Bromas científicas que han engañado al mundo

Bromas científicas que han engañado al mundo

Glozel Hace unos años el mundo se sorprendió al escuchar sobre el descubrimiento cerca de la aldea de Glozel, Francia, de una cantidad de tablillas de arcilla cocida, con letras de un alfabeto desconocido, que fueron declaradas por algunas autoridades como los ejemplares más antiguos de escritura.

Se supone que estos y otros objetos encontrados con ellos fueron objeto de una prolongada controversia entre los arqueólogos, pero una comisión internacional de expertos nombrados por el gobierno francés finalmente declaró que eran falsificaciones. Así, el asunto Glozel tomó su lugar entre los engaños más famosos de todos los tiempos.

ModernMechanix1La lista de falsificaciones y engaños notables es muy larga. Algunos de estos engaños son mucho más conocidos que otras. El motor de Keely, y la broma de la Luna son conocidos, al menos por su nombre, por la mayoría de los estadounidenses, y el presunto descubrimiento del Polo Norte por el Dr. Cook, sin duda, pasará a la historia junto con el logro autentico de Peary. Otros engaños que han vulnerado a la opinión pública y que atrajeron una gran cantidad de atención en su momento, ahora casi se han olvidado.

En agosto de 1815, cuando se acababan de recibir las noticias del exilio inminente de Napoleón en Santa Elena, un bromista concibió la idea de distribuir volantes en la ciudad inglesa de Chester, que indicaban que la isla elegida para la retirada del ex-emperador estaba terriblemente infestada con ratas, y que el Gobierno había decidido solucionar el problema. El anuncio que ofrecía buenos precios por los gatos y gatitos que se utilizarán para este propósito. Estos debían ser entregados en una dirección especificada, la que resultó ser una casa vacía, y a la que más de tres mil felinos fueron llevados el día señalado.

Un engaño más sensacional fue perpetrado el 9 de noviembre de 1874, cuando el New York Herald publicó un artículo de página completa, bajo un “encabezado escalofriante”, describiendo el escape en la tarde del día anterior, domingo, de la mayoría de los animales salvajes del zoológico de Central Park. Se decía que cientos de personas habían sido asesinadas o mutiladas por leones, tigres.

cardiff5 Posteriormente se exhibió en varias ciudades del este, con gran provecho de los expositores, una enorme figura de piedra de forma humana, que supuestamente era un hombre petrificado o una monumental estatua antigua. La mayoría de los científicos se mostraron escépticos al respecto y el profesor Marsh, de la Universidad de Yale comprobó el fraude. Esta broma fue planeada como una máquina de hacer dinero por un tal George Hull, de Binghamton, NY. El bloque de piedra fue extraído de Iowa, tallado por un albañil alemán en Chicago, teñido y picado para darle una apariencia de mucha edad, y enterrado en Cardiff un año antes de que fuera “descubierto”.

En 1894, un presunto gigante indio momificado, se supone que fue descubierto por un grupo de exploradores en una cueva cerca de San Diego, California, fue exhibido en varias partes de los Estados Unidos, pero no logró alcanzar el éxito financiero del gigante de Cardiff y terminó su recorrido en una casa de empeños del sur. Con el tiempo, pasó a manos del Dr. F. A. Lucas, más tarde director del Museo Americano de Historia Natural, que encontró que estaba compuesto principalmente de yute de un saco y chatarra.

JohnKeelyOtro fraude para hacer dinero es el motor de Keely, que, según su promotor, J. E. W. Keely, estaba destinado a revolucionar las artes mecánicas, proporcionando un poder ilimitado a un precio muy barato. Se dice que operaba por “fuerza etérica”, pero después de la muerte de Keely, en 1898, se encontró que funcionaba por un aparato oculto de aire comprimido. El promotor de este plan fue respaldado por una gran compañía, organizada en 1874 para que pudiera perfeccionar el dispositivo, y se las arregló para engañar a los accionistas por un cuarto de siglo.

LouisDeRougemont Un impostor famoso de los últimos tiempos fue Louis de Rougemont, que se hizo prominente en 1898. Afirmó que había pasado 30 años entre los aborígenes de Australia y fue aclamado como un moderno Robinson Crusoe. Él dio una conferencia ante la Royal Geographical Society en Londres, y parece que nadie cuestionó su veracidad hasta que hizo un error fatal. Se refirió a las manadas de “wombats voladores”. Como el wombat siempre se pega a la tierra firme, comenzaron a surgir las preguntas, y De Rougemont fue desenmascarado como uno de los más hábiles falsificadores de la historia.

En el Journal of the New York Botanical Garden de septiembre de 1919, J. H. Barnhart publicó una exposición de numerosas biografías falsas, que, de alguna manera inexplicable, se deslizaron en una obra de Appleton, de otra manera precisa y fidedigna, Cyclopedia of American Biography. Estos bocetos botánicos puramente ficticios fueron acompañados por una lista de sus obras igualmente imaginarias, de los cuales Barnhart cita 69 títulos.

Hace muchos años, floreció en Reading, Pa., un autotitulado profeta del clima de renombre puramente local llamado Elías Hartz. Un día entró a la oficina del Reading Eagle, y exhibió un “goosebone”, como prueba de que el invierno siguiente sería duro. Un miembro del personal del periódico, Albert N. Burkholder, tuvo a bien “escribir” de Hartz y su goosebone y procedió a publicar. El artículo inicial fue seguido por muchos más, publicados en periódicos de Nueva York y Filadelfia y reimpresos en todo los Estados Unidos, que establecían las declaraciones puestas en boca del sabio rústico por su inteligente agente de prensa.

Hartz, del que nunca se había oído hablar fuera de su propio barrio, pero que Burkholder convirtió en una celebridad nacional. Al mismo tiempo, las nociones supersticiosas sobre el goosebone, como un medio para predecir el tiempo, antes casi propias de los alemanes de Pennsylvania, llegó a ser tan conocido en todo Estados Unidos que la palabra “goosebone” se ha convertido en proverbial a pesar de que aún no ha encontrado su camino en los diccionarios.

Animado por el éxito de esta empresa, Burkholder más tarde inventó un grupo numeroso de profetas del clima, cuyas predicciones se supone estaban basadas en el rico folklore meteorológico entre los habitantes teutónicos de Reading y los alrededores del Condado de Berks. Estos señores supuestamente celebraban “convenciones” anuales en el otoño, cuando se discutían las perspectivas para el invierno y se procedía a votar sobre la cuestión de si la temporada iba a ser leve o severa.

Los informes divertidos de Burkholder de estos encuentros míticos fueron publicados en los principales periódicos de América hasta el año 1913, y fueron tomados probablemente en serio por millones de personas. Por último fueron abandonadas, a petición de la Oficina Meteorológica.

http://blog.modernmechanix.com/2008/01/25/scientific-hoaxes-that-have-fooled-the-world/?Qwd=./ModernMechanix/12-1931/scientific_hoaxes&Qif=scientific_hoaxes_0.jpg&Qiv=thumbs&Qis=XL#qdig

Un pensamiento en “Bromas científicas que han engañado al mundo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.