Nidos de Bigfoot

(Pequeños) Misterios de la vida

Por Benjamin Radford

18/11/2011
El investigador de Bigfoot y biólogo John Bindernagel afirma que su grupo de investigación ha encontrado evidencia de que el Yeti (un “primo” ruso del Bigfoot americano) no sólo existe, sino que construye nidos y refugios torciendo ramas de los árboles.

“No sentíamos que los árboles que vimos en Siberia habían sido hechos por un hombre u otro mamífero… Árboles retorcidos como este también se han observado en América del Norte y podrían encajar con la teoría de que el Bigfoot hace nidos. Los nidos que hemos visto se construyen alrededor de los árboles retorcidos en forma de arco”, dijo Bindernagel al tabloide británico The Sun.

Bindernagel era parte de un pequeño grupo de científicos que visitó Siberia occidental para examinar las pruebas del Yeti en octubre. Ese grupo fue noticia en todo el mundo al emitir un comunicado de que habían “pruebas irrefutables” del Yeti y estaban un 95 por ciento seguros de que existían sobre la base de la evidencia -un mechón de pelo- que encontraron.

Árboles torcidos, también llamado fragmentación, se han afirmado como una prueba del Bigfoot durante décadas en todo el noroeste del Pacífico y otros lugares. En algunos casos, se han encontrado marcas de herramientas en los árboles, se dice que han sido torcidos por el Bigfoot. Esto sugiere que las criaturas son aún más inteligentes, posiblemente, de lo que se creía y pueden ser capaces de localizar y usar de alguna manera alicates, llaves inglesas y otras herramientas comunes.

A menos que las marcas fueran hechas por bromistas humanos.

Aunque muchos de las ramas de árboles “misteriosamente” torcidas están convenientemente cerca del nivel del suelo, algunas se encuentran en la parte superior de los árboles. Los investigadores de Bigfoot afirman que estas son evidencias más fuertes de la existencia del Yeti, porque mientras que cualquier falsificador podría torcer ramas pequeñas, a la altura de la cintura, sólo un animal, como el Bigfoot sería capaz de subir tan alto.

Sin embargo, esto plantea la cuestión no desdeñable de cómo un animal tan grande y pesado llega a la cima de un árbol sin romperlo, o por lo menos romper algunas ramas en el camino. A menudo se dice que el Bigfoot tiene entre 8 y 12 pies de altura y pesa varios cientos de libras, sin duda, si un animal tan alto y pesado se abre paso en un árbol -la mayoría de los árboles que se han encontrado trenzados son delgados por naturaleza-habría daños mucho más evidentes que algunas ramas tejidas en la parte superior. Y si Bigfoot y los Yetis pasan el tiempo encaramados en la copa de los árboles haciendo decoraciones arbóreas, ¿por qué no se ven más a menudo?

Hay aún más razones para ser escépticos de la afirmación de Bindernagel. Según Sharon Hill del Doubtful News blog, otro científico que participó en la expedición rusa llegó a la conclusión de que un engaño estaba en marcha. En una conferencia de Bigfoot que Hill asistió el mes pasado, Jeff Meldrum (un profesor de anatomía y antropólogo de la Universidad Estatal de Idaho que apoya la existencia de Pie Grande), dijo que sospechaba que las ramas del árbol torcido habían sido falsificadas. No sólo no había pruebas evidentes de cortes hechos con herramienta en las ramas supuestamente “retorcidas por el Yeti”, sino que los árboles estaban bien ubicados justo al lado de un camino muy transitado.

Meldrum, quien finalmente llegó a la conclusión de que en la expedición rusa todo fue más de un truco publicitario más que un trabajo científico serio, se negó a firmar la declaración del grupo de que las “pruebas irrefutables” del Yeti, y regresó a los Estados Unidos. Otros, incluyendo Bindernagel, siguen convencidos de que las pruebas concluyentes de Yeti y Pie Grande están a la vuelta de la esquina – la creencia a la que la comunidad Pie Grande se ha aferrado durante más de medio siglo.

http://www.msnbc.msn.com/id/45359454/ns/technology_and_science-science/#.TsrK6LJ7C24

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.