Los archivos Tex: Combustión Humana Espontánea

Los archivos Tex: Combustión Humana Espontánea

Caso Dallas de 1964 frecuentemente citado

Richard Ray

FOX 4 News

Adaptado para la Web por Kevin Boie | MYFOXDFW.COM

Dallas – 7 de abril 2002

La combustión humana espontánea ha desconcertado a los hombres durante siglos. Se han escrito volúmenes sobre el fenómeno y abundan los libros sobre el tema. Casi siempre citan un caso de 1964 en Dallas.

Un ejemplo: “Misterios de lo inexplicable”. En la página 92 hay una historia en la que leemos: “testigos horrorizados vieron a la señora Olga Stephens repentinamente encenderse en una ‘antorcha humana’ mientras estaba sentada en su automóvil estacionado. El coche no fue dañado por las llamas”.

Desde hace mucho tiempo la comunidad científica se burló de la idea, pero los casos en donde se sospecha de combustión humana espontánea aparecen en informes médicos ya en el siglo 17. Un personaje en la novela de Charles Dickens, “Bleak House” – un viejo comerciante alcohólico – muere una muerte espantosa después de estallar en llamas.

En los casos clásicos de la vida real se trata de cuerpos que parecían haberse encendido sin ninguna fuente externa de fuego – el torso del cuerpo se reduce a cenizas y sólo quedan el cráneo y partes de los brazos o las piernas. Sin embargo, casi nada a su alrededor se quema. (Tenga en cuenta que el calor de un incendio en su casa puede convertir la estructura en cenizas, pero dejar los cuerpos humanos carbonizados en el interior básicamente intactos.)

“Sólo basta recordar hace cien años. Hay un único cuerpo quemado en el centro. Dios mío, ¿cómo lo explica usted? Es por eso que es un misterio”, dijo el científico forense de Dallas Patrick Besant-Matthews.

Besant-Matthews cree que por fin hay una respuesta al viejo misterio – una teoría que podría explicar cómo un cuerpo humano, una vez incendiado, puede ser convertido en cenizas, mientras que el área alrededor de él permanece en gran parte sin tocar. Se llama el efecto mecha.

“Es como la vela sobre la mesa. A medida que el fuego se mueve hacia abajo, derrite la grasa de la vela debajo. Sube por la mecha. Genera un poco más calor que derrite la cera un poco más. Aunque en este caso no es cera. Es la grasa corporal”, dijo.

Besant-Matthews dijo que un amigo ha recreado el efecto experimentalmente con cerdos.

“Él viste cerdos, y los quema a una velocidad sorprendente”, dijo. “Setenta por ciento del peso corporal de un cerdo grande en 5 a 6 horas”.

“El fuego en este punto en gran medida se apoya en la grasa del cerdo que cae del carbón poroso de la manta y mantiene un fuego muy firme, aunque no muy grande”, dijo el Dr. John DeHaan, de Fire-Ex Forensics, Inc.

Besant-Matthews dijo que ahora hay pruebas fuera del laboratorio, a partir de un oficial de policía en Oregón que encontró una víctima de asesinato quemándose.

“Vi una llama vacilante en una zona un poco boscosa y había un cuerpo que se quemaba tal como se describe – la fusión de la grasa, este tipo de cosas… Volvió a su coche y tomó su cámara y tomó una foto”, dijo. “Eso es muy útil porque las personas que hacen dinámica de los incendios pueden decir, por la altura de la llama, cuánto calor se genera”.

Hay un creciente cuerpo de evidencia científica y materiales publicados que indican que el efecto mecha es extremadamente raro, pero real.

“Creo que es básicamente la respuesta a casi todos los casos”, dijo Besant-Matthews.

¿Qué pasa con el caso de Dallas – la Sra. Olga Stephens?

Los viejos relatos de los periódicos hablan de “circunstancias misteriosas” en las que se convirtió de repente “en una antorcha”, mientras estaba sentada en un automóvil estacionado en East Grand.

Sin embargo, los documentos oficiales cuentan una historia mucho menos misteriosa. Uno llega a la conclusión que “la ropa se encendió, probablemente por un cerillo mientras trataba de encender un cigarrillo. Tenía fósforos de papel y cigarrillos en el bolso”.

Un Capitán Stark firmó el informe inicial. Más tarde su sobrino, Jim Stark, se convertiría en jefe de los bomberos en Mesquite. Al igual que la mayoría de los investigadores de incendios, Jim Stark tiene por lo menos un interés pasajero en los casos marcados de combustión humana espontánea.

“Obviamente son extraños y poco frecuentes. Nunca he visto uno”, dijo Stark.

Stark ha visto la fotografía de Oregón. Él está familiarizado con la teoría del efecto mecha e impresionado por ella.

“Es una teoría interesante y hay algo razonable en ella”, dijo. “Sin duda, en la superficie tiene algún sentido, pero todavía tenemos que preguntarnos cómo el cuerpo se calienta lo suficiente para que comience el efecto”.

Besant-Matthews sostiene que si bien puede haber combustión humana, no es espontánea.

“Si usted busca lo suficiente, en la mayoría de los casos encontrará una fuente de ignición”, dijo.

http://www.myfoxdfw.com/dpp/special/022811-The-Tex-Files-Spontaneous-Human-Combustion

The Tex Files: Spontaneous Human Combustion: MyFoxDFW.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.