Percepción del fenómeno ovni en México

PERCEPCIÓN DEL FENÓMENO OVNI EN MÉXICO. UN ACERCAMIENTO SOCIOLÓGICO AL PÚBLICO INTERESADO[1]

Héctor Escobar S. & Solveig Rodríguez K.

PerspectivasUfologicas5 A principios del pasado 1994, se llevó a cabo la presentación de Perspectivas Ufológicas en el Club de Periodistas de México[2]: En tal ocasión aprovechamos para aplicar un pequeño cuestionario sociométrico con el fin de obtener estimaciones aproximativas a la percepción del fenómeno ovni por parte del público mexicano. Para tal hecho aplicamos un pequeño cuestionario estructurado mediante el formato de preguntas con respuesta de opción múltiple.

El cuestionario tal era anónimo y se entregaron un total de 105 cuestionarios de los cuales se nos devolvieron 74.

La muestra a la que se aplicó estaba integrada por personas interesadas en el fenómeno ovni, ya que acudieron a la conferencia de presentación de Perspectivas. Esta conferencia fue gratuita, lo que facilitó la asistencia.

Los reactivos del cuestionario tal eran:

1) Sexo:

M, F

2) Estado civil:

a) Soltero,

b) Casado,

c) Unión libre,

d) Otro

3) Nivel máximo de estudios:

a) ninguno,

b) primaria,

c) secundaria,

d) bachillerato,

e) técnico,

f) profesional,

g) postgrado,

h) otro[3]

4) Edad:

a) <15,

b) 16-20,

c) 21-25,

d) 25-40,

e) >40

5) En su opinión la mayor parte de los reportes ovnis se pueden explicar como:

a) confusiones con objetos o fenómenos comunes

b) fraudes deliberados

c) trastornos mentales

d) naves procedentes de otros mundos

e) armas secretas de las grandes potencias

f) otros (especificar)

6) Su ingreso promedio mensual es de:

a) Menos de N$ 500;

b) N$ 500 a 1,000;

c) 1,001.00 a 2,000;

d) 2,001 a 5,000;

e) Más de 5,000[4]

7) ¿Ha observado usted alguna vez algo que pueda considerar un ovni?

Sí, No

8.) Con respecto al fenómeno ovni usted se describiría como:

a) muy interesado,

b) interesado,

e) regularmente interesado;

d) poco interesado,

e) nada interesado

9) Entre sus libros ¿Cuenta Ud. con alguno referente al tema ovni?

a) ninguno,

b)1 a 3,

e) más de 4,

d) más de 10

10) ¿Compra Ud. o recibe regularmente alguna publicación dedicada al fenómeno ovni?

Sí, No

11) Aparte de los ovnis Ud. se interesa por: (puede elegir más de 1 respuesta):

a) parapsicología,

b) brujería y ciencias ocultas,

e) New Age,

d) El yeti, el monstruo del lago Ness, etc.

e) Otros (especificar),

f) Nada de esto.

Los resultados de este pequeño estudio arrojaron los siguientes resultados.

Grafica1

Sexo:

Hombres: 54 (72.9 %)

Mujeres: 20 (27.1 %)

Estado civil:

Solteros: 38 (51.3 %)

Casados: 30 (40.5 %)

Unión libre: 6 (8.1 %)

Otros: 0(0.0 0 %)

Nivel Máximo de estudios:

Ninguno: 0 (0.0%)

Primaria: 4 (5.4. %)

Secundaria: 4 (5.4 %)

Bachillerato: 18 (24.3 %)

Técnico: 4 (5.4 %)

Profesional: 38 (51.3%)

Postgrado: 6 (8.1 %)

Edad:

Menos de 15: 0 (0.0 %)

15-20: 16 (21.6 %)

21-25: 16 (21.6 %)

26-40: 20 (27.0 %)

Más de 40: 20 (27.0 %)

Grafico3 Explicaciones atribuidas al fenómeno ovni:

Contusiones con objetos o fenómenos comunes: 32 (31.3%)

Fraudes deliberados: 10 (9.8%),

Trastornos mentales: 6 (5.8 %),

Naves procedentes de otros planetas: 33 (32.3 %),

Armas secretas de las grandes potencias: 9 (8.8%),

Otros: 12 (11.7%)

En el renglón “Otros” 8 respuestas (7.8 %) indicaron que “seres vivos” y 4 respuestas (3.9 %) indicaron “naves de otra dimensión”.

Nivel de ingresos:

Menos de 500: 20 (27.0 %)

500-1000: 18 (24.3 %)

1001-2000: 18 (24.3%)

2001-5000: 8 (10.8 %)

Más de 5000: 10 (13.5 %)

No contestó: 2 (2.7 %)

Grafica2 ¿Han observado algo que pudieran considerar un ovni?

Si: 24 (32.4%)

No: 50 (67.5%)

¿Qué tan interesados están en el fenómeno ovni?

Mucho: 16 (21.6%)

Interesados: 36 (48.6%)

Regularmente interesados: 10 (13.5%)

Poco interesados: 8 (10.8%)

Nada interesados: 4 (5.4%)

Grafico4 Poseen libros sobre el tema:

Ninguno: 30 (40.5%)

1-3: 22 (29.7%)

Más de 4: 8 (10.8%)

Más de 10: 14 (18.9%)

Compra o recibe alguna publicación periódica sobre el tema:

Si: 16 (21.6%)

No: 58 (78.3%)

Otros temas en los que estén interesados:

Parapsicología: 34

Brujería: 22

New Age: 2

Yeti, monstruo del lago Ness, etc.: 6

Otros: 2

Ninguno: 28

En la categoría “Otros” una respuesta fue para “Vidas pasadas” y otra para “Taoísmo”.

Trataremos de hacer un análisis de estos datos.

El Público

En primer lugar resulta significativa la superioridad de varones sobre mujeres (3 a 1) lo cual puede explicarse suponiendo que los varones tiene mayor facilidad, por sus actividades, en comparación con las mujeres. Aquí es notorio señalar que a “simple vista” el público que asistió a dicho evento mostraba una distribución más proporcional (50 y 50 %). Al parecer el mayor número de cuestionarios no entregados fue por parte de mujeres. No sabemos la razón de este comportamiento.

Se desprende igualmente del análisis de la muestra que el público era mayoritariamente adulto ya que los grupos de edades (26 a 40) y (Más de 40) suman un total del 56 % de la muestra; en cambio, no hubo asistencia de niños (menos de 15). No obstante se pudieron detectar algunos niños entre el público, de lo que se desprende que no contestaron el cuestionario. Igualmente, relacionando edades con respecto a sexo no se observan diferencias significativas.

El mayor porcentaje de personas se encontraban dentro de la categoría solteros (51%) lo cual es un porcentaje alto considerando que el grupo mayoritario eran adultos [26 o más años (56 %)]. Es decir si sumamos los menores de 25 años obtenemos el 44 % de la muestra, lo cual indica la existencia de un 13 % de mayores de 25 años solteros.

Esta peculiaridad puede explicarse si se considera que dentro de la opción Estado civil no se incluyó la opción “divorciado”, pero si la opción “otros”. Aquí son posibles dos casos. El primero de ellos es que las personas divorciadas hayan contestado “soltero” en vez de “otro”. La segunda opción es que se tratara de gente adulta y soltera, lo cual indicaría un grupo “sui géneris”.

Tanto en hombres como mujeres la distribución por edades es la esperada.

En el rubro dedicado a ingresos, es de señalar que se obtuvo la distribución esperada para la ciudad de México, ubicándose el 46 % de la muestra en personas con ingresos mensuales de entre 150 y 650 dólares (500 a 2,000 pesos). Es notorio pero esperable un 26 % de personas con ingresos menores a los 150 dólares (500 pesos), la cual corresponde estrechamente con aquellas personas de entre 16 y 20 años (22 %), la mayor parte estudiantes o desempleados.

En lo que se refiere al nivel máximo de estudios notamos que la mayoría de las, personas (52%) tienen estudios a nivel universitario y que a partir de este nivel el orden es descendente. Esto, si bien puede sorprender desde el extranjero, no es raro en la ciudad de México en donde los estudios universitarios son relativamente baratos. Comprobamos que no obstante, resulta contrastante con el nivel de ingresos, ya que parecen no corresponder (mucho estudio poco ingreso) pero es una de las características de la crisis en América Latina[5].

A modo de promedio podríamos decir que el público interesado en los ovnis son varones, solteros, de más de 26 años, con ingresos de entre 500 y 2,000 pesos (150 y 650 dólares mensuales) y con estudios a nivel universitario. Al parecer, los escasos ingresos explican el nivel de soltería…

Los ovnis

Si analizamos los datos de cómo percibe el fenómeno el público encontramos que un 32 % de las personas informa haber visto algo que considera un ovni. En tanto el restante 68 % no ha tenido experiencias de este tipo.

La pregunta referente a lo que consideraban que podían ser los ovni admitía varias respuestas, se tuvo un total de 102 respuestas, que en las gráficas aparecen como el total lo que muestra que la mayor parte de la gente ubica un origen diverso al fenómeno. Sin embargo, si cuestionamos en relación a lo que las personas creen que son los ovnis, encontramos que las respuestas se pueden dividir en tres terrenos: Por un lado las respuestas que llamamos “negativas” (Fraudes, Confusiones, Trastornos mentales) que son aquellas que tienden a desestimar la positividad posible del fenómeno; en segundo lugar las respuestas “normativas” (Armas secretas) que afirman la positividad del fenómeno pero racionalizan la explicación, y en tercer lugar las respuestas “positivas” (Naves de otro planeta, seres vivos, naves de otra dimensión), aquellas respuestas que afirman la positividad del fenómeno y la positividad de las hipótesis explicativas como posibilidades reales y desconocidas. Debe entenderse que los términos “Negativo”, “Normativo” y “Positivo” no implican en este contexto ningún aspecto valorativo.

A primera vista sorprende el alto número de “respuestas negativas” 42 % del total, lo cual se explica fácilmente si nos enteramos que en los carteles de anuncio de la conferencia se indicaba que era una conferencia organizada por la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica (SOMIE) y que acudió una gran cantidad de público simpatizante con el grupo, lo cual no es con mucho, la media poblacional.

Por otro lado, el grupo de “respuestas normativas” tiene un nivel bastante pequeño de respuestas (8.8 %) considerado normal ya que es un tema que hace muchos años no se maneja como fuente explicativa para el fenómeno.

En el renglón de las “respuestas positivas”, notamos que estas apuntan primordialmente a la hipótesis de “Naves extraterrestres”, idea prototípica sobre el fenómeno y asimismo la idea más difundida por los medios de comunicación y por la serie de programas que sobre el tema se habían venido presentando en la televisión y radios nacionales desde 1991, a partir del supuesto ovni del eclipse[6]. Quienes apuestan en favor de esta hipótesis son el 32 % de los encuestados. Parecerá sorprendente encontrar aquí respuestas como “Seres vivos” (8%), sobre todo si consideramos que la hipótesis de los “zeroides” nunca ha sido especialmente fuerte. Esto tiene su explicación sociológica, y es el hecho de que esta es la versión que ha sido difundida por numerosos programas de televisión y por Jaime Maussan a partir del contactado Carlos Díaz. Sorprende sin embargo el bajo nivel de las hipótesis dimensionales (naves de otras dimensiones, universos paralelos y similares, lo cual habla que la variedad de material ufológico a la que se tiene acceso en México es casi exclusivamente “pro extraterrestres”.

Si resulta sin embargo interesante analizar las relaciones entre el tipo de explicaciones y el grado de estudio del público. Así observamos que el grupo de personas con educación primaria contestó unánimemente que se trataba de “naves extraterrestres” (4 respuestas). En el grupo de educación secundaria, las respuestas se dividieron entre “confusiones”, “fraudes” y “naves extraterrestres” (2 c/u). En el grupo de personas con estudio de bachillerato la respuesta preferida fue “confusiones” (6 respuestas) seguidas por naves “extraterrestres” y armas con 3 votos c/u. En el grupo de técnicos, la respuesta favorita fue “Naves extraterrestres” (4 respuestas) seguida por “Fraudes” (3 respuestas) y “confusiones” (2 respuestas). En el nivel profesional domina la respuesta “Naves extraterrestres” (20) seguida por “confusiones” (18). Es en este grupo en que aparece el nivel más alto de respuesta “Zeroides” (8). Es significativo que en el nivel postgrado (un nivel altamente elitista) las respuestas sean “confusiones” (4 respuestas) y “’fraudes”’ (2 respuestas)

El ovni y el interesado.

Finalmente tres datos nos indican el interés de las personas por el tema ovni, primeramente un auto reporte en el cual el 70 % de las personas se definen como con interés en el tema (interesados y muy interesados, en tanto, y es sorprendente, que un 16 % se defina como sin interés (poco interesado o nada interesado)

Este interés no se manifiesta en una compra de revistas dedicadas al tema, ya que sólo un 22 % de las personas informan comprara alguna revista de este tipo[7].

En lo referente a libros (de los cuales hay un amplio surtido en librerías mexicanas) un 60 % de los encuestados tiene al menos un libro dedicado al tema, lo cual tiende a confirmar el interés de las personas. El interés correlaciona de manera directa con el número de libros que manifiestan tener.


[1] Publicado originalmente como: Escobar S. Héctor & Rodríguez K. Solveig, Percepción del fenómeno ovni en México. Un acercamiento sociológico al público interesado, Perspectivas Ufológicas, Año 2, No. 5, México, mayo de 1995. Págs. 54-60.

[2] Ver Perspectiva Ufológicas No. 2.

[3] En México la educación oficial preuniversitaria consta de tres ciclos, primaria (6 años), secundaria (3 años) y bachillerato (3 años)

[4] En este entonces el peso mexicano cotizaba a N$3.45 por dólar estadounidense.

[5] Creo que hay otra explicación. Esas conferencias en el Club de Periodistas eran organizadas por la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica y en general su público era de escépticos. Es decir, se podría hablar que a mayor grado de estudios mayor es el escepticismo. (Nota de LRN)

[6] Ver Perspectivas ufológicas No. 3 y 4 http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/de-ovnis-eclipses-y-contactados/#_ftn1_8085.

[7] En el momento de realizar esta encuesta en México sólo circulaba la revista Reporte Ovni con amplia distribución en puestos e periódicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.