillo en el pasto del parque de atracciones del condado de Jackson cuando él, George Dickie y Aleck Gundreson instalaban la iluminación en campo de béisbol, según una vieja edición del Tribune.

La noche anterior, Huntley y el grupo de jóvenes habían utilizado palas para cavar una pista de aterrizaje para el platillo.

“Tuvimos que escoger un lugar en donde sabíamos que el disco sería encontrado, y sabíamos que habría un juego de pelota programado para la siguiente tarde”, dijo Huntley.

“Entonces resultó que Sig Hanson tenía que hacer algún tipo de trabajo (en el parque)”.

“Él era un fino caballero, y estoy muy apenado por las molestias que le debo haber creado”, agregó Huntley. “Un muchacho de 17 años no piensa en estos términos”.

Mientras la ciudad se preguntaba sobre el platillo volador, crecían los rumores. El Tribune publicó una edición especial sobre el descubrimiento, el 11 de julio de 1947, anunciando, “Se encontró un platillo volador en Black River Grounds”.

McDonald dijo que tuvo “MIEDO, con mayúsculas”, y eso lo condujo guardar silencio sobre el incidente durante todos estos años.

Huntley agregó. “No quería ser arrestado por el FBI o ser encarcelado por el ejército o por otros”.

McDonald dijo que le vino la idea de confesar cuando limpiaba su garaje y encontró algunos recuerdos. Entre los artículos estaba la edición del Tribune del domingo, 13 de julio de 1997, con el encabezado, “Black River Falls se jacta de poseer un ‘misterio’ de 50 años”.

La historia contaba cómo el platillo era un fraude que nadie había podido explicar. Había especulación en torno a quién estaba detrás del fraude, y se incluían los nombres de Sig Hanson y su hijo, Jim, quien estudiaba ingeniería eléctrica en la UCLA y estaba en casa ese verano a la hora en que se descubrió el platillo volador.

“Pienso que (Huntley) debería tener todo el crédito”, dijo McDonald la semana pasada.

¿La razón para hacer el fraude?

report1 “Fue sólo para dar un poco de diversión a un pueblo pequeño”, dijo Huntley. “Originalmente pensé que lo encontrarían los muchachos al día siguiente”.

Huntley dijo que el platillo fue llevado a la Universidad de Minnesota, en donde se le colocó en un túnel de viento y demostró tener características aerodinámicas excelentes.

“¡Pero los funcionarios no tuvieron ninguna duda y descubrieron rápidamente que no era del espacio exterior!, La madera de la balsa pudo también haber sido una pista”.

“Lo último que oí”, dijo, “fue que terminó en los terrenos de prueba del ejército en algún lugar de Nebraska, quizá en Omaha. Eso fue lo último que oí del platillo”.

En 2004, su cómplice, John McDonald, entonces abogado de La Crosse, escribió en el diario del estado de Wisconsin para reunirse con los autores de la broma: “Por supuesto que era una broma, pero los autores permanecieron en el anonimato por 57 años. Pensé que sería mejor iluminar el misterio, para dar al César lo que es del César antes de que todos los que crearon el plato, pasaran al más allá, de donde vino el plato”[9].

Un vuelo malogrado

Señores:

No muchos de sus lectores recordarán el platillo volador que “aterrizó” en Black River Falls en la madrugada del 10 de julio de 1947. Sin embargo, yo y algunos otros residentes de la antigua Black River Falls recordamos el incidente como si fuera ayer, al igual que sus editores que publicaron una edición especial para conmemorar el evento y publicaron un artículo del 50 aniversario de la nave espacial en su edición del domingo 17 julio, 1997.

Por supuesto, se trataba de una broma, pero sus autores han permanecido en el anonimato unos 57 años.

Pensé que sería mejor aclarar el misterio, para dar crédito a quien crédito merece, antes de que todos los que crearon el plato pasen al gran más allá de donde llegó el plato.

La idea del platillo fue concebida en un juego de póquer de la tarde, en la casa de mi primo, Dan McDonald, el 5 o 6 de julio de 1947. El grupo estaba compuesto por Dan, Bob Huntley, Bud Bowler y yo. La idea del platillo fue realmente del “cerebro de niño”, de Bob Huntley, pero todos contribuimos al plan general. Nos dimos cuenta que, ya que muchos platillos voladores habían sido avistados en y alrededor del país en 1946 y 1947, no había razón por la cual Black River Falls no debía tener uno. Como es natural, suponíamos que todos eran engaños, y de todos modos, uno más o menos no haría daño a nadie.

El plan se desarrolló de la siguiente manera:

1. El platillo se iba a construir en la tienda de carpintería del abuelo de Bob Huntley, en el sótano de Bob Flagstad’s Red and White, en Black River.

2. Se determinó que, dado que los electricistas de la ciudad estaban instalando nuevas luces en el campo de béisbol en los terrenos de la feria del condado, debía ser el lugar de aterrizaje. Pensamos que si el jefe de los electricistas de la ciudad, Sig Hanson, encontraba el platillo, por lo menos lo llevaría al centro de la ciudad y afirmaría que era una falsificación. Pensamos que tal vez podríamos conseguir cobertura local en el Banner Journal, nuestro periódico local.

3. Por supuesto, el lugar de aterrizaje necesitaba preparación. Se determinó que luego que el plato “se estrelló”, debió haber patinado por un trecho de cincuenta a setenta y cinco yardas. El lugar de aterrizaje tuvo que ser construido por la noche después de la medianoche cuando el estadio estaba oscuro, sin ocupantes y sin vigilancia de la policía local.

4. Cuando Bob y su abuelo, Ben Huntley, terminaron el plato tenía unos 15 pulgadas de diámetro y 4 pulgadas de alto. Más tarde se informó que el platillo era alimentado por una celda fotoeléctrica. Sin embargo, no era el caso. A pesar de que había una celda fotoeléctrica, también había pilas de una linterna y un motor de reloj eléctrico conectados entre sí por cables eléctricos cuidadosamente soldados. Fue construido de cartón y madera de balsa, pintado con pintura de aluminio. Era hermoso, pero difícilmente de calidad extraterrestre.

5. Ya que se suponía que el plato había hecho un aterrizaje forzoso, golpeamos una parte de una cerca para simular los daños sufridos en el impacto del estrellamiento.

6. En horas de la madrugada de la mañana del 10 de julio de 1947, nos reunimos, llevamos el plato al recinto ferial, cavamos una pista de aterrizaje con palas y hundimos el borde dañado de la nave en el suelo cerca de uno de los postes de luz en los que los electricistas de la ciudad estarían trabajando en el próximo día o dos.

Al día siguiente nos reunimos en la tienda de Ben Huntley a la espera de las noticias del descubrimiento. Fue una larga espera hasta media tarde, cuando se conoció la noticia en los cafés locales. Un platillo volador había sido encontrado. Y lo que es más, Sig Hanson, el principal electricista de la ciudad, proclamó que era auténtico. (Más tarde lo negó).

A las pocas horas se produjo una explosión de acontecimientos. El platillo fue trasladado al Ayuntamiento y puesto a la vista del público por 25 centavos de dólar por persona. El Ejército de EU fue notificado. Sig Hanson fue anunciado como un héroe. Su sobrino, Jim Hanson, un estudiante universitario en ingeniería eléctrica en UCLA estaba en casa para el verano, y al examinar el platillo confirmó su autenticidad. El platillo fue encerrado en la bóveda del Banco del Condado de Jackson para su custodia hasta que el ejército pudiera llegar.

No es necesario decirlo, los inventores y autores hicimos un juramento de secreto y pasamos a la clandestinidad asustados a muerte.

Al día siguiente, el Tribune publicó una edición especial sobre el platillo. Uno o dos días después, oficiales del ejército volaron en un avión de carga, recogieron el plato, y nunca más fue visto.

Cuando Bob, Dan, Bud y yo nos reunimos un día o dos más tarde se decidió, por temor a ir a un reformatorio, que lo mejor sería mantener el platillo en secreto. También temíamos un juicio de Sig Hanson y su sobrino, Jim, cuyo padre, por cierto, era el juez de circuito de Black River.

Después de varios años, el Saturday Evening Post en un artículo sobre platillos voladores señaló que el platillo de Black River era un engaño. ¡Y así fue! Pero es el material del cual están hechos los recuerdos maravillosos.

Gracias Bob, Dan y Bud, fue muy divertido.

Atentamente,

John R. McDonald, S. C.

REFERENCIAS

Aldrich Jan, Project 1947 Report on “Crashed Discs”, UFO Research Cincinnati, artículo en internet, http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

Aldrich L. Jan, Project 1947: A Preliminary Report on the 1947 UFO Sighting Wave, UFO Research Coalition, 1997.

Allen Munro Scott, The Month It Rained Flying Saucers. The Roswell Incident In Its Historical Context, ParaScope, 1997. Artículo en internet, http://recollectionbooks.com/bleed/ArchiveMirror/Parascope/rainufo.htm

Anónimo, “Disc” Laid to Juveniles. Admit Making Object Found in Idaho, The Boston Post, July 12, 1947. Artículo en internet, http://kenny.anomalyresponse.org/47idaho.html

Anónimo, Army, FBI Police in Circles. Hoax With Galloping Disc. Admitted By Idaho Youths, Daily Tribune, Lewiston, Idaho, July 12, 1947.

Anónimo, FBI Describes Idaho “Saucer” in Detail, The Oregon Journal, Friday, July 11, 1947. Artículo en internet, http://kenny.anomalyresponse.org/47idaho.html

Anónimo, Flying Saucer Found on Black River Grounds, La Crosse Tribune, July 11, 1947.

Anónimo, Plastic Disks Found in Two States, The Chicago Daily News, July 11, 1947, pg. 7.

Anónimo, Remember Ufo Hoax Of ’47? He Did It, Wisconsin State Journal, October 11, 2004.

Anónimo, Wisconsin ‘Disc’ Rigged for Power, The Oregon Journal, Friday, July 11, 1947. Artículo en internet, http://kenny.anomalyresponse.org/47blackriver.html

Arnold Kenneth, Coming of the Saucers. A documentary report on sky objects that have mystified the world, edición del autor, Amherst, 1952. 192 s.

Berliner Don, The U.S. Air Force’s Project Blue Book UFO investigation, Fund for UFO Research, 1996. 9 s.

Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967. 190 s.

Bougard Michel, Des Soucoupes Volantes aux OVNI, SOBEPS, J. P. Delarge, 1976. 287 s.

Davis Isabel & Bloecher Ted, Close Encounter at Kelly and Others of 1955, CUFOS, Evanston Illinois, 1978. 196 s.

Durrant Henry, Les dossiers des ovnis, Volumen 50 Les Énigmes de l’univers, Robert Laffont, Paris, 1973. 309 s.

Eberhart M. George, A Geo-Bibliography of Anomalies primary access to observations of UFOs, ghosts, and other mysterious phenomena, Greenwood Press, Westport, 1980. 1114 s.

Flammonde Paris, UFO Exist!, G. P. Putnam, 1976. 406 s.

Fuller, Curtis, The Flying Saucers – Fact or Fiction?, Flying Magazine, July 1950.

Grooms Autumn, 57 years later, Black River Fall’s flying saucer mystery revealed as hoax, La Crosse Tribune, Sunday, October 10, 2004. Artículo en internet, http://www.lacrossetribune.com/articles/2004/10/10/news/00lead.txt

Gross E. Loren, Charles Fort, the Fortean Society, and Unidentified Flying Objects. A survey of the unidentified flying object mystery from August 1895 to August 1947, edición del autor, 1976. 113 s.

Gross E. Loren, UFOs: A History. Volume 1, July 1947-December 1948, Arcturus Book Service, Scotia, New York, 1982. 160 s.

Hall David Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

Hall David Michael, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, MN, 1999. 398 s.

Hall H. Richard, The UFO Evidence, NICAP, Washington, 1964. 184 s.

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/11/el-ovni-de-black-river-falls/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-5/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-6-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-7/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-8/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-9/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-10/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-11/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-12/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-13/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-14/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-15/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-16/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-17/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-18/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-19/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-20/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-21/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-22/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-23/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-24/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-25/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-26/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-27/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-28/

http://rr0.org/data/1/9/4/7/12/27/SaucerProjectReport/index_fr.html

http://rr0.org/science/crypto/ufo/enquete/dossier/BlackRiver/index.html

http://ufo-logic.xooit.com/t129-ARCHIVES-DE-PRESSE.htm

http://users.skynet.be/sky84985/chron9.html

http://www.forteantimes.com/forum/viewtopic.php?p=451200

http://www.nicap.org/1947.htm

http://www.nicap.org/470704e.htm

http://www.nicap.org/muroc470707dir.htm

http://www.nicap.org/ufoe/section_7.htm

http://www.nicap.org/waves/1947fullrep.htm

http://www.project1947.com/acufoe.htm

http://www.ufodna.com/chrono/ce3/1947.htm

http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

http://www.ufoinfo.com/humanoid/humanoid1947.shtml

Hynek Josef Allen, The Hynek UFO Report, Dell Publishing Company, New York, 1977. 304 s.

Lorenzen Coral, The Great Flying Saucer Hoax, William Frederick Press, 1962. 257 s.

Maccabee S. Bruce, UFO/FBI Connection: The Secret History of the Government’s Cover-Up, Llewellyn Publications; Woodbury, Minnesota, 2000. 216 s.

Mallan Lloyd, Official Guide to UFOs, Science & Mechanics Publishing Company, New York, 1967. 96 s.

McDonald E. James, UFOs – An International Scientific Problem, presentado el 12 de marzo de 1968, en el Canadian Aeronautics and Space Institute Astronautics Symposium, Montreal, Canadá. 40 s.

McDonald R. John, An Ill-fated Flight, Carta a La Crosse Tribune, Sunday, October 10, 2004. Artículo en internet, http://www.lacrossetribune.com/articles/2004/10/10/news/00lead.txt

Michel Aimé, Lueurs sur les Soucoupes Volantes, Maison Mame, No. 4 de la serie Découvertes, 1954. 286 s.

Nolaane D. Richard, Clark David and Roberts Andy, Phantoms of the Sky. UFOs – A Modern Myth?, Robert Hale, 1990. 204 s.

Project Soucoupe – Memorandum pour la Presse, 27 avril 1949. Artículo en internet,

Randle D. Kevin, A History of UFO Crashes, Avon Books, New York, 1995. 276 s.

Randle D. Kevin, Project Moon Dust, Avon Books, New York, 1999. 328 s.

Randle D. Kevin, The Roswell Encyclopedia, Harper Collins, New York, 2000. 416 s.

Randle D. Kevin, The UFO Casebook, Warner Books, New York, 1989. 256 s.

Ruppelt J. Edward, The Report on Unidentified Flying Objects, Doubleday & Company, Inc., New York, 1956. 278 s.

Shalett Sidney, What You Can Believe About Flying Saucers, Saturday Evening Post, April 30 y May 7, 1949.

Steiger Brad, Proyecto Libro Azul, Edaf, Madrid, 1977. 384 s.

Vallee Jacques, Anatomy of a Phenomenon. Unidentified Objects in Space–A Scientific Appraisal, Henry Regnery Company, New York, 1965. 209 s.

Weinstein Dominique, Aircraft UFO Encounters: military, airliner, private pilot’s UFO sightings from 1916 to 1997, Project ACUFOE, Paris, 1999. 60 s.

Werner Walter, Mülle aus den Weltraum, CENAP News Flash, No. 15/2, november 2005.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Attack, Ace Books, 1967. 329 s.

Wilkinson G. Frank, The Golden Age of Flying Saucers: Classic UFO Sightings, Saucer Crashes and Extraterrestrial Contact Encounters, New Paradigm Press, 2007. 120 s.

www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf


[1] Anónimo, FBI Describes Idaho “Saucer” in Detail, The Oregon Journal, Friday, July 11, 1947. Artículo en internet, http://kenny.anomalyresponse.org/47idaho.html

Ver también:

http://www.paranormalnews.com/article.asp?ArticleID=150

[2] Anónimo, “Disc” Laid to Juveniles. Admit Making Object Found in Idaho, The Boston Post, July 12, 1947. Artículo en internet, http://kenny.anomalyresponse.org/47idaho.html

[3] Anónimo, Army, FBI Police in Circles. Hoax With Galloping Disc. Admitted By Idaho Youths, Daily Tribune, Lewiston, Idaho, July 12, 1947.

Ver también:

http://www.paranormalnews.com/article.asp?ArticleID=154

[4] Allen Munro Scott, The Month It Rained Flying Saucers. The Roswell Incident In Its Historical Context, ParaScope, 1997. Artículo en internet, http://recollectionbooks.com/bleed/ArchiveMirror/Parascope/rainufo.htm

[5] Anónimo, Plastic Disks Found in Two States, The Chicago Daily News, July 11, 1947, pg. 7.

[6] Anónimo, Wisconsin ‘Disc’ Rigged for Power, The Oregon Journal, Friday, July 11, 1947. Artículo en internet, http://kenny.anomalyresponse.org/47blackriver.html

[7] Werner Walter, Mülle aus den Weltraum, CENAP News Flash, No. 15/2, november 2005.

[8] Grooms Autumn, 57 years later, Black River Fall’s flying saucer mystery revealed as hoax, La Crosse Tribune, Sunday, October 10, 2004. Artículo en internet, http://www.lacrossetribune.com/articles/2004/10/10/news/00lead.txt

Ver también: http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/11/el-ovni-de-black-river-falls/

[9] McDonald R. John, An Ill-fated Flight, Carta a La Crosse Tribune, Sunday, October 10, 2004. Artículo en internet, http://www.lacrossetribune.com/articles/2004/10/10/news/00lead.txt

Ver también: http://www.forteantimes.com/forum/viewtopic.php?p=451200

Post Comment